Aho­ra los ni – nis callan ante el terror de la OTAN y Al Qeda en Libia, siguien­do el guión

Edi­to­ria­la

Los ele­men­tos fashion de la izquier­da occi­den­tal se han har­ta­do de lla­mar ase­sino a Gadaf­fi y a su régi­men. Es curio­so pero todo el mun­do cono­ce lo que está suce­dien­do aho­ra… las matan­zas de sol­da­dos y lea­les a Gadaf­fi y estos, los de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas se han reti­ra­do a sus pubs favo­ri­tos has­ta que el impe­ria­lis­mo mar­que el nue­vo obje­ti­vo.

En ese momen­to vol­ve­rán a la calle sin siquie­ra refle­xio­nar acer­ca de lo que ha suce­di­do en estos seis terri­bles meses para Libia, para su pue­blo hones­to y para el anti impe­ria­lis­mo.

Siem­pre siguen los pasos de la pren­sa impe­ria­lis­ta, se con­vier­ten en sus coros y cuan­do la tra­ge­dia se ha producido,apagados los focos de los media se reti­ran en silen­cio. Sobre el terreno comien­za la caza, hay que exter­mi­nar a quie­nes se opo­nen al capi­tal y se hace sin tes­ti­gos. Los media del impe­rio saben qué suce­de allí pero las ins­truc­cio­nes son cla­ras: nin­gún tes­ti­mo­nio, nin­gu­na ima­gen. Es tiem­po de caza y de muer­te.

Los impos­to­res deben una expli­ca­ción, si su cau­sa es la de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas y la de los dere­chos huma­nos, deben expli­car por­que aho­ra escon­den la cace­ria huma­na que desa­rro­llan los ase­si­nos de la OTAN, deben acla­rar si ellos mis­mos se sien­ten satis­fe­chos con esta vic­to­ria del impe­rio, en ese caso la pre­gun­ta pro­ce­den­te es ¿quien diri­ge real­men­te a estos gru­pos, quien ha infil­tra­do a sus direc­cio­nes y des­de, qué apa­ra­tos de inte­li­gen­cia del impe­rio?.

Tan­ta inca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca no se pue­de expli­car tan solo por la estu­pi­dez huma­na, detrás de los sesu­dos aná­li­sis que ensal­zan la inso­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas del impe­ria­lis­mo hay un exce­len­te tra­ba­jo de infil­tra­ción. En las sec­tas de ultra izquier­da, sus rocam­bo­les­cas con­clu­sio­nes sir­ven al fas­cis­mo. Qui pro­duit?, ¿a quien bene­fi­cia tan­ta estu­pi­dez, inso­li­da­ri­dad e inca­pa­ci­dad men­tal jun­ta?.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *