Eus­kal Herria: Situa­ción actual y pers­pec­ti­vas- Sugarra

Las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les del pasa­do 22‑M han ser­vi­do para poner, nue­va­men­te, de mani­fies­to la capa­ci­dad de recu­pe­ra­ción del movi­mien­to popu­lar vas­co, des­pués de la cam­pa­ña de cer­co y ani­qui­la­mien­to que, con el pre­tex­to de lucha con­tra el terro­ris­mo, ha lle­va­do a cabo el Esta­do espa­ñol con­tra los sec­to­res más diná­mi­cos y com­ba­ti­vos de nues­tro pue­blo duran­te los últi­mos diez años.
La coa­li­ción Bil­du, for­ma­da por EA, Alter­na­ti­ba y un sec­tor de inde­pen­dien­tes pró­xi­mos a la IA, ha logra­do el apo­yo elec­to­ral de cer­ca de 315.000 per­so­nas en Hegoal­de, con­vir­tién­do­la en la segun­da fuer­za polí­ti­ca en la CAPV. Cer­ca de 1200 car­gos elec­tos (1138 con­ce­ja­les y 52 apo­de­ra­dos a Jun­tas Gene­ra­les y par­la­men­ta­rios fora­les), han per­mi­ti­do a la coa­li­ción hacer­se con más de un cen­te­nar de alcal­días, entre ellas la de Donos­tia, y con la Dipu­tación de Gipuz­koa. Evi­den­te­men­te, se tra­ta de un paso impor­tan­te pero que no debe­ría sus­ci­tar fal­sas ilusiones.
Es cier­to que la nue­va situa­ción polí­ti­ca crea­da por el alto el fue­go de ETA y la lega­li­za­ción de Bil­du, ha per­mi­ti­do ini­ciar un pro­ce­so de amplia acu­mu­la­ción de fuer­zas aber­tza­les y demo­crá­ti­cas, lo que has­ta aho­ra pare­cía impen­sa­ble. Según las últi­mas encues­tas rea­li­za­das por el Euskobarómetro:
El sal­do de entre 150.000 y 170.000 votos que gana Bil­du con res­pec­to al voto nulo de 2009 (alre­de­dor de un 40 % de su voto actual) pro­vie­ne de su pro­pia abs­ten­ción ante­rior (23 %), del prés­ta­mo al PNV (8 %), de EA (6 %), de los nue­vos votan­tes (6 %), del prés­ta­mo a Ara­lar (5 %) y del de EB (4 %).” [Eus­ko­ba­ró­me­tro Mayo 2011. UPV-EHU. Pág. 36].
Tam­bién hay que tener en cuen­ta la reper­cu­sión que han teni­do estas elec­cio­nes en Ipa­rral­de don­de, el pasa­do 8 de julio, un gru­po de unos cua­ren­ta elec­tos (alcal­des y con­ce­ja­les) miem­bros de dife­ren­tes par­ti­dos polí­ti­cos, así como de inde­pen­dien­tes, hizo un lla­ma­mien­to (mani­fies­to “Bil Gai­ten”) a favor de la uni­dad de los aber­tza­les de izquier­da, para desa­rro­llar un pro­yec­to polí­ti­co común y que se ins­pi­ra­ba en las expe­rien­cias de EH-Bai y de Bil­du, lo que abre nue­vas pers­pec­ti­vas polí­ti­cas en Ipar Eus­kal Herria.
Pero no es menos cier­to que la lucha en el seno de las ins­ti­tu­cio­nes es tan sólo una par­te, y no la fun­da­men­tal, de la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Por eso, la pro­pues­ta de Bil­du al PNV para for­mar una alian­za elec­to­ral de cara a las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les del 20‑N pare­ce un tan­to pre­ci­pi­ta­da, tenien­do en cuen­ta el carác­ter incon­se­cuen­te, tími­do y vaci­lan­te del PNV (que se debe a la posi­ción con­tra­dic­to­ria de la cla­se cuyos intere­ses defien­de obje­ti­va­men­te, que son los de una frac­ción de la bur­gue­sía media vas­ca) y podría ser sín­to­ma de una incli­na­ción al elec­to­ra­lis­mo por par­te de Bil­du, a no ser que la ver­da­de­ra fina­li­dad de su pro­pues­ta sea pre­ci­sa­men­te la de poner en evi­den­cia las vaci­la­cio­nes del PNV y de tra­tar de agu­di­zar las con­tra­dic­cio­nes inter­nas que exis­ten en las bases de ese partido.
De todas for­mas, la lega­li­za­ción de Bil­du y su par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les del 22‑M, ha supues­to un ver­da­de­ro res­pi­ro para la IA y ha per­mi­ti­do la recu­pe­ra­ción de amplios sec­to­res de su base social que corrían peli­gro de haber­se ido des­ga­jan­do o dilu­yen­do poco a poco, como pre­ten­día el Esta­do espa­ñol. Unos sec­to­res que, por su extrac­ción social, for­man par­te del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, y a los comu­nis­tas nos intere­sa man­te­ner su uni­dad des­de una pers­pec­tí­va estra­té­gi­ca. Esa ha sido la prin­ci­pal razón de que en las pasa­das elec­cio­nes haya­mos apo­ya­do tác­ti­ca­men­te a Bil­du, pidien­do el voto para dicha coalición.
Sobre la natu­ra­le­za de Bildu
En cual­quier caso, en SUGARRA somos cons­cien­tes de que no es lo mis­mo una coa­li­ción elec­to­ral, por mucho que se la pre­sen­te como estra­té­gi­ca y con pro­yec­ción de futu­ro, que una acu­mu­la­ción de fuer­zas popu­la­res para luchar por la auto­de­ter­mi­na­ción y la inde­pen­den­cia; o que una unión de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, para tomar el poder. Si la pri­me­ra tan sólo requie­re de acuer­dos “por arri­ba” entre las direc­cio­nes de los dis­tin­tos par­ti­dos fir­man­tes, lo que le da una menor con­sis­ten­cia y un carác­ter más coyun­tu­ral y tran­si­to­rio (a pesar de la impor­tan­cia tác­ti­ca que pue­da tener); la segun­da y la ter­ce­ra requie­ren el desa­rro­llo de toda una estruc­tu­ra común, en barrios y pue­blos, crean­do una serie de orga­nis­mos uni­ta­rios que sir­van para for­jar la uni­dad popu­lar y/​o revo­lu­cio­na­ria des­de la base.
Por otra par­te, tam­bién somos cons­cien­tes de que nin­gu­na de las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes o corrien­tes que actual­men­te con­fi­gu­ran Bil­du tie­ne un carác­ter socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio, sino que su orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca se enmar­ca en lo que pode­mos cali­fi­car de social­de­mó­cra­ta (de cen­tro-izquier­da, como EA o de izquier­da, como Alter­na­ti­ba) y que por la com­po­si­ción social (inter­cla­sis­ta) de su elec­to­ra­do y por la posi­ción de cla­se que deno­ta su pro­gra­ma polí­ti­co, no tie­nen un carác­ter pro­le­ta­rio. Lo que hace que, al no tener tam­po­co un carác­ter bur­gués, sólo se pue­de defi­nir la línea de dicha coa­li­ción como peque­ño­bur­gue­sa. En cuan­to a la Izquier­da Aber­tza­le, debe­mos hacer algu­nas matizaciones.
Corrien­tes en la Izquier­da Abertzale
En estos momen­tos se pue­den apre­ciar en ella dos corrien­tes prin­ci­pa­les, una que pro­pug­na el lla­ma­do “socia­lis­mo iden­ti­ta­rio”, de tipo social­de­mó­cra­ta y que pode­mos cali­fi­car de neo­key­ne­sia­na. No pre­ten­de la toma del poder por el pue­blo tra­ba­ja­dor ni la crea­ción de un Esta­do socia­lis­ta, sino la res­tau­ra­ción del “Esta­do del Bien­es­tar” y una dis­tri­bu­ción más “equi­ta­ti­va” de la rique­za, en base a una “jus­ti­cia social”. No pre­ten­de lle­var a cabo una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria, diri­gi­da a la eli­mi­na­ción del capi­ta­lis­mo y a la des­apa­ri­ción de las cla­ses socia­les. Tan sólo aspi­ra a una eco­no­mía mix­ta, con un fuer­te sec­tor públi­co, y su mode­lo son los paí­ses capi­ta­lis­tas del Nor­te de Euro­pa. Por otra par­te, esta corrien­te defien­de la crea­ción de un Esta­do vas­co inde­pen­dien­te en el mar­co de la UE.
La otra corrien­te, que pode­mos con­si­de­rar de izquier­da radi­cal, sí aspi­ra a rea­li­zar una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria. Des­de un pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co tie­ne ele­men­tos espon­ta­neís­tas. Enla­za con las ideas del “con­se­jis­mo” y con el “ope­raís­mo” o la “auto­no­mía obre­ra”. Tam­bién tie­ne un cier­to com­po­nen­te liber­ta­rio. Sim­pa­ti­za con el pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la, sobre todo por las expe­rien­cias “comu­ni­ta­ris­tas”, aun­que es crí­ti­ca con Hugo Chá­vez, sobre todo por su per­so­na­lis­mo y por la entre­ga de refu­gia­dos de las FARC.
La lucha ideológica
Nues­tra acti­tud hacia estas corrien­tes se basa en la lógi­ca de uni­dad-crí­ti­ca-uni­dad. Par­tien­do de que las con­tra­dic­cio­nes entre ellos y noso­tros no son anta­gó­ni­cas ni irre­con­ci­lia­bles, sino que se tra­ta de con­tra­dic­cio­nes en el seno del pue­blo (que se deben supe­rar median­te la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca, para avan­zar hacia nue­vas y más estre­chas for­mas de uni­dad), debe­mos evi­tar todo tipo de crí­ti­ca des­truc­ti­va, calum­nio­sa o diri­gi­da a ahon­dar las dife­ren­cias, ya que si tra­ta­mos inco­rrec­ta­men­te este tipo de con­tra­dic­cio­nes, podrían lle­gar a cam­biar su natu­ra­le­za, y trans­for­mar­se en con­tra­dic­cio­nes irre­con­ci­lia­bles, como las que exis­ten entre noso­tros y nues­tros enemigos.
La fina­li­dad de la crí­ti­ca no es des­truir a quien se cri­ti­ca (a no ser de que se tra­te de un enemi­go de cla­se) sino, como dijo Mao, es la de “sal­var al pacien­te”. Por ello, debe­mos tener siem­pre pre­sen­tes los mati­ces y dife­ren­cias entre unas corrien­tes y otras, entre unas posi­cio­nes ideo­ló­gi­co-polí­ti­cas y otras. Aun­que, en oca­sio­nes, ten­gan entre ellas pun­tos en común o se mani­fies­ten simul­tá­nea­men­te en unos mis­mos sec­to­res, no pode­mos meter­las a todas en el mis­mo saco. Por eso, la lucha ideo­ló­gi­ca que debe­mos man­te­ner res­pec­to de unas y otras, no podrá ser idén­ti­ca. Debe­mos ser capa­ces de dife­ren­ciar­las ana­lí­ti­ca­men­te y man­te­ner res­pec­to a cada una de ellas un “tra­ta­mien­to” diferenciado.
Sobre los aspec­tos estratégicos
Como hemos dicho más arri­ba, lo esen­cial no son las elec­cio­nes ni las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas, aun­que sea con­ve­nien­te par­ti­ci­par en los pro­ce­sos elec­to­ra­les y tener pre­sen­cia ins­ti­tu­cio­nal. Pero, a fin de cuen­tas, estas no son más que con­si­de­ra­cio­nes tác­ti­cas. Para ela­bo­rar una línea revo­lu­cio­na­ria correc­ta, debe­mos estu­diar a fon­do nues­tra pro­pia reali­dad, y tener en cuen­ta las con­di­cio­nes con­cre­tas de la socie­dad vas­ca: su estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, su estruc­tu­ra social, las aspi­ra­cio­nes más sen­ti­das por el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, el esta­do de áni­mo de las masas, etc. Ya dijo Mao, refi­rién­do­se a aque­llos comu­nis­tas que sin cono­ci­mien­to de cau­sa no hacían más que char­la­ta­near, que “quien no estu­dia no tie­ne dere­cho a hablar”. Sólo en base al aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta, podre­mos dise­ñar las líneas gene­ra­les de un tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio con posi­bi­li­da­des de éxito.
Tenien­do en cuen­ta estos aspec­tos, a medio y lar­go pla­zo se plan­tea la nece­si­dad de impul­sar una sóli­da arti­cu­la­ción de fuer­zas, que vaya más allá de las meras coa­li­cio­nes elec­to­ra­les (como hoy es Bil­du) para impul­sar la lucha demo­crá­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria por la con­quis­ta de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co, la inde­pen­den­cia y el socialismo.
Des­de SUGARRA con­si­de­ra­mos que estos obje­ti­vos los con­quis­ta­re­mos por medio de un pro­ce­so de lucha por la eman­ci­pa­ción nacio­nal y la trans­for­ma­ción social, al que noso­tros lla­ma­mos Revo­lu­ción Vas­ca. Este pro­ce­so polí­ti­co se ten­drá que desa­rro­llar en base a dos con­tra­dic­cio­nes, una de carác­ter social (de cla­se) y otra de carác­ter nacio­nal. Lo cual nos lle­va a plan­tear que la acu­mu­la­ción de fuer­zas para hacer­lo posi­ble, ten­dría que desa­rro­llar­se en base dos ejes dis­tin­tos y por ello, esa acu­mu­la­ción de fuer­zas habría de orien­tar­se a la crea­ción de dos blo­ques dis­tin­tos, aun­que inter­de­pen­dien­tes. Un blo­que revo­lu­cio­na­rio (anti­ca­pi­ta­lis­ta y socia­lis­ta); y otro blo­que demo­crá­ti­co nacio­nal más amplio y abier­to que aquel, que por ello debe­rá ser inter­cla­sis­ta. Empe­za­re­mos defi­nien­do lo que enten­de­mos por este último.
El blo­que demo­crá­ti­co nacional
Con esta deno­mi­na­ción nos refe­ri­mos a una espe­cie de fren­te amplio en el que ten­gan cabi­da fuer­zas polí­ti­cas y socia­les de dis­tin­ta natu­ra­le­za de cla­se. Unas podrán ser peque­ño bur­gue­sas e inclu­so tam­bién de la bur­gue­sía media [1], pero tam­bién habrían de for­mar par­te de él, nece­sa­ria­men­te, fuer­zas polí­ti­cas y socia­les de la cla­se obre­ra (par­ti­dos, sin­di­ca­tos y otro tipo de orga­ni­za­cio­nes de masas). Por tan­to, un blo­que de este tipo reque­ri­ría que se esta­ble­cie­sen deter­mi­na­das alian­zas de cla­se en torno a los obje­ti­vos demo­crá­ti­co nacio­na­les. Y sólo la hege­mo­nía de la cla­se obre­ra, en el seno de este blo­que, será la garan­tía de que la lucha por con­quis­tar estos obje­ti­vos demo­crá­ti­cos se ins­cri­ba en la pers­pec­ti­va de la revo­lu­ción socia­lis­ta. Pero, para que esto sea posi­ble es nece­sa­rio que la cla­se obre­ra vas­ca se dote de un ins­tru­men­to orga­ni­za­ti­vo de inter­ven­ción polí­ti­ca, un par­ti­do comu­nis­ta vas­co. Des­de SUGARRA tra­ba­ja­mos por crear las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas, polí­ti­cas y orga­ni­za­ti­vas que lo permitan.
El blo­que revolucionario
Con esta deno­mi­na­ción, nos refe­ri­mos a un blo­que que agru­pe a todas aque­llas fuer­zas sus­cep­ti­bles de impul­sar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y el cam­bio social. Dichas fuer­zas repre­sen­ta­rían a todas las cla­ses, capas y sec­to­res socia­les intere­sa­dos, obje­ti­va­men­te, en el socia­lis­mo. Podrían par­ti­ci­par en él una bue­na par­te de las que tam­bién for­ma­sen par­te del blo­que demo­crá­ti­co nacio­nal, aun­que no la bur­gue­sía media.
Desa­rro­llan­do una polí­ti­ca hábil y fle­xi­ble de cara a las dis­tin­tas capas de la peque­ña bur­gue­sía, se podría ganar a algu­nas de ellas para la cau­sa revo­lu­cio­na­ria, hacien­do que se sien­tan moti­va­das e ilu­sio­na­das con el cam­bio revo­lu­cio­na­rio. Y el ganar­se a estas capas es una cues­tión cru­cial para la cla­se obre­ra, pues tie­nen un con­si­de­ra­ble peso en la estruc­tu­ra social vas­ca ya que repre­sen­tan cer­ca de la ter­ce­ra par­te de la pobla­ción acti­va. Por ello, no pode­mos sub­es­ti­mar la impor­tan­cia de la peque­ña bur­gue­sía y menos aún des­pre­ciar­la. Si la cla­se obre­ra no fue­se capaz de atraér­se­la, lo harán la bur­gue­sía vas­ca o la oli­gar­quía espa­ño­la y, en ese caso, se difi­cul­ta­rían enor­me­men­te las posi­bi­li­da­des revolucionarias.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​
NOTAS:
1.- Pode­mos decir que la bur­gue­sía media (no mono­po­lis­ta) está orgá­ni­ca­men­te inte­gra­da en el meca­nis­mo glo­bal de acu­mu­la­ción y de repro­duc­ción de las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas hege­mo­ni­za­do por la gran bur­gue­sía. Lo que sig­ni­fi­ca que fun­cio­na, se desa­rro­lla y repro­du­ce como par­te orgá­ni­ca del fun­cio­na­mien­to, desa­rro­llo y repro­duc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Al gran capi­tal (mono­po­lis­ta), le intere­sa man­te­ner subor­di­na­da a él a la bur­gue­sía media, tan­to por razo­nes eco­nó­mi­cas como polí­ti­cas. Pero, el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, sobre todo en los perio­dos de pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, acen­túa las con­tra­dic­cio­nes entre la bur­gue­sía media y la gran bur­gue­sía. Al mis­mo tiem­po que el hecho nacio­nal, como ocu­rre el caso de Eus­kal Herria, con­di­cio­na y modu­la la rela­ción dia­léc­ti­ca entre ambos. Por ello, pode­mos decir que entre la gran bur­gue­sía y la bur­gue­sía media, hay una rela­ción simul­tá­nea (dia­léc­ti­ca) de anta­go­nis­mo y de complementariedad.
Res­pec­to a la bur­gue­sía media vas­ca, con­vie­ne acla­rar que esta cla­se está for­ma­da por los pro­pie­ta­rios de la gran mayo­ría de las empre­sas de mediano tama­ño, ya sean indus­tria­les, comer­cia­les o de ser­vi­cios, así como de una par­te de la ban­ca. Según los datos de que dis­po­ne­mos, en 2009 se con­ta­bi­li­za­ban en la CAPV 2174 empre­sas de tama­ño medio, de entre 50 y 250 tra­ba­ja­do­res (el 1,10% del total) que emplea­ban a 208.453 tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos (el 21,80% de la pobla­ción ocu­pa­da). Igual­men­te se pue­den incluir en esta cla­se a los agri­cul­to­res aco­mo­da­dos. Sin duda algu­na, se tra­ta de una cla­se explotadora.
Ade­más, tam­bién se pue­den incluir en ella a los direc­ti­vos y cua­dros supe­rio­res de las empre­sas. Igual­men­te, según nues­tros datos, en el pri­mer tri­mes­tre de 2011, el núme­ro de direc­ti­vos y cua­dros supe­rio­res en la CAPV sería de 46.500, lo que repre­sen­ta el 4,95% de la pobla­ción ocu­pa­da en dicho periodo.
