El méto­do “libio”, gra­ve ame­na­za para Amé­ri­ca Lati­na – Angel Gue­rra Cabre­ra

Con la fór­mu­la des­ple­ga­da en la agre­sión con­tra Libia por la OTAN, se inten­ta con­fi­gu­rar un nue­vo patrón, apli­ca­ble a otros paí­ses con algu­nas varian­tes. Según decla­ró Ben Rho­des, vice jefe del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos en entre­vis­ta con Foreign Affairs, el “méto­do” uti­li­za­do por la admi­nis­tra­ción de Oba­ma en el país nora­fri­cano es “más efec­ti­vo” al de gran des­plie­gue de tro­pas apli­ca­do por Bush en Iraq y Afga­nis­tán. Cabría aña­dir que con­ti­nua­do por el actual inqui­lino de la Casa Blan­ca, y supe­ra­do en el segun­do país, pero no nos dis­trai­ga­mos. El tema fun­da­men­tal aho­ra es la gra­ve ame­na­za de repe­ti­ción de este enga­ño­so y tai­ma­do esque­ma en otros paí­ses con recur­sos de inte­rés estra­té­gi­co para Washing­ton y sus alia­dos o into­le­ra­bles pos­tu­ras polí­ti­cas inde­pen­dien­tes, como unos cuan­tos en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be.

Rho­des, un ape­lli­do, por cier­to, de alcur­nia colo­nia­lis­ta como pocos, apun­ta: “El hecho es que la mar­cha de los libios den­tro de Trí­po­li, no sólo pro­por­cio­na una base de legi­ti­mi­dad sino tam­bién un con­tras­te con la situa­ción cuan­do un gobierno extran­je­ro es el ocu­pan­te”. Según él Oba­ma “sub­ra­yó” des­de el comien­zo de la inter­ven­ción en Libia dos prin­ci­pios. Pri­me­ro, era mucho “más legí­ti­mo y efec­ti­vo” para el “cam­bio de régi­men” el que fue­ra per­se­gui­do por un movi­mien­to “autóc­tono” y no por Esta­dos Uni­dos. Segun­do, poner énfa­sis en “com­par­tir la car­ga” y reci­bir una “sig­ni­fi­ca­ti­va” con­tri­bu­ción inter­na­cio­nal en lugar de car­gar con el grue­so del “esfuer­zo”. A con­fe­sión de par­te rele­vo de prue­bas. Así que la zona de exclu­sión aérea para “pro­te­ger a la pobla­ción” ‑recla­ma­da insis­ten­te­men­te por Oba­ma, Sar­kozy y Came­ron a fin de con­se­guir la apro­ba­ción de la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU- era una bur­da men­ti­ra pues el ver­da­de­ro obje­ti­vo, con­fie­sa Rho­des, era el cam­bio de régi­men. Cla­ro, se nece­si­ta­ba mucha can­di­dez para creer lo de la “pro­tec­ción a la pobla­ción” pero Rusia y Chi­na, con cues­tio­na­ble pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca, opta­ron por la omi­sa abs­ten­ción. Sin con­tar las boci­nas asa­la­ria­das, no fal­ta­ron inte­lec­tua­les y ana­lis­tas incau­tos que lle­va­ran agua al molino de la agre­sión con pré­di­cas sus­pen­di­das en el vacío que mini­mi­zan el prin­ci­pio de no inter­ven­ción.

Una vez arran­ca­da la reso­lu­ción al exclu­si­vo y selec­to club que con­tro­la la ONU, la OTAN la hizo tri­zas a pun­ta de matar civi­les y des­truir gran par­te de la infra­es­truc­tu­ra de Libia con bom­bar­deos no auto­ri­za­dos por aquel, siem­pre en fun­ción de arra­sar los luga­res por don­de debían avan­zar la pan­di­lla de Ben­ga­zi. Es obvio que tam­bién pen­san­do en la “recons­truc­ción” por com­pa­ñías de paí­ses de la pro­pia alian­za atlán­ti­ca, que no recons­tru­yen nada pero ganan mucho dine­ro. No con­for­me con eso, vul­ne­ró gro­se­ra­men­te una prohi­bi­ción expre­sa de la reso­lu­ción al entre­nar y armar a los alza­dos y lan­zar a la gue­rra fuer­zas y medios mili­ta­res terres­tres de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ingla­te­rra, las con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias monar­quías del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo y la jor­da­na. En sín­te­sis, lo que se supo­nía tenía el pro­pó­si­to de pro­te­ger a la pobla­ción libia se con­vir­tió en una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra de con­si­de­ra­ble mag­ni­tud con­tra esa mis­ma pobla­ción. Eso sí, pre­sen­ta­da median­te tru­cos y detes­ta­bles mon­ta­jes mediá­ti­cos, como una idí­li­ca proeza de los idea­lis­tas “rebel­des” libios. Para col­mo, la fuer­za que ocu­pó Trí­po­li no está for­ma­da por la anár­qui­ca y aven­tu­re­ra tro­pa de Ben­ga­zi sino por foguea­dos mili­tan­tes libios de Al Quae­da con apo­yo de tri­bus bere­be­res de las mon­ta­ñas Nafu­sa, entre­na­dos por fuer­zas espe­cia­les esta­du­ni­den­ses.

Se macha­ca por nume­ro­sos papa­ga­yos mediá­ti­cos la seme­jan­za de Gada­fi con Chá­vez, algu­nos invi­tan­do abier­ta­men­te a apli­car­le, como a Cuba, la solu­ción “libia”, que estra­fa­la­ria­men­te vin­cu­lan con un 15M. En reali­dad, se tra­ta de repe­tir, prin­ci­pal ‑pero no úni­ca­men­te- con­tra los paí­ses de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas el guión de la “rebe­lión repri­mi­da por el dic­ta­dor” y la ope­ra­ción aérea para pro­te­ger a la pobla­ción. Como tal esce­na­rio no va a ocu­rrir en paí­ses don­de el pue­blo es pro­ta­go­nis­ta del poder, la via­bi­li­dad de la inter­ven­ción depen­de del mon­ta­je de una reali­dad vir­tual apro­ve­chan­do el con­trol mono­pó­li­co mediá­ti­co de Washing­ton. Denun­ciar­lo y des­nu­dar­lo des­de aho­ra y pre­pa­rar­se para enfren­tar­lo en todos los terre­nos es tras­cen­den­tal para la inde­pen­den­cia y la paz de nues­tra Amé­ri­ca y del mun­do.

.* La jor­na­da (Méxi­co)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *