Des­es­ta­bi­li­zar las metró­po­lis para des­es­ta­bi­li­zar sus gue­rras colo­nia­les- Ernes­to Mar­tin

Des­de que el impe­ria­lis­mo occi­den­tal gana­ra momen­tá­nea­men­te la «Gue­rra Fría», y en el lar­go con­tex­to actual de pro­fun­da cri­sis del capi­ta­lis­mo y de nece­si­dad de per­ma­nen­te des­es­ta­bi­li­za­ción por par­te del deca­den­te impe­ria­lis­mo yan­qui, lo más inte­li­gen­te, des­de el pun­to de vis­ta de la resis­ten­cia popu­lar mun­dial, no es afe­rrar­se sólo a gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas cuan­do éstos son bár­ba­ra­men­te ata­ca­dos por la OTAN, sino pasar a una lar­ga fase de gue­rra de gue­rri­llas: dejar­los entrar, y que apa­ren­te­men­te ganen duran­te un tiem­po, para segui­da­men­te no dejar­los ges­tio­nar «el triun­fo» como ellos que­rían.
No sabe­mos si esa es la tác­ti­ca cons­cien­te aho­ra en Libia, pero cree­mos que a eso se lle­ga­rá for­za­do por la reali­dad. En defi­ni­ti­va, mien­tras el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo ten­gan sus metró­po­lis más o menos esta­bles, los pue­blos en la peri­fe­ria ata­ca­dos por «nues­tros» Esta­dos se verán obli­ga­dos a esa per­ma­nen­te vida de lucha. Esa vida de nues­tros her­ma­nos del Ter­cer Mun­do, debe­ría­mos ali­viar­la cum­plien­do con nues­tras tareas de lucha anti­im­pe­ria­lis­ta aquí, en las pro­pias metró­po­lis, aun­que sean movi­mien­tos «mino­ri­ta­rios». Y, por supues­to, ale­ján­do­nos de todo bre­ba­je arro­gan­te ni-ni.
Menos vigi­lar la auten­ti­ci­dad de los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en la peri­fe­ria- que, en cual­quier caso, están siem­pre limi­ta­dos por­que nues­tros paí­ses domi­nan las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les- y más supe­rar nues­tros fla­gran­tes defec­tos de actua­ción anti­im­pe­ria­lis­ta a nues­tro alre­de­dor. Sea­mos más auto­exi­gen­tes con nues­tra resis­ten­cia acti­va aquí (valen las mani­fes­ta­cio­nes de apo­yo pero no bas­tan…) que exi­gen­tes con nues­tros her­ma­nos de cla­se de la peri­fe­ria del sis­te­ma.
Y eso: no per­da­mos más tiem­po en deba­tes con gen­te como las que fir­man ese estú­pi­do docu­men­to que empie­za dicien­do: «El mun­do ente­ro asis­te con­mo­vi­do a las imá­ge­nes de rebel­des arma­dos…» Deba­ta­mos menos con ellos y bateé­mo­nos más jun­tos noso­tros.
Honor a la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta en Afga­nis­tán, en Iraq, en Libia. Nun­ca podre­mos agra­de­cer el papel que han juga­do y están jugan­do en debi­li­tar a unos impe­ria­lis­tas que se las ima­gi­na­ban de mara­vi­lla con la «caí­da del comu­nis­mo».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *