El asal­to «huma­ni­ta­rio» al pue­blo libio – Ste­lla Caloni


A una sema­na del pasa­do 21 de agos­to cuan­do la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Norte(Otan) anun­cia­ra, des­pués de varios días de bom­bar­deos sos­te­ni­dos sobre Trí­po­li, que sus “rebel­des” habían toma­do la capi­tal de Libia, la resis­ten­cia con­ti­núa y no han podi­do esta­ble­cer una sede de gobierno allí, a pesar de lo cuál el Con­se­jo Nacio­nal de Transición(CNT) ya ha sido reco­no­ci­do por los gran­des países. 
Como un hecho sim­bó­li­co de lo que sig­ni­fi­ca la con­tra­in­sur­gen­cia infor­ma­ti­va, los pro­pios voce­ros del CNT con­fir­ma­ron que la supues­ta toma de la Pla­za Ver­de el pasa­do 21 de agos­to fue una ima­gen fal­sa. Como en el mejor fil­me de Holly­wood esa esce­na se había fil­ma­do en Qatar con una apa­rien­cia de la Pla­za Ver­de y con sus “extras”.
La com­pa­ra­ción de varios fotó­gra­fos per­mi­tió des­nu­dar la men­ti­ra com­pra­da por los medios de comu­ni­ca­ción, con­fe­san­do los voce­ros del CNT que se había hecho “por la nece­si­dad de lograr el reco­no­ci­mien­to” de las poten­cias. El pre­si­den­te de Vene­zue­la. Hugo Chá­vez Fría corro­bo­ró la fal­se­dad de esa ima­gen el pasa­do 27 de agosto. 
Esta­dos Uni­dos se ade­lan­tó unos días, abrien­do una emba­ja­da del CNT en Washing­ton, antes de que la OTAN ter­mi­na­ra su fae­na, lo que les ha cos­ta­do un pre­cio alto. 
Cuan­to más días pasan, más evi­den­te es que se tra­ta de un mode­lo nue­vo de inva­sión, dis­fra­za­do de rebe­lión popu­lar, o “gue­rra civil” que se dilu­ye a medi­da que la OTAN avan­za y demues­tra que la inter­ven­ción esta­ba pre­pa­ra­da des­de hace mucho tiem­po por Esta­dos Uni­dos y sus socios. 
Tres días des­pués de la “toma” de Trí­po­li, la ofer­ta del CNT de pagar un millón 600 mil dóla­res y amnis­tiar a quien “mate o entre­gue vivo” al líder libio Muam­mar Gada­fi (1) evi­den­cia la inmo­ra­li­dad de la gue­rra colo­nial que libra la OTAN en ese país. 
Des­de el momen­to en que el 19 de mar­zo pasa­do Fran­cia y Gran Bre­ta­ña comen­za­ron a bom­bar­dear Libia, con la OTAN detrás, la “mano extran­je­ra” era más que obvia. 
No era nece­sa­rio espe­rar a que los bom­bar­deos suma­ran alre­de­dor de unos ocho mil sobre ese país, de sólo unos seis millo­nes de habi­tan­tes y que se reco­no­cie­ra la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios y “ase­so­res” extran­je­ros, para enten­der de qué se tra­ta la acción “huma­ni­ta­ria” del poder hege­mó­ni­co en Libia. 
El 22 de agos­to pasa­do el soció­lo­go esta­dou­ni­den­se James Petras seña­la­ba des­de Nue­va York que se debe carac­te­ri­zar a esta gue­rra con­tra Libia y su pue­blo “como uno de los gran­des crí­me­nes del nue­vo mile­nio. El hecho de que por 188 días la OTAN : las fuer­zas de Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos hayan esta­do arro­jan­do bom­bas sig­ni­fi­can 188 días de muer­te y des­truc­ción y a par­tir de esos actos han toma­do terreno sus mercenarios”. 
Lo que se advier­te es que hubo un rela­to úni­co sobre la “ale­gría” del pue­blo libio por la supues­ta “toma” de Trí­po­li, que aún no se ha con­cre­ta­do, sin men­cio­nar en nin­gún momen­to los fero­ces bom­bar­deos de la OTAN sobre la capi­tal, que deja­ron una secue­la de más de tres mil muer­tos-según la últi­mas cifras que reco­gen los infor­mes– y cin­co mil heri­dos, cuya cifra cada día aumen­ta más. 
A lo lar­go de la gue­rra colo­nial, la OTAN afec­tó todas las infra­es­truc­tu­ras ade­más de pro­du­cir miles de víc­ti­mas y abrió el camino para que pudie­ran entrar sus “rebel­des”,
“Los rebel­des de la OTAN ” (como titu­lé en mayo de 2011 tres notas sobre Libia envia­das a la web y publi­ca­das por la Red Nica­ra­gua Socia­lis­ta) se con­vir­tie­ron, a ojos vis­tas, en típi­cos mer­ce­na­rios, que alla­nan casas, patean­do puer­tas al mejor esti­lo de los ocu­pan­tes de Irak, lle­van­do ban­de­ras y vin­chas monárquicas. 
En Noviem­bre de 2010 el pre­si­den­te Barack Oba­ma había admi­ti­do ante The New York Times, el envío de “coman­dos de la CIA ” para ase­so­rar y apo­yar una rebe­lión en Libia. 
Uno de los jefes actua­les de los “rebel­des” es Hif­ter Jali­fa un hom­bre de la CIA que vivía des­de hace años en las afue­ras de Washing­ton, como lo reve­ló el 30 de mar­zo de 2011 Patrick Mar­tin en un artícu­lo publi­ca­do por la Red Rebe­lión (tra­duc­ción de Loles Oli­ván,) Sos­tie­ne Mar­tin que el CNT “el gru­po con sede en Bengha­zi que habla en nom­bre de las fuer­zas rebel­des que com­ba­ten al régi­men, ha nom­bra­do en la direc­ción de sus ope­ra­cio­nes mili­ta­res a un anti­guo cola­bo­ra­dor de la CIA. Hif­ter Jali­fa, ex coro­nel del ejér­ci­to libio, como reve­ló McClatchy Newspapers”. 
Hif­ter había lle­ga­do a Bengha­zi el 14 de mar­zo y cin­co días des­pués el tabloi­de bri­tá­ni­co Daily Mail, lo des­cri­bió como una de las “dos estre­llas mili­ta­res de la revo­lu­ción” que lle­gó para “pres­tar a las fuer­zas rebel­des cier­ta cohe­ren­cia táctica”. 
Había figu­ra­do en un infor­me del Washing­ton Post (26 de mar­zo de 1996) en una rebe­lión arma­da con­tra Gada­fi en Libia don­de se lo men­cio­na­ba con “una varian­te orto­grá­fi­ca de su nom­bre” como el coro­nel “Haf­tar Jali­fa, rela­ta Martin. 
Se tra­ta­ba de un gru­po al esti­lo de la “con­tra” (que actuó con­tra Nica­ra­gua san­di­nis­ta en los años 80) basa­do en Esta­dos Uni­dos “deno­mi­na­do Ejér­ci­to Nacio­nal Libio”. Jali­fa se había Uni­do en 1987 al Fren­te de Sal­va­ción Nacio­nal Libio ”el prin­ci­pal gru­po de opo­si­ción a Gada­fi, que con­ta­ba con el res­pal­do de la CIA estadounidense”. 
Advier­te Mar­tin que nin­gu­na de las cade­nas de tele­vi­sión ocu­pa­das en ala­bar a los ‘lucha­do­res por la liber­tad’ del este de Libia, se ha moles­ta­do en infor­mar que estas fuer­zas están al man­do de un anti­guo colaborador”de la CIA. Con­si­de­ra que la rebe­lión ini­cial fue “secues­tra­da por el imperialismo”. 
Esto fue evi­den­te tam­bién cuan­do algu­nos de los opo­si­to­res, como el gene­ral Abdel Fath You­nis, que apa­re­cía como el jefe de la “rebe­lión” en Ben­gazhi fue ase­si­na­do, el pasa­do 26 de julio, jun­to a otros dos mili­ta­res libios, por los “rebel­des” que los habían uti­li­za­do para armar el foco de acción en febre­ro de este año. 
El rela­to úni­co arma­do para crear un con­sen­so mun­dial sobre el tema Libia es fal­si­fi­ca­do y se desmorona. 
Resul­ta bur­do que Esta­dos Uni­dos y los gobier­nos euro­peos se reu­nie­ran con el “gobierno” del CNT cuan­do aún no está en la capi­tal y que pidie­ran la des­con­ge­la­ción de los mul­ti­mi­llo­na­rios fon­dos del Esta­do libio. 
Es escan­da­lo­so que la ONU estu­die como modi­fi­car la pasa­da Reso­lu­ción 1973 para per­mi­tir des­con­ge­lar los fon­dos, que mane­ja­rán los paí­ses par­ti­ci­pan­tes en la inva­sión y en el saqueo de Libia. 
El anun­cio del “con­trol de Libia” sig­ni­fi­ca que la OTAN está dis­pues­ta a no dejar pie­dra sobre pie­dra y que­dar­se en el lugar. 
LOS MEDIOS DE INCOMUNICACION 
Cuan­do los medios infor­ma­ron sobre la toma del “com­ple­jo resi­den­cial” de Gada­fi se refe­rían al vie­jo cuar­tel Bab el Azi­zia don­de el líder libio tenía una car­pa simi­lar a las del desier­to para reci­bír a per­so­na­li­da­des, perio­dis­tas y ami­gos, has­ta que fue bom­bar­dea­do en 1986. 
Se dijo que los “rebel­des” toma­ron la resi­den­cia de Gada­fi “derri­ban­do muros” cuan­do entra­ron cami­nan­do entre escom­bros des­pués de más de 60 bom­bar­deos de la OTAN sobre ese lugar. 
Bab el Azi­zia no tenía ins­ta­la­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas, ni impor­tan­cia mili­tar, ni vivía Gada­fi. Era un lugar sim­bó­li­co que recor­da­ba el bom­bar­deo de Esta­dos Uni­dos en 1986, ase­si­nan­do enton­ces a una hija peque­ña del gober­nan­te libio y más de un cen­te­nar de civi­les, entre ellos muchos estu­dian­tes, sor­pren­di­dos en los dor­mi­to­rios universitarios. 
Con res­pec­to a los perio­dis­tas del Hotel Rixos, los medios infor­ma­ron que esta­ban “rete­ni­dos” por el gobierno libio, cuan­do ellos mis­mos se encar­ga­ron de denun­ciar que esta­ban sitia­dos por gru­pos “rebel­des”, varios de ellos ame­na­za­dos como el direc­tor de la Red Vol­tai­re , Thie­rri Meys­san, y que ofi­cia­les libios faci­li­ta­ron la lle­ga­da de la Cruz Roja para sacar­los del lugar. 
En tan­to el dia­rio esta­dou­ni­den­se The New York Times rati­fi­có el pasa­do 21 de agos­to que avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos no tri­pu­la­dos arre­me­tie­ron con­tra fuer­zas del líder libio, pese a que su rol y el de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) era sólo el de “res­guar­dar” a civiles. 
Según el rota­ti­vo-que citó Tele­sur- en los últi­mos días Esta­dos Uni­dos esta­ble­ció una vigi­lan­cia aérea de 24 horas sobre las zonas con­tro­la­das por el Gobierno libio, en lo que has­ta aho­ra ha sido la más inten­sa serie de ata­ques per­pe­tra­dos sobre ese país. El perió­di­co infor­mó que en este ope­ra­ti­vo “la nación nor­te­ame­ri­ca­na empleó avio­nes no tri­pu­la­dos ‘Pre­da­tor’ que detec­ta­ron. Siguie­ron y en oca­sio­nes has­ta lle­ga­ron a dis­pa­rar con­tra las fuer­zas de Kha­da­fi.
Ade­más men­cio­nó los tes­ti­mo­nios de algu­nos ana­lis­tas, que opi­nan que estas agre­sio­nes “tenían como obje­ti­vo abrir el camino a los opo­si­to­res a Gadafi”. 
Se reco­no­ce que los mer­ce­na­rios tam­bién reci­bie­ron ayu­da por poten­cias como Rei­no Uni­do y Fran­cia, que des­de el mes de julio des­ple­ga­ron fuer­zas espe­cia­les en Libia para entre­nar y armar a “los rebeldes”. 
“Aún des­pués de dos mil 600 falle­ci­dos, con­ta­bi­li­za­dos has­ta el domin­go pasa­do la Alian­za Atlán­ti­ca no hace un alto al fuego”señala el periódico. 
Gada­fi había anun­cia­do tem­pra­na­men­te que las poten­cias impe­ria­les comen­za­rían una agre­sión sobre su país basa­dos en “repor­tes de pren­sa” lo que los medios nun­ca publi­ca­ron, ni escu­chó Nacio­nes Uni­das. Tam­po­co fue­ron inves­ti­ga­das sus denun­cias sobre las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos por par­te de los lla­ma­dos “rebel­des”, con prue­bas y evidencias. 
A pesar de que el gobierno libio pro­pu­so el cese el fue­go espe­ci­fi­can­do que no podía ser “uni­la­te­ral”, que cum­plió en no uti­li­zar avio­nes de com­ba­te y acep­tó la pre­sen­cia de obser­va­do­res que cer­ti­fi­ca­ron que no se com­pro­ba­ban bom­bar­deos a la pobla­ción civil , esto fue silenciado. 
Se mien­te sin suti­le­za algu­na. No se dijo-sal­vo las raras excep­cio­nes que exis­ten que Libia acep­tó la pro­pues­ta de diá­lo­go de la Unión Afri­ca­na (UA) para poner fin al con­flic­to. Pero los gru­pos arma­dos finan­cia­dos por Esta­dos Uni­dos y sus socios y la OTAN la recha­za­ron, como recha­za­ron todas las ofer­tas por una solu­ción pacífica. 
Tan­to Esta­dos Uni­dos como Fran­cia reco­no­cie­ron públi­ca­men­te que envia­ron mili­ta­res a Ben­gazhi para entre­nar a las fuer­zas agre­so­ras, incum­plien­do la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad que prohi­bía el ingre­so de per­so­nal extran­je­ro por tierra. 
Tam­bién la con­fis­ca­ción de bie­nes del Esta­do libio impues­ta por Esta­dos Uni­dos y las poten­cias euro­peas fue­ron usa­dos y des­via­dos para apo­yar a los gru­pos arma­dos, en su mayo­ría mer­ce­na­rios, cuya pre­sen­cia ya reco­no­cen tam­bién varios gobiernos. 
Se acep­tó que estos sin tener terri­to­rio ocu­pa­do con­for­ma­ran el Ban­co Cen­tral de Ben­gazhi a fines de mar­zo pasa­do y que nego­cia­ran el petró­leo. Este nue­vo mode­lo de inter­ven­ción mar­ca otra esca­la­da. Ya nadie disi­mu­la que fue­ron por petró­leo, agua, gas, oro y para ins­ta­lar allí al sede del coman­do Afri­com de Esta­dos Uni­dos que con­tro­la­rá Afri­ca si el mun­do no lo detie­ne. Ni siquie­ra uti­li­za­ron el rema­ni­do argu­men­to del “terro­ris­mo inter­na­cio­nal con que jus­ti­fi­can su expan­sión fas­cis­ta de estos tiermpos. 
Ste­lla Calloni

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.