Gara y Libia. Una cri­ti­ca cons­truc­ti­va- David Gar­cia y Aitor Sainz

Nos hemos que­ja­do muchas veces, no sin razón, del des­co­no­ci­mien­to, indi­fe­ren­cia o incom­pren­sión que el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria cau­sa­ba entre otros pue­blos y nacio­nes del mun­do. Se nos anto­ja que lo que el dia­rio GARA está hacien­do res­pec­to al con­flic­to libio pasa por las mis­mas cir­cuns­tan­cias. Como poco incom­pren­sión pura y dura.

A estas altu­ras del cur­so es evi­den­te que la cri­sis glo­bal capi­ta­lis­ta empu­ja, tan­to a las vie­jas poten­cias eco­nó­mi­cas como a los paí­ses emer­gen­tes (BRICS), a reali­near­se y a situar­se en la mejor posi­ción para abor­dar un nue­vo orden mun­dial. En este sál­ve­se quien pue­da, vamos a con­tem­plar cómo varían las cir­cuns­tan­cias inter­na­cio­na­les en fun­ción de sucios intere­ses eco­nó­mi­cos, a una velo­ci­dad inau­di­ta. Con­tra­dic­cio­nes impe­ria­les que van a resol­ver­se por la fuer­za de las armas como sue­le ser habi­tual. Vio­len­cia por tan­to, que está en el ADN del capi­ta­lis­mo como for­ma de super­vi­ven­cia cuan­do las con­tra­dic­cio­nes le son irre­so­lu­bles.

Fue Schum­pe­ter quien popu­la­ri­zó aque­llo de la des­truc­ción crea­ti­va como fór­mu­la des­crip­ti­va del pro­ce­so de trans­for­ma­ción que acom­pa­ña a las inno­va­cio­nes. Afir­ma­ba que el ciclo eco­nó­mi­co des­tru­ye todo esta­do de equi­li­brio que pudie­ra haber esta­ble­ci­do por sí mis­mo. Este ciclo eco­nó­mi­co no podría ser acha­ca­do a medios exóge­nos, como perío­dos de ham­bru­na, gue­rras,… pero que, por el con­tra­rio, son nece­sa­rios para la evo­lu­ción del pro­pio ciclo.

No cree­mos que el dia­rio GARA par­ti­ci­pe de los pen­sa­mien­tos de Schum­pe­ter. Así pues, el deba­te res­pec­to a Libia no radi­ca en la tram­pa plan­tea­da por los fal­sos demó­cra­tas de: “Gada­fi si o Gada­fi no”. Aquí lo que se diri­me, la cues­tión cen­tral es veri­fi­car que los sucios intere­ses de las poten­cias eco­nó­mi­cas mun­dia­les lle­van a la masa­cre de pue­blos y nacio­nes ente­ros, sin más obje­to que la per­pe­tua­ción de la rapi­ña y el robo como medio de super­vi­ven­cia del sis­te­ma, algo a lo que cual­quier per­so­na de izquier­das debe ser sen­si­ble, sin caer en la tram­pa de las fal­sas liber­ta­des o inde­pen­den­cias.

A estas altu­ras, seguir enca­be­zan­do las noti­cias sobre la agre­sión al pue­blo libio con la fra­se: “Rebe­lión en Libia”, pre­ci­sa­men­te la coar­ta­da crea­da por los agre­so­res, sólo ali­men­ta la des­in­for­ma­ción que la OTAN fomen­ta, poten­cia y nece­si­ta para seguir per­pe­tran­do este cri­men impu­ne­men­te, fal­sa­men­te com­pa­ra­do con las suble­va­cio­nes de Túnez, Egip­to, Yemen y Bah­réin.

En todo caso ¿olvi­da­mos las atro­ci­da­des per­pe­tra­das por el ejér­ci­to en Egip­to o la impli­ca­ción de Ara­bia Sau­di­ta con apor­ta­ción de sol­da­dos inclui­da a la repre­sión en Bah­réin?, ¿Por qué no hubo inter­ven­ción de la OTAN?, ¿Y Marrue­cos, por qué el silen­cio se extien­de sobre esta monar­quía auto­ri­ta­ria? En últi­ma ins­tan­cia… ¿no era Sadan Hus­sein un ase­sino y toda la izquier­da se posi­cio­nó en con­tra de la inva­sión de Irak?

Y eso sólo es una gota de agua en el mar de des­in­for­ma­cio­nes (la por­ta­da de media­dos de febre­ro con la patra­ña de los bom­bar­deos guber­na­men­ta­les a mani­fes­tan­tes en Trí­po­li) y de recur­sos esti­lís­ti­cos pro­pios de la clá­si­ca pro­pa­gan­da de gue­rra (el uso de la pala­bra “régi­men” para refe­rir­se al gobierno de la Jamahi­ri­ya Ára­be Libia Popu­lar Socia­lis­ta…, o de la pala­bra “rebel­de” apli­ca­da a los mer­ce­na­rios y gol­pis­tas mario­ne­tas de la OTAN). Un mar con el que GARA tam­bién casi aho­ga a sus lec­to­res des­de el comien­zo de esta gue­rra colo­nial.

Hace­mos la crí­ti­ca des­de una pers­pec­ti­va cons­truc­ti­va, sabien­do que las cues­tio­nes que ata­ñen a la polí­ti­ca inter­na­cio­nal no son fáci­les de eva­luar en el momen­to, ya que exis­ten mul­ti­tud de varia­bles y moti­va­cio­nes pero esas son, pre­ci­sa­men­te, las que hay que per­ci­bir y ana­li­zar para infor­mar.

Alguien dijo que la ver­dad es la pri­me­ra víc­ti­ma de la gue­rra. Eus­kal Herria cono­ce muy bien a esa víc­ti­ma. Cree­mos que el tra­ta­mien­to mediá­ti­co que se está dan­do de la agre­sión impe­ria­lis­ta a Libia en un medio como GARA es un asun­to serio, para ana­li­zar y deba­tir en pro­fun­di­dad y sin pre­jui­cios.

Exis­ten tris­tes ante­ce­den­tes como el del ata­que y derri­bo del impe­ria­lis­mo a Yugos­la­via o las masa­cres entre etnias a gol­pes de mache­te ocu­rri­dos en el Áfri­ca orien­tal sub­saha­ri­na, en el que la izquier­da come­tió erro­res de los que pudi­mos apren­der.

Inten­te­mos apren­der, al menos, de los que se están come­tien­do con Libia.

Aitor Saiz Lashe­ras

David Gar­cía Gómez

Miem­bros de Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *