La jerar­quía de las nor­mas – Anto­nio Alva­rez Solís

Uno de los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les para la rec­ta y sana orga­ni­za­ción polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­va de un esta­do con­sis­te en la obser­van­cia muy cui­da­do­sa de la jerar­quía de las leyes y nor­mas. El esque­ma jurí­di­co-admi­nis­tra­ti­vo ha de tener la mayor cla­ri­dad y orden en su pro­ce­so lógi­co. Esta afir­ma­ción tie­ne ya una lar­ga vali­dez doc­tri­nal, por lo que no mere­ce la pena insis­tir en ella. Pues bien, aho­ra hay que vol­ver sobre estas obvie­da­des para avi­sar a los ciu­da­da­nos acer­ca de la dis­pa­ra­ta­da refor­ma cons­ti­tu­cio­nal que se pre­pa­ra debi­da, entre otras moti­va­cio­nes, a la pre­sión de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y de poten­cias extran­je­ras. No sé aún en qué con­sis­ti­rá lite­ral­men­te la refor­ma, pero basar­la en decla­rar cons­ti­tu­cio­nal algo tan tran­seún­te como el techo del défi­cit del Esta­do equi­va­le a ele­var a la máxi­ma inmo­vi­li­dad, o sea la cons­ti­tu­cio­nal, un puro obje­ti­vo polí­ti­co-eco­nó­mi­co que se carac­te­ri­za por su vola­ti­li­dad y carác­ter de herra­mien­ta para redac­tar algo tan cir­cuns­tan­cial como son los pre­su­pues­tos, entre otras accio­nes de gobierno que per­te­ne­cen en gran par­te al día a día de la gober­na­ción públi­ca. Es como si la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal de faci­li­tar una vivien­da dig­na a los ciu­da­da­nos se com­ple­ta­ra, tam­bién cons­ti­tu­cio­nal­men­te, con la fija­ción de las ren­tas o nivel de las hipo­te­cas. Cier­to es que esta dis­pa­ra­ta­da modi­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal tra­ta de sua­vi­zar­se remi­tien­do a una pos­te­rior ley orgá­ni­ca ‑nivel nor­ma­ti­vo asi­mis­mo inade­cua­do para este asun­to- la fija­ción de las cifras del lími­te del défi­cit u obli­ga­cio­nes simi­la­res del Esta­do. Esta for­ma de sor­tear el embu­rrio doc­tri­nal no hace, por el con­tra­rio, más que espe­sar aún más el puré jurí­di­co que están ela­bo­ran­do entre el Sr. Zapa­te­ro y el Sr. Rajoy, cuya reu­nión incre­men­ta expo­nen­cial­men­te el peli­gro que tie­ne cada uno por sepa­ra­do. Es bueno recor­dar que ya pro­pi­ció el feno­me­nal y dra­má­ti­co des­ba­ra­jus­te eco­nó­mi­co en que vivi­mos con­ver­tir la hipo­te­ca, que es un dere­cho real ‑en don­de la cosa hipo­te­ca­da res­pon­de de sí misma‑, en una obli­ga­ción fun­da­men­tal­men­te per­so­nal aun­que mix­ti­fi­ca­da mer­ced a un enun­cia­do que la decla­ra com­pro­mi­so per­so­nal con garan­tía hipo­te­ca­ria. Échen­le guin­das al pavo.

La idea de fijar cons­ti­tu­cio­nal­men­te el défi­cit máxi­mo del Esta­do cons­ti­tu­ye ade­más una ter­mi­nan­te impo­si­ción ale­ma­na ‑bajo cuyas alas se acu­rru­ca Fran­cia- que a la vis­ta de que su eco­no­mía acu­sa grie­tas cre­cien­tes no quie­re hacer­se car­go de corre­gir con sus medios los deli­rios de muchos gobier­nos euro­peos. Supon­go que si la Unión Euro­pea fue­ra algo sóli­do habría otros cami­nos para evi­tar­le sus­tos a Ale­ma­nia, pero como la Unión es un remien­do en tela de saco, la can­ci­ller ale­ma­na ha deci­di­do inter­ve­nir la sobe­ra­nía espa­ño­la para que no jue­guen sus repre­sen­tan­tes con las cosas de comer. Ya iban por ahí los tiros cuan­do empe­zó a hablar­se de una cesión de sobe­ra­nía con el pro­yec­to de crear un super­mi­nis­te­rio de eco­no­mía y hacien­da en Bru­se­las, lo que deja­ría a los gobier­nos como el espa­ñol, el irlan­dés, el ita­liano, el por­tu­gués o el grie­go redu­ci­dos a una espe­cie de gobier­nos civi­les de super­pro­vin­cias diri­gi­das cen­tral­men­te por Bonn. Vere­mos como res­pon­den los patrio­tas espa­ño­les que tan­to albo­ro­tan cuan­do Eus­ka­di o Cata­lun­ya recla­man sim­ple­men­te trans­fe­ren­cias de fun­cio­nes sin mayor relie­ve de cara a sus ambi­cio­nes sobe­ra­nas. Es curio­so que esos espa­ño­les, que van del Impe­rio hacia Dios sin supe­rar la muga pire­nai­ca acep­ten man­sa­men­te, por lo gene­ral, estas inva­sio­nes que recuer­dan la de los cien mil hijos de San Luis, esta vez con­ver­ti­dos en lute­ra­nos.

Cuan­do se ha soli­ci­ta­do una y cien veces, y no por par­te cier­ta­men­te de los nacio­na­lis­tas domes­ti­ca­dos, la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal para que vas­cos y cata­la­nes pudie­ra expre­sar su libre opi­nión acer­ca del esta­tus nacio­nal que les corres­pon­de tan­to el Sr. Zapa­te­ro, o sea los socia­lis­tas, como el Sr. Rajoy, o sea los «nacio­na­les», han opues­to siem­pre a tal deseo la intan­gi­bi­li­dad de la Cons­ti­tu­ción que, al pare­cer, ha naci­do con voca­ción de eter­ni­dad. Aho­ra resul­ta que ante la inca­pa­ci­dad del Sis­te­ma para repa­rar la mor­tal vía de agua que pade­ce ‑que, repi­to de nue­vo, es cues­tión de Mode­lo social más que de cazar bui­tres con auxi­lio del Sepron- se renun­cia abrup­ta­men­te a la sacra­li­dad de la Car­ta Mag­na y se la con­vier­te en una nor­ma de segun­do orden para fre­nar el desen­freno en el gas­to públi­co, desen­freno que se podría con­tro­lar con dar otro per­fil a la ley anual del pre­su­pues­to o con redac­tar un decre­to-ley, dada su urgen­cia, que devol­vie­ra la tran­qui­li­dad a los espe­cu­la­do­res que nos sobre­vue­lan des­de las gran­des poten­cias.

El hecho es que la Sra. Mer­kel ha logra­do con una sola per­di­go­na­da herir mor­tal­men­te en el ala al can­di­da­to socia­lis­ta a pre­mier Sr. Rubal­ca­ba, al que dice ser y lla­mar­se jefe del Gobierno espa­ñol, Sr. Zapa­te­ro, y a ese caba­lle­ro blan­di­to y cucón que espe­ra que las uvas cai­gan por su madu­rez, Sr. Rajoy. Inclu­so ha logra­do que fal­sos nacio­na­lis­tas como el con­ver­gen­te Sr. Durán Farrell, que siem­pre ha temi­do que triun­fen los sobe­ra­nis­tas cata­la­nes y que es un cam­bo­niano de vía estre­cha, se adhie­ra al espí­ri­tu de la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal por si su apo­yo a Madrid, que es don­de él dis­fru­ta, le per­mi­te lle­var­le al Sr. Más el rega­lo, por ejem­plo, de la cesión de los sellos de correos con las barras y la figu­ra de Roger de Llu­ria.

Lo que des­de lue­go que­da paten­te es que, a par­tir de aho­ra, nin­gún gobierno espa­ñol podrá des­de hoy, y mien­tras Espa­ña siga ocu­pa­da por sus pro­pios gober­nan­tes, dis­po­ner del poder deci­si­vo de los pre­su­pues­tos públi­cos para cam­biar de polí­ti­ca de un modo fun­da­men­tal. Supon­go que como los gas­tos mili­ta­res son into­ca­bles en las gran­des cifras, el volu­men del fun­cio­na­ria­do segui­rá en su nivel por medio de los nom­bra­mien­tos polí­ti­cos y la aten­ción a los pode­res finan­cie­ro, reli­gio­so y sin­di­cal per­ma­ne­ce­rá vigen­te, el con­trol férreo del gas­to ‑que ya ha empe­za­do- recae­rá sobre los sala­rios, el empleo depau­pe­ra­do, la cul­tu­ra irri­so­ria, la aten­ción a las fami­lias y otros aspec­tos de la vida espa­ño­la, que hoy cons­ti­tu­ye una sufri­mien­to colec­ti­vo de un alcan­ce escan­da­lo­so. Es más, el dise­ño auto­nó­mi­co espa­ñol que­da­rá asi­mis­mo a mer­ced de la dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal que limi­te el défi­cit de los gobier­nos auto­nó­mi­cos median­te la limi­ta­ción de su capa­ci­dad de endeu­da­mien­to y de dis­po­si­ción de medios. La soña­da Espa­ña de las auto­no­mías, que lle­nó la boca abier­ta de los padres de la Cons­ti­tu­ción, se está yen­do a paseo día a día.

No me gus­ta­ría cerrar esta pági­na sin dar una pin­ce­la­da, aun­que bre­ve e irre­le­van­te, a cier­tos cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les que pre­ten­de­rán ele­var el relie­ve de esta clau­di­ca­ción de la sobe­ra­nía espa­ño­la. Supon­go que, aun­que no lo hayan soli­ci­ta­do ni el Ban­co Mun­dial ni la Sra. Mer­kel, se acor­da­ra una inno­va­ción de géne­ro en la suce­sión a la Coro­na. Esto segu­ro que pro­vo­ca­rá muchas más dis­cu­sio­nes en las calles de la monar­quía que la eli­mi­na­ción de los pin­ga­jos que que­dan del men­ti­do Esta­do del Bien­es­tar.

Y se aña­di­rán tres o cua­tro inno­va­cio­nes más para que Eus­ka­di y Cata­lun­ya regre­sen al redil patrio al ampa­ro de la ben­di­ción del car­de­nal Rou­co, la inten­si­fi­ca­ción del régi­men ban­ca­rio y bajo la pro­tec­ción más estric­ta de la Guar­dia Civil. No sé como teje­rán todos estos fle­cos, pero lo harán. Segu­ra­men­te espe­ra­rán a que el Sr. Rajoy tome pose­sión del poder, se aso­me al bal­cón del Ayun­ta­mien­to de Mós­to­les y cla­me que Madrid está en peli­gro y hay que acu­dir a sal­var­lo. Vere­mos a cuán­to sali­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *