Pablo mia­més con­tra Pabli­to Mila­nés- Car­los Tena

Todo eso for­ma par­te de su juven­tud, una enfer­me­dad que se cura con el paso del tiem­po, el impla­ca­ble, ese que deja al cere­bro (don­de des­can­sa, pero no duer­me, la éti­ca) aban­do­na­do a su suer­te.

A los 68 años, millo­nes de neu­ro­nas van dejan­do esta vida (si lo sabré yo), en tan­to el autor va renun­cian­do a todo aque­llo en lo que cre­yó.

El tiem­po, el impla­ca­ble

No me refie­ro al amor. Pablo sabe mucho de eso. Sie­te u ocho matri­mo­nios son sufi­cien­tes para cono­cer el inmen­so baga­je sen­ti­men­tal del autor de joyas como “Yo pisa­ré las calles nue­va­men­te” (que ya son de nue­vo de los cara­bi­ne­ros de Pino­chet), ese tema que can­ta­ra feliz para Miche­lle Bache­let, otra sucia­lis­ta al esti­lo Zapa­te­ro, que rei­na­ra unos años en la tie­rra de Neru­da (genio que jamás renun­ció a sus idea­les) para, tras su fra­ca­so, dejar­se ganar por un fas­cis­ta como Piñe­ra o Cami­lo José Cela, que tan­to delei­ta a Pabli­to. Pre­fie­ro a Cami­lo Cien­fue­gos.

«Quien no vive como pien­sa, aca­ba pen­san­do como vive», dijo Gabriel Mar­cel, aun­que se cabreen los fans de San Igna­cio de Loyo­la. Pabli­to vivía como millo­nes de cuba­nos, pero los dere­chos de autor y su ínti­mo ami­go Teddy Bau­tis­ta, hoy pro­ce­sa­do por varios deli­tos, le iba entre­gan­do semes­tral­men­te en Madrid miles de pese­tas, hoy euros, don­de Mila­nés tie­ne sus cuen­tas corrien­tes, como dis­fru­ta en la capi­tal de su lujo­so piso situa­do a unos metros del que ocu­pa Sabi­na. Y lo mere­ce.

El autor de la músi­ca de “Bur­gue­ses” y “Ten­go”, ambas de Nico­lás Gui­llén, fue ama­san­do una for­tu­na que sin duda le per­te­ne­ce por buen artis­ta. Olé sus can­cio­nes, su voz, sus poe­mas y su músi­ca. Lo malo es que una cri­sis ideo­ló­gi­ca siem­pre está acom­pa­ña­da de una per­so­nal, emo­cio­nal y artís­ti­ca, con lo que Pabli­to fue metién­do­se en un mula­dar don­de las musas no quie­ren vivir, don­de los ver­sos se lle­nan de heces, don­de la ins­pi­ra­ción se con­vier­te en ester­tor. Y ese vómi­to le cae enci­ma a la úni­ca nación que, como él mis­mo con­fe­só hace un par de años en el Male­cón, es “anti­ca­pi­ta­lis­ta”.

Y cómo no voy a defen­der su dere­cho a cri­ti­car a la Revo­lu­ción cuba­na. Lo que lamen­to es que esa crí­ti­ca no sea noble, ni rigu­ro­sa o siquie­ra amis­to­sa. No es más que el gri­to de rabia de alguien que no se sopor­ta a sí mis­mo vivien­do como jamás pen­só, lo que le ha lle­va­do a aca­bar pen­san­do como vive.

El autor de “Cuba va”, “Can­ción para Ánge­la Davis”, “Can­ción por la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na”, “El bre­ve espa­cio en que no está”, etc. y tan­tas otras, ha sufri­do el sín­dro­me que ata­có a su cole­ga vene­zo­la­na Sole­dad Bra­vo, hoy furi­bun­da enemi­ga de la revo­lu­ción boli­va­ria­na y estu­pen­da intér­pre­te feliz­men­te casa­da con un millo­na­rio escuá­li­do. Nada nue­vo bajo el sol.

Son pocos los artis­tas que des­de esta trin­che­ra renun­cian a un mun­do mejor posi­ble. Y aun­que la Revo­lu­ción ten­ga mil defec­tos, la pre­fie­ro a los regí­me­nes de EE.UU. o Espa­ña, en los que la vio­len­cia de toda ralea es común deno­mi­na­dor. Por­que sabe ser Re-Evo­lu­ción aun­que se le ata­que y se le blo­quee des­de hace más de medio siglo.

Hace 12 años escri­bí el libre­to que acom­pa­ña a un doble CD reco­pi­la­to­rio de Pablo. No me arre­pien­to de nin­gu­na de las líneas que allí dejé impre­sas. La últi­ma decía: “La belle­za no pue­de ser derro­ta­da”, alu­dien­do a aque­llas obras que supe­ran el paso del tiem­po.

Me refe­ría tam­bién a la belle­za no solo de las obras de Pablo, sino de Sil­vio, de Igna­cio Villa, de Aute, de Len­non, de Bras­sens, de Fabri­zio de André, de Brel, de Pie­ran­ge­lo Ber­to­li, de Mugu­ru­za, de Lertxun­di, de Laboa, de Llach, del Zur­do, de Cop­pi­ni, de Moren­te, de Strum­mer, de Nico­la, Amaury y un lar­guí­si­mo etcé­te­ra.

Tam­bién un día cer­cano escri­bí: “El éxi­to de Pablo Mila­nés es inne­ga­ble. Lo que me resul­ta curio­so es que sus can­cio­nes se adap­tan per­fec­ta­men­te a esa mez­co­lan­za rít­mi­ca que los yan­quis lla­man sal­sa. Las de Sil­vio, sin embar­go, caben has­ta a rit­mo de rock and roll. Sin des­do­ro de aque­lla, pre­fie­ro lo últi­mo”. A Pablo le can­ta la gen­te madu­ra. A Sil­vio, los rape­ros y jóve­nes mele­nu­dos.

Sil­vio tam­bién cri­ti­ca los aspec­tos más dis­cu­ti­bles y mejo­ra­bles de la Revo­lu­ción cuba­na. Pero no lo hace con ren­cor o rabia, sino con cari­ño, rigor y com­pren­sión.

Mas una cosa son las obras y otra los auto­res. En Cuba se quie­re y se admi­ra a Pabli­to, pero muchas per­so­nas se lamen­tan sobre sus últi­mas decla­ra­cio­nes, en las que la som­bra del ren­cor y la rabia no pue­den ocul­tar­se. Hoy Pablo Mila­nés man­tie­ne un com­ba­te con­tra Pabli­to Mia­més. Nin­guno de los dos sal­drá ganan­do.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *