¿Es posi­ble decir­se de “izquier­das´ y ale­grar­se de la vic­to­ria de la OTAN en Libia?- Insur­gen­te

¿Sal­drán a fes­te­jar por las calles espa­ño­las con la extre­ma dere­cha, el PP y el PSOE?.

Des­de nues­tra humil­de posi­ción de dia­rio digi­tal de izquier­das publi­ca­mos un artícu­lo de uno de los tan­tos gru­pos tros­kis­tas que nos habi­tan, en este caso del PRT (que se que­dó con el nom­bre de Corrien­te Roja) y que per­te­ne­ce a la LIT-CI (more­nis­ta). Aun­que es evi­den­te que se tra­ta de una orga­ni­za­ción extre­ma­da­men­te mino­ri­ta­ria no que­re­mos dejar pasar su ale­gría por­que el impe­ria­lis­mo y su abra­zo arma­do, la OTAN, se encuen­tren ya en Trí­po­li, capi­tal de Libia y que sus agen­cias y medios anun­cien que con­tro­lan el 95% del país. Dicen ser de izquier­das, como ven, hay gen­te pá tó.

Ahí va:

El san­gui­na­rio régi­men de Mua­mar el Gada­fi en Libia se está des­mo­ro­nan­do.
El mun­do ente­ro asis­te con­mo­vi­do a las imá­ge­nes de rebel­des arma­dos, acom­pa­ña­dos por la pobla­ción ham­brea­da y sedien­ta de liber­ta­des demo­crá­ti­cas, entran­do a la capi­tal Trí­po­li en el mar­co de lo que sería la ofen­si­va final de una gue­rra civil que lle­va más de cin­co meses.Estas esce­nas, de hom­bres y muje­res de pue­blo, con armas en la mano y agi­tan­do ban­de­ras puño en alto, asal­tan­do vale­ro­sa­men­te el Pala­cio Bab El Azi­zi­ya, resi­den­cia de Gada­fi y sede del poder dic­ta­to­rial, tie­nen tan­ta fuer­za que no pue­den sino evo­car en la memo­ria a las más gran­dio­sas vic­to­rias que ha pro­ta­go­ni­za­do nues­tra cla­se.

En las calles de Trí­po­li hay júbi­lo popu­lar. El pue­blo se sien­te vic­to­rio­so, se sien­te libre, sien­te el poder de sus pro­pias fuer­zas. El dic­ta­dor, si bien se des­co­no­ce su para­de­ro, per­dió el con­trol del país. Aquel que hace pocos meses habla­ba de “aplas­tar a las ratas» y de per­se­guir a los rebel­des «pal­mo a pal­mo» y «calle­jón a calle­jón» tie­ne aho­ra su pre­sen­te más cer­cano a los ex dic­ta­do­res de Túnez y Egipto.Desde la LIT-CI salu­da­mos efu­si­va­men­te estos hechos que cons­ti­tu­yen, sin lugar a dudas, una tre­men­da vic­to­ria polí­ti­ca y mili­tar del pue­blo libio y de todo el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que sacu­de al mun­do ára­be.

Hay que lla­mar a las cosas por su nom­bre: esta­mos delan­te de una impre­sio­nan­te vic­to­ria de un pue­blo que tomó las armas ‑y su pro­pio des­tino- en sus manos para enfren­tar, empren­dien­do una gue­rra civil, a una dic­ta­du­ra feroz e impla­ca­ble­men­te san­gui­na­ria que ejer­ció el poder abso­lu­to duran­te 42 años. El pue­blo libio, arma­do y orga­ni­za­do en Comi­tés Popu­la­res, está liqui­dan­do no sólo a un gobierno dic­ta­to­rial, sino a todo un régi­men opre­sor con su prin­ci­pal ins­ti­tu­ción: las FF​.AA​.No obs­tan­te, como vere­mos más ade­lan­te, es pre­ci­so aler­tar los peli­gros que ace­chan esta vic­to­ria demo­crá­ti­ca del pue­blo libio, que tie­nen que ver con los afa­nes del impe­ria­lis­mo de derro­tar o des­viar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio valién­do­se del entre­guis­ta Con­se­jo Nacio­nal Tran­si­to­rio (CNT), ins­tan­cia bur­gue­sa y pro-impe­ria­lis­ta que se pos­tu­la para gober­nar a Libia una vez caí­do Gada­fi.

El des­mo­ro­na­mien­to del gobierno y del régi­men de Gada­fi, por la acción direc­ta de las masas, es par­te y repre­sen­ta un impul­so monu­men­tal para el con­jun­to de la revo­lu­ción ára­be, uno de los polos cen­tra­les, jun­to a Euro­pa, del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio mun­dial. De la mis­ma for­ma en que la lucha heroi­ca que libra­ron las masas en Túnez y en Egip­to, cuan­do comen­zó la pri­ma­ve­ra ára­be, abrió el camino y expan­dió el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio a toda la región, aho­ra la revo­lu­ción libia ten­drá reper­cu­sio­nes impac­tan­tes en el estí­mu­lo a la revo­lu­ción abier­ta en Orien­te Medio y el Nor­te de Áfri­ca. En Siria, en Yemen e inclu­so en Túnez y Egip­to esta con­quis­ta popu­lar infla­ma men­tes y cora­zo­nes. La vic­to­ria del pue­blo libio es gaso­li­na pura en la incen­dia­ria situa­ción ára­be.

Las masas ára­bes y del mun­do ente­ro obser­van a los libios arma­dos reven­tan­do esta­tuas o retra­tos de Gada­fi y extraen una úni­ca lec­ción: es posi­ble ven­cer. La “pri­ma­ve­ra ára­be” cami­na rum­bo a un verano ardiente.Esta revo­lu­ción en Libia se suma a las fan­tás­ti­cas revo­lu­cio­nes que se die­ron al ini­cio del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio ára­be, pero con ele­men­tos supe­rio­res. En Libia, a dife­ren­cia de los levan­ta­mien­tos popu­la­res en Túnez o Egip­to, el pue­blo tomó las armas y des­tru­yó a las FF.AA., prin­ci­pal ins­ti­tu­ción del Esta­do bur­gués y del régi­men de Gada­fi. Aho­ra no exis­te más FF.AA. regu­la­res en Libia, lo que exis­te son miles y miles de hom­bres y muje­res arma­das y sedien­tas de los cam­bios pro­fun­dos por los cua­les arries­ga­ron o die­ron sus vidas. Y eso es cua­li­ta­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta de la revo­lu­ción local y regio­nal.

Las con­tra­dic­cio­nes del pro­ce­soEs sabi­do que el impe­ria­lis­mo inter­vino e inter­vie­ne en Libia a tra­vés de la OTAN. Entró en esce­na no por cau­sa de las “masa­cres” o la defen­sa de los “dere­chos huma­nos”, esa fue su cono­ci­da retó­ri­ca hipó­cri­ta para jus­ti­fi­car sus accio­nes. Su inter­ven­ción se dio una vez esta­lla­do el levan­ta­mien­to popu­lar arma­do, para esta­bi­li­zar lo antes posi­ble la situa­ción, fun­da­men­tal­men­te para con­tro­lar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y así, por esa vía, poder recu­pe­rar el con­trol de las reser­vas y el man­te­ni­mien­to nor­mal del flu­jo de petró­leo. Pero su inte­rés cen­tral, insis­ti­mos, es polí­ti­co, es con­tro­lar y derro­tar el ascen­so de las masas libias, evi­tan­do que su ejem­plo se extien­da a más paí­ses den­tro del mun­do ára­be.

Y este obje­ti­vo lo tenían que lograr con o sin Gada­fi. La inter­ven­ción mili­tar fue, en un prin­ci­pio, para for­zar a Gada­fi a una sali­da nego­cia­da, a que reali­ce con­ce­sio­nes, lo cual nun­ca pasó. Enton­ces, ante una reali­dad en que Gada­fi ya no podía con­te­ner más ‑al con­tra­rio, exa­cer­ba­ba- el avan­ce incon­te­ni­ble del pue­blo en armas, el impe­ria­lis­mo se jugó direc­ta­men­te por su caí­da. Esa es la gran con­tra­dic­ción del pro­ce­so. En medio de una gue­rra civil ‑ele­men­to que no se dio en Túnez o Egipto‑, el impe­ria­lis­mo se vio obli­ga­do a inter­ve­nir mili­tar­men­te para derro­car a Gada­fi. Pero no por ser éste un “anti­im­pe­ria­lis­ta”, como dicen Chá­vez y los Cas­tro, pues des­de ini­cios de siglo Gada­fi comen­zó a entre­gar los recur­sos petro­le­ros a mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses y euro­peas, sino por­que Gada­fi ya no podía esta­bi­li­zar el país en medio de una insur­gen­cia popu­lar arma­da.

La con­tra­dic­ción es que, en el terreno mili­tar, exis­tió una uni­dad de acción entre el impe­ria­lis­mo y las masas para derro­car a Gada­fi, pero con obje­ti­vos de fon­do total­men­te opues­tos: las masas quie­ren libe­rar el país de la opre­sión y el impe­ria­lis­mo dete­ner la revo­lu­ción para pro­se­guir el saqueo de las rique­zas libias y de Medio Orien​te​.La cues­tión es que el impe­ria­lis­mo no podía que­dar­se miran­do cómo se desa­rro­lla­ba una gue­rra civil, de con­se­cuen­cias y dura­ción insos­pe­cha­das, mien­tras el flu­jo de petró­leo esta­ba para­li­za­do y el mun­do ára­be esta­ba sien­do arra­sa­do por ven­da­va­les revo­lu­cio­na­rios. He ahí la inter­ven­ción vía OTAN, con Fran­cia y el Rei­no Uni­do como pun­ta­les del ope­ra­ti­vo.

Inter­vino con todo lo que la situa­ción le per­mi­tía, si no envió tro­pas no fue por­que no qui­so – para ellos hubie­se sido lo mejor- sino por­que, con Irak y Afga­nis­tán, y con el pol­vo­rín que es aho­ra el mun­do ára­be, el impe­ria­lis­mo no pue­de des­em­bar­car tro­pas así por­que sí en todas par­tes. De esto devie­ne el prin­ci­pal pro­ble­ma que ten­drá el impe­ria­lis­mo una vez caí­do Gada­fi: como la inter­ven­ción no pudie­ron hacer­la tipo Irak o Afga­nis­tán ‑con miles de mari­nes y ocu­pa­ción direc­ta- aho­ra deben enca­rar el pro­ble­ma de cómo des­ar­mar a las masas, que con razón se sien­ten triun­fan­tes y son posee­do­ras del poder real en Trí­po­li.

El impe­ria­lis­mo se verá obli­ga­do a manio­brar, a con­fun­dir, a nego­ciar y, si no fun­cio­na todo eso, a des­em­bar­car tro­pas de ocupación.¿Derrota o vic­to­ria de las masas?Tanto Chá­vez como los Cas­tro expre­sa­ron su apo­yo incon­di­cio­nal a la dic­ta­du­ra de Gada­fi. Esto pue­de pare­cer una “con­tra­dic­ción” en gobier­nos que se auto­pro­cla­man “revo­lu­cio­na­rios”, de los cua­les se espe­ra que estén de lado de la lucha de los pue­blos con­tra gobier­nos dic­ta­to­ria­les y ase­si­nos como el de Gada­fi. En este caso con­cre­to, al apo­yar a dic­ta­do­res como Gada­fi o Assad lo que hacen es for­ta­le­cer la posi­ción del impe­ria­lis­mo pues dejan el camino libre para que este, de mane­ra hipó­cri­ta, se emban­de­re con la defen­sa de los dere­chos huma­nos y las liber­ta­des demo­crá­ti­cas ante las masas. Gra­cias a esta posi­ción de estos refe­ren­tes de la izquier­da mun­dial, con toda razón se pue­de acen­tuar la con­fu­sión en la cabe­za de un lucha­dor libio o sirio que ve a la “izquier­da” (Chá­vez y los Cas­tro) apo­yan­do al dic­ta­dor que lo ham­brea y lo masa­cra y al impe­ria­lis­mo (Oba­ma, la OTAN, etc.) que lo “ayu­da” a derro­car ese dic­ta­dor. Es así nefas­to el efec­to en la con­cien­cia de las masas y de la van­guar­dia mun­dial que pro­vo­ca el ver­gon­zo­so apo­yo del cas­tro-cha­vis­mo a estos dic­ta­do­res san­gui­na­rios.

El pre­si­den­te vene­zo­lano lle­gó a decla­rar, al con­de­co­rar al dic­ta­dor ára­be, que: “Lo que Bolí­var es para noso­tros, Gada­fi es para el pue­blo libio”. Fren­te a las masa­cres per­pe­tra­das por Gada­fi, Chá­vez afir­mó «No me cons­ta y des­de esta dis­tan­cia no voy a con­de­nar a quien ha sido mi ami­go por mucho tiem­po sin saber exac­ta­men­te lo que en Libia está ocu­rrien­do». Este apo­yo ver­gon­zo­so se acen­tuó cuan­do comen­zó la inter­ven­ción impe­ria­lis­mo, don­de la corrien­te cas­tro-cha­vis­ta inten­tó explo­tar este hecho a fon­do para gal­va­ni­zar el apo­yo de la mayo­ría de la izquier­da al dic­ta­dor libio. Pasa­ron a defen­der la hipó­te­sis de que todo se tra­ta­ba de una “cons­pi­ra­ción inter­na­cio­nal” con­tra un líder “anti­im­pe­ria­lis­ta”. Las miles de muer­tes, pro­duc­to de las matan­zas que efec­tua­ba Gada­fi bom­bar­dean­do con la avia­ción las movi­li­za­cio­nes popu­la­res, para Chá­vez, pasa­ron a ser un inven­to del impe­ria­lis­mo: “Esta­dos Uni­dos estoy segu­ro de que está exa­ge­ran­do y está dis­tor­sio­nan­do las cosas para jus­ti­fi­car una inva­sión».

Esta corrien­te, aho­ra que Gada­fi toca su fin, comien­za a sos­te­ner que lo que ocu­rre en Libia sería una derro­ta de los pue­blos y una vic­to­ria del impe­ria­lis­mo, espe­cí­fi­ca­men­te de la inter­ven­ción mili­tar de la o­nU-OTAN. Esto no es correc­to. No es por­que el impe­ria­lis­mo se haya vis­to obli­ga­do a inter­ve­nir, como lo hizo en otras innú­me­ras oca­sio­nes, esto deja de ser una vic­to­ria de las masas movi­li­za­das y arma­das que sacu­den una dic­ta­du­ra feroz de cua­tro déca­das. El hecho que el impe­ria­lis­mo le haya reti­ra­do su ben­di­ción a Gada­fi en este últi­mo tra­mo y se haya juga­do por su caí­da, no con­vier­te mecá­ni­ca­men­te al dic­ta­dor libio en un “anti­im­pe­ria­lis­ta” y en mere­ce­dor del apo­yo polí­ti­co de la izquier­da mun­dial. Los hechos son los hechos. Gada­fi, des­de hace al menos una déca­da, dejó de tener fric­cio­nes con el impe­ria­lis­mo para pasar a ser su agen­te en la región.

El impe­ria­lis­mo lo sus­ten­ta­ba, si aho­ra cam­bia de posi­ción no es por­que Gada­fi sea anti­im­pe­ria­lis­ta sino por cau­sa de la revo­lu­ción libia, fren­te a la cual el dic­ta­dor no les fue pie­za efec­ti­va para con­te­ner­la. Lo que ocu­rre es que el cas­tro-cha­vis­mo pre­sen­ta la derro­ta de Gada­fi como derro­ta de los pue­blos, cuan­do es exac­ta­men­te lo opuesto.Nuestra posi­ción fren­te a la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Libia, des­de el pri­mer momen­to, fue de rotun­do recha­zo a la mis­ma por tener el cla­ro obje­ti­vo de derro­tar la revo­lu­ción en cur­so. Sin embar­go, esto no nos lle­vó a apo­yar al san­gui­na­rio Gadafi.¡Ninguna con­fian­za en el impe­ria­lis­mo ni en el CNT!El impe­ria­lis­mo tra­ta de con­te­ner la situa­ción pues teme, con razón, que el levan­ta­mien­to popu­lar arma­do vaya más allá del mero derro­ca­mien­to de Gada­fi. La furia acu­mu­la­da tras déca­das de ham­bre y opre­sión es impre­de­ci­ble.

