El méto­do “libio”, gra­ve ame­na­za para Amé­ri­ca Lati­na – Angel Gue­rra Cabrera

Con la fór­mu­la des­ple­ga­da en la agre­sión con­tra Libia por la OTAN, se inten­ta con­fi­gu­rar un nue­vo patrón, apli­ca­ble a otros paí­ses con algu­nas varian­tes. Según decla­ró Ben Rho­des, vice jefe del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos en entre­vis­ta con Foreign Affairs, el “méto­do” uti­li­za­do por la admi­nis­tra­ción de Oba­ma en el país nora­fri­cano es “más efec­ti­vo” al de gran des­plie­gue de tro­pas apli­ca­do por Bush en Iraq y Afga­nis­tán. Cabría aña­dir que con­ti­nua­do por el actual inqui­lino de la Casa Blan­ca, y supe­ra­do en el segun­do país, pero no nos dis­trai­ga­mos. El tema fun­da­men­tal aho­ra es la gra­ve ame­na­za de repe­ti­ción de este enga­ño­so y tai­ma­do esque­ma en otros paí­ses con recur­sos de inte­rés estra­té­gi­co para Washing­ton y sus alia­dos o into­le­ra­bles pos­tu­ras polí­ti­cas inde­pen­dien­tes, como unos cuan­tos en Amé­ri­ca Lati­na y el Caribe.

Rho­des, un ape­lli­do, por cier­to, de alcur­nia colo­nia­lis­ta como pocos, apun­ta: “El hecho es que la mar­cha de los libios den­tro de Trí­po­li, no sólo pro­por­cio­na una base de legi­ti­mi­dad sino tam­bién un con­tras­te con la situa­ción cuan­do un gobierno extran­je­ro es el ocu­pan­te”. Según él Oba­ma “sub­ra­yó” des­de el comien­zo de la inter­ven­ción en Libia dos prin­ci­pios. Pri­me­ro, era mucho “más legí­ti­mo y efec­ti­vo” para el “cam­bio de régi­men” el que fue­ra per­se­gui­do por un movi­mien­to “autóc­tono” y no por Esta­dos Uni­dos. Segun­do, poner énfa­sis en “com­par­tir la car­ga” y reci­bir una “sig­ni­fi­ca­ti­va” con­tri­bu­ción inter­na­cio­nal en lugar de car­gar con el grue­so del “esfuer­zo”. A con­fe­sión de par­te rele­vo de prue­bas. Así que la zona de exclu­sión aérea para “pro­te­ger a la pobla­ción” ‑recla­ma­da insis­ten­te­men­te por Oba­ma, Sar­kozy y Came­ron a fin de con­se­guir la apro­ba­ción de la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU- era una bur­da men­ti­ra pues el ver­da­de­ro obje­ti­vo, con­fie­sa Rho­des, era el cam­bio de régi­men. Cla­ro, se nece­si­ta­ba mucha can­di­dez para creer lo de la “pro­tec­ción a la pobla­ción” pero Rusia y Chi­na, con cues­tio­na­ble pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca, opta­ron por la omi­sa abs­ten­ción. Sin con­tar las boci­nas asa­la­ria­das, no fal­ta­ron inte­lec­tua­les y ana­lis­tas incau­tos que lle­va­ran agua al molino de la agre­sión con pré­di­cas sus­pen­di­das en el vacío que mini­mi­zan el prin­ci­pio de no intervención.

Una vez arran­ca­da la reso­lu­ción al exclu­si­vo y selec­to club que con­tro­la la ONU, la OTAN la hizo tri­zas a pun­ta de matar civi­les y des­truir gran par­te de la infra­es­truc­tu­ra de Libia con bom­bar­deos no auto­ri­za­dos por aquel, siem­pre en fun­ción de arra­sar los luga­res por don­de debían avan­zar la pan­di­lla de Ben­ga­zi. Es obvio que tam­bién pen­san­do en la “recons­truc­ción” por com­pa­ñías de paí­ses de la pro­pia alian­za atlán­ti­ca, que no recons­tru­yen nada pero ganan mucho dine­ro. No con­for­me con eso, vul­ne­ró gro­se­ra­men­te una prohi­bi­ción expre­sa de la reso­lu­ción al entre­nar y armar a los alza­dos y lan­zar a la gue­rra fuer­zas y medios mili­ta­res terres­tres de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ingla­te­rra, las con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias monar­quías del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo y la jor­da­na. En sín­te­sis, lo que se supo­nía tenía el pro­pó­si­to de pro­te­ger a la pobla­ción libia se con­vir­tió en una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra de con­si­de­ra­ble mag­ni­tud con­tra esa mis­ma pobla­ción. Eso sí, pre­sen­ta­da median­te tru­cos y detes­ta­bles mon­ta­jes mediá­ti­cos, como una idí­li­ca proeza de los idea­lis­tas “rebel­des” libios. Para col­mo, la fuer­za que ocu­pó Trí­po­li no está for­ma­da por la anár­qui­ca y aven­tu­re­ra tro­pa de Ben­ga­zi sino por foguea­dos mili­tan­tes libios de Al Quae­da con apo­yo de tri­bus bere­be­res de las mon­ta­ñas Nafu­sa, entre­na­dos por fuer­zas espe­cia­les estadunidenses.

Se macha­ca por nume­ro­sos papa­ga­yos mediá­ti­cos la seme­jan­za de Gada­fi con Chá­vez, algu­nos invi­tan­do abier­ta­men­te a apli­car­le, como a Cuba, la solu­ción “libia”, que estra­fa­la­ria­men­te vin­cu­lan con un 15M. En reali­dad, se tra­ta de repe­tir, prin­ci­pal ‑pero no úni­ca­men­te- con­tra los paí­ses de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas el guión de la “rebe­lión repri­mi­da por el dic­ta­dor” y la ope­ra­ción aérea para pro­te­ger a la pobla­ción. Como tal esce­na­rio no va a ocu­rrir en paí­ses don­de el pue­blo es pro­ta­go­nis­ta del poder, la via­bi­li­dad de la inter­ven­ción depen­de del mon­ta­je de una reali­dad vir­tual apro­ve­chan­do el con­trol mono­pó­li­co mediá­ti­co de Washing­ton. Denun­ciar­lo y des­nu­dar­lo des­de aho­ra y pre­pa­rar­se para enfren­tar­lo en todos los terre­nos es tras­cen­den­tal para la inde­pen­den­cia y la paz de nues­tra Amé­ri­ca y del mundo.

.* La jor­na­da (Méxi­co)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.