San Inazio, sin­ver­güen­zas y otras fes­ti­vi­da­des – Iña­ki Uriar­te

El pasa­do 27 de julio por la tar­de, en la Dipu­tación Foral de Biz­kaia se cele­bró anti­ci­pa­da­men­te ‑a esta extir­pe de polí­ti­cos no se les pue­de inte­rrum­pir ni un fin de sema­na para nada de su «mere­ci­do» y pro­lon­ga­do des­can­so- un habi­tual fes­te­jo polí­ti­co-popu­lis­ta: San Inazio. El dipu­tado Gene­ral y su séqui­to de dipu­tados tie­nen a bien con­me­mo­rar el copa­trón de Biz­kaia y Gipuz­koa, fes­ti­vi­dad de ini­cial­men­te inten­cio­na­li­dad reli­gio­sa trans­for­ma­da en un fes­tín gas­tro­nó­mi­co. Para dar­se un baño de masas invi­tan al acos­tum­bra­do reper­to­rio de sumi­sos súb­di­tos: ciclis­tas de Eus­kal­tel, algún fut­bo­lis­ta, hos­te­le­ros, que es su entorno habi­tual y don­de invier­ten gran par­te de los recur­sos públi­cos para gozos per­so­na­les, ten­de­ros lea­les, los habi­tua­les bufo­nes de la villa y algu­nas bal­du­re­tas de relleno. Esta masa huma­na de unas 500 uni­da­des, que sólo se repre­sen­ta a sí mis­ma, no como dema­gó­gi­ca­men­te dicen a la socie­dad viz­cai­na, aguar­dan impa­cien­tes el final de la con­ven­cio­nal aren­ga para empe­zar lo con­cre­to: el fes­te­jo.

Como eran tan­tos y hacía calor, salie­ron con sus vian­das y bebien­das al bal­cón de la Dipu­tación don­de toda­vía per­ma­ne­ce una ridí­cu­la y des­fa­sa­da pan­car­ta alu­si­va a ETA. El nume­ro­so públi­co que cir­cu­la­ba por la Gran Vía con­tem­pla­ba ató­ni­to la esce­na: unos seño­res y seño­ras tra­jea­dos que tra­ga­ban sin pau­sa y sin pudor en una deplo­ra­ble osten­ta­ción públi­ca de poder y supues­ta supe­rio­ri­dad: el pue­blo llano por la calle y ellos gozan­do en las altu­ras. Estu­ve unos minu­tos espe­ran­do, a la vez que miran­do, a que pasa­se alguien cono­ci­do que con su telé­fono móvil, yo no ten­go, pudie­ra reco­ger la entra­ña­ble esce­na. Y así fue. Mien­tras, obser­va­ba aten­ta­men­te la reac­ción de los tran­seún­tes ante tan insó­li­ta pre­sen­cia en dicho bal­cón, y oí de todo: sin­ver­güen­zas, cara­du­ras, corrup­tos, vivi­do­res, todo el día tra­gan­do y cosas más fuer­tes como cabro­nes, hijos de… A su vez, por los alre­de­do­res, dece­nas de escol­tas y otros pará­si­tos al ser­vi­cio par­ti­cu­lar de medio­cres polí­ti­cos que se revis­ten de auto­su­fi­cien­cia al tener unos sier­vos y coche a su ple­na dis­po­si­ción.

Como me pare­cía una incon­gruen­cia la inad­mi­si­ble exhi­bi­ción de sober­bia y bana­li­dad, miré al día siguien­te qué refle­jo tenía en los medios loca­les. Su afi­ni­dad al poder, sub­ven­cio­nes, exclu­si­vas etc. se limi­ta­ron a la cró­ni­ca social y resal­ta­ban algu­nas par­tes del dis­cur­so ofi­cial. Así, el dipu­tado foral de Pre­si­den­cia, Juan María Abur­to (PNV) tuvo el cinis­mo y algo más de decir: «Es una bar­ba­ri­dad que haya polí­ti­cos que se bajen el suel­do», y el dipu­tado Gene­ral, Jose Luis Bil­bao, en una magis­tral lec­tu­ra del momen­to pre­sen­te y del acto en con­cre­to, ase­gu­ró que corren tiem­pos de aus­te­ri­dad… que son momen­tos duros, pero que está con­ven­ci­do de que pron­to se supe­ra­rán. Qui­zá por ello aque­lla osten­to­sa cele­bra­ción, un brin­dis selec­ti­vo al futu­ro, que ha cos­ta­do cer­ca de 20.000 euros.

Pocos días des­pués, el 31 de julio, se con­me­mo­ró en la Basí­li­ca de Loio­la, en Azpei­tia, la tra­di­cio­nal fes­ti­vi­dad a la que asis­tie­ron el alcal­de de la villa, Eneko Etxe­be­rria, el dipu­tado Gene­ral, Mar­tin Gari­tano, y la pre­si­den­ta de Jun­tas Gene­ra­les, Lohitzu­ne Txa­ro­la. Como cada año, los fami­lia­res de los pri­sio­ne­ro polí­ti­cos vas­cos acu­die­ron a rei­vin­di­car con sere­ni­dad sus jus­tos dere­chos, y reci­bie­ron, en con­tra de la indi­fe­ren­cia de oca­sio­nes ante­rio­res, el afec­to de estos diri­gen­tes de Bil­du, que en una acti­tud de sin­ce­ri­dad ideo­ló­gi­ca se abs­tu­vie­ron de entrar en el bellí­si­mo tem­plo que podrán con­tem­plar en oca­sio­nes lúdi­cas, como en los mag­ní­fi­cos con­cier­tos de órgano. A su vez se libra­ron de sopor­tar la dema­gó­gi­ca diser­ta­ción del obis­po dele­ga­do cas­tren­se Muni­lla.

El ciclo de la hipo­cre­sía se cie­rra de nue­vo en Bil­bo, don­de el 15 de agos­to, Asun­ción de la Vir­gen María en el calen­da­rio cris­tiano que rige, con la rome­ría de Bego­ña en una con­ver­ti­da jor­na­da de fol­klo­ris­mo reli­gio­so. El alcal­de Azku­na tuvo la habi­tual arro­gan­cia, atre­vi­mien­to y des­fa­cha­tez de subir al altar para bus­car el faci­lón aplau­so parro­quiano y el con­sen­ti­mien­to del otro obis­po com­pa­dre, Ice­ta. Pidió a la cita­da vir­gen, amatxu en tér­mi­nos popu­lis­tas, su cola­bo­ra­ción para salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca fru­to del «incre­men­to de la ambi­ción y la ava­ri­cia que nos ha arrui­na­do moral­men­te», en una evi­den­te crí­ti­ca a los escán­da­los de corrup­ción de su pro­pio par­ti­do, el PNV.

Como el audi­to­rio esta­ba ya pre­via­men­te entre­ga­do, si no fana­ti­za­do, ade­más de can­sa­do por la pere­gri­na­ción pre­via, y abu­rri­do, acu­dió a la ruti­na­ria, reite­ra­da y ren­ta­ble refe­ren­cia crí­ti­ca a ETA, actual­men­te de moda y de apre­cia­ble arrai­go en las masas popu­la­res. Jamás como alcal­de ha teni­do la más ele­men­tal, decen­te e inclu­so cris­tia­na con­si­de­ra­ción hacia los ciu­da­da­nos de la villa dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos por razo­nes polí­ti­cas, socia­les y cul­tu­ra­les, casos Udal­bil­tza 1898, Egun­ka­ria, por las fuer­zas de ocu­pa­ción y las loca­les, ni siquie­ra hacia quie­nes han sido con­ce­ja­les en sus legis­la­tu­ras. Mise­ra­ble acti­tud al ser­vi­cio de la impu­ni­dad y el espa­ño­lis­mo.

Para recon­ci­liar su espí­ri­tu tie­ne una inme­dia­ta repa­ra­do­ra nove­na: asis­tir rodea­do de su séqui­to de sádi­cos san­gui­na­rios al rue­do de la muer­te de Vis­ta Ale­gre para rego­ci­jar­se con la tor­tu­ra, muer­te y des­cuar­ti­za­mien­to públi­co de 54 toros. La vio­len­cia como espec­tácu­lo ofi­cial de la villa ofre­ci­do por el par­ti­do de las con­sa­bi­das con­de­nas. Un encie­rro volun­ta­rio de hipó­cri­tas. El alcal­de Azku­na podría tam­bién bajar al rue­do y exi­gir públi­ca­men­te a los mata­ri­fes de la ban­da ase­si­na dis­fra­za­dos de colo­res su diso­lu­ción defi­ni­ti­va y la entre­ga de las espa­das: el Tau­roe­fec­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *