Ecua­dor: Cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social en tiem­pos de la revo­lu­ción ciudadana

Duran­te el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te de 2008 los movi­mien­tos socia­les del Ecua­dor logra­ron posi­cio­nar la garan­tía de dere­chos como un requi­si­to impres­cin­di­ble para la trans­for­ma­ción hacia for­mas más jus­tas y al mis­mo tiem­po armó­ni­cas con la naturaleza.
La nue­va Cons­ti­tu­ción reco­ge avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos tales como reco­no­cer al agua como dere­cho humano fun­da­men­tal, la pre­la­ción en su uso y la prohi­bi­ción expre­sa de pri­va­ti­zar­la; los dere­chos a la natu­ra­le­za; la posi­bi­li­dad de cons­truir el Sumak Kaw­say; o el dere­cho a la Resis­ten­cia, éste últi­mo que establece:
 Art. 98.- “Los indi­vi­duos y los colec­ti­vos podrán ejer­cer el dere­cho a la resis­ten­cia fren­te a accio­nes u omi­sio­nes del poder públi­co o de las per­so­nas natu­ra­les o jurí­di­cas no esta­ta­les que vul­ne­ren o pue­dan vul­ne­rar sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, y deman­dar el reco­no­ci­mien­to de nue­vos derechos”
 
 Cohe­ren­te con estos man­da­tos, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te emi­tió dos reso­lu­cio­nes de amnis­tías (14 de mar­zo y 22 de julio de 2008) a favor de cien­tos per­so­nas inves­ti­ga­das y enjui­cia­das por defen­der sus terri­to­rios y espa­cios de vida, reco­no­cien­do la legi­ti­mi­dad de sus accio­nes en defen­sa de la naturaleza.
 Sin embar­go de estos logros en mate­ria de dere­chos, des­pués del 2008 se ha veni­do dan­do una cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social que afec­ta a líde­res y diri­gen­tes socia­les, maes­tros, estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res públi­cos, perio­dis­tas, indí­ge­nas y cam­pe­si­nos. Entre ellos, casi dos­cien­tos hom­bres y muje­res se encuen­tran invo­lu­cra­dos en pro­ce­sos de judi­cia­li­za­ción por sus accio­nes de pro­tes­ta, recha­zo o movi­li­za­ción ante pro­yec­tos u ope­ra­cio­nes de alto impac­to ambien­tal y social, prin­ci­pal­men­te pro­yec­tos extrac­ti­vos ‑como es la mine­ría a gran esca­la-; por el carác­ter exclu­yen­te del régi­men al limi­tar la cons­truc­ción del esta­do plu­ri­na­cio­nal; o por su opo­si­ción a pro­yec­tos de ley (como la de mine­ría y la de recur­sos hídri­cos) que vio­len­tan dere­chos esta­ble­ci­dos en la Constitución.
 Un infor­me pre­pa­ra­do por Acción Eco­ló­gi­ca, la Comi­sión Ecu­mé­ni­ca de Dere­chos Huma­nos ‑CEDHU- y la Fun­da­ción Regio­nal de Ase­so­ría en Dere­chos Huma­nos ‑INREDH- regis­tra que entre 2008 y 2010 se pro­du­je­ron en el Ecua­dor más de vein­te casos pena­les con­tra defen­so­res y defen­so­ras de la natu­ra­le­za, que mues­tran varios aspec­tos significativos:
 
Las víc­ti­mas de la cri­mi­na­li­za­ción: de los casos regis­tra­dos se infie­re que las casi 200 víc­ti­mas de la cri­mi­na­li­za­ción son per­so­nas y colec­ti­vos pobla­cio­na­les; líde­res y diri­gen­tes socia­les y auto­ri­da­des públi­cas loca­les (repre­sen­tan­tes de jun­tas parro­quia­les, can­to­na­les y pro­vin­cia­les); orga­ni­za­cio­nes socia­les (indí­ge­nas, cam­pe­si­nas, eco­lo­gis­tas y otras). En unos casos son suje­tos de inves­ti­ga­ción admi­nis­tra­ti­va o denun­cia inclu­so ope­ra­do­res de jus­ti­cia que han emi­ti­do fallos a favor de per­so­nas opues­tas a mega­pro­yec­tos; ejem­plo recien­te es la acción impul­sa­da por el Minis­tro de Jus­ti­cia, José Serrano, orien­ta­da a ini­ciar un pro­ce­so penal y dis­ci­pli­na­rio con­tra la jue­za María Cris­ti­na Nar­váez, quien acep­tó la peti­ción de habeas cor­pus en favor de tres líde­res shuar enjui­cia­dos bajo el car­go de terro­ris­mo por su par­ti­ci­pa­ción en movi­li­za­cio­nes de recha­zo al pro­yec­to ofi­cial de Ley de Recur­sos Hídri­cos y que fue­ron apre­sa­dos en for­ma ile­gal el 1 de febre­ro de 2011.
 Ade­más, entre estas per­so­nas víc­ti­mas de la cri­mi­na­li­za­ción por su defen­sa de la natu­ra­le­za se inclu­yen algu­nas que fue­ron bene­fi­cia­das por las amnis­tías del 2008, a cau­sa del mis­mo con­flic­to y simi­la­res accio­nes de resis­ten­cia cuya legi­ti­mi­dad fue reco­no­ci­da por la Asam­blea Constituyente.
 
Ámbi­tos en los que se mani­fies­ta esta criminalización:
 Judi­cial, los casos reve­lan pro­ce­sos judi­cia­les de tipo penal. Algu­nas denun­cias han que­da­do en la eta­pa inda­ga­to­ria, otras han inclui­do la deten­ción pro­vi­sio­nal, otros pro­ce­sos han lle­ga­do a obte­ner fallos judi­cia­les, algu­nas cau­sas han sido sobre­seí­das. En uno de los casos des­cri­tos la sen­ten­cia con­sis­te en la reclu­sión de las per­so­nas pro­ce­sa­das duran­te 8 años. Las denun­cias y pro­ce­sos han com­por­ta­do impu­tación de deli­tos como sabo­ta­je de ser­vi­cios públi­cos, des­truc­ción de edi­fi­cios, obs­truc­ción de vías, terro­ris­mo orga­ni­za­do, aten­ta­do con­tra la pro­pie­dad pri­va­da y por aso­cia­ción ilícita.
 El deli­to de terro­ris­mo no está defi­ni­do en la legis­la­ción ecua­to­ria­na por lo que su ambi­güe­dad per­mi­te al Esta­do obrar a dis­cre­ción cali­fi­can­do cual­quier acto de terro­ris­mo, ade­más de usar el argu­men­to de “irse con­tra intere­ses del Esta­do”, con base en el decre­to eje­cu­ti­vo 982.
 
Admi­nis­tra­ti­vo, así como el sis­te­ma penal ha sido ins­tru­men­ta­li­za­do para cri­mi­na­li­zar a defen­so­ras y defen­so­res de dere­chos huma­nos y de la natu­ra­le­za, tal y como lo reco­no­ció la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te duran­te el pro­ce­so de Amnis­tías de 2008, lo admi­nis­tra­ti­vo tam­bién ha sido uti­li­za­do para debi­li­tar o eli­mi­nar la resis­ten­cia. En dos casos, el Minis­te­rio de Recur­sos Natu­ra­les No Reno­va­bles acep­tó recur­sos de ampa­ro y medi­das cau­te­la­res soli­ci­ta­das por empre­sas mine­ras, en con­tra de per­so­nas que cons­ti­tu­yen un “obs­tácu­lo” para sus acti­vi­da­des. En un caso (el de Acción Eco­ló­gi­ca, la medi­da admi­nis­tra­ti­va se dio para tra­tar de cerrar a esta orga­ni­za­ción). Otra de las denun­cias bus­ca some­ter “dis­ci­pli­na­ria­men­te” a jue­ces que han falla­do a favor de per­so­nas que se opo­nen a mega­pro­yec­tos, y pre­sio­nar la revi­sión de sus actuaciones.
 Legal, en julio de 2010, el Gobierno Nacio­nal remi­tió a la Asam­blea Nacio­nal, un pro­yec­to de ley que con­tie­ne refor­mas lega­les, entre ellas el aumen­to de pri­sión de has­ta 5 años, en casos de cie­rre de vías públicas.
 Se man­tie­ne vigen­te el mar­co legal por el cual se regu­la la con­for­ma­ción, vigi­lan­cia y diso­lu­ción de orga­nis­mos de dere­cho pri­va­do que incor­po­ran cri­te­rios alta­men­te sub­je­ti­vos para per­mi­tir o ter­mi­nar la exis­ten­cia jurí­di­ca de las orga­ni­za­cio­nes y que se tra­du­cen en un meca­nis­mo efi­caz de cen­su­ra de la acti­vi­dad de defen­sa de los dere­chos huma­nos. El Códi­go Civil otor­ga al Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca la potes­tad de des­apro­bar la con­for­ma­ción de cor­po­ra­cio­nes y fun­da­cio­nes y de dis­po­ner su diso­lu­ción, en caso de que cons­ta­te que ellas no desa­rro­llan “el obje­to” para el que fue­ron crea­das o si con­si­de­ra que sus esta­tu­tos aten­tan con­tra el “orden públi­co”, “las bue­nas cos­tum­bres”; si su exis­ten­cia pue­de “irro­gar per­jui­cios a ter­ce­ros” o “si lle­gan a com­pro­me­ter la segu­ri­dad o los intere­ses del Esta­do”. Median­te Decre­to Eje­cu­ti­vo del 30 de agos­to de 2002 se adop­tó el Regla­men­to para la apro­ba­ción, con­trol y extin­ción de per­so­nas jurí­di­cas de dere­cho pri­va­do, con fina­li­dad social y sin fines de lucro, que entre otros, dis­pu­so como cau­sal de diso­lu­ción “com­pro­me­ter la segu­ri­dad del Esta­do”. El 25 de mar­zo de 2008 median­te el Decre­to Eje­cu­ti­vo 982 fue amplia­do este Regla­men­to, esta­ble­cien­do como cau­sal de diso­lu­ción que las orga­ni­za­cio­nes aten­ten no sólo con­tra la segu­ri­dad del Esta­do sino tam­bién con­tra sus “intere­ses”.
 Es de espe­cial preo­cu­pa­ción que este Decre­to 982 de 2008, auto­ri­za a los dife­ren­tes minis­te­rios el acce­so a las sedes de las orga­ni­za­cio­nes con el fin de rea­li­zar veri­fi­ca­cio­nes físi­cas, lo que tra­tán­do­se de orga­ni­za­cio­nes que mane­jan infor­ma­ción sen­si­ble en mate­ria de dere­chos huma­nos, resul­ta des­pro­por­cio­na­da­men­te inva­si­vo y de pro­du­cir­se una expo­si­ción o regis­tro de infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da de suje­tos o pobla­cio­nes que depo­si­tan su con­fian­za en las ONG que les acom­pa­ñan y que son víc­ti­mas de vio­la­cio­nes a sus dere­chos ‑en las que fun­cio­na­rios del esta­do pue­dan estar comprometidos‑, pone en alto ries­go su inte­gri­dad y la capa­ci­dad de desa­rro­llar meca­nis­mos de protección.
En el dis­cur­so, otra for­ma de cri­mi­na­li­zar la resis­ten­cia está en los dis­cur­sos y men­sa­jes ema­na­dos por repre­sen­tan­tes del Gobierno, prin­ci­pal­men­te el pro­pio pre­si­den­te de la repú­bli­ca, Rafael Correa, y otros acto­res intere­sa­dos en los mega­pro­yec­tos de desa­rro­llo. Esta prác­ti­ca pre­ten­de cri­mi­na­li­zar a pobla­do­res, líde­res y orga­ni­za­cio­nes tachán­do­les públi­ca­men­te de terro­ris­tas, infan­ti­les, fun­da­men­ta­lis­tas, lesio­nan­do el dere­cho a la hon­ra, a la bue­na repu­tación, a la dig­ni­dad huma­na, expre­sión y no dis­cri­mi­na­ción, como se apre­cia en la siguien­te declaración:
 “[…] los eco­lo­gis­tas son extor­sio­na­do­res, las comu­ni­da­des no son las que pro­tes­tan sino un gru­po de terro­ris­tas, los ambien­ta­lis­tas román­ti­cos y los izquier­dis­tas infan­ti­les son los que quie­ren des­es­ta­bi­li­zar el gobierno” (…) “Se aca­bó el anar­quis­mo, todo el que se opo­ne al desa­rro­llo del país es un terro­ris­ta, no se dejen enga­ñar, el gobierno está inves­ti­gan­do quien está detrás de todo esto” (decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te Rafael Correa, 02 de Diciem­bre de 2007)
 Quié­nes son los acu­sa­do­res: a dife­ren­cia de lo que suce­dió en perío­dos ante­rio­res, es el esta­do ( a tra­vés de las fis­ca­lías y jue­ces, la poli­cía, la pro­cu­ra­du­ría) tan­to o más cri­mi­na­li­za­dor que las empre­sas. Éstas, por su par­te, uti­li­zan a sus emplea­dos, abo­ga­dos o a tes­ta­fe­rros, con este fin.
 Cri­mi­na­li­za­ción a defensores/​as de la Natu­ra­le­za en el 2010: Resul­ta ilus­tra­ti­vo des­ta­car la cri­mi­na­li­za­ción ejer­ci­da duran­te el año 2010, por­que reve­la la rela­ción entre la expan­sión mine­ra en Ecua­dor con el gra­do de cri­mi­na­li­za­ción ejer­ci­da, sobre todo hacia las comu­ni­da­des afec­ta­das, según se cons­ta­ta en los siguien­tes grá­fi­cos pre­pa­ra­dos por Glo­ria Chi­cai­za de Acción Eco­ló­gi­ca, para el Pro­gra­ma Andino de Dere­chos Humanos.
El pri­mer grá­fi­co nos per­mi­te ver la altí­si­ma con­cen­tra­ción de casos de cri­mi­na­li­za­ción a quie­nes se mani­fes­ta­ron opues­tos a la mine­ría en el año anterior:

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.