San Inazio, sin­ver­güen­zas y otras fes­ti­vi­da­des – Iña­ki Uriarte

El pasa­do 27 de julio por la tar­de, en la Dipu­tación Foral de Biz­kaia se cele­bró anti­ci­pa­da­men­te ‑a esta extir­pe de polí­ti­cos no se les pue­de inte­rrum­pir ni un fin de sema­na para nada de su «mere­ci­do» y pro­lon­ga­do des­can­so- un habi­tual fes­te­jo polí­ti­co-popu­lis­ta: San Inazio. El dipu­tado Gene­ral y su séqui­to de dipu­tados tie­nen a bien con­me­mo­rar el copa­trón de Biz­kaia y Gipuz­koa, fes­ti­vi­dad de ini­cial­men­te inten­cio­na­li­dad reli­gio­sa trans­for­ma­da en un fes­tín gas­tro­nó­mi­co. Para dar­se un baño de masas invi­tan al acos­tum­bra­do reper­to­rio de sumi­sos súb­di­tos: ciclis­tas de Eus­kal­tel, algún fut­bo­lis­ta, hos­te­le­ros, que es su entorno habi­tual y don­de invier­ten gran par­te de los recur­sos públi­cos para gozos per­so­na­les, ten­de­ros lea­les, los habi­tua­les bufo­nes de la villa y algu­nas bal­du­re­tas de relleno. Esta masa huma­na de unas 500 uni­da­des, que sólo se repre­sen­ta a sí mis­ma, no como dema­gó­gi­ca­men­te dicen a la socie­dad viz­cai­na, aguar­dan impa­cien­tes el final de la con­ven­cio­nal aren­ga para empe­zar lo con­cre­to: el festejo.

Como eran tan­tos y hacía calor, salie­ron con sus vian­das y bebien­das al bal­cón de la Dipu­tación don­de toda­vía per­ma­ne­ce una ridí­cu­la y des­fa­sa­da pan­car­ta alu­si­va a ETA. El nume­ro­so públi­co que cir­cu­la­ba por la Gran Vía con­tem­pla­ba ató­ni­to la esce­na: unos seño­res y seño­ras tra­jea­dos que tra­ga­ban sin pau­sa y sin pudor en una deplo­ra­ble osten­ta­ción públi­ca de poder y supues­ta supe­rio­ri­dad: el pue­blo llano por la calle y ellos gozan­do en las altu­ras. Estu­ve unos minu­tos espe­ran­do, a la vez que miran­do, a que pasa­se alguien cono­ci­do que con su telé­fono móvil, yo no ten­go, pudie­ra reco­ger la entra­ña­ble esce­na. Y así fue. Mien­tras, obser­va­ba aten­ta­men­te la reac­ción de los tran­seún­tes ante tan insó­li­ta pre­sen­cia en dicho bal­cón, y oí de todo: sin­ver­güen­zas, cara­du­ras, corrup­tos, vivi­do­res, todo el día tra­gan­do y cosas más fuer­tes como cabro­nes, hijos de… A su vez, por los alre­de­do­res, dece­nas de escol­tas y otros pará­si­tos al ser­vi­cio par­ti­cu­lar de medio­cres polí­ti­cos que se revis­ten de auto­su­fi­cien­cia al tener unos sier­vos y coche a su ple­na disposición.

Como me pare­cía una incon­gruen­cia la inad­mi­si­ble exhi­bi­ción de sober­bia y bana­li­dad, miré al día siguien­te qué refle­jo tenía en los medios loca­les. Su afi­ni­dad al poder, sub­ven­cio­nes, exclu­si­vas etc. se limi­ta­ron a la cró­ni­ca social y resal­ta­ban algu­nas par­tes del dis­cur­so ofi­cial. Así, el dipu­tado foral de Pre­si­den­cia, Juan María Abur­to (PNV) tuvo el cinis­mo y algo más de decir: «Es una bar­ba­ri­dad que haya polí­ti­cos que se bajen el suel­do», y el dipu­tado Gene­ral, Jose Luis Bil­bao, en una magis­tral lec­tu­ra del momen­to pre­sen­te y del acto en con­cre­to, ase­gu­ró que corren tiem­pos de aus­te­ri­dad… que son momen­tos duros, pero que está con­ven­ci­do de que pron­to se supe­ra­rán. Qui­zá por ello aque­lla osten­to­sa cele­bra­ción, un brin­dis selec­ti­vo al futu­ro, que ha cos­ta­do cer­ca de 20.000 euros.

Pocos días des­pués, el 31 de julio, se con­me­mo­ró en la Basí­li­ca de Loio­la, en Azpei­tia, la tra­di­cio­nal fes­ti­vi­dad a la que asis­tie­ron el alcal­de de la villa, Eneko Etxe­be­rria, el dipu­tado Gene­ral, Mar­tin Gari­tano, y la pre­si­den­ta de Jun­tas Gene­ra­les, Lohitzu­ne Txa­ro­la. Como cada año, los fami­lia­res de los pri­sio­ne­ro polí­ti­cos vas­cos acu­die­ron a rei­vin­di­car con sere­ni­dad sus jus­tos dere­chos, y reci­bie­ron, en con­tra de la indi­fe­ren­cia de oca­sio­nes ante­rio­res, el afec­to de estos diri­gen­tes de Bil­du, que en una acti­tud de sin­ce­ri­dad ideo­ló­gi­ca se abs­tu­vie­ron de entrar en el bellí­si­mo tem­plo que podrán con­tem­plar en oca­sio­nes lúdi­cas, como en los mag­ní­fi­cos con­cier­tos de órgano. A su vez se libra­ron de sopor­tar la dema­gó­gi­ca diser­ta­ción del obis­po dele­ga­do cas­tren­se Munilla.

El ciclo de la hipo­cre­sía se cie­rra de nue­vo en Bil­bo, don­de el 15 de agos­to, Asun­ción de la Vir­gen María en el calen­da­rio cris­tiano que rige, con la rome­ría de Bego­ña en una con­ver­ti­da jor­na­da de fol­klo­ris­mo reli­gio­so. El alcal­de Azku­na tuvo la habi­tual arro­gan­cia, atre­vi­mien­to y des­fa­cha­tez de subir al altar para bus­car el faci­lón aplau­so parro­quiano y el con­sen­ti­mien­to del otro obis­po com­pa­dre, Ice­ta. Pidió a la cita­da vir­gen, amatxu en tér­mi­nos popu­lis­tas, su cola­bo­ra­ción para salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca fru­to del «incre­men­to de la ambi­ción y la ava­ri­cia que nos ha arrui­na­do moral­men­te», en una evi­den­te crí­ti­ca a los escán­da­los de corrup­ción de su pro­pio par­ti­do, el PNV.

Como el audi­to­rio esta­ba ya pre­via­men­te entre­ga­do, si no fana­ti­za­do, ade­más de can­sa­do por la pere­gri­na­ción pre­via, y abu­rri­do, acu­dió a la ruti­na­ria, reite­ra­da y ren­ta­ble refe­ren­cia crí­ti­ca a ETA, actual­men­te de moda y de apre­cia­ble arrai­go en las masas popu­la­res. Jamás como alcal­de ha teni­do la más ele­men­tal, decen­te e inclu­so cris­tia­na con­si­de­ra­ción hacia los ciu­da­da­nos de la villa dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos por razo­nes polí­ti­cas, socia­les y cul­tu­ra­les, casos Udal­bil­tza 1898, Egun­ka­ria, por las fuer­zas de ocu­pa­ción y las loca­les, ni siquie­ra hacia quie­nes han sido con­ce­ja­les en sus legis­la­tu­ras. Mise­ra­ble acti­tud al ser­vi­cio de la impu­ni­dad y el españolismo.

Para recon­ci­liar su espí­ri­tu tie­ne una inme­dia­ta repa­ra­do­ra nove­na: asis­tir rodea­do de su séqui­to de sádi­cos san­gui­na­rios al rue­do de la muer­te de Vis­ta Ale­gre para rego­ci­jar­se con la tor­tu­ra, muer­te y des­cuar­ti­za­mien­to públi­co de 54 toros. La vio­len­cia como espec­tácu­lo ofi­cial de la villa ofre­ci­do por el par­ti­do de las con­sa­bi­das con­de­nas. Un encie­rro volun­ta­rio de hipó­cri­tas. El alcal­de Azku­na podría tam­bién bajar al rue­do y exi­gir públi­ca­men­te a los mata­ri­fes de la ban­da ase­si­na dis­fra­za­dos de colo­res su diso­lu­ción defi­ni­ti­va y la entre­ga de las espa­das: el Tauroefecto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.