Con­tra­pun­to – Jesus Valen­cia

Decli­na el verano y, a una con él, esa lar­ga secuen­cia de fes­te­jos popu­la­res. Días de mesas lar­gas y noches cor­tas, de pro­gra­mas apre­ta­dos y salu­dos efu­si­vos, de niños con glo­bos y tiem­pos sin reloj, de txos­nas y ligo­teos. La calle (hablo de Eus­kal Herria) se reple­ta de rei­vin­di­ca­cio­nes aco­sa­das y ‑pese a todo- man­te­ni­das, de comi­das popu­la­res, de poli­cías pro­vo­can­tes…

Y es ahí, en esas mis­mas calles impreg­na­das de fies­ta, don­de tam­bién se sitúan ellos; omni­pre­sen­tes y, tan­tas veces, igno­ra­dos. Ellos y ellas, que en el tema que nos ocu­pa sí se ha con­se­gui­do una rigu­ro­sa igual­dad de géne­ro. Me refie­ro a todas las per­so­nas que mal­vi­ven de la fies­ta sin for­mar par­te de ella, que se sumer­gen en barahún­das aje­nas para ganar­se las habi­chue­las en lar­gas y peno­sas jor­na­das subla­bo­ra­les. Hablo de quie­nes ofre­cen espec­tácu­los calle­je­ros; algu­nos, con inge­nio y des­tre­za, con­ci­tan el inte­rés de los vian­dan­tes; otros ‑dejan­do al des­cu­bier­to sus esca­sos recur­sos artís­ti­cos- pasan des­aper­ci­bi­dos y, más que admi­ra­ción, ins­pi­ran pena. Abun­dan quie­nes se embu­ten en dis­fra­ces meta­li­za­dos, figu­ras está­ti­cas que sólo se acti­van cuan­do algu­na mano in- fan­til depo­si­ta una mone­da en sus escuá­li­dos pla­ti­llos peti­to­rios. Estra­fa­la­rias resul­tan cuan­do se exhi­ben reves­ti­das con sus atuen­dos de oro­pel, tris­tes y un tan­to ridí­cu­las cuan­do se des­po­jan de ellos para tomar un res­pi­ro. Es enton­ces cuan­do que­da al des­cu­bier­to la cru­da reali­dad de unas per­so­nas que se momi­fi­can duran­te horas para con­se­guir algún dine­ri­llo.

Otro de los con­tin­gen­tes que sue­len des­em­bar­car a una con las fies­tas es el de los ven­de­do­res ambu­lan­tes. Cater­va de gita­nas dicha­ra­che­ras que ofre­cen un cla­vel acom­pa­ña­do de la soco­rri­da bue­na­ven­tu­ra. Cla­nes andi­nos que se dispu­tan casi a cuchi­llo las ace­ras en las que exten­der sus ten­de­re­tes; pues­tos de ven­ta sus­cep­ti­bles de ser reple­ga­dos en un san­tia­mén ante la pre­vi­si­ble lle­ga­da de los agen­tes muni­ci­pa­les. Las y los ven­de­do­res afri­ca­nos con sus cuer­pos con­ver­ti­dos en esca­pa­ra­te de som­bre­ros fos­fo­res­cen­tes, o de figu­ri­llas, pul­se­ras y colla­res supues­ta­men­te ela­bo­ra­dos en sus leja­nos y exó­ti­cos paí­ses. Sus insis­ten­tes ofer­tas ‑aun­que acom­pa­ña­das de son­ri­sas de mar­fil- sue­len encon­trar aco­gi­das des­igua­les: la nega­ti­va ama­ble, la inco­mo­di­dad de quien no con­sien­te que una negra inte­rrum­pa el hilo de la con­ver­sa­ción ligo­te­ra o, peor aún, la bro­ma gro­tes­ca de quien toma a estas per­so­nas como entre­te­ni­mien­to de ferial.

Ya de madru­ga­da, replie­gan sus bara­ti­jas en bol­sas gran­des o en carro­ma­tos des­tar­ta­la­dos. Se reti­ran en gru­pos car­gan­do con difi­cul­tad sus emba­la­jes y can­san­cios. Se con­ce­den un esca­so res­pi­ro (maña­na ya ha comen­za­do) en las estre­che­ces de algu­na pen­sión bara­ta o de algún piso satu­ra­do. Ellas y ellos, con sus son­ri­sas for­za­das y sus mira­das tris­to­nas, se me anto­jan un con­tra­pun­to incó­mo­do (no el úni­co, ¿cómo olvi­dar a los pre­sos?) de nues­tras fies­tas esti­va­les. Sin pre­ten­der­lo, dejan cons­tan­cia de que nues­tros jol­go­rios se desa­rro­llan en una socie­dad capi­ta­lis­ta. Y que ésta, has­ta en sus expre­sio­nes más dis­ten­di­das y bullan- gue­ras, está atra­ve­sa­da por hirien­tes des­igual­da­des socia­les.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *