Fue­ra las tro­pas espa­ño­las, la OTAN y sus mer­ce­na­rios de Libia – Red Roja

En estos días, las poten­cias euro­peas de la OTAN y los EE UU decla­ran la pro­xi­mi­dad de su vic­to­ria, tras des­truir Libia pro­vo­can­do una masa­cre cuya mag­ni­tud sólo el tiem­po des­ve­la­rá. Des­de Red Roja, que­re­mos denun­ciar cómo de nue­vo la tec­no­lo­gía de la muer­te se pre­ci­pi­ta con­tra un país rico en petró­leo, a fin de saciar la opu­len­cia de las mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor. Que­re­mos denun­ciar cómo, una vez más, la san­gre de un pue­blo se vier­te a cam­bio del pre­cia­do com­bus­ti­ble.

Todo comen­zó hace seis meses, con un gol­pe de Esta­do por par­te de los lla­ma­dos “rebel­des libios”, que ins­tau­ra­ron un “gobierno pro­vi­sio­nal” diri­gi­do por Mus­ta­fá Abud Jalil, minis­tro de Jus­ti­cia de Gada­fi has­ta el 21 de febre­ro, actual pre­si­den­te del “Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción” y acu­sa­do por Amnis­tía Inter­na­cio­nal de espan­to­sas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos. El otro gran “hom­bre fuer­te” de estos “rebel­des” es el gene­ral Abdul Faah Yunis, ex minis­tro del Inte­rior de Gada­fi, que pre­via­men­te había sido jefe de la poli­cía polí­ti­ca.

Otros des­ta­ca­dos inte­gran­tes de los supues­tos “rebel­des” eran los cla­nes del Este, la cas­ta domi­nan­te duran­te el régi­men títe­re-colo­nial del rey Idriss, cuya ban­de­ra adop­ta­ron ofi­cial­men­te los rebel­des des­de el pri­mer día, jun­to a otras ban­de­ras como la fran­ce­sa y la esta­dou­ni­den­se. Dicha zona Este del país apor­ta­ba tam­bién a los “rebel­des” nume­ro­sos miem­bros de Al Qae­da (recor­de­mos que esa zona es pro­por­cio­nal­men­te el mayor expor­ta­dor de “com­ba­tien­tes – már­ti­res” a Iraq en todo el mun­do), a los cua­les Gada­fi había repri­mi­do en 2006 con el apo­yo de occi­den­te, con oca­sión de la revuel­ta isla­mis­ta de Ben­gazhi.

Con estos datos enci­ma de la mesa, ya en febre­ro resul­ta­ba un dis­pa­ra­te apo­yar a estos supues­tos “rebel­des” (o, peor aún, con­si­de­rar­los los pro­ta­go­nis­tas de algu­na idí­li­ca “revo­lu­ción popu­lar”). Los miem­bros de Red Roja lo adver­ti­mos des­de el prin­ci­pio. Sin embar­go, si alguien lo hace a día de hoy (des­pués de que estos “rebel­des” pidie­ran la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta de la OTAN por todos los cana­les dis­po­ni­bles, la obtu­vie­ran y –final­men­te- se bene­fi­cia­ran de ella, cola­bo­ran­do codo con codo con el impe­ria­lis­mo) no esta­mos ya ante un dis­pa­ra­te, sino sen­ci­lla­men­te ante la con­fir­ma­ción de una peli­gro­sa caren­cia de hones­ti­dad y auto­crí­ti­ca de una peque­ña pero rui­do­sa frac­ción de la izquier­da.

Más allá del opor­tu­nis­mo mediá­ti­co, las radi­ca­les dife­ren­cias con res­pec­to a las movi­li­za­cio­nes demo­crá­ti­cas acae­ci­das en paí­ses como Túnez y Egip­to son escan­da­lo­sa­men­te obvias. En estos últi­mos paí­ses, la revuel­ta estu­vo lide­ra­da por fuer­tes sin­di­ca­tos exis­ten­tes en ellos. Y en estos paí­ses, ade­más, vimos a pue­blos des­ar­ma­dos enfren­tán­do­se a sus tira­nos, mien­tras que en Libia se están enfren­tan­do dos sec­to­res arma­dos de la oli­gar­quía y del pro­pio Esta­do (inclu­yen­do, como diji­mos, a dos ex ‑minis­tros de Gada­fi). Uno de dichos sec­to­res, como hemos vis­to, hace el papel de cola­bo­ra­cio­nis­ta, al estar apo­ya­do por el impe­ria­lis­mo fran­cés, esta­dou­ni­den­se e inter­na­cio­nal, en su bús­que­da de petró­leo. No en vano, la pri­me­ra medi­da de los “rebel­des” fue la crea­ción del Ban­co Cen­tral de Bengha­zi y, para­le­la­men­te, el impe­ria­lis­mo con­ge­ló las cuen­tas ban­ca­rias que poseía en el exte­rior el Esta­do libio, a fin de hun­dir al gobierno, cuen­tas que aho­ra aca­ban de ser gene­ro­sa­men­te entre­ga­das a los “rebel­des”.

Al igual que en Yugos­la­via (des­en­te­rran­do cemen­te­rios para simu­lar “fosas comu­nes” a ojos de la BBC), al igual que en Irak (con las “armas de des­truc­ción masi­va”) y al igual que en Afga­nis­tán (con la supues­ta “pre­sen­cia de Ben Laden”), tam­bién esta inva­sión impe­ria­lis­ta ha inten­ta­do camu­flar­se como “ayu­da huma­ni­ta­ria” o inclu­so como “apo­yo a una rebe­lión popu­lar”. Pero cabe pre­gun­tar­se des­de cuán­do la OTAN se dedi­ca a apo­yar las rebe­lio­nes popu­la­res (o des­de cuán­do el impe­ria­lis­mo arma, apo­ya y defien­de al anti­im­pe­ria­lis­mo). A día de hoy, toda­vía no exis­te nin­gu­na ima­gen de aque­lla supues­ta rebe­lión “popu­lar”, ni prue­ba algu­na de los pre­sun­tos “bom­bar­deos de Gada­fi con­tra pobla­ción civil”, ya que en ambos casos se tra­ta­ba de pura pro­pa­gan­da de gue­rra, a la cual sólo la más bur­da igno­ran­cia del con­tex­to polí­ti­co podía dar cré­di­to. La exci­ta­da ima­gi­na­ción de algu­nos lle­gó al extre­mo de inven­tar­se la exis­ten­cia “con­se­jos obre­ros” rebel­des, lo cual no sola­men­te es fal­so, sino absur­do des­de un pun­to de vis­to socio­ló­gi­co.

No obs­tan­te, el impe­ria­lis­mo no encon­tró mejor mane­ra de defen­der la vida de los ciu­da­da­nos libios que median­te 25.000 ope­ra­cio­nes de bom­bar­deo aéreo, des­de mar­zo has­ta hoy mis­mo, des­tro­zan­do el país de toda Áfri­ca con mayor espe­ran­za de vida (más de 74 años) y el úni­co en el con­ti­nen­te que con­ta­ba con sani­dad y edu­ca­ción gra­tui­tas. Todo ello con un catas­tró­fi­co cos­te humano aún impo­si­ble de cal­cu­lar.

Los bom­bar­deos han abier­to el camino a los mer­ce­na­rios, pero el hecho de que el pue­blo libio haya resis­ti­do duran­te seis meses deja en evi­den­cia que los lla­ma­dos “rebel­des” sin la OTAN no exis­ten. Como la “con­tra” nica­ra­güen­se, a la que Reagan y los medios lla­ma­ban “lucha­do­res por la liber­tad”, o como los mer­ce­na­rios de Bahía de Cochi­nos.

Por si fue­ra poco, mien­tras con­clu­ye su “tra­ba­ji­to” en Libia, el impe­ria­lis­mo ame­na­za ya a Siria, país que jun­to a Irán y la par­te sur de Líbano (con­tro­la­da por Hez­bo­lá) cons­ti­tu­yen los reduc­tos de resis­ten­cia fren­te al impe­ria­lis­mo en una región pla­ga­da de regí­me­nes títe­re. Los pla­nes inter­na­cio­na­les de des­es­ta­bi­li­za­ción inclu­yen la finan­cia­ción a mer­ce­na­rios terro­ris­tas sirios, a fin de poten­ciar un con­flic­to des­de el exte­rior, jus­ti­fi­can­do una nue­va inva­sión exter­mi­na­do­ra.

No hay que olvi­dar que la eco­no­mía impe­ria­lis­ta sufre una depen­den­cia estruc­tu­ral de la indus­tria mili­tar (cada uno de los miles y miles de Tomahawks arro­ja­dos en Libia cues­ta más de dos millo­nes de dóla­res, que han sido paga­dos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra), y esto sin con­tar los intere­ses de las empre­sas petro­le­ras y las cons­truc­to­ras que entra­rán aho­ra en una Libia aso­la­da por el terro­ris­mo impe­ria­lis­ta de la OTAN (el mayor mere­ce­dor del cali­fi­ca­ti­vo “terro­ris­ta”). Tam­po­co hay que olvi­dar la sumi­sa impli­ca­ción del Esta­do espa­ñol en la actual gue­rra de Libia y en todas las aven­tu­ras béli­cas de los últi­mos años (anti­gua Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Iraq duran­te algu­nos años, Líbano y Hai­tí entre otras), así como la apro­ba­ción, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, de un dis­pa­ra­ta­do pre­su­pues­to mili­tar por par­te del gobierno de Zapa­te­ro (17 mil millo­nes de euros para 2011).

Des­de Red Roja, al igual que en oca­sión de las inva­sio­nes con­tra Afga­nis­tán e Irak, pro­mo­ve­re­mos y nos suma­re­mos a todas las movi­li­za­cio­nes en con­tra de esta inter­ven­ción impe­ria­lis­ta. Por la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y su dere­cho a resol­ver sus pro­pios pro­ble­mas sin inje­ren­cias exter­nas, ya sea direc­ta o camu­fla­da median­te gusa­nos y mer­ce­na­rios.

¡Fue­ra las tro­pas espa­ño­las, la OTAN y sus mer­ce­na­rios de Libia!

¡Fue­ra todas las tro­pas de Afga­nis­tán, Irak, Líbano, Pales­ti­na y res­to de pue­blos ocu­pa­dos!

¡Por la legí­ti­ma resis­ten­cia de los pue­blos con­tra el inva­sor impe­ria­lis­ta!

http://​www​.redro​ja​.net/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *