Gue­rra colo­nial con­tra Libia – Ste­lla Calo­ni

La per­ver­sión de agen­cias esta­dou­ni­den­ses y euro­peas y sus subor­di­na­dos en el mun­do al lla­mar “gue­rra civil” a lo que está suce­dien­do en Libia, demues­tra cómo se con­vir­tió una inter­ven­ción colo­nial con­tra un país, del que Esta­dos Uni­dos y sus socios quie­ren apo­de­rar­se por diver­sas razo­nes de intere­ses, en una “rebe­lión” inter­na que “huma­ni­ta­ria­men­te” debía ser ayu­da­da.

La reali­dad es que el pue­blo libio sopor­ta des­de media­dos de mar­zo los bom­bar­deos sal­va­jes de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), con­tra un país de casi seis millo­nes de habi­tan­tes, con­si­de­ran­do que una bue­na par­te de ese terri­to­rio es desier­to.

Muer­te y des­truc­ción han pro­du­ci­do los bom­bar­deos en todo el país, para abrir camino a los mer­ce­na­rios que fue­ron des­de el prin­ci­pio el motor de la supues­ta “rebe­lión” del pue­blo con­tra Mua­mar Gada­fi.

No exis­te nin­gu­na ima­gen de aque­lla rebe­lión “popu­lar”, ni de la “excu­sa” ‑los supues­tos “bom­bar­deos de Gada­fi con­tra la pobla­ción civil”- con que ampa­ra­ron una inter­ven­ción bru­tal en pleno siglo XXI.

Entre­tan­to, esa pobla­ción civil está sien­do masa­cra­da por sus “pro­tec­to­res” de la OTAN y sus hoga­res, escue­las, cen­tros de ali­men­ta­ción, labo­ra­to­rios medi­ci­na­les, uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les, todo des­trui­do.

Nadie pue­de des­co­no­cer los avan­ces pro­du­ci­dos en Libia des­pués que Gada­fi enca­be­za­ra la rebe­lión que ter­mi­nó con una monar­quía colo­nial y con el sta­tus de colo­nia que tenía ese país en 1969.

Todo ese esfuer­zo está sien­do demo­li­do, mien­tras siem­bran ese terri­to­rio con ura­nio empo­bre­ci­do, lo que sig­ni­fi­ca un desas­tre humano y eco­ló­gi­co para el futu­ro.

La reso­lu­ción 1973 adop­ta­da por Nacio­nes Uni­das el 17 de mar­zo de este año para esta­ble­cer un supues­to blo­queo aéreo en Libia, tenía como úni­ca fina­li­dad impe­dir al gobierno de ese país sobe­rano defen­der­se. Esa reso­lu­ción se tomó sin escu­char lo que los obser­va­do­res direc­tos tenían que decir.

Se ase­gu­ra­ban así de que Libia no tuvie­ra defen­sa aérea. Y se pue­de ano­tar como una derro­ta moral que ese país haya resis­ti­do duran­te casi seis meses los bom­bar­deos, dejan­do en evi­den­cia que los tales “rebel­des” sin la OTAN no exis­ten.

Bas­ta ver una foto­gra­fía que cir­cu­ló en las últi­mas horas y publi­ca­ron algu­nos medios, mos­tran­do supues­tos “opo­si­to­res libios” cuyo físi­co, ves­ti­men­ta y arma­men­to los asi­mi­la a los típi­cos mer­ce­na­rios que las poten­cias lle­va­ron a esa región, para tener una dimen­sión de la ver­dad que ocul­tan los medios.

Para poder comen­zar y sos­te­ner la inter­ven­ción, Esta­dos Uni­dos y sus aso­cia­dos uti­li­za­ron los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción en el mun­do, que en reali­dad están bajo su con­trol mili­tar y de segu­ri­dad.

En este caso con­ta­ron tam­bién con la cola­bo­ra­ción intere­sa­da o desin­te­re­sa­da, pero cum­plien­do el mis­mo obje­ti­vo, de algu­nos perio­dis­tas e inte­lec­tua­les con­si­de­ra­dos “pro­gre­sis­tas”, que fue­ron cóm­pli­ces de esta inter­ven­ción y de la red de men­ti­ras que se uti­li­zó para jus­ti­fi­car­la.

Aho­ra éstos espe­ran para jus­ti­fi­car­se ellos mis­mos, que gane la OTAN y cuen­te la his­to­ria de los ven­ce­do­res sobre “las horri­bles vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos come­ti­das” por el gobierno libio para encu­brir lo que hacen los mer­ce­na­rios y las tro­pas inva­so­ras. Como lo hicie­ron en Afga­nis­tán, Irak o mucho antes.

¿Olvi­da­ron tan pron­ta­men­te a los “con­tra” nica­ra­güen­ses cuan­do ata­ca­ban des­de las bases de Esta­dos Uni­dos en Hon­du­ras a la Nica­ra­gua san­di­nis­ta, des­tru­yen­do aldeas, matan­do, tor­tu­ran­do, vio­lan­do a muje­res y niñas? Ronald Reagan les lla­ma­ba enton­ces “los com­ba­tien­tes de la liber­tad”.

Lla­mar “rebel­des” a gru­pos de mer­ce­na­rios mane­ja­dos por la CIA y sus aso­cia­dos, es fal­tar el res­pe­to a los rebel­des reales que luchan en el mun­do por su libe­ra­ción.

El pue­blo y el gobierno libio no sólo tenían el dere­cho, sino la obli­ga­ción de defen­der­se. Cual­quier país del mun­do bajo ata­que extran­je­ro tie­ne el deber de hacer­lo.

Si logran que­dar­se con Libia para trans­for­mar el país en “una nue­va Soma­lia” como denun­ció el pasa­do 19 de agos­to el por­ta­voz del Gobierno libio, Mus­sa Ibrahim, ante el incre­men­to de los bom­bar­deos de la OTAN, todos los paí­ses del mun­do que­dan en la des­pro­tec­ción total.

Con el aña­di­do de que un fis­cal argen­tino de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI) quie­re con­de­nar a Kad­da­fi, mien­tras ampa­ra las cri­mi­na­les inter­ven­cio­nes y el geno­ci­dio de Afga­nis­tán e Iraq.

Soma­lía es un país sin gobierno, con una cri­sis ali­men­ta­ria, y es lo que pre­ten­den hacer de Libia las poten­cias occi­den­ta­les al con­ti­nuar los ata­ques “mien­tras noso­tros tra­ba­ja­mos pla­nes de paz” recor­dó tam­bién el voce­ro libio. (Tele­sur 19−8−11).

La capi­tal de ese país está sufrien­do en los últi­mos días una nue­va olea­da de ata­ques de la alian­za impe­rial que cau­sa­ron doce­nas de muer­tos y heri­dos.

Las auto­ri­da­des advir­tie­ron el 19 de agos­to pasa­do que los bom­bar­deos se incre­men­ta­rían en días pre­vios al ani­ver­sa­rio 42 de la lla­ma­da Revo­lu­ción Ver­de, que enca­be­zó Gada­fi el 1 de sep­tiem­bre de 1969.

A esta altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos, cuan­do las poten­cias se han apro­pia­do de los dine­ros del Esta­do libio, inclu­so han ins­ta­la­do en Washing­ton una emba­ja­da del lla­ma­do Con­se­jo de Tran­si­ción, lo que nun­ca antes había suce­di­do, nadie pue­de dudar de que estos “rebel­des” jamás repre­sen­ta­ron al pue­blo libio. De hecho antes de con­tro­lar terri­to­rio alguno, los “rebel­des” crea­ron el Ban­co Cen­tral de Bengha­zi. ¿Exis­te algo simi­lar en la his­to­ria?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *