Posi­ción polí­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Euro­pa y EEUU: Dere­cha, izquier­da y neu­tral- James Petras

Las cri­sis eco­nó­mi­cas cada vez más pro­fun­das de Euro­pa y EE.UU. gene­ran res­pues­tas socio-polí­ti­cas con­tras­tan­tes de la cla­se obre­ra y de la cla­se media. En Euro­pa, espe­cial­men­te en los paí­ses medi­te­rrá­neos (Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal e Ita­lia) los jóve­nes des­em­plea­dos han orga­ni­za­do una serie de huel­gas gene­ra­les, ocu­pa­cio­nes de pla­zas y otras for­mas de acción direc­ta. Al mis­mo tiem­po, la cla­se media, los emplea­dos del sec­tor pri­va­do y peque­ños empre­sa­rios han hecho un giro hacia la «dere­cha dura» y han ele­gi­do, o están a pun­to de ele­gir, pri­me­ros minis­tros reac­cio­na­rios en Por­tu­gal, Espa­ña, Gre­cia y has­ta qui­zás en Ita­lia. En otras pala­bras, las cri­sis cada vez más pro­fun­das han pola­ri­za­do el Sur de Euro­pa: for­ta­le­cien­do el poder ins­ti­tu­cio­nal de la dere­cha dura y al mis­mo tiem­po incre­men­ta­do la fuer­za extra par­la­men­ta­ria de la izquier­da de movi­li­zar “el poder de la calle”.

Por el con­tra­rio, en el Nor­te y Cen­tro de Euro­pa, la dere­cha dura y los movi­mien­tos neo-fas­cis­tas han logra­do avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos entre los tra­ba­ja­do­res y la cla­se media baja a expen­sas de la cen­tro-izquier­da tra­di­cio­nal y de los par­ti­dos de cen­tro dere­cha. [1] La esta­bi­li­dad rela­ti­va, la afluen­cia y el empleo esta­ble de la cla­se tra­ba­ja­do­ra nór­di­ca han esta­do acom­pa­ña­dos de un apo­yo cre­cien­te a par­ti­dos polí­ti­cos racis­tas, anti­in­mi­gran­te e isla­mo­fó­bi­cos. [2]

En el caso de EE.UU., con pocas excep­cio­nes nota­bles, la cla­se tra­ba­ja­do­ra ha per­ma­ne­ci­do como un espec­ta­dor pasi­vo ante el giro a la dere­cha del Par­ti­do Demó­cra­ta y la cap­tu­ra del Par­ti­do Repu­bli­cano por la dere­cha dura. En EE.UU., a dife­ren­cia del Sur de Euro­pa, no hay pre­sen­cia polí­ti­ca de la izquier­da en las calles, sola­men­te un pasi­vo recha­zo y repu­dio de la polí­ti­ca de extre­ma dere­cha del Con­gre­so y de la Casa Blanca.

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha sub­ra­ya­do la frag­men­ta­ción, la des­unión y la pola­ri­za­ción inter­na, y no la solidaridad.

Las pola­ri­za­cio­nes de derecha/​izquierda

Una de las razo­nes cla­ve para el cre­ci­mien­to de las ideas de dere­cha entre los tra­ba­ja­do­res del Nor­te de Euro­pa es la des­apa­ri­ción de ideo­lo­gías, par­ti­dos y líde­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Los Par­ti­dos Labo­ris­ta y Social Demó­cra­ta ins­ta­la­ron gober­na­ron ins­tau­ran­do pro­gra­mas neo­li­be­ra­les, y pro­mo­vien­do al mis­mo tiem­po, estra­te­gias de expor­ta­ción diri­gi­das por las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les. Impul­sa­ron bene­fi­cios impo­si­ti­vos retró­gra­dos para las gran­des empre­sas; par­ti­ci­pa­ron en gue­rras impe­ria­lis­tas de agre­sión (Afga­nis­tán, Irak y Libia); apo­ya­ron la lla­ma­da «gue­rra con­tra el terror», prin­ci­pal­men­te con­tra los paí­ses musul­ma­nes mien­tras tole­ra­ban el cre­ci­mien­to de los neo-fas­cis­tas, de los isla­mo­fó­bi­cos de extre­ma dere­cha que prac­ti­can la «acción direc­ta» de expul­sar a los inmi­gran­tes de Euro­pa. Los par­ti­dos euro­peos gober­nan­tes de cen­tro-izquier­da (social-demó­cra­ta y labo­ris­ta) y de cen­tro-dere­cha (Sar­ko­zi, Came­ron y Mer­kle) han rea­li­za­dos ata­ques explí­ci­tos al «mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo», códi­go para «dere­chos de los inmi­gran­tes musulmanes».

Su mani­pu­la­ción y tole­ran­cia de la isla­mo­fo­bia les sir­ve para con­se­guir de mane­ra bara­ta votos entre el elec­to­ra­do xeno­fó­bi­co y para jus­ti­fi­car su par­ti­ci­pa­ción en las gue­rras de agre­sión lle­va­das a cabo por EE.UU. e Israel en el Medio Orien­te y el Sur de Asia. Como resul­ta­do de ellos, los regí­me­nes neo­li­be­ra­les debi­li­ta­ron la soli­da­ri­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra con los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes y soca­va­ron cual­quier esfuer­zo coor­di­na­do entre el esta­do y la socie­dad civil para con­tra­rres­tar acti­va­men­te a los racis­tas neo-fas­cis­tas que prac­ti­can una ver­sión isla­mo­fó­bi­ca más viru­len­ta rei­vin­di­can­do la visión de lim­pie­za étni­ca de los ideó­lo­gos sionistas.

Los sin­di­ca­tos han per­di­do afi­lia­dos debi­do espe­cial­men­te al incre­men­to de «tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les» quie­nes son par­ti­cu­lar­men­te sus­cep­ti­bles a la pro­pa­gan­da de la extre­ma-dere­cha. Igual­men­te impor­tan­te es el hecho de que los sin­di­ca­tos ya no desa­rro­llan pro­gra­mas de edu­ca­ción polí­ti­ca que for­ta­lez­can la soli­da­ri­dad de cla­se entre todos los tra­ba­ja­do­res. Aun­que en el Nor­te de Euro­pa mejo­ren los sala­rios, la cola­bo­ra­ción de los sin­di­ca­tos con la éli­te cor­po­ra­ti­va ha deja­do a los tra­ba­ja­do­res en una situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad ante la pro­pa­gan­da anti­in­mi­gran­te e isla­mo­fó­bi­ca. En este con­tex­to una «lucha de cla­ses» per­ver­sa enfren­ta a los tra­ba­ja­do­res des­or­ga­ni­za­dos con­tra los de «aba­jo», los inmi­gran­tes. Los neo-fas­cis­tas logran avan­zar pro­mo­vien­do y explo­tan­do las creen­cias cul­tu­ra­les y cho­vi­nis­tas, a las que los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos social demo­crá­ti­cos no se opo­nen acti­va­men­te median­te la edu­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res y la lucha de clases.

En otras pala­bras, la prác­ti­ca neo-libe­ral y la ideo­lo­gía de los par­ti­dos de «cen­tro-izquier­da» soca­va las iden­ti­da­des polí­ti­cas de cla­se y abre la puer­ta para la pene­tra­ción y la influen­cia de la dere­cha. Esto se hace espe­cial­men­te evi­den­te cuan­do los líde­res de cen­tro-izquier­da y los sin­di­ca­tos no se moles­tan en con­sul­tar o deba­tir sobre temas polí­ti­cos con los miem­bros: Impo­nen sus polí­ti­cas des­de arri­ba, dán­do­le así a la «extre­ma dere­cha» un arma for­mi­da­ble para ata­car la «natu­ra­le­za eli­tis­ta» del sis­te­ma polí­ti­co de centro-izquierda.

En con­tras­te, en el Sur de Euro­pa la cri­sis eco­nó­mi­ca cada vez más pro­fun­da, debi­da en gran par­te a las duras con­di­cio­nes impues­tas por el Nor­te y por los ban­que­ros de Euro­pa Occi­den­tal y los polí­ti­cos loca­les de cen­tro-izquier­da y de dere­cha, ha for­ta­le­ci­do y agu­di­za­do la con­cien­cia de cla­se y las posi­cio­nes polí­ti­cas. La pro­pa­gan­da de dere­cha con­tra los inmi­gran­tes y los musul­ma­nes halló poco eco entre los tra­ba­ja­do­res del Sur de Euro­pa fren­te al des­em­pleo ram­pan­te y los bru­ta­les recor­tes a sala­rios y pensiones.

Los tra­ba­ja­do­res del Nor­te de Euro­pa se han alia­do con la dere­cha, y con sus pro­pios polí­ti­cos y ban­que­ros, en exi­gir que se impon­gan medi­das de mayor aus­te­ri­dad en los paí­ses del Sur de Euro­pa, adop­tan­do la ideo­lo­gía racis­ta de que los tra­ba­ja­do­res medi­te­rrá­neos son pere­zo­sos, irres­pon­sa­bles y que viven de vaca­cio­nes. De hecho, los tra­ba­ja­do­res de Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña tra­ba­jan más días al año, tie­nen menos días de vaca­cio­nes y jubi­la­cio­nes menos segu­ras. Los mis­mos sen­ti­mien­tos racis­tas que enfren­tan a los tra­ba­ja­do­res del Nor­te de Euro­pa con­tra los inmi­gran­tes tam­bién fomen­tan este­reo­ti­pos cho­vi­nis­tas con­tra los tra­ba­ja­do­res mili­tan­tes del Sur de Euro­pa y ali­men­ta las sim­pa­tías con la derecha.

Los ban­que­ros acree­do­res y los líde­res polí­ti­cos del Nor­te de Euro­pa expri­men median­te los impues­tos a la cla­se obre­ra y a la cla­se media con el fin de res­ca­tar a sus cole­gas de las éli­tes deu­do­ras del Sur de Euro­pa, los que por su par­te, se ponen de acuer­do para seguir expri­mien­do a los tra­ba­ja­do­res y emplea­dos públi­cos para cum­plir con los pagos de la deu­da exi­gi­dos por el Nor­te. Los tra­ba­ja­do­res de los paí­ses impe­ria­les del Nor­te han sido con­ven­ci­dos de que sus están­da­res de vida están ame­na­za­dos por la irres­pon­sa­bi­li­dad y las deu­das de los del Sur, y no por la acti­vi­dad espe­cu­la­ti­va y la irres­pon­sa­bi­li­dad pres­ta­mis­ta de sus pro­pios ban­que­ros. En el Sur, los tra­ba­ja­do­res tie­nen que car­gar sobre sus hom­bros con la doble explo­ta­ción de los acree­do­res del Nor­te de Euro­pa y la de sus pro­pias éli­tes loca­les; y por lo tan­to, tie­nen una mayor con­cien­cia de cla­se sobre la injus­ti­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­rial y local.

Los tra­ba­ja­do­res del Nor­te son vul­ne­ra­bles a la pro­pa­gan­da de dere­cha por­que hacen cau­sa común con su pro­pia cla­se domi­nan­te acree­do­ra y trans­fie­ren su resen­ti­mien­to hacia los tra­ba­ja­do­res de otros paí­ses y los inmi­gran­tes. Expre­san abier­ta­men­te su resen­ti­mien­to con­tra los tra­ba­ja­do­res en huel­ga de Gre­cia, Espa­ña o Por­tu­gal, cuyas luchas mili­tan­tes podrían inte­rrum­pir sus pla­nea­das vaca­cio­nes en las islas del Medi­te­rrá­neo o en los bal­nea­rios de la cos­ta. La bata­lla ideo­ló­gi­ca que debe­ría enfren­tar a los tra­ba­ja­do­res del Nor­te de Euro­pa con­tra sus pro­pios esta­dos acree­do­res y la éli­te finan­cie­ra espe­cu­la­do­ra se ha trans­for­ma­do en hos­ti­li­dad hacia los tra­ba­ja­do­res del Sur de Euro­pa y los inmi­gran­tes. Res­ca­tes ultra­ma­ri­nos, gue­rras impe­ria­les y recor­tes de los pro­gra­mas socia­les con­du­je­ron a una mayor com­pe­ti­ción sobre la reduc­ción del gas­to social y con­flic­to entre emplea­dos y des­em­plea­dos, “nati­vos” y tra­ba­ja­do­res “inmi­gran­tes”.

Se ha debi­li­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res, la que en algu­nos casos, fue reem­pla­za­da por la pro­li­fe­ra­ción de redes inter­na­cio­na­les de extre­ma dere­cha que difun­den viru­len­ta pro­pa­gan­da anti­in­mi­gran­te y, en el caso de la masa­cre de casi 70 jóve­nes de izquier­da ‑en su mayo­ría ado­les­cen­tes, acti­vis­tas del Par­ti­do Labo­ris­ta- repre­sen­ta una ame­na­za direc­ta de muer­te a los que defien­den los dere­chos de los inmi­gran­tes. La extre­ma dere­cha comen­zó ata­can­do a los inmi­gran­tes y a los musul­ma­nes, y aho­ra se ha enfo­ca­do en ata­car a la izquier­da y a los movi­mien­tos pro­gre­sis­tas loca­les que los apo­yan. Esto ha adqui­ri­do una dimen­sión inclu­so más com­ple­ja por la vin­cu­la­ción de los rábi­dos ideó­lo­gos sio­nis­tas pro-israe­li­tas (mayo­ri­ta­ria­men­te radi­ca­dos en EE.UU.) y los neo-fas­cis­tas isla­mo­fó­bi­cos que agre­den a los defen­so­res de los dere­chos de los pales­ti­nos, una cues­tión repe­ti­da varias veces por el ase­sino en serie fas­cis­ta de Norue­ga, Anders Beh­ring Breivik.

El pro­ble­ma es que los par­ti­dos libe­ra­les, social demó­cra­tas y con­ser­va­do­res de apa­rien­cia “res­pe­ta­ble” en sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les han con­des­cen­di­do con la pos­tu­ra anti­in­mi­gran­te y anti­is­lá­mi­ca de la extre­ma dere­cha en el afán de atraer a los tra­ba­ja­do­res, en lugar de pro­po­ner refor­mas pro­fun­das de cla­se que dis­mi­nu­yan las des­igual­da­des ‑finan­cia­das con una polí­ti­ca impo­si­ti­va pro­gre­sis­ta- y un incre­men­to de la inver­sión públi­ca para unir a todos los tra­ba­ja­do­res (loca­les e inmi­gran­tes) con­tra el capital.

Ante la fal­ta de soli­da­ri­dad de cla­se, los hijos e hijas de inmi­gran­tes, en espe­cial la des­pro­por­cio­na­da can­ti­dad de jóve­nes sin empleo, par­ti­ci­pan en for­mas de acción direc­ta como el saqueo de nego­cios, con­fron­ta­cio­nes con­tra la poli­cía y des­or­den gene­ra­li­za­do, como se vio en los dis­tur­bios ingle­ses del «agos­to ardien­te» de 2011. La des­apa­ri­ción de polí­ti­cas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pro­du­jo enton­ces un extre­mis­mo de dere­cha vio­len­to, y saqueos y dis­tur­bios pro­ta­go­ni­za­dos por inmi­gran­tes. La éli­te labo­ris­ta es una espec­ta­do­ra, con­fi­na­da en el rol de con­de­nar el extre­mis­mo y la vio­len­cia, hacien­do lla­ma­dos a inves­ti­ga­cio­nes, pero sin siquie­ra esbo­zar una auto-crí­ti­ca o cual­quier pro­gra­ma para cam­biar las estruc­tu­ras socio-eco­nó­mi­cas que pro­du­cen el giro a la dere­cha y la vio­len­cia entre los tra­ba­ja­do­res y los desempleados.

Esta­dos Uni­dos: El avan­ce de la derecha

A dife­ren­cia de Euro­pa, la extre­ma dere­cha se sien­te como en casa den­tro del orden esta­ble­ci­do en EE.UU. Las bru­ta­les polí­ti­cas anti­in­mi­gran­te con­du­je­ron a la expul­sión de casi un millón de tra­ba­ja­do­res indo­cu­men­ta­dos y sus fami­lia­res en los pri­me­ros tres años del régi­men de Oba­ma (tres veces mayor con res­pec­to a los años de Geor­ge W. Bush). El «Tea Party» ha pro­mo­vi­do como con­gre­sis­tas a polí­ti­cos del Par­ti­do Repu­bli­cano que están a favor de recor­tes masi­vos de la red de segu­ri­dad social, en cola­bo­ra­ción con la Casa Blan­ca. Los medios cor­po­ra­ti­vos, el Con­gre­so, la Casa Blan­ca, los polí­ti­cos fun­da­men­ta­lis­tas cris­tia­nos, y per­so­na­li­da­des y orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas pro­mue­ven acti­va­men­te la isla­mo­fo­bia y lle­van ade­lan­te cam­pa­ñas viru­len­tas con­tra los musul­ma­nes mani­pu­lan­do la inse­gu­ri­dad públi­ca. El «esta­blish­ment» de EE.UU. se ha apro­pia­do del pro­yec­to racis­ta de la extre­ma dere­cha de Euro­pa; apun­tan­do direc­ta­men­te a la des­truc­ción del pro­gra­ma social de los pobres, de la cla­se obre­ra y de los emplea­dos públi­cos (espe­cial­men­te de los maes­tros y pro­fe­so­res). Más aún, el asal­to de la finan­cia­ción de la deu­da y del gas­to públi­co con­du­jo a con­flic­tos entre sec­to­res de la cla­se capi­ta­lis­ta, que depen­den del esta­do. En el trans­cur­so del «deba­te» recien­te en el Con­gre­so sobre si se levan­ta­ba o no el techo de la deu­da, Wall Street se unió en una lucha selec­ti­va con­tra la extre­ma dere­cha; lla­man­do a un «com­pro­mi­so» res­pec­to a recor­tes socia­les y refor­ma impo­si­ti­va y por otra par­te, apo­yan­do la ofen­si­va de la extre­ma dere­cha con­tra los sin­di­ca­tos de emplea­dos públicos.

A dife­ren­cia de Euro­pa, en EE.UU. la masa de la cla­se tra­ba­ja­do­ra es pasi­va. Ha sido neu­tra­li­za­da: nun­ca par­ti­ci­pa en dis­tur­bios calle­je­ros como los de Ingla­te­rra, tam­po­co for­ma par­te de giros drás­ti­cos a la dere­cha como los toma­dos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra del Nor­te de Euro­pa, ni par­ti­ci­pa en huel­gas como las del Sur de Euro­pa. Los sin­di­ca­tos de EE.UU., a excep­ción del Sin­di­ca­to de Emplea­dos Públi­cos de Wis­con­sin, estu­vie­ron total­men­te ausen­tes de cual­quier con­fron­ta­ción impor­tan­te. Los jefes de los sin­di­ca­tos esta­dou­ni­den­ses están con­cen­tra­dos en hacer lobby den­tro de cor­po­ra­ti­vi­za­do Par­ti­do Demó­cra­ta y son inca­pa­ces de movi­li­zar a los afi­lia­dos, cuyo núme­ro decrece.

El Tea Party, a dife­ren­cia de sus equi­va­len­tes del Nor­te de Euro­pa, no logra atraer masi­va­men­te a los tra­ba­ja­do­res por sus ata­ques viru­len­tos a los pro­gra­mas públi­cos popu­la­res, como Medi­ca­re, Medi­caid, segu­ro de des­em­pleo, y espe­cial­men­te Social Secu­rity (Segu­ro Social) ‑todos estos pro­gra­mas bene­fi­cian prin­ci­pal­men­te a los tra­ba­ja­do­res y a sus fami­lias. Por otra par­te, la cri­sis eco­nó­mi­ca en EE.UU. no ha gene­ra­do accio­nes masi­vas esti­lo Medi­te­rrá­neo por­que los sin­di­ca­tos de EE.UU. o no exis­ten (93% de emplea­dos del sec­tor pri­va­do no están sin­di­ca­li­za­dos) o han hecho tan­tas con­ce­sio­nes a la patro­nal que están paralizados.

Has­ta aho­ra, la cla­se tra­ba­ja­do­ra de EE.UU. es un mero espec­ta­dor del avan­ce de la extre­ma dere­cha por­que sus líde­res han ata­do su suer­te a la del Par­ti­do Demó­cra­ta, el que a su vez, ha adop­ta­do par­tes sig­ni­fi­ca­ti­vas del pro­gra­ma de la extre­ma derecha.

Con­clu­sión

Esta­dos Uni­dos, a dife­ren­cia de Euro­pa, está hacien­do una tran­si­ción pací­fi­ca del neo-libe­ra­lis­mo a la extre­ma dere­cha, don­de la cla­se obre­ra y la cla­se media son víc­ti­mas pasi­vas más que com­ba­tien­tes acti­vos de izquier­da o de dere­cha. En Euro­pa, la cri­sis actual reve­la una pro­fun­da pola­ri­za­ción entre el giro a la izquier­da de los tra­ba­ja­do­res en el Sur y el cre­cien­te movi­mien­to hacia la extre­ma dere­cha entre los tra­ba­ja­do­res del Nor­te de Euro­pa. La idea de una soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res está sien­do reem­pla­za­da, en el mejor de los casos, por una soli­da­ri­dad regio­nal entre los tra­ba­ja­do­res del Sur de Euro­pa y, en el peor de los casos, por una red de par­ti­dos de dere­cha en los paí­ses del Nor­te de Euro­pa. Con la caí­da de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, las ten­den­cias cho­vi­nis­tas y racis­tas son ram­pan­tes en el Nor­te, mien­tras que en el Sur a los movi­mien­tos de tra­ba­ja­do­res se les ha uni­do un amplio espec­tro de movi­mien­tos socia­les, inclu­yen­do des­em­plea­dos, estu­dian­tes, peque­ños comer­cian­tes y jubilados.

Mien­tras que, por un lado, los par­ti­dos polí­ti­cos de dere­cha están capi­ta­li­zan­do el des­con­ten­to con la cen­tro-izquier­da en el Sur de Euro­pa, por otro lado, enfren­tan una for­mi­da­ble resis­ten­cia por par­te de los movi­mien­tos obre­ros y otros movi­mien­tos socia­les. En cam­bio, en el Nor­te de Euro­pa y en EE.UU. no exis­te una opo­si­ción con­cien­te de este tipo con­tra la extre­ma dere­cha, ni en las calles ni en los sitios de tra­ba­jo. En estas regio­nes sólo el colap­so del sis­te­ma eco­nó­mi­co o una rece­sión eco­nó­mi­ca pro­lon­ga­da y gra­ve en com­bi­na­ción con recor­tes devas­ta­do­res de pro­gra­mas socia­les y pro­tec­cio­nes ele­men­ta­les podrían reac­ti­var los movi­mien­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, espe­re­mos, que esto sur­ja des­de una con­cien­cia de cla­se de izquier­da y no des­de la extre­ma derecha.


Notas

[1] Según una inves­ti­ga­ción sobre el apo­yo de los tra­ba­ja­do­res a los par­ti­dos de extre­ma dere­cha en Euro­pa Occi­den­tal, «los tra­ba­ja­do­res se han con­ver­ti­do en sus clien­tes prin­ci­pa­les». Véa­se el artícu­lo de Daniel Oesch “Explai­ning Wor­kers’ Sup­port for Right-wing Popu­list Par­ties in Wes­tern Euro­pe: Evi­den­ce from Aus­tria, Bel­gium, Fran­ce, Nor­way, and Switzer­land” Inter­na­tio­nal Poli­ti­cal Scien­ce Review 2008: 29; págs. 350 ‑373.

[2] Mien­tras que las moti­va­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res varían, los que se bene­fi­cian son los par­ti­dos de extre­ma derecha.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​871 – Tra­du­ci­do por Sil­via Ara­na para Rebelión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.