Gara y Libia. Una cri­ti­ca cons­truc­ti­va- David Gar­cia y Aitor Sainz

Nos hemos que­ja­do muchas veces, no sin razón, del des­co­no­ci­mien­to, indi­fe­ren­cia o incom­pren­sión que el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria cau­sa­ba entre otros pue­blos y nacio­nes del mun­do. Se nos anto­ja que lo que el dia­rio GARA está hacien­do res­pec­to al con­flic­to libio pasa por las mis­mas cir­cuns­tan­cias. Como poco incom­pren­sión pura y dura.

A estas altu­ras del cur­so es evi­den­te que la cri­sis glo­bal capi­ta­lis­ta empu­ja, tan­to a las vie­jas poten­cias eco­nó­mi­cas como a los paí­ses emer­gen­tes (BRICS), a reali­near­se y a situar­se en la mejor posi­ción para abor­dar un nue­vo orden mun­dial. En este sál­ve­se quien pue­da, vamos a con­tem­plar cómo varían las cir­cuns­tan­cias inter­na­cio­na­les en fun­ción de sucios intere­ses eco­nó­mi­cos, a una velo­ci­dad inau­di­ta. Con­tra­dic­cio­nes impe­ria­les que van a resol­ver­se por la fuer­za de las armas como sue­le ser habi­tual. Vio­len­cia por tan­to, que está en el ADN del capi­ta­lis­mo como for­ma de super­vi­ven­cia cuan­do las con­tra­dic­cio­nes le son irresolubles.

Fue Schum­pe­ter quien popu­la­ri­zó aque­llo de la des­truc­ción crea­ti­va como fór­mu­la des­crip­ti­va del pro­ce­so de trans­for­ma­ción que acom­pa­ña a las inno­va­cio­nes. Afir­ma­ba que el ciclo eco­nó­mi­co des­tru­ye todo esta­do de equi­li­brio que pudie­ra haber esta­ble­ci­do por sí mis­mo. Este ciclo eco­nó­mi­co no podría ser acha­ca­do a medios exóge­nos, como perío­dos de ham­bru­na, gue­rras,… pero que, por el con­tra­rio, son nece­sa­rios para la evo­lu­ción del pro­pio ciclo.

No cree­mos que el dia­rio GARA par­ti­ci­pe de los pen­sa­mien­tos de Schum­pe­ter. Así pues, el deba­te res­pec­to a Libia no radi­ca en la tram­pa plan­tea­da por los fal­sos demó­cra­tas de: “Gada­fi si o Gada­fi no”. Aquí lo que se diri­me, la cues­tión cen­tral es veri­fi­car que los sucios intere­ses de las poten­cias eco­nó­mi­cas mun­dia­les lle­van a la masa­cre de pue­blos y nacio­nes ente­ros, sin más obje­to que la per­pe­tua­ción de la rapi­ña y el robo como medio de super­vi­ven­cia del sis­te­ma, algo a lo que cual­quier per­so­na de izquier­das debe ser sen­si­ble, sin caer en la tram­pa de las fal­sas liber­ta­des o independencias.

A estas altu­ras, seguir enca­be­zan­do las noti­cias sobre la agre­sión al pue­blo libio con la fra­se: “Rebe­lión en Libia”, pre­ci­sa­men­te la coar­ta­da crea­da por los agre­so­res, sólo ali­men­ta la des­in­for­ma­ción que la OTAN fomen­ta, poten­cia y nece­si­ta para seguir per­pe­tran­do este cri­men impu­ne­men­te, fal­sa­men­te com­pa­ra­do con las suble­va­cio­nes de Túnez, Egip­to, Yemen y Bahréin.

En todo caso ¿olvi­da­mos las atro­ci­da­des per­pe­tra­das por el ejér­ci­to en Egip­to o la impli­ca­ción de Ara­bia Sau­di­ta con apor­ta­ción de sol­da­dos inclui­da a la repre­sión en Bah­réin?, ¿Por qué no hubo inter­ven­ción de la OTAN?, ¿Y Marrue­cos, por qué el silen­cio se extien­de sobre esta monar­quía auto­ri­ta­ria? En últi­ma ins­tan­cia… ¿no era Sadan Hus­sein un ase­sino y toda la izquier­da se posi­cio­nó en con­tra de la inva­sión de Irak?

Y eso sólo es una gota de agua en el mar de des­in­for­ma­cio­nes (la por­ta­da de media­dos de febre­ro con la patra­ña de los bom­bar­deos guber­na­men­ta­les a mani­fes­tan­tes en Trí­po­li) y de recur­sos esti­lís­ti­cos pro­pios de la clá­si­ca pro­pa­gan­da de gue­rra (el uso de la pala­bra “régi­men” para refe­rir­se al gobierno de la Jamahi­ri­ya Ára­be Libia Popu­lar Socia­lis­ta…, o de la pala­bra “rebel­de” apli­ca­da a los mer­ce­na­rios y gol­pis­tas mario­ne­tas de la OTAN). Un mar con el que GARA tam­bién casi aho­ga a sus lec­to­res des­de el comien­zo de esta gue­rra colonial.

Hace­mos la crí­ti­ca des­de una pers­pec­ti­va cons­truc­ti­va, sabien­do que las cues­tio­nes que ata­ñen a la polí­ti­ca inter­na­cio­nal no son fáci­les de eva­luar en el momen­to, ya que exis­ten mul­ti­tud de varia­bles y moti­va­cio­nes pero esas son, pre­ci­sa­men­te, las que hay que per­ci­bir y ana­li­zar para informar.

Alguien dijo que la ver­dad es la pri­me­ra víc­ti­ma de la gue­rra. Eus­kal Herria cono­ce muy bien a esa víc­ti­ma. Cree­mos que el tra­ta­mien­to mediá­ti­co que se está dan­do de la agre­sión impe­ria­lis­ta a Libia en un medio como GARA es un asun­to serio, para ana­li­zar y deba­tir en pro­fun­di­dad y sin prejuicios.

Exis­ten tris­tes ante­ce­den­tes como el del ata­que y derri­bo del impe­ria­lis­mo a Yugos­la­via o las masa­cres entre etnias a gol­pes de mache­te ocu­rri­dos en el Áfri­ca orien­tal sub­saha­ri­na, en el que la izquier­da come­tió erro­res de los que pudi­mos aprender.

Inten­te­mos apren­der, al menos, de los que se están come­tien­do con Libia.

Aitor Saiz Lasheras

David Gar­cía Gómez

Miem­bros de Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.