Uni­ver­si­da­des perua­nas recha­zan inge­ren­cia del Vati­cano en bus­ca de poder polí­ti­co – Argenpress

La Asam­blea Nacio­nal de Rec­to­res de los cen­tros de estu­dios supe­rio­res de Perú res­pal­da­ron hoy la posi­ción de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca fren­te a una intro­mi­sión del Vati­cano, que pre­ten­de con­tro­lar esa enti­dad edu­ca­ti­va.
Un comu­ni­ca­do de la ANR cerró filas con la Cató­li­ca ante la pre­ten­sión vati­ca­na de que el con­ser­va­dor Car­de­nal Juan Luis Cipria­ni esco­ja un nue­vo rec­tor de la uni­ver­si­dad de una ter­na pre­sen­ta­da por pro­fe­so­res y alumnos.
Tal recla­mo cons­ti­tu­ye «una cla­ra agre­sión» a la lega­li­dad perua­na que garan­ti­za la auto­no­mía de las uni­ver­si­da­des, indi­có el pre­si­den­te de la ANR, Orlan­do Velás­quez, en un comu­ni­ca­do público.
El rec­tor de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca, Mar­cial Rubio, dijo que renun­cia­rá si la asam­blea de pro­fe­so­res y alum­nos acep­ta la exi­gen­cia con­fe­sio­nal y seña­ló que un acuer­do entre El Vati­cano y el Esta­do peruano esta­ble­ce que las uni­ver­si­da­des se rigen por la ley perua­na, por lo que no pue­de apli­car­se la ins­truc­ción eclesiástica.
El abo­ga­do de la Cató­li­ca, Wal­ter Albán, sub­ra­yó que la uni­ver­si­dad no es con­fe­sio­nal ni patri­mo­nio de la Igle­sia Cató­li­ca, sino una aso­cia­ción civil aje­na a la estruc­tu­ra ecle­siás­ti­ca, aun­que ten­ga el nom­bre de «pon­ti­fi­cia» (papal), que con­si­de­ró mera­men­te sim­bó­li­co y prescindible.
Rubio y Albán coin­ci­die­ron en que Cipria­ni pre­ten­de con­tro­lar la uni­ver­si­dad ‑de ima­gen pro­gre­sis­ta y amplia- y sus bie­nes, con un valor cer­cano a 400 millo­nes de dólares.
Según el rec­tor, el car­de­nal ha arma­do un escán­da­lo por la deses­pe­ra­ción de haber per­di­do el poder polí­ti­co que bajo el recién ter­mi­na­do gobierno con­ser­va­dor de Alan Gar­cía lo apo­yó en los jui­cios que man­tie­ne con la universidad.

Rubio ase­gu­ró que la uni­ver­si­dad no uti­li­za­rá el poder polí­ti­co, como hizo Cipria­ni, quien ha insi­nua­do que el cen­tro de estu­dios pue­de emplear la influen­cia del minis­tro de Jus­ti­cia, Fran­cis­co Egui­gu­ren, liga­do a la universidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.