La car­ga de la prue­ba- Xabier Maka­za­ga

El infor­me sobre las víc­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca exi­ge, una vez más, prue­bas impo­si­bles a miles de víc­ti­mas de la tor­tu­ra. Por­que en lugar de jus­ti­cia, reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción, las víc­ti­mas reci­bi­rán una nue­va humi­lla­ción

El infor­me sobre las víc­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca esti­pu­la que debe­rá ser cada víc­ti­ma la que prue­be y acre­di­te «sufi­cien­te­men­te» su con­di­ción de tal. Idén­ti­ca exi­gen­cia a la plan­tea­da en el caso de la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca, y por eso se han que­da­do sin jus­ti­cia, reco­no­ci­mien­to ni repa­ra­ción algu­na miles de víc­ti­mas del fran­quis­mo.

Los redac­to­res del infor­me se escu­dan en que con las víc­ti­mas de ETA se ha pro­ce­di­do del mis­mo modo, pero la dife­ren­cia entre éstas y las víc­ti­mas del Esta­do a la hora de acre­di­tar su con­di­ción de tales sal­ta a la vis­ta. Por­que ETA ha asu­mi­do siem­pre sus accio­nes y las víc­ti­mas que ha cau­sa­do, mien­tras el Esta­do ha hecho todo lo con­tra­rio: negar siem­pre por sis­te­ma y sólo reco­no­cer los hechos cuan­do las prue­bas son apa­bu­llan­tes.

Bue­na mues­tra de ello es lo suce­di­do con la tor­tu­ra estas últi­mas déca­das; en espe­cial, los últi­mos 25 años, en los que ha alcan­za­do su máxi­ma expre­sión el des­am­pa­ro sufri­do por las víc­ti­mas de esa lacra, tan­to en el momen­to de ser tor­tu­ra­das como en el de recla­mar reco­no­ci­mien­to, jus­ti­cia y repa­ra­ción.

En efec­to, des­de 1968, que es la arbi­tra­ria fecha ele­gi­da por el infor­me para empe­zar a ocu­par­se de dichas víc­ti­mas, se dis­tin­guen dos perio­dos en cuan­to a la tor­tu­ra se refie­re. El pri­me­ro abar­ca el fran­quis­mo y la tran­si­ción, duran­te la que el uso del tor­men­to fue aún más masi­vo que en la dic­ta­du­ra. Enton­ces, los tor­tu­ra­do­res usa­ban méto­dos como la «barra», el «qui­ró­fano» y el «potro», que deja­ban en muchos casos no pocas mar­cas que pro­cu­ra­ban hacer des­apa­re­cer en lo posi­ble duran­te los últi­mos días de deten­ción, apli­can­do todo tipo de poma­das.

En el segun­do perio­do, a par­tir de media­dos de la déca­da de los 80, los tor­tu­ra­do­res cam­bia­ron de méto­dos y empe­za­ron a poner sumo cui­da­do en no dejar mar­cas físi­cas, pro­cu­ran­do, eso sí, acen­tuar al sumo las psi­co­ló­gi­cas. Y bien que lo logran con las lla­ma­das téc­ni­cas de «tor­tu­ra lim­pia» que son aún más des­truc­ti­vas, por­que pro­du­cen un terri­ble impac­to en la psi­que huma­na y sus efec­tos son más dura­de­ros.

Oriol Mar­ti, tor­tu­ra­do tan­to duran­te el fran­quis­mo como en 1992, lo expli­có cer­te­ra­men­te: «Los tor­tu­ra­do­res tor­tu­ran mejor aho­ra que vein­te años atrás: han mejo­ra­do en téc­ni­cas, dejan menos mar­cas, hacen sufrir más y mejor en menos horas. Los tor­tu­ra­do­res del fran­quis­mo eran unos alo­ca­dos, los de aho­ra lo hacen con bol­sa de plás­ti­co». Eso lo afir­ma­ba hace casi 20 años, y con pos­te­rio­ri­dad han segui­do per­fec­cio­nan­do sin cesar sus téc­ni­cas, para hacen sufrir más y de mane­ra más «lim­pia».

En algu­nas raras oca­sio­nes, eso sí, a los tor­tu­ra­do­res se les ha ido cla­ra­men­te la mano, pero inclu­so en esos casos la actua­ción de la Jus­ti­cia ha sido casi siem­pre bochor­no­sa: a pesar de que duran­te estos últi­mos 25 años han sido unas dos mil las per­so­nas que han denun­cia­do haber sufri­do tor­tu­ras rela­cio­na­das con el con­flic­to polí­ti­co vas­co, tan sólo ha habi­do una sen­ten­cia con­de­na­to­ria fir­me; en el caso de Kepa Urra, suce­di­do en 1992, en el que los tor­tu­ra­do­res vol­vie­ron a ser indul­ta­dos. El de Por­tu y Sara­so­la está pen­dien­te de lo que deci­da el Supre­mo, que ha anu­la­do no pocas con­de­nas por tor­tu­ras.

Esa casi ausen­cia de con­de­nas es debi­da a que los jue­ces espa­ño­les hacen recaer siem­pre la car­ga de la prue­ba en las víc­ti­mas del tor­men­to, aun sabien­do que la inco­mu­ni­ca­ción, al crear, como denun­cia Amnis­tía Inter­na­cio­nal, un agu­je­ro negro que se tra­ga todos los dere­chos del dete­ni­do, hace prác­ti­ca­men­te impo­si­ble que pue­dan apor­tar prue­ba algu­na de lo real­men­te suce­di­do.

El infor­me sobre las víc­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca no hace sino ahon­dar en esa tre­men­da injus­ti­cia al exi­gir, una vez más, prue­bas impo­si­bles a miles de víc­ti­mas de la tor­tu­ra. Por­que en lugar de jus­ti­cia, reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción, las víc­ti­mas reci­bi­rán una nue­va humi­lla­ción.

Anta­ño en Dere­cho se afir­ma­ba que la car­ga de la prue­ba recae siem­pre sobre quien afir­ma y no sobre quien nie­ga. Sin embar­go, hace ya tiem­po que que­dó cla­ro que, en cier­tos casos, la par­te que nie­ga tie­ne a su alcan­ce fácil prue­ba y la ocul­ta de mala fe, mien­tras que está lejos de las posi­bi­li­da­des de quien afir­ma el poder apor­tar ele­men­tos de con­vic­ción. Por eso, sur­gió una doc­tri­na amplia­men­te aco­gi­da hoy día en la juris­pru­den­cia, la de la dis­tri­bu­ción de las car­gas pro­ba­to­rias diná­mi­cas, que con­si­de­ra que, en esos casos, la car­ga de la prue­ba debe recaer en quien nie­ga.

Pues bien, en casi todos los casos de denun­cias de tor­tu­ras antes men­cio­na­dos se han cum­pli­do con cla­ri­dad las con­di­cio­nes reque­ri­das para apli­car esa doc­tri­na. Por un lado, el Esta­do, hacien­do caso omi­so a nume­ro­sos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, se ha nega­do a orde­nar gra­bar con unas míni­mas garan­tías los perio­dos de deten­ción, impi­dien­do así que se sepa lo real­men­te suce­di­do. Por otro, la posi­bi­li­dad de que los denun­cian­tes pudie­sen apor­tar prue­bas al res­pec­to ha sido en ver­dad nula.

¿Por qué se han empe­ña­do enton­ces los jue­ces en hacer recaer siem­pre toda la car­ga de la prue­ba sobre estos últi­mos?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *