OTAN pro­por­cio­na arma­men­to a miem­bros de Al Qae­da en Libia

alg_rebels_libya_gunPor Paul J. Watson
Pri­son Pla­net

La preo­cu­pa­ción por par­te de los pode­res de la OTAN, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos, de que Al Qae­da podría tra­fi­car armas mor­ta­les des­de Libia, es algo enten­di­ble, dado que altos terro­ris­tas de Al Qae­da que han mata­do a tro­pas esta­dou­ni­den­ses, han esta­do tam­bién coman­dan­do a los rebel­des libios, res­pal­da­dos por Occi­den­te, duran­te los últi­mos seis meses.

“Los Esta­dos Uni­dos, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña, han pedi­do a los veci­nos de Libia que refuer­cen la segu­ri­dad en sus fron­te­ras para pre­ve­nir el posi­ble con­tra­ban­do de armas”, repor­ta RIA Novos­ti.

“Occi­den­te teme que en el caos de la caí­da de Gada­fi, las sobras de sus capa­ci­da­des mili­ta­res cai­gan en manos de Al Qae­da u otros gru­pos mili­tan­tes”, aña­de.

Tales preo­cu­pa­cio­nes se pro­du­cen tar­día­men­te, con­si­de­ran­do que fue la OTAN quien ingre­só terro­ris­tas para lide­rar la revuel­ta rebel­de en Tri­po­li la sema­na pasa­da, según Webs­ter Tar­pley y otros repor­te­ros inde­pen­dien­tes en Libia.

El apo­yo de la OTAN a la célu­la libia de Al Qae­da cono­ci­da como el Lib­yan Isla­mic Figh­ting Group (LIFG), que fue decla­ra­da una orga­ni­za­ción terro­ris­ta extran­je­ra por el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. en 2004, pro­vee­rá al gru­po extre­mis­ta la opor­tu­ni­dad de adqui­rir “un con­jun­to de quí­mi­cos mor­ta­les, mate­rial nuclear en bru­to y algu­nos 30,000 cohe­tes car­ga­bles al hom­bro”.

No sólo el gru­po ten­drá acce­so a tales armas, tam­bién “podría vol­ver­se el poder polí­ti­co ver­da­de­ro detrás del régi­men que se esta­blez­ca una vez aban­do­ne su car­go”, según un repor­te en el Asian Tri­bu­ne.

LIFG estu­vo tam­bién detrás, en 1996, del inten­to de ase­si­na­to al Coro­nel Gada­fi, un plan naci­do y fun­da­do por el MI6. La Inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca, jun­to con sol­da­dos SAS, fue­ron tam­bién ins­tru­men­tos en el asal­to a Tri­po­li.

Como hemos recal­ca­do pre­via­men­te, poco des­pués del comien­zo del con­flic­to en mar­zo, Abdel-Hakim al-Hasi­di, el líder del ejér­ci­to rebel­de anti-Gada­fi, admi­tió que las filas rebel­des inclu­yen terro­ris­tas de Al Qae­da que han ase­si­na­do a tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Iraq y Afga­nis­tán.

Aun­que la OTAN y EE.UU. admi­tie­ron que algu­nos miem­bros de Al Qae­da se infil­tra­ron en las filas rebel­des, en reali­dad, ellos esta­ba lide­ran­do las fuer­zas anti-Gada­fi en varias áreas del país. Como repor­tó el Wall Street Jour­nal en un artícu­lo titu­la­do, Ex-Mujahe­deen Help Lead Lib­yan Rebels (Ex-Mujahe­deen ayu­dan a lide­rar a rebel­des libios), terro­ris­tas de Al Qae­da que tra­ba­ja­ron direc­ta­men­te para Bin Laden fue­ron asig­na­dos con la tarea de reclu­tar, entre­nar y actuar como coman­dan­tes fron­ta­les en el cam­po de bata­lla para el ejér­ci­to rebel­de.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *