Las pri­sas para repar­tir­se el pas­tel libio – Txen­te Rekondo

Tras la lle­ga­da de los opo­si­to­res a Gada­fi a Trí­po­li muchos anti­ci­pa­ron el final del régi­men del coro­nel libio, sin embar­go de momen­to, la incer­ti­dum­bre del futu­ro inme­dia­to y las pri­sas de los “rebel­des” y sus alia­dos extran­je­ros son los ras­gos que carac­te­ri­zan la situa­ción en Libia.

Las movi­li­za­cio­nes con­tra el régi­men que nacie­ron al calor de las lla­ma­da “pri­ma­ve­ra ára­be” fue­ron rápi­da­men­te sus­ti­tui­das por un alza­mien­to arma­do con­tra el mis­mo (y una de sus víc­ti­mas más tem­pra­nas fue­ron las orga­ni­za­cio­nes que pre­ten­dían emu­lar las revuel­tas de Egip­to o Túnez). Al hilo de todo ello, algu­nas can­ci­lle­rías occi­den­ta­les, con el apo­yo de sus alia­dos en las dic­ta­du­ras monár­qui­cas del Gol­fo, pusie­ron en mar­cha su pro­pio guión, aba­la­do por Nacio­nes Uni­das bajo el hipó­cri­ta lema de la ayu­da huma­ni­ta­ria, y cuyo fin últi­mo era el cam­bio de régimen.

El tea­tro de ope­ra­cio­nes tie­ne toda­vía varios fren­tes abier­tos y muchas dudas en torno a la derro­ta defi­ni­ti­va de Gada­fi. No obs­tan­te, de momen­to, y si final­men­te aca­ba con­fir­mán­do­se la derro­ta, los gran­des ven­ce­do­res serán esa alian­za extran­je­ra y algu­nos de los “rebel­des” que se apo­yan en la mis­ma, pero difí­cil­men­te se pue­de pre­sen­tar ese des­en­la­ce como la gran vic­to­ria del pue­blo libio hacia la liber­tad y la demo­cra­cia, y sino, que se lo pre­gun­ten a los soma­líes o a los afga­nos que han vivi­do expe­rien­cias similares.

Los gobier­nos de Lon­dres, París y Washing­ton entre otros (repre­sen­tan­tes de las gran­des com­pa­ñías petro­lí­fe­ras) van a lograr hacer­se con el con­trol del gas y el petró­leo libios (impor­tan­tes por su can­ti­dad y sobre todo por su cali­dad), al tiem­po que logran ajus­tar vie­jas deu­das con el coro­nel Gada­fi. Por su par­te, Qatar, con su “espec­ta­cu­lar” apo­yo mili­tar tam­bién ha logra­do la ges­tión de toda esa rique­za libia (no olvi­de­mos que el apo­yo de ese país y de otras clep­to­cra­cias del Gol­fo ha sido cla­ve para “jus­ti­fi­car” la agre­sión extranjera).

Esos “ami­gos” del pue­blo libio han logra­do en estos meses, o van camino de hacer­lo, hacer­se con las rique­zas ener­gé­ti­cas del país, robar el dine­ro libio en todo el mun­do, pri­va­ti­zar las empre­sas nacio­na­les rela­cio­na­das con la indus­tria cita­da, per­mi­tir y uti­li­zar el auge de for­ma­cio­nes isla­mis­tas, como ya lo han hecho en el pasa­do en otros lugares.

Un ana­lis­ta seña­la­ba estos días que el guión de esa alian­za agre­so­ra per­si­gue lograr “una base de Afri­com en el Medi­te­rrá­neo, la implan­ta­ción de un libre mer­ca­do sal­va­je en Libia, un gobierno títe­re con una cla­se polí­ti­ca mani­pu­la­ble”, y todo ello en nom­bre de la liber­tad y la demo­cra­cia. Y sin embar­go, una mira­da deta­lla­da a todo ello nos mues­tra en el espe­jo la ima­gen viva de lo que acon­te­ce en Afganistán.

El lla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT) tie­ne temo­res fun­da­dos a que aca­ben repi­tién­do­se las situa­cio­nes de Iraq (des­man­te­lar el régi­men, pro­mo­ver ven­gan­zas, alen­tar divi­sio­nes…), sin embar­go el esce­na­rio más pró­xi­mo sería el de Soma­lia en 1991 o Afga­nis­tán en 1992, don­de las dife­ren­tes fac­cio­nes luchan sin tre­gua entre ellas (y tam­bién par­ti­ci­pan miem­bros del anti­guo régi­men), en una carre­ra sin cuar­tel para hacer­se con el mayor poder posi­ble antes de for­ma­li­zar un “gobierno de unidad”.

Pero el mayor reto que debe­rá afron­tar el CNT es sin duda algu­na el gra­do de repre­sen­ta­ti­vi­dad o legi­ti­mi­dad que tie­ne. A pesar del reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal, la reali­dad libia sugie­re otra foto­gra­fía. Las divi­sio­nes étni­cas, tri­ba­les y regio­na­les no tar­da­rán en apa­re­cer, sino lo han hecho ya, y las alian­zas que a día de hoy dicen man­te­ner algu­nos, pron­to mos­tra­rán todas sus carencias.

La tro­pa de opor­tu­nis­tas y deser­to­res del ulti­mo momen­to, las vie­jas ren­ci­llas, y sobre todo, el repar­to de la tar­ta libia pon­drán sobre la mesa situa­cio­nes muy com­pli­ca­das, lo que uni­do a las pos­tu­ras e influen­cias de ter­ce­ros acto­res, hará que la via­bi­li­dad del lla­ma­do CNT se pon­ga rápi­da­men­te en entredicho.

La bata­lla en torno a Trí­po­li refle­ja cla­ra­men­te esos sín­to­mas de debi­li­dad de los “rebel­des”. Mien­tras que los medios occi­den­ta­les cola­bo­ran con la difu­sión de noti­cias fal­sas y malin­ten­cio­na­das, o en otros casos se con­vier­ten en meros apén­di­ces pro­pa­gan­dís­ti­cos de la alian­za con­tra Gada­fi (hacien­do de la pro­fe­sión una reali­dad mili­ta­ri­za­da), algu­nos aspec­tos de lo que real­men­te acon­te­ce sobre el terreno comien­za a lle­gar­nos con cuen­ta­go­tas. Y en este apar­ta­do debe­ría­mos incluir la posi­ción de al Jazee­ra, que no olvi­de­mos su depen­den­cia qata­rí, y que ello con­di­cio­na sobre­ma­ne­ra su información.

Así, la supues­ta supe­rio­ri­dad de los rebel­des no sería tal sin la fuer­za aérea de la OTAN y sobre todo con la par­ti­ci­pa­ción en tie­rra de uni­da­des espe­cia­les de algu­nos gobier­nos occi­den­ta­les y de Qatar, pre­sen­ta­das iró­ni­ca­men­te como ase­so­res. O la pues­ta en mar­cha del “alza­mien­to” coor­di­na­do en la capi­tal a tra­vés de la red de mez­qui­tas y apro­ve­chan­do el Rama­dán, con­fi­rien­do a demás un cla­ro carác­ter isla­mis­ta a la revuel­ta. Ade­más, según algu­nas fuen­tes las cele­bra­cio­nes de “triun­fo” han sido pro­ta­go­ni­za­das por per­so­nas arma­das, des­ta­can­do la ausen­cia de la pobla­ción civil (que per­ma­ne­ce en sus casas o ha aban­do­na­do la ciu­dad) y sobre todo la de las muje­res, ausen­tes en esas manifestaciones

Esa incer­ti­dum­bre pla­nea­rá sobre Libia en los pró­xi­mos días, y tal vez sema­nas. Las divi­sio­nes, per­so­na­lis­mos y pro­yec­tos ideo­ló­gi­cos diver­sos cho­ca­ran entre ellos. El pro­yec­to diri­gi­do des­de Occi­den­te de una supues­ta tran­si­ción pac­ta­da y ges­tio­na­da por tec­nó­cra­tas loca­les (anti­guos exi­lia­dos o deser­to­res de últi­ma hora) pue­de hacer aguas en cual­quier momento.

El pul­so man­te­ni­do por Occi­den­te y sus alia­dos loca­les con­tra las nue­vas poten­cias emer­gen­tes (Rusia, Chi­na e India sobre todo) ten­drá sus con­se­cuen­cias en el table­ro inter­na­cio­nal. No es casua­li­dad que la agre­sión a Libia se pro­duz­ca en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca de la que peor para­dos esta­ban salien­do esos esta­dos occi­den­ta­les, y que apro­ve­chen la rique­za de Libia para dar la vuel­ta a la situación.

Asis­ti­re­mos a una resis­ten­cia de los lea­les a Gada­fi en torno a la capi­tal, o ciu­da­des como Sir­te, Zli­tan o Sabha, mien­tras que los “rebel­des”, con el apo­yo occi­den­tal con­ti­nua­rán con su cam­pa­ña “huma­ni­ta­ria” que trae con­si­go la pér­di­da de miles de civi­les y la des­truc­ción del país (y tam­bién una recons­truc­ción de la que pien­san apro­ve­char­se los que han cau­sa­do los des­tro­zos, cruel paradoja).

Algu­nos apun­tan al efec­to domi­nó, dan­do por fini­qui­ta­do pre­ma­tu­ra­men­te el régi­men de Gada­fi, y anti­ci­pan­do las con­se­cuen­cias para otros paí­ses como Siria o Irán. En el caso sirio, es difí­cil de repe­tir el mis­mo esce­na­rio que en Libia por dife­ren­tes moti­vos. Los mili­ta­res sirios son más pode­ro­sos que lo libios; el cos­te de la gue­rra fre­na nue­vas aven­tu­ras béli­cas en Occi­den­te; el com­ple­jo entorno sirio, con fron­te­ras con Líbano, Tur­quía, Iraq, Jor­da­nia, Israel; el apo­yo de acto­res como Irán, Hez­bo­llah, Hamas; y sobre todo la divi­sión y debi­li­dad de la opo­si­ción inter­na; son algu­nos de los fac­to­res que pue­den fre­nar de momen­to cual­quier inten­to de cam­bio de régi­men vio­len­to en Siria.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.