La OTAN sitúa a Al Qeda en el gobier­no­de Libia

El perio­dis­ta Pepe Esco­bar Asia Times Onli­ne escri­bió un intere­san­te aná­li­sis de cómo Al Qae­da lle­gó al poder en Trí­po­li. Él iden­ti­fi­có el nom­bre del líder de al-Qae­da jiha­dis­tas en Libia: Abdelha­kim Belhaj.

La his­to­ria de cómo un coman­dan­te de Al Qae­da lle­gó a con­ver­tir­se en el máxi­mo coman­dan­te mili­tar en la ciu­dad libia de Trí­po­li toda­vía en gue­rra «, se rom­pe – de nue­vo – el desier­to de los espe­jos lo que se cono­ce como la» gue­rra con­tra el terror » y soca­var todo el bri­llo pro­fun­do de la «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» tan cui­da­do­sa­men­te con­fec­cio­na­do para cubrir la inter­ven­ción mili­tar de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) en Libia.

La for­ta­le­za de Bab al-Azi­zi­ya, don­de vivió Muam­mar Gad­da­fi fue inva­di­da y con­quis­ta­da la sema­na pasa­da, casi exclu­si­va­men­te por hom­bres Belhaj – que for­man la pri­me­ra línea de una mili­cia de los bere­be­res de las mon­ta­ñas al sur­oes­te de Trí­po­li. Esta mili­cia es lla­ma­da aho­ra la «Bri­ga­da de Trí­po­li», que reci­bió entre­na­mien­to en secre­to duran­te dos meses, EE.UU. Fuer­zas Espe­cia­les. Más de seis meses de la gue­rra civil /​las mili­cias tri­ba­les que sería el más efec­ti­vo de la «rebel­de».

Abdelha­kim Belhaj, tam­bién cono­ci­do como Abu Abda­llah al-Sadek, yiha­dis­ta libio. Naci­do en mayo de 1966, per­fec­cio­nó sus cono­ci­mien­tos con osmu­jahi­deen la déca­da de 1980 con­tra la Unión Sovié­ti­ca la yihad en Afga­nis­tán.

Él es el fun­da­dor del Gru­po de Com­ba­te Islá­mi­co de Libia [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)], que es el coman­dan­te en jefe – con Chri­fa y Sami Kha­led Saa­di como ase­so­res y repre­sen­tan­tes. Des­pués de que los tali­ba­nes toma­ron el poder en Kabul en 1996, el Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te Libio crea­do dos cam­pos de entre­na­mien­to en Afga­nis­tán, uno de ellos, a 30 km al nor­te de Kabul – lide­ra­do por Abu Yah­ya – exclu­si­va­men­te para los yiha­dis­tas vin­cu­la­dos a al-Qae­da.

Des­pués de 119, Belhaj se tras­la­dó a Pakis­tán e Irak, don­de estu­vo en con­tac­to con nada menos que el ultra de la línea dura de Abu Musab al-Zar­qa­wi – todos antes de que al-Qae­da en Irak es decla­rar la ser­vi­cio de Osa­ma bin Laden y Ayman al-Zawahi­ri y sus nefas­tas prác­ti­cas de la tur­bi­na súper ultra.

En Iraq, la Jamahi­ri­ya for­ma­do el mayor con­tin­gen­te de extran­je­ros jiha­dis­tas suni­tas, per­dien­do sólo a los sau­díes. Ade­más, los yiha­dis­tas de Libia han sido siem­pre gran­des estre­llas en el más alto ran­go de Al-Qae­da «his­tó­ri­ca» – Abu Faraj al-Libi (coman­dan­te mili­tar has­ta su deten­ción en 2005, y hoy en día uno de los 16 dete­ni­dos «mayor valor» en el cen­tro EE.UU. de deten­ción en Guan­tá­na­mo), Abu al-Laith al-Libi (otro coman­dan­te mili­tar de alto ran­go ase­si­na­do en Pakis­tán a prin­ci­pios de 2008).

El Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te Libio [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)] está en el radar de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) en los EE.UU. des­de el 911. En 2003, Belhaj fue arres­ta­do en Mala­sia, des­pués de todo – y se movió a tra­vés de la «entre­ga espe­cial» a una pri­sión secre­ta en Bang­kok, don­de fue tor­tu­ra­do debi­da­men­te (de hecho, se prac­ti­ca la tor­tu­ra del gobierno de EE.UU. de que Amnis­tía Inter­na­cio­nal y el Tri­bu­nal de La Haya ver­gon­zo­sa­men­te igno­ra­do).

En 2004, los esta­dou­ni­den­ses deci­die­ron enviar­lo como rega­lo para la inte­li­gen­cia de Libia – has­ta que Gad­da­fi fue libe­ra­do por el gobierno en mar­zo de 2010 con 211 otros «terro­ris­tas» en el gol­pe de pro­pa­gan­da lan­za­da con bom­bos y pla­ti­llos. (…)

Es intere­san­te seña­lar que duró has­ta 2007, cuan­do el núme­ro dos de Al Qae­da, Zawahi­ri, ha anun­cia­do ofi­cial­men­te la fusión del Gru­po de Com­ba­te Islá­mi­co de Libia [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)] con al-Qae­da en el Magreb Islá­mi­co [ing. Al-Qae­da en el Magreb Magreb (AQMI)]. Des­de enton­ces, para todo pro­pó­si­to prác­ti­co, LIFG /​AQMI se han con­ver­ti­do en un mis­mo gru­po, que Belhaj fue /​es el coman­dan­te y jefe del emir.

En 2007, el Gru­po Islá­mi­co Com­ba­tien­te Libio [ing. Gru­po Libio de Lucha Islá­mi­ca (LIFG)] esta­ba lla­man­do a la jihad con­tra Gada­fi, sino tam­bién con­tra el gru­po de EE.UU. y una varie­dad de «infie­les» occi­den­ta­les.

A su vez la cin­ta has­ta febre­ro. Y cuan­do por fin libre de la cár­cel, Belhaj deci­dió regre­sar a la Yihad y de ali­near­se con «levan­ta­mien­to» de los sol­da­dos de los «rebel­des» que comen­zó a ser plan­ta­do en la Cire­nai­ca.

Todas las agen­cias de inte­li­gen­cia de los EE.UU., Euro­pa y todo el mun­do ára­be sabe que pro­du­jo Belhaj. Inclu­so si no lo sabía, Belhaj mis­mo ha dicho en Libia que el úni­co inte­rés de él y sus mili­cias, la apli­ca­ción de la ley sha­ria.

No, no, al igual que en todo esto, cual­quier pro­ce­so de «pro-demo­cra­cia» – o que tra­tan el ejer­ci­cio de la ima­gi­na­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *