¿La recien­te his­to­ria de las exco­lo­nias de Amé­ri­ca lati­na se repe­ti­rá en la Madre Patria del Esta­do Espa­ñol?- Ani­bal Garzón

La cri­sis que infec­tó Amé­ri­ca Lati­na tras la subi­da del pre­cio del petró­leo en 1973 y el pos­te­rior aumen­to del tipo de inte­rés que apro­bó el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Ronald Reagan en 1980 como solu­ción de la infla­ción, con­lle­vó una reduc­ción fis­cal de las eco­no­mías lati­no­ame­ri­ca­nas, depen­dien­tes del dólar, a favor de un plan de ajus­te estruc­tu­ral, el Con­sen­so de Washing­ton. Los pla­nes neo­li­be­ra­les dic­ta­ban que los esta­dos deja­sen de inter­ve­nir en la eco­no­mía, pri­va­ti­zan­do ser­vi­cios públi­cos. Rápi­da­men­te las res­pues­tas socia­les de los des­fa­vo­re­ci­dos, en una estruc­tu­ra social cada vez más dico­tó­mi­ca como dic­ta la ley mar­xis­ta de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, comen­za­rían a hacer escu­char sus rui­dos, muchos de ellos espon­tá­neos y sin van­guar­dia orga­ni­za­ti­va. En febre­ro de 1989 se dio en Vene­zue­la el famo­so “Cara­ca­zo”, don­de miles de vene­zo­la­nos salie­ron a las calles a saquear comer­cios dado que no podían obte­ner ni pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad por sus ele­va­dos pre­cios tras la libe­ra­ción eco­nó­mi­ca. El Pre­si­den­te Car­los Andrés Pérez repri­mió y fue­ron ase­si­na­dos más de un cen­te­nar de mani­fes­tan­tes. En Cocha­bam­ba, Boli­via, con la pri­va­ti­za­ción en el año 2000 de un ele­men­to esen­cial para vivir, el agua, se pro­du­je­ron pro­tes­tas de cen­te­na­res de des­fa­vo­re­ci­dos sin recur­sos mone­ta­rios, y el gobierno de Hugo Ban­zer y la alcal­día de Man­fred Reyes Villa repri­mie­ron dura­men­te ase­si­nan­do a mani­fes­tan­tes. His­to­ria que se repi­tió con la repre­sión y muer­te de más de 50 ciu­da­da­nos del muni­ci­pio de El Alto (La Paz) por la repre­sión orde­na­da por el Pre­si­den­te Sán­chez de Losa­da en la lla­ma­da Gue­rra del Gas, don­de los mani­fes­tan­tes se movi­li­za­ban con­tra la ven­ta de Gas a Chi­le para expor­tar a Esta­dos Uni­dos mien­tras el pue­blo boli­viano no podía dis­fru­tar de ese pro­duc­to. No menos fue­ron las pro­tes­tas en Argen­ti­na en el lla­ma­do cace­ro­la­zo con­tra la cri­sis eco­nó­mi­ca que pro­du­jo las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les del expre­si­den­te Car­los Menem por la pari­dad del dólar con el peso, y la pos­te­rior res­tric­ción de los fon­dos pri­va­dos cono­ci­do como el Corra­li­to. Una his­tó­ri­ca cla­se media argen­ti­na que des­apa­re­ce­ría. Las mani­fes­ta­cio­nes tuvie­ron la res­pues­ta repre­si­va del expre­si­den­tes De la Rua pro­vo­can­do 39 muertos.

Los movi­mien­tos anti­neo­li­be­ra­les no solo ini­cia­ron sus resis­ten­cias sino tam­bién una cons­truc­ción polí­ti­ca gene­ran­do la cri­sis de par­ti­dos tra­di­cio­na­les. En 1998 en Vene­zue­la es nom­bra­do como pre­si­den­te el boli­va­riano Hugo Chá­vez, en 2003 el pero­nis­ta de izquier­das Nés­tor Kirch­ner y en 2005 el indí­ge­na Evo Morales.

Actual­men­te en el Esta­do Espa­ñol sur­gió un nue­vo movi­mien­to de pro­tes­ta, el lla­ma­do 15‑M, con­tra la cri­sis eco­nó­mi­cas y las ase­so­rías de futu­ros res­ca­tes neo­li­be­ra­les del FMI. Las fuer­zas del esta­do han res­pon­di­do con repre­sión a los mani­fes­tan­tes, inclu­so a los que pro­tes­ta­ron con­tra la recien­te visi­ta del Papa al Esta­do Espa­ñol al gene­rar un cos­to de 80 millo­nes de euros en los fon­dos públi­cos en ple­na cri­sis. Ade­más, las actua­les medi­das impul­sa­das tum­ban el esta­do del “bien­es­tar” al apro­bar auto­ri­ta­ria­men­te los par­la­men­ta­rios del PP y PSOE refor­mar el artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción (el refe­ren­te a la Deu­da Públi­ca), sin rea­li­zar­se nin­gún refe­rén­dum popu­lar, para para recor­tar más dere­chos socia­les con la reduc­ción fis­cal de no supe­rar un défi­cit del 0,4%. El pró­xi­mo 20 de Noviem­bre habrá elec­cio­nes gene­ra­les en el Esta­do Espa­ñol. Al ser eti­qu­ta­do social­men­te el PSOE como el cau­san­te de la cri­sis pro­du­ci­rá la vic­to­ria elec­to­ral del PP pero segu­ra­men­te dos o tres años des­pués de su vic­to­ria y con el extre­mis­mo de la imple­men­ta­ción de nue­vos pro­gra­mas neo­li­be­ra­les que impul­sa­rá el PP afec­tan­do a la cla­se media espa­ño­la gene­ra­rá final­men­te una cri­sis del sis­te­ma de par­ti­dos tra­di­cio­na­les como suce­dió en las anti­guas colo­nias. Eso si, harán fal­ta líde­res, como en Amé­ri­ca Lati­na, que trans­for­men el movi­mien­to de pro­tes­ta en una cons­truc­ción polí­ti­ca sino que­re­mos que se mani­fies­te el fas­cis­mo español.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.