La OTAN sitúa a Al Qeda en el gobier­no­de Libia

El perio­dis­ta Pepe Esco­bar Asia Times Onli­ne escri­bió un intere­san­te aná­li­sis de cómo Al Qae­da lle­gó al poder en Trí­po­li. Él iden­ti­fi­có el nom­bre del líder de al-Qae­da jiha­dis­tas en Libia: Abdelha­kim Belhaj.

La his­to­ria de cómo un coman­dan­te de Al Qae­da lle­gó a con­ver­tir­se en el máxi­mo coman­dan­te mili­tar en la ciu­dad libia de Trí­po­li toda­vía en gue­rra «, se rom­pe – de nue­vo – el desier­to de los espe­jos lo que se cono­ce como la» gue­rra con­tra el terror » y soca­var todo el bri­llo pro­fun­do de la «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» tan cui­da­do­sa­men­te con­fec­cio­na­do para cubrir la inter­ven­ción mili­tar de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) en Libia.

La for­ta­le­za de Bab al-Azi­zi­ya, don­de vivió Muam­mar Gad­da­fi fue inva­di­da y con­quis­ta­da la sema­na pasa­da, casi exclu­si­va­men­te por hom­bres Belhaj – que for­man la pri­me­ra línea de una mili­cia de los bere­be­res de las mon­ta­ñas al sur­oes­te de Trí­po­li. Esta mili­cia es lla­ma­da aho­ra la «Bri­ga­da de Trí­po­li», que reci­bió entre­na­mien­to en secre­to duran­te dos meses, EE.UU. Fuer­zas Espe­cia­les. Más de seis meses de la gue­rra civil /​las mili­cias tri­ba­les que sería el más efec­ti­vo de la «rebel­de».

Abdelha­kim Belhaj, tam­bién cono­ci­do como Abu Abda­llah al-Sadek, yiha­dis­ta libio. Naci­do en mayo de 1966, per­fec­cio­nó sus cono­ci­mien­tos con osmu­jahi­deen la déca­da de 1980 con­tra la Unión Sovié­ti­ca la yihad en Afganistán.

Él es el fun­da­dor del Gru­po de Com­ba­te Islá­mi­co de Libia [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)], que es el coman­dan­te en jefe – con Chri­fa y Sami Kha­led Saa­di como ase­so­res y repre­sen­tan­tes. Des­pués de que los tali­ba­nes toma­ron el poder en Kabul en 1996, el Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te Libio crea­do dos cam­pos de entre­na­mien­to en Afga­nis­tán, uno de ellos, a 30 km al nor­te de Kabul – lide­ra­do por Abu Yah­ya – exclu­si­va­men­te para los yiha­dis­tas vin­cu­la­dos a al-Qaeda.

Des­pués de 119, Belhaj se tras­la­dó a Pakis­tán e Irak, don­de estu­vo en con­tac­to con nada menos que el ultra de la línea dura de Abu Musab al-Zar­qa­wi – todos antes de que al-Qae­da en Irak es decla­rar la ser­vi­cio de Osa­ma bin Laden y Ayman al-Zawahi­ri y sus nefas­tas prác­ti­cas de la tur­bi­na súper ultra.

En Iraq, la Jamahi­ri­ya for­ma­do el mayor con­tin­gen­te de extran­je­ros jiha­dis­tas suni­tas, per­dien­do sólo a los sau­díes. Ade­más, los yiha­dis­tas de Libia han sido siem­pre gran­des estre­llas en el más alto ran­go de Al-Qae­da «his­tó­ri­ca» – Abu Faraj al-Libi (coman­dan­te mili­tar has­ta su deten­ción en 2005, y hoy en día uno de los 16 dete­ni­dos «mayor valor» en el cen­tro EE.UU. de deten­ción en Guan­tá­na­mo), Abu al-Laith al-Libi (otro coman­dan­te mili­tar de alto ran­go ase­si­na­do en Pakis­tán a prin­ci­pios de 2008).

El Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te Libio [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)] está en el radar de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) en los EE.UU. des­de el 911. En 2003, Belhaj fue arres­ta­do en Mala­sia, des­pués de todo – y se movió a tra­vés de la «entre­ga espe­cial» a una pri­sión secre­ta en Bang­kok, don­de fue tor­tu­ra­do debi­da­men­te (de hecho, se prac­ti­ca la tor­tu­ra del gobierno de EE.UU. de que Amnis­tía Inter­na­cio­nal y el Tri­bu­nal de La Haya ver­gon­zo­sa­men­te ignorado).

En 2004, los esta­dou­ni­den­ses deci­die­ron enviar­lo como rega­lo para la inte­li­gen­cia de Libia – has­ta que Gad­da­fi fue libe­ra­do por el gobierno en mar­zo de 2010 con 211 otros «terro­ris­tas» en el gol­pe de pro­pa­gan­da lan­za­da con bom­bos y platillos. (…)

Es intere­san­te seña­lar que duró has­ta 2007, cuan­do el núme­ro dos de Al Qae­da, Zawahi­ri, ha anun­cia­do ofi­cial­men­te la fusión del Gru­po de Com­ba­te Islá­mi­co de Libia [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)] con al-Qae­da en el Magreb Islá­mi­co [ing. Al-Qae­da en el Magreb Magreb (AQMI)]. Des­de enton­ces, para todo pro­pó­si­to prác­ti­co, LIFG /​AQMI se han con­ver­ti­do en un mis­mo gru­po, que Belhaj fue /​es el coman­dan­te y jefe del emir.

En 2007, el Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te Libio [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)] esta­ba lla­man­do a la jihad con­tra Gada­fi, sino tam­bién con­tra el gru­po de EE.UU. y una varie­dad de «infie­les» occidentales.

A su vez la cin­ta has­ta febre­ro. Y cuan­do por fin libre de la cár­cel, Belhaj deci­dió regre­sar a la Yihad y de ali­near­se con «levan­ta­mien­to» de los sol­da­dos de los «rebel­des» que comen­zó a ser plan­ta­do en la Cirenaica.

Todas las agen­cias de inte­li­gen­cia de los EE.UU., Euro­pa y todo el mun­do ára­be sabe que pro­du­jo Belhaj. Inclu­so si no lo sabía, Belhaj mis­mo ha dicho en Libia que el úni­co inte­rés de él y sus mili­cias, la apli­ca­ción de la ley sharia.

No, no, al igual que en todo esto, cual­quier pro­ce­so de «pro-demo­cra­cia» – o que tra­tan el ejer­ci­cio de la imaginación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.