Des­es­ta­bi­li­zar las metró­po­lis para des­es­ta­bi­li­zar sus gue­rras colo­nia­les- Ernes­to Martin

Des­de que el impe­ria­lis­mo occi­den­tal gana­ra momen­tá­nea­men­te la «Gue­rra Fría», y en el lar­go con­tex­to actual de pro­fun­da cri­sis del capi­ta­lis­mo y de nece­si­dad de per­ma­nen­te des­es­ta­bi­li­za­ción por par­te del deca­den­te impe­ria­lis­mo yan­qui, lo más inte­li­gen­te, des­de el pun­to de vis­ta de la resis­ten­cia popu­lar mun­dial, no es afe­rrar­se sólo a gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas cuan­do éstos son bár­ba­ra­men­te ata­ca­dos por la OTAN, sino pasar a una lar­ga fase de gue­rra de gue­rri­llas: dejar­los entrar, y que apa­ren­te­men­te ganen duran­te un tiem­po, para segui­da­men­te no dejar­los ges­tio­nar «el triun­fo» como ellos querían.
No sabe­mos si esa es la tác­ti­ca cons­cien­te aho­ra en Libia, pero cree­mos que a eso se lle­ga­rá for­za­do por la reali­dad. En defi­ni­ti­va, mien­tras el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo ten­gan sus metró­po­lis más o menos esta­bles, los pue­blos en la peri­fe­ria ata­ca­dos por «nues­tros» Esta­dos se verán obli­ga­dos a esa per­ma­nen­te vida de lucha. Esa vida de nues­tros her­ma­nos del Ter­cer Mun­do, debe­ría­mos ali­viar­la cum­plien­do con nues­tras tareas de lucha anti­im­pe­ria­lis­ta aquí, en las pro­pias metró­po­lis, aun­que sean movi­mien­tos «mino­ri­ta­rios». Y, por supues­to, ale­ján­do­nos de todo bre­ba­je arro­gan­te ni-ni.
Menos vigi­lar la auten­ti­ci­dad de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en la peri­fe­ria- que, en cual­quier caso, están siem­pre limi­ta­dos por­que nues­tros paí­ses domi­nan las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les- y más supe­rar nues­tros fla­gran­tes defec­tos de actua­ción anti­im­pe­ria­lis­ta a nues­tro alre­de­dor. Sea­mos más auto­exi­gen­tes con nues­tra resis­ten­cia acti­va aquí (valen las mani­fes­ta­cio­nes de apo­yo pero no bas­tan…) que exi­gen­tes con nues­tros her­ma­nos de cla­se de la peri­fe­ria del sistema.
Y eso: no per­da­mos más tiem­po en deba­tes con gen­te como las que fir­man ese estú­pi­do docu­men­to que empie­za dicien­do: «El mun­do ente­ro asis­te con­mo­vi­do a las imá­ge­nes de rebel­des arma­dos…» Deba­ta­mos menos con ellos y bateé­mo­nos más jun­tos nosotros.
Honor a la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta en Afga­nis­tán, en Iraq, en Libia. Nun­ca podre­mos agra­de­cer el papel que han juga­do y están jugan­do en debi­li­tar a unos impe­ria­lis­tas que se las ima­gi­na­ban de mara­vi­lla con la «caí­da del comunismo».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.