Gue­rra colo­nial con­tra Libia – Ste­lla Caloni

La per­ver­sión de agen­cias esta­dou­ni­den­ses y euro­peas y sus subor­di­na­dos en el mun­do al lla­mar “gue­rra civil” a lo que está suce­dien­do en Libia, demues­tra cómo se con­vir­tió una inter­ven­ción colo­nial con­tra un país, del que Esta­dos Uni­dos y sus socios quie­ren apo­de­rar­se por diver­sas razo­nes de intere­ses, en una “rebe­lión” inter­na que “huma­ni­ta­ria­men­te” debía ser ayudada.

La reali­dad es que el pue­blo libio sopor­ta des­de media­dos de mar­zo los bom­bar­deos sal­va­jes de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), con­tra un país de casi seis millo­nes de habi­tan­tes, con­si­de­ran­do que una bue­na par­te de ese terri­to­rio es desierto.

Muer­te y des­truc­ción han pro­du­ci­do los bom­bar­deos en todo el país, para abrir camino a los mer­ce­na­rios que fue­ron des­de el prin­ci­pio el motor de la supues­ta “rebe­lión” del pue­blo con­tra Mua­mar Gadafi.

No exis­te nin­gu­na ima­gen de aque­lla rebe­lión “popu­lar”, ni de la “excu­sa” ‑los supues­tos “bom­bar­deos de Gada­fi con­tra la pobla­ción civil”- con que ampa­ra­ron una inter­ven­ción bru­tal en pleno siglo XXI.

Entre­tan­to, esa pobla­ción civil está sien­do masa­cra­da por sus “pro­tec­to­res” de la OTAN y sus hoga­res, escue­las, cen­tros de ali­men­ta­ción, labo­ra­to­rios medi­ci­na­les, uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les, todo destruido.

Nadie pue­de des­co­no­cer los avan­ces pro­du­ci­dos en Libia des­pués que Gada­fi enca­be­za­ra la rebe­lión que ter­mi­nó con una monar­quía colo­nial y con el sta­tus de colo­nia que tenía ese país en 1969.

Todo ese esfuer­zo está sien­do demo­li­do, mien­tras siem­bran ese terri­to­rio con ura­nio empo­bre­ci­do, lo que sig­ni­fi­ca un desas­tre humano y eco­ló­gi­co para el futuro.

La reso­lu­ción 1973 adop­ta­da por Nacio­nes Uni­das el 17 de mar­zo de este año para esta­ble­cer un supues­to blo­queo aéreo en Libia, tenía como úni­ca fina­li­dad impe­dir al gobierno de ese país sobe­rano defen­der­se. Esa reso­lu­ción se tomó sin escu­char lo que los obser­va­do­res direc­tos tenían que decir.

Se ase­gu­ra­ban así de que Libia no tuvie­ra defen­sa aérea. Y se pue­de ano­tar como una derro­ta moral que ese país haya resis­ti­do duran­te casi seis meses los bom­bar­deos, dejan­do en evi­den­cia que los tales “rebel­des” sin la OTAN no existen.

Bas­ta ver una foto­gra­fía que cir­cu­ló en las últi­mas horas y publi­ca­ron algu­nos medios, mos­tran­do supues­tos “opo­si­to­res libios” cuyo físi­co, ves­ti­men­ta y arma­men­to los asi­mi­la a los típi­cos mer­ce­na­rios que las poten­cias lle­va­ron a esa región, para tener una dimen­sión de la ver­dad que ocul­tan los medios.

Para poder comen­zar y sos­te­ner la inter­ven­ción, Esta­dos Uni­dos y sus aso­cia­dos uti­li­za­ron los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción en el mun­do, que en reali­dad están bajo su con­trol mili­tar y de seguridad.

En este caso con­ta­ron tam­bién con la cola­bo­ra­ción intere­sa­da o desin­te­re­sa­da, pero cum­plien­do el mis­mo obje­ti­vo, de algu­nos perio­dis­tas e inte­lec­tua­les con­si­de­ra­dos “pro­gre­sis­tas”, que fue­ron cóm­pli­ces de esta inter­ven­ción y de la red de men­ti­ras que se uti­li­zó para justificarla.

Aho­ra éstos espe­ran para jus­ti­fi­car­se ellos mis­mos, que gane la OTAN y cuen­te la his­to­ria de los ven­ce­do­res sobre “las horri­bles vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos come­ti­das” por el gobierno libio para encu­brir lo que hacen los mer­ce­na­rios y las tro­pas inva­so­ras. Como lo hicie­ron en Afga­nis­tán, Irak o mucho antes.

¿Olvi­da­ron tan pron­ta­men­te a los “con­tra” nica­ra­güen­ses cuan­do ata­ca­ban des­de las bases de Esta­dos Uni­dos en Hon­du­ras a la Nica­ra­gua san­di­nis­ta, des­tru­yen­do aldeas, matan­do, tor­tu­ran­do, vio­lan­do a muje­res y niñas? Ronald Reagan les lla­ma­ba enton­ces “los com­ba­tien­tes de la libertad”.

Lla­mar “rebel­des” a gru­pos de mer­ce­na­rios mane­ja­dos por la CIA y sus aso­cia­dos, es fal­tar el res­pe­to a los rebel­des reales que luchan en el mun­do por su liberación.

El pue­blo y el gobierno libio no sólo tenían el dere­cho, sino la obli­ga­ción de defen­der­se. Cual­quier país del mun­do bajo ata­que extran­je­ro tie­ne el deber de hacerlo.

Si logran que­dar­se con Libia para trans­for­mar el país en “una nue­va Soma­lia” como denun­ció el pasa­do 19 de agos­to el por­ta­voz del Gobierno libio, Mus­sa Ibrahim, ante el incre­men­to de los bom­bar­deos de la OTAN, todos los paí­ses del mun­do que­dan en la des­pro­tec­ción total.

Con el aña­di­do de que un fis­cal argen­tino de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI) quie­re con­de­nar a Kad­da­fi, mien­tras ampa­ra las cri­mi­na­les inter­ven­cio­nes y el geno­ci­dio de Afga­nis­tán e Iraq.

Soma­lía es un país sin gobierno, con una cri­sis ali­men­ta­ria, y es lo que pre­ten­den hacer de Libia las poten­cias occi­den­ta­les al con­ti­nuar los ata­ques “mien­tras noso­tros tra­ba­ja­mos pla­nes de paz” recor­dó tam­bién el voce­ro libio. (Tele­sur 19−8−11).

La capi­tal de ese país está sufrien­do en los últi­mos días una nue­va olea­da de ata­ques de la alian­za impe­rial que cau­sa­ron doce­nas de muer­tos y heridos.

Las auto­ri­da­des advir­tie­ron el 19 de agos­to pasa­do que los bom­bar­deos se incre­men­ta­rían en días pre­vios al ani­ver­sa­rio 42 de la lla­ma­da Revo­lu­ción Ver­de, que enca­be­zó Gada­fi el 1 de sep­tiem­bre de 1969.

A esta altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos, cuan­do las poten­cias se han apro­pia­do de los dine­ros del Esta­do libio, inclu­so han ins­ta­la­do en Washing­ton una emba­ja­da del lla­ma­do Con­se­jo de Tran­si­ción, lo que nun­ca antes había suce­di­do, nadie pue­de dudar de que estos “rebel­des” jamás repre­sen­ta­ron al pue­blo libio. De hecho antes de con­tro­lar terri­to­rio alguno, los “rebel­des” crea­ron el Ban­co Cen­tral de Bengha­zi. ¿Exis­te algo simi­lar en la historia?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.