Fue­ra las tro­pas espa­ño­las, la OTAN y sus mer­ce­na­rios de Libia – Red Roja

En estos días, las poten­cias euro­peas de la OTAN y los EE UU decla­ran la pro­xi­mi­dad de su vic­to­ria, tras des­truir Libia pro­vo­can­do una masa­cre cuya mag­ni­tud sólo el tiem­po des­ve­la­rá. Des­de Red Roja, que­re­mos denun­ciar cómo de nue­vo la tec­no­lo­gía de la muer­te se pre­ci­pi­ta con­tra un país rico en petró­leo, a fin de saciar la opu­len­cia de las mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor. Que­re­mos denun­ciar cómo, una vez más, la san­gre de un pue­blo se vier­te a cam­bio del pre­cia­do combustible.

Todo comen­zó hace seis meses, con un gol­pe de Esta­do por par­te de los lla­ma­dos “rebel­des libios”, que ins­tau­ra­ron un “gobierno pro­vi­sio­nal” diri­gi­do por Mus­ta­fá Abud Jalil, minis­tro de Jus­ti­cia de Gada­fi has­ta el 21 de febre­ro, actual pre­si­den­te del “Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción” y acu­sa­do por Amnis­tía Inter­na­cio­nal de espan­to­sas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos. El otro gran “hom­bre fuer­te” de estos “rebel­des” es el gene­ral Abdul Faah Yunis, ex minis­tro del Inte­rior de Gada­fi, que pre­via­men­te había sido jefe de la poli­cía política.

Otros des­ta­ca­dos inte­gran­tes de los supues­tos “rebel­des” eran los cla­nes del Este, la cas­ta domi­nan­te duran­te el régi­men títe­re-colo­nial del rey Idriss, cuya ban­de­ra adop­ta­ron ofi­cial­men­te los rebel­des des­de el pri­mer día, jun­to a otras ban­de­ras como la fran­ce­sa y la esta­dou­ni­den­se. Dicha zona Este del país apor­ta­ba tam­bién a los “rebel­des” nume­ro­sos miem­bros de Al Qae­da (recor­de­mos que esa zona es pro­por­cio­nal­men­te el mayor expor­ta­dor de “com­ba­tien­tes – már­ti­res” a Iraq en todo el mun­do), a los cua­les Gada­fi había repri­mi­do en 2006 con el apo­yo de occi­den­te, con oca­sión de la revuel­ta isla­mis­ta de Bengazhi.

Con estos datos enci­ma de la mesa, ya en febre­ro resul­ta­ba un dis­pa­ra­te apo­yar a estos supues­tos “rebel­des” (o, peor aún, con­si­de­rar­los los pro­ta­go­nis­tas de algu­na idí­li­ca “revo­lu­ción popu­lar”). Los miem­bros de Red Roja lo adver­ti­mos des­de el prin­ci­pio. Sin embar­go, si alguien lo hace a día de hoy (des­pués de que estos “rebel­des” pidie­ran la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta de la OTAN por todos los cana­les dis­po­ni­bles, la obtu­vie­ran y –final­men­te- se bene­fi­cia­ran de ella, cola­bo­ran­do codo con codo con el impe­ria­lis­mo) no esta­mos ya ante un dis­pa­ra­te, sino sen­ci­lla­men­te ante la con­fir­ma­ción de una peli­gro­sa caren­cia de hones­ti­dad y auto­crí­ti­ca de una peque­ña pero rui­do­sa frac­ción de la izquierda.

Más allá del opor­tu­nis­mo mediá­ti­co, las radi­ca­les dife­ren­cias con res­pec­to a las movi­li­za­cio­nes demo­crá­ti­cas acae­ci­das en paí­ses como Túnez y Egip­to son escan­da­lo­sa­men­te obvias. En estos últi­mos paí­ses, la revuel­ta estu­vo lide­ra­da por fuer­tes sin­di­ca­tos exis­ten­tes en ellos. Y en estos paí­ses, ade­más, vimos a pue­blos des­ar­ma­dos enfren­tán­do­se a sus tira­nos, mien­tras que en Libia se están enfren­tan­do dos sec­to­res arma­dos de la oli­gar­quía y del pro­pio Esta­do (inclu­yen­do, como diji­mos, a dos ex ‑minis­tros de Gada­fi). Uno de dichos sec­to­res, como hemos vis­to, hace el papel de cola­bo­ra­cio­nis­ta, al estar apo­ya­do por el impe­ria­lis­mo fran­cés, esta­dou­ni­den­se e inter­na­cio­nal, en su bús­que­da de petró­leo. No en vano, la pri­me­ra medi­da de los “rebel­des” fue la crea­ción del Ban­co Cen­tral de Bengha­zi y, para­le­la­men­te, el impe­ria­lis­mo con­ge­ló las cuen­tas ban­ca­rias que poseía en el exte­rior el Esta­do libio, a fin de hun­dir al gobierno, cuen­tas que aho­ra aca­ban de ser gene­ro­sa­men­te entre­ga­das a los “rebel­des”.

Al igual que en Yugos­la­via (des­en­te­rran­do cemen­te­rios para simu­lar “fosas comu­nes” a ojos de la BBC), al igual que en Irak (con las “armas de des­truc­ción masi­va”) y al igual que en Afga­nis­tán (con la supues­ta “pre­sen­cia de Ben Laden”), tam­bién esta inva­sión impe­ria­lis­ta ha inten­ta­do camu­flar­se como “ayu­da huma­ni­ta­ria” o inclu­so como “apo­yo a una rebe­lión popu­lar”. Pero cabe pre­gun­tar­se des­de cuán­do la OTAN se dedi­ca a apo­yar las rebe­lio­nes popu­la­res (o des­de cuán­do el impe­ria­lis­mo arma, apo­ya y defien­de al anti­im­pe­ria­lis­mo). A día de hoy, toda­vía no exis­te nin­gu­na ima­gen de aque­lla supues­ta rebe­lión “popu­lar”, ni prue­ba algu­na de los pre­sun­tos “bom­bar­deos de Gada­fi con­tra pobla­ción civil”, ya que en ambos casos se tra­ta­ba de pura pro­pa­gan­da de gue­rra, a la cual sólo la más bur­da igno­ran­cia del con­tex­to polí­ti­co podía dar cré­di­to. La exci­ta­da ima­gi­na­ción de algu­nos lle­gó al extre­mo de inven­tar­se la exis­ten­cia “con­se­jos obre­ros” rebel­des, lo cual no sola­men­te es fal­so, sino absur­do des­de un pun­to de vis­to sociológico.

No obs­tan­te, el impe­ria­lis­mo no encon­tró mejor mane­ra de defen­der la vida de los ciu­da­da­nos libios que median­te 25.000 ope­ra­cio­nes de bom­bar­deo aéreo, des­de mar­zo has­ta hoy mis­mo, des­tro­zan­do el país de toda Áfri­ca con mayor espe­ran­za de vida (más de 74 años) y el úni­co en el con­ti­nen­te que con­ta­ba con sani­dad y edu­ca­ción gra­tui­tas. Todo ello con un catas­tró­fi­co cos­te humano aún impo­si­ble de calcular.

Los bom­bar­deos han abier­to el camino a los mer­ce­na­rios, pero el hecho de que el pue­blo libio haya resis­ti­do duran­te seis meses deja en evi­den­cia que los lla­ma­dos “rebel­des” sin la OTAN no exis­ten. Como la “con­tra” nica­ra­güen­se, a la que Reagan y los medios lla­ma­ban “lucha­do­res por la liber­tad”, o como los mer­ce­na­rios de Bahía de Cochinos.

Por si fue­ra poco, mien­tras con­clu­ye su “tra­ba­ji­to” en Libia, el impe­ria­lis­mo ame­na­za ya a Siria, país que jun­to a Irán y la par­te sur de Líbano (con­tro­la­da por Hez­bo­lá) cons­ti­tu­yen los reduc­tos de resis­ten­cia fren­te al impe­ria­lis­mo en una región pla­ga­da de regí­me­nes títe­re. Los pla­nes inter­na­cio­na­les de des­es­ta­bi­li­za­ción inclu­yen la finan­cia­ción a mer­ce­na­rios terro­ris­tas sirios, a fin de poten­ciar un con­flic­to des­de el exte­rior, jus­ti­fi­can­do una nue­va inva­sión exterminadora.

No hay que olvi­dar que la eco­no­mía impe­ria­lis­ta sufre una depen­den­cia estruc­tu­ral de la indus­tria mili­tar (cada uno de los miles y miles de Tomahawks arro­ja­dos en Libia cues­ta más de dos millo­nes de dóla­res, que han sido paga­dos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra), y esto sin con­tar los intere­ses de las empre­sas petro­le­ras y las cons­truc­to­ras que entra­rán aho­ra en una Libia aso­la­da por el terro­ris­mo impe­ria­lis­ta de la OTAN (el mayor mere­ce­dor del cali­fi­ca­ti­vo “terro­ris­ta”). Tam­po­co hay que olvi­dar la sumi­sa impli­ca­ción del Esta­do espa­ñol en la actual gue­rra de Libia y en todas las aven­tu­ras béli­cas de los últi­mos años (anti­gua Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Iraq duran­te algu­nos años, Líbano y Hai­tí entre otras), así como la apro­ba­ción, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, de un dis­pa­ra­ta­do pre­su­pues­to mili­tar por par­te del gobierno de Zapa­te­ro (17 mil millo­nes de euros para 2011).

Des­de Red Roja, al igual que en oca­sión de las inva­sio­nes con­tra Afga­nis­tán e Irak, pro­mo­ve­re­mos y nos suma­re­mos a todas las movi­li­za­cio­nes en con­tra de esta inter­ven­ción impe­ria­lis­ta. Por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y su dere­cho a resol­ver sus pro­pios pro­ble­mas sin inje­ren­cias exter­nas, ya sea direc­ta o camu­fla­da median­te gusa­nos y mercenarios.

¡Fue­ra las tro­pas espa­ño­las, la OTAN y sus mer­ce­na­rios de Libia!

¡Fue­ra todas las tro­pas de Afga­nis­tán, Irak, Líbano, Pales­ti­na y res­to de pue­blos ocupados!

¡Por la legí­ti­ma resis­ten­cia de los pue­blos con­tra el inva­sor imperialista!

http://​www​.redro​ja​.net/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.