Aun­que estos sec­to­res no for­men par­te estric­ta­men­te de dicha cla­se, por no ser pro­pie­ta­rios de medios de pro­duc­ción, por la posi­ción que ocu­pan en la divi­sión del tra­ba­jo (cum­plen una fun­ción de pla­ni­fi­ca­ción, orga­ni­za­ción y con­trol) resul­tan impres­cin­di­bles para man­te­ner el fun­cio­na­mien­to del pro­ce­so de pro­duc­ción, la acu­mu­la­ción de capi­tal y la repro­duc­ción de las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas, basa­das en la explo­ta­ción del tra­ba­jo asalariado.
La bur­gue­sía media vas­ca es una cla­se con­tra­dic­to­ria. Por una par­te, está some­ti­da al expo­lio de la gran bur­gue­sía mono­po­lis­ta y de las mul­ti­na­cio­na­les, pero por otra, nece­si­ta del Esta­do espa­ñol para sobre­vi­vir. Está eco­nó­mi­ca­men­te subor­di­na­da a la alta bur­gue­sía y a su Esta­do (a tra­vés del cré­di­to, de las polí­ti­cas de pre­cios y sala­rios, de la polí­ti­ca fis­cal, de las sub­ven­cio­nes, de los pla­nes de esta­bi­li­za­ción y/​o de recon­ver­sión, y a menu­do tam­bién, a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción accio­na­rial en las empre­sas pro­pie­dad de la gran bur­gue­sía, etc.).
Un sec­tor de la bur­gue­sía media vas­ca, el más fuer­te y diná­mi­co, ha tra­ta­do de supe­rar los estre­chos már­ge­nes que le ofre­ce el mer­ca­do espa­ñol, y ha pro­cu­ra­do aso­ciar­se con empre­sas extran­je­ras e inno­var su tec­no­lo­gía. Al mis­mo tiem­po, en los años de pros­pe­ri­dad, al calor de la expan­sión eco­nó­mi­ca, tam­bién ha tra­ta­do de dotar­se de su pro­pia red finan­cie­ra, para así estar en con­di­cio­nes de com­pe­tir con la bur­gue­sía mono­po­lis­ta y, al mis­mo tiem­po, hacer­se un hue­co en el mer­ca­do euro­peo y asiático.
Con el obje­to de situar­se en una posi­ción más ven­ta­jo­sa para defen­der sus intere­ses eco­nó­mi­cos y acce­der en mejo­res con­di­cio­nes al mer­ca­do inter­na­cio­nal, una frac­ción de la bur­gue­sía media, repre­sen­ta­da por el PNV, defien­de la amplia­ción del actual mar­co auto­nó­mi­co e inclu­so la crea­ción de uno nue­vo, don­de pue­da con­tar con mayo­res com­pe­ten­cias. Esta fue la razón de que el Gobierno autó­no­mo vas­co pre­sen­ta­se el lla­ma­do Plan Iba­rretxe (apro­ba­do por el Par­la­men­to Vas­co el 30 de diciem­bre de 2004 y recha­za­do por el Par­la­men­to espa­ñol el 1 de febre­ro de 2005). Por su carác­ter fuer­te­men­te con­tra­dic­to­rio, la bur­gue­sía media es una cla­se vaci­lan­te y muy incli­na­da a la con­ci­lia­ción y al pac­to con los dis­tin­tos gobier­nos del Esta­do espa­ñol, ya sean estos del PSOE o del PP.
Los comu­nis­tas vas­cos hemos de ser capa­ces de apro­ve­char las con­tra­dic­cio­nes entre la bur­gue­sía media vas­ca y la gran bur­gue­sía espa­ño­la, ya sea para tra­tar de atraer a la bur­gue­sía vas­ca, o a sec­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos de la mis­ma, al terreno de la lucha por la eman­ci­pa­ción nacio­nal, de for­ma que pudie­ra lle­gar a incor­po­rar­se a un blo­que demo­crá­ti­co nacio­nal, o al menos para neutralizarla.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.