Libia: la trai­ción que vino de la “izquier­da”- Pedro José Madri­gal

Estas líneas son para usted ami­go mío, si usted, el que aún cree que lo que ocu­rre en Libia es el resul­ta­do de una lucha por la libe­ra­ción del pue­blo, usted que sigue cre­yen­do que un puña­do de rebel­des –poco más de mil- que han con­for­ma­do un ejér­ci­to en don­de el núme­ro de mer­ce­na­rios –ára­bes y occi­den­ta­les, inte­gris­tas o no- supera expo­nen­cial­men­te al núme­ro de nati­vos… Si usted, el que aún apo­ya sin repa­ro alguno que las bom­bas de la “liber­tad” des­tru­yan al país con los índi­ces de desa­rro­llo humano más ele­va­do de Áfri­ca, usted que aún sigue cre­yen­do que hos­pi­ta­les, uni­ver­si­da­des, escue­las, y civi­les son obje­ti­vos legí­ti­mos en esta cru­za­da impe­rial…, que esas bom­bas que con­tie­nen ura­nio empo­bre­ci­do son para pro­te­ger a la pobla­ción civil. Estas líneas son para usted…
Y es que lo que ocu­rre en Libia, esa gue­rra colo­nia-impe­ria­lis­ta, en don­de el impe­ria­lis­mo, pero no el que des­cri­bie­ra el gran Vla­di­mir Ilich al ser­vi­cio de una nación…, sino este nue­vo, más depre­da­dor, impla­ca­ble, más geno­ci­da, ese que han cons­trui­do los esta­dos “demo­crá­ti­cos” en torno a las deman­das de los oli­go­po­lios supra­so­be­ra­nos…, ese que no solo roba su futu­ro, sino que diez­ma a los pue­blos y saquea sus rique­zas-; el mis­mo que le han hecho creer es el resul­ta­do de un mun­do mul­ti­po­lar cuan­do la reali­dad demues­tra que todos esos polos obe­de­cen a las mis­mas direc­tri­ces, o lo que es lo mis­mo, son el mis­mo y úni­co polo; de allí que las accio­nes de unos sean par­te del pro­ce­di­mien­to…, en ese sen­ti­do, sin la abs­ten­ción de la Fede­ra­ción Rusa y Chi­na en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU los hechos que nos ocu­pan nun­ca se hubie­sen pro­du­ci­do bajo la supues­ta “legi­ti­mi­dad” que ema­na de la ONU –hoy con­ver­ti­da en avan­za­di­lla en con­tra de los pueblos‑, así, la volun­tad impe­ria­lis­ta depre­da­do­ra de Oba­ma, Sar­kozy, Mer­kel, Came­ron, Zapa­te­ro, etc., es solo la con­ti­nua­ción de una con­duc­ta enca­mi­na­da al colo­nia­lis­mo…
Pero ese dete­rio­ro moral ya lle­va unos años des­tru­yén­do­nos, des­tru­yen­do por­que resul­ta en el per­fec­to ali­nea­do para el desa­rro­llo de esa nue­va for­ma de impe­ria­lis­mo que dis­fru­ta del apo­yo de la pseu­do­iz­quier­da, así encon­tra­mos a Igna­cio Ramo­net –y otros “inte­lec­tua­les”- legi­ti­man­do las accio­nes de la OTAN en sue­lo ser­bio y aho­ra alu­dien­do a la “lega­li­dad inter­na­cio­nal” para hacer lo pro­pio con las accio­nes de la orga­ni­za­ción mili­tar-terro­ris­ta en Libia, hipo­cre­sía que solo pue­de ser deno­mi­na­da trai­ción a los pue­blos y a las ideas…, pues nada mani­fies­tan al res­pec­to de que nun­ca hubo prue­bas de las accio­nes impu­tadas al gobierno libio que pro­pi­cia­ron las repre­sa­lias dic­ta­das des­de ese órgano anti­de­mo­crá­ti­co –Con­se­jo de Segu­ri­dad- que se encuen­tra en manos de los agre­so­res… Que el ejer­ci­cio mili­tar emplea­do por las nacio­nes impe­ria­les es en sí mis­ma una vio­la­ción de la reso­lu­ción del con­se­jo de segu­ri­dad en la que se ampa­ran, pues sólo apro­bó el con­trol del espa­cio aéreo; que se está vio­lan­do el dere­cho inter­na­cio­nal al inter­fe­rir en los asun­tos sobe­ra­nos de una nación cuyas auto­ri­da­des han invi­ta­do reite­ra­da­men­te al diá­lo­go y a la obser­va­ción inter­na­cio­nal, que ocu­rre lo mis­mo al inten­tar reite­ra­da­men­te el mag­ni­ci­dio; tam­bién cuan­do la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia trans­gre­de el dere­cho inter­na­cio­nal al vio­lar la con­ven­ción de Vie­na, que por lo demás, es poco o nada beli­ge­ran­te en la inves­ti­ga­ción de los geno­ci­dios oca­sio­na­dos por la OTAN y las nacio­nes impe­ria­les en otras lati­tu­des… Que nun­ca ha pro­ce­di­do al res­pec­to del geno­ci­dio que sufren afga­nos, ira­quíes, pales­ti­nos… etc.
Esto nos debe de resul­tar en nece­sa­rias pre­gun­tas; ¿Por qué buen par­te de lo que iden­ti­fi­ca­mos como izquier­da se ple­gó sin fisu­ras a las tesis de los con­sor­cios infor­ma­ti­vos que al fin y al cabo son los labo­ra­to­rios con­duc­tua­les de los oli­go­po­lios y de las con­duc­tas impe­ria­les de esos gobier­nos auto­de­no­mi­na­dos demo­crá­ti­cos? ¿Por qué los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos fun­cio­na­ron como caja de reso­nan­cia de las noti­cias y dic­ta­dos ver­ti­dos a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción de masas? ¿Por qué nun­ca lla­mó la aten­ción que no apa­re­cie­ran prue­bas de bom­bar­deos –hoy des­men­ti­dos por las prue­bas sate­li­ta­les sumi­nis­tra­das por el ejér­ci­to ruso y orga­nis­mos huma­ni­ta­rios-? ¿Por qué no lla­mó la aten­ción de que las zonas suble­va­das en pri­me­ra ins­tan­cia fue­ran las petro­lí­fe­ras y que los pozos nun­ca deja­ran de tra­ba­jar a pleno ren­di­mien­to? ¿Por qué esa fra­gi­li­dad del pen­sa­mien­to crí­ti­co? ¿Por qué…?
Ya no impor­ta si las noti­cas son reales o fic­ti­cias, ya no impor­ta que la orgía de san­gre des­en­ca­de­na­da por inva­so­res y mer­ce­na­rios –inclui­do los nacio­na­les- esté cobran­do un núme­ro de víc­ti­mas civi­les expo­nen­cial en com­pa­ra­ción a los que supues­ta­men­te pro­vo­ca­ron las accio­nes, ya no impor­ta que la ver­dad sim­ple sea que el pue­blo está sien­do aplas­ta­do por una volun­tad depre­da­do­ra de recur­sos –petró­leo y agua- con la com­pli­ci­dad de eso que algu­nos lla­man izquier­da, pero que nun­ca lo ha sido… YA NO IMPORTA PORQUE EL DAÑO ESTÁ HECHO. ¿Qué impor­ta que todos los días uti­li­cen los medios de comu­ni­ca­ción para enga­ñar a la opi­nión públi­ca, al tiem­po que ocul­tan masi­vas mani­fes­ta­cio­nes en repu­dio a las ope­ra­cio­nes mili­ta­res que lle­gan del “mun­do libre”? En fin… se ha deja­do enga­ñar por aque­llos que han deno­mi­na­do “rebel­des” o “revo­lu­cio­na­rios” a quie­nes piden el apo­yo mili­tar de las poten­cias impe­ria­les, por aque­llos que le han hecho creer que un rebel­de es un o suje­to que pide el apo­yo mili­tar explí­ci­to de la OTAN… Y usted olvi­dó que sen­ci­lla­men­te esa alian­za es impo­si­ble sal­vo que se haya fra­gua­do bajo la tute­la de la orga­ni­za­ción mili­tar-terro­ris­ta, ¿recuer­da el GLADIO¹?
Si obser­va­mos la his­to­ria, vere­mos que la con­fu­sión indu­ci­da por los medios de comu­ni­ca­ción son par­te ele­men­tal, orgá­ni­ca, de los méto­dos de lucha de las “demo­cra­cias occi­den­ta­les”. Así ocu­rrió con Nica­ra­gua, así ocu­rrió con Vene­zue­la y la famo­sa matan­za de civi­les –al final fue­ron fran­co­ti­ra­do­res con­tra­ta­dos por la oligarquía‑, así ocu­rre con Cuba… Tras la cor­ti­na está lo de siem­pre, intere­ses geo­po­lí­ti­cos, petró­leo, y domi­nio impe­rial-colo­nia­lis­ta… Solo que esta vez han con­ta­do con la total des­mo­vi­li­za­ción de las masas pro­cu­ra­do por la “izquier­da impe­ria­lis­ta”. Mien­tras, el pue­blo libio sigue resis­tien­do las embes­ti­das de las fuer­zas retar­da­ta­rias encar­na­das por los rebel­des monár­qui­cos apo­ya­dos por la OTAN y la pseu­do­iz­quier­da…
“… me gus­ta Corea del Nor­te, esos “majes” saben que si nego­cian sus desar­me se los vue­lan en dos días, allí están las ense­ñan­zas de Irak y Libia…
Nota:
¹Red clan­des­ti­na secre­ta anti­co­mu­nis­ta que ope­ró en Euro­pa occi­den­tal duran­te la Gue­rra Fría, vin­cu­la­da a la OTAN y a cuya finan­cia­ción con­tri­bu­yó la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA) esta­dou­ni­den­se, se deno­mi­na Gla­dio por que la rama ita­lia­na fue la pri­me­ra en ser des­cu­bier­ta. Su jus­ti­fi­ca­ción era inten­tar hacer fren­te a una even­tual inva­sión sovié­ti­ca, pero su acti­vi­dad con­sis­tía bási­ca­men­te en actos terro­ris­tas, aten­ta­dos y mon­ta­jes con­tra todos aque­llos gru­pos ideo­ló­gi­cos enmar­ca­dos en la izquier­da para des­pres­ti­giar­los. Se sabe que se empleó en esas estruc­tu­ras a anti­guos mili­tan­tes fas­cis­tas y nazis. Nadie resul­tó con­de­na­do por estos hechos, no se siguie­ron las inves­ti­ga­cio­nes y se des­co­no­ce su situa­ción actual, se pre­su­me que per­ma­ne­cen acti­vos dado que se man­tie­ne como secre­to de esta­do.
2. Lis­ta de Cul­pa­bles: ONU y su secre­ta­rio Ban Ki-moon, Fran­cia, Rei­no Uni­do, Esta­dos Uni­dos, Cana­dá, Ita­lia, OTAN, Dina­mar­ca, Norue­ga, Bél­gi­ca, Qatar, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Ara­bia Sau­dí, Paí­ses Bajos, Gre­cia, Espa­ña, Rusia, Chi­na, Unión Afri­ca­na, Liga Ára­be y Medios de Comu­ni­ca­ción Masi­va.
Mili­tan­te del FSLN.
Comi­té de Soli­da­ri­dad San­di­nis­ta.
Casa San­dino.
PLOMO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *