La revo­lu­ción en cur­so de Islan­dia: un pue­blo que no es noti­cia para los impe­rios- Aporrea

Nota de apo­rrea: Hemos publi­ca­do este artícu­lo o rese­ña de la expe­rien­cia en Islan­dia en la sec­ción de noti­cias, por el rele­van­te ejem­plo que ha sig­ni­fi­ca­do la deci­sión de un pue­blo de 320 mil ciu­da­da­nos de hacer valer el poder ori­gi­na­rio, la Sobe­ra­nia del Pue­blo ante la esta­fa de los due­ños del capi­tal mun­dial y que lle­va­ron a este país a una situa­ción inima­gi­na­ble de decla­rar­se en Ban­ca­rro­ta ante una deu­da que supe­ra­ba en 900% su PIB.

«Se debe mirar a Islan­dia. Negar­se a some­ter­se a los intere­ses extran­je­ros: es el ejem­plo de un peque­ño país que indi­có cla­ra­men­te que el pue­blo es sobe­rano. Es por eso que no está en la noticias.»

Y diría­mos des­de apo­rrea: no es noti­cia para los gran­des medios con­tro­la­dos por los esta­fa­do­res y gran­des due­ños del capi­tal mundial


Dee­na Stryker
Daily Kos

Un pro­gra­ma radial ita­liano hablan­do sobre la revo­lu­ción en cur­so de Islan­dia es un ejem­plo impre­sio­nan­te de lo poco que nues­tros medios de comu­ni­ca­ción nos dicen sobre el res­to del mun­do. Los esta­dou­ni­den­ses pue­den recor­dar que al ini­cio de la cri­sis finan­cie­ra de 2008, Islan­dia, lite­ral­men­te, se decla­ró en quie­bra. Las razo­nes se men­cio­nan sólo de pasa­da, y des­de enton­ces este miem­bro poco cono­ci­do de la Unión Euro­pea vol­vió a caer en el olvi­do. Como los paí­ses euro­peos caen uno tras otro, ponien­do en peli­gro el euro, con reper­cu­sio­nes para todo el mun­do, la últi­ma cosa que los pode­res desean es que el caso de Islan­dia se con­vier­ta en un ejem­plo. He aquí por qué: Cin­co años de un régi­men pura­men­te neo­li­be­ral había hecho de Islan­dia, (pobla­ción de 320.000 per­so­nas, sin ejér­ci­to), uno de los paí­ses más ricos del mun­do. En el año 2003 todos los ban­cos del país se pri­va­ti­za­ron y en un esfuer­zo por atraer inver­sio­nis­tas extran­je­ros ofre­cie­ron prés­ta­mos en línea, cuyos cos­tos míni­mos les per­mi­tió ofre­cer tasas rela­ti­va­men­te altas de ren­di­mien­to. Las cuen­tas, lla­ma­das “Ice­sa­ve”, atra­je­ron a muchos peque­ños inver­so­res ingle­ses y holan­de­ses. Pero a medi­da que las inver­sio­nes cre­cie­ron tam­bién lo hizo la deu­da de los ban­cos extran­je­ros. En 2003 la deu­da de Islan­dia era igual a 200 veces su PIB, pero en 2007 fue del 900 por cien­to. La cri­sis mun­dial finan­cie­ra de 2008 fue el gol­pe de gra­cia. Los tres prin­ci­pa­les ban­cos islan­de­ses, Land­ban­ki, Kapthing y Glit­nir, que­bra­ron y fue­ron nacio­na­li­za­dos, mien­tras que la coro­na per­dió el 85% de su valor con res­pec­to al Euro. Al final del año Islan­dia se decla­ró en bancarrota.

Con­tra­ria­men­te a lo que se podría espe­rar, la cri­sis dió lugar a la recu­pe­ra­ción de los dere­chos sobe­ra­nos de los islan­de­ses, a tra­vés de un pro­ce­so de demo­cra­cia direc­ta par­ti­ci­pa­ti­va que final­men­te con­du­jo a una nue­va Cons­ti­tu­ción. Pero sólo des­pués de mucho dolor.

Geir Haar­de, el Pri­mer Minis­tro de un gobierno de coa­li­ción social­de­mó­cra­ta, nego­ció 2.100.000 dóla­res de prés­ta­mo, a lo que los paí­ses nór­di­cos agre­ga­ron otros 2.500.000. Sin embar­go, la comu­ni­dad finan­cie­ra extran­je­ra pre­sio­na­ba a Islan­dia para impo­ner medi­das drás­ti­cas. El FMI y la Unión Euro­pea que­rían hacer­se car­go de su deu­da, ale­gan­do que era el úni­co camino para que el país pague la deu­da a Holan­da y Gran Bre­ta­ña, que habían pro­me­ti­do reem­bol­sar­la a sus ciudadanos.

Las pro­tes­tas y los dis­tur­bios con­ti­nua­ron y, final­men­te, obli­ga­ron al gobierno a renun­ciar. Las elec­cio­nes se ade­lan­ta­ron a abril de 2009, resul­tan­do una coa­li­ción de izquier­da que con­de­na­ba el sis­te­ma eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, pero de inme­dia­to cedió a sus deman­das de que Islan­dia debía pagar un total de 3.500.000 euros. Esto requie­re que cada ciu­da­dano islan­dés abo­ne 100 euros al mes (o alre­de­dor de 130 dóla­res) duran­te 15 años, el 5,5% de inte­rés, para pagar una deu­da con­traí­da por el sec­tor pri­va­do vis a vis. Fue la gota que col­mó el vaso.

Lo que suce­dió des­pués fue extra­or­di­na­rio. La creen­cia de que los ciu­da­da­nos tenían que pagar por los erro­res de un mono­po­lio finan­cie­ro, que a toda una nación se le debe impo­ner el pagar las deu­das pri­va­das se hizo añi­cos, se trans­for­mó la rela­ción entre los ciu­da­da­nos y sus ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y, final­men­te, con­du­jo a los líde­res de Islan­dia al lado de sus elec­to­res . El Jefe del Esta­do, Ola­fur Rag­nar Grims­son, se negó a rati­fi­car la ley que hace a los ciu­da­da­nos de Islan­dia res­pon­sa­bles de sus deu­das ban­ca­rias y acep­tó las lla­ma­das a un referéndum.

Por supues­to la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sólo aumen­tó la pre­sión sobre Islan­dia. Gran Bre­ta­ña y Holan­da, ame­na­za­ron con repre­sa­lias terri­bles de ais­lar al país. Como los islan­de­ses fue­ron a votar, los ban­que­ros extran­je­ros ame­na­za­ron con blo­quear cual­quier ayu­da del FMI. El gobierno bri­tá­ni­co ame­na­zó con con­ge­lar los aho­rros islan­de­ses y cuen­tas corrien­tes. Como dijo Grims­son: “Nos dije­ron que si nos negá­ba­mos a las con­di­cio­nes de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, nos con­ver­ti­rían en la Cuba del Nor­te. Pero si hubié­ra­mos acep­ta­do, nos habrían con­ver­ti­do en el Hai­tí del Nor­te. “(¿Cuán­tas veces he escri­to que cuan­do los cuba­nos ven el esta­do lamen­ta­ble de su vecino, Hai­tí, pue­den con­si­de­rar­se afortunados?)

En el refe­rén­dum de mar­zo 2010, el 93% votó en con­tra de la devo­lu­ción de la deu­da. El FMI inme­dia­ta­men­te con­ge­ló sus prés­ta­mos. Pero la revo­lu­ción (aun­que no se tele­vi­só en los Esta­dos Uni­dos), no se deja­rá inti­mi­dar. Con el apo­yo de una ciu­da­da­nía furio­sa, el gobierno ini­ció inves­ti­ga­cio­nes civi­les y pena­les de los res­pon­sa­bles de la cri­sis finan­cie­ra. Inter­pol emi­tió una orden de deten­ción inter­na­cio­nal del ex pre­si­den­te de Kaupthing, Sigur­dur Einars­son, así como de otros ban­que­ros impli­ca­dos que huye­ron del país.

Pero los islan­de­ses no se detu­ve­rin allí: se deci­dió redac­tar una nue­va cons­ti­tu­ción que libe­ra al país del poder exa­ge­ra­do de las finan­zas inter­na­cio­na­les y el dine­ro vir­tual. (La que esta­ba en vigor se había escri­to en en momen­to en que Islan­dia se inde­pen­di­zó de Dina­mar­ca, en 1918, la úni­ca dife­ren­cia con la Cons­ti­tu­ción dane­sa es que la pala­bra “pre­si­den­te” fue sus­ti­tui­da por la de “rey”.)

Para escri­bir la nue­va cons­ti­tu­ción, el pue­blo de Islan­dia eli­gió a vein­ti­cin­co ciu­da­da­nos de entre 522 adul­tos que no per­te­ne­cen a nin­gún par­ti­do polí­ti­co, pero reco­men­da­dos por lo menos por trein­ta ciu­da­da­nos. Este docu­men­to no fue obra de un puña­do de polí­ti­cos, pero fue escri­to en Inter­net. Las reunio­nes de los Cons­ti­tu­yen­te se trans­mi­tie­ron on-line, y los ciu­da­da­nos podían enviar sus comen­ta­rios y suge­ren­cias, asis­tien­do al docu­men­to, que toma­ba for­ma. La Cons­ti­tu­ción, que even­tual­men­te sur­je de este pro­ce­so demo­crá­ti­co par­ti­ci­pa­ti­vo, sería pre­sen­ta­da al Par­la­men­to para su apro­ba­ción des­pués de las pró­xi­mas elecciones.

Algu­nos lec­to­res recor­da­rán el colap­so agra­rio de Islan­dia del siglo IX que apa­re­ció en el libro de Jared Dia­mond, con el mis­mo nom­bre. Hoy en día, este país se está recu­pe­ran­do de su colap­so finan­cie­ro en for­mas que son del todo con­tra­rias de las que gene­ral­men­te se con­si­de­ra­ban inso­la­ya­bles, como con­fir­mó ayer la nue­va jefe del FMI, Chris­ti­ne Lagar­de, a Fareed Zaka­ria. Al pue­blo de Gre­cia le han dicho que la pri­va­ti­za­ción de su sec­tor públi­co es la úni­ca solu­ción. Y los de Ita­lia, Espa­ña y Por­tu­gal se enfren­tan la mis­ma amenaza.

Se debe mirar a Islan­dia. Negar­se a some­ter­se a los intere­ses extran­je­ros: es el ejem­plo de un peque­ño país que indi­có cla­ra­men­te que el pue­blo es soberano.

Es por eso que no está en la noticias.

Fuen­te:http://​www​.daily​kos​.com/​s​t​o​r​y​/​2​0​1​1​/​0​8​/​0​1​/​1​0​0​1​6​6​2​/​-​I​c​e​l​a​n​d​s​-​O​n​-​g​o​i​n​g​-​R​e​v​o​l​u​t​ion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.