Enton­ces, des­de Washing­ton se lan­zan, por un lado, a inten­tar capi­ta­li­zar la vic­to­ria como si fue­se úni­ca­men­te pro­duc­to de su inter­ven­ción mili­tar vía OTAN (idea muy difun­di­da por la pren­sa inter­na­cio­nal) con el cla­ro obje­ti­vo de mini­mi­zar la acción de las masas libias y con esto ate­nuar el ejem­plo de su lucha para otros paí­ses ára­bes y el mun­do. Por otro, a inten­tar “con­tro­lar” y diri­gir la “tran­si­ción” en Libia, el “des­pués de Gada­fi”. Pero aquí deci­mos, a ries­go de ser repe­ti­ti­vos, que la mano vie­ne dura para el impe­ria­lis­mo pues ten­drá que con­ven­cer a las masas libias a des­ar­mar­se y a vol­ver a sus casas pací­fi­ca­men­te tras su tre­men­da vic­to­ria. No sólo deben des­ar­mar a las masas, sino recons­truir, lo antes posi­ble, un nue­vo régi­men y unas nue­vas FF.AA. bur­gue­sas en Libia, pues estas fue­ron des­trui­das median­te la acción de las masas insu­rrec­tas. La con­tra­dic­ción es que esta tarea la enca­ran con rela­ti­vo pres­ti­gio por haber cola­bo­ra­do en el des­mo­ro­na­mien­to del apa­ra­to mili­tar de Gada­fi.

Para el impe­ria­lis­mo no pue­de haber peor cosa que un impas­se pro­lon­ga­do en la cues­tión del poder, en medio una situa­ción don­de el pue­blo está arma­do y toda la región ‑estra­té­gi­ca para sus intere­ses- es un barril de pól­vo­ra. De for­ma urgen­te tie­ne la nece­si­dad de recons­truir un gobierno, un régi­men y un ejér­ci­to que les garan­ti­ce una esta­bi­li­dad en el país y en la región para reto­mar nor­mal­men­te el con­trol de los yaci­mien­tos y el flu­jo del petró­leo, con más razón en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca. Es jus­ta­men­te para “dis­cu­tir los des­ti­nos de Libia”, en estos mar­cos, que se está con­vo­can­do a una reu­nión en Catar y otra en París con repre­sen­tan­tes de todos los impe­ria­lis­mos que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo militar.En esta tarea, de des­mon­tar la revo­lu­ción y recons­truir un régi­men entre­guis­ta, el lla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal Tran­si­to­rio (CNT), órgano cons­ti­tui­do de ex minis­tros de Gada­fi y otros tráns­fu­gas que aho­ra retor­nan del exte­rior y que se auto desig­nó el mote de gobierno para­le­lo duran­te la lucha arma­da, se está mos­tran­do como alia­do de los afa­nes impe­ria­lis­tas. Mus­ta­fá Abdel Jalil, pre­si­den­te del CNT y ex minis­tro de jus­ti­cia de Gada­fi, hizo decla­ra­cio­nes don­de ase­gu­ra, una vez caí­do Gada­fi, que man­ten­drá los con­tra­tos petro­le­ros de Gada­fi sino que el nue­vo gobierno pri­vi­le­gia­rá a Fran­cia, Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos en el sumi­nis­tro de petró­leo, por haber sido “ami­gos” de la insur­gen­cia. Otro aspec­to que el CNT comien­za a defen­der es que tras la derro­ta de Gada­fi los rebel­des deben des­ar­mar­se y “vol­ver a ser ciu­da­da­nos pro­duc­ti­vos”. Abdel Jalil, inclu­so lle­gó a ame­na­zar con renun­ciar si se daban “actos de ven­gan­za” y lla­mó a «res­pe­tar vidas y pro­pie­da­des» y que nadie «debe tomar­se la jus­ti­cia por su mano».

Des­de la LIT-CI sos­te­ne­mos que, una vez caí­do el dic­ta­dor Gada­fi, es el pue­blo libio el úni­co que debe deci­dir sobre sus des­ti­nos. Para esto es fun­da­men­tal la lucha por con­cre­tar una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, libre, demo­crá­ti­ca y sobe­ra­na, que refun­de el país sobre nue­vas bases polí­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas, par­tien­do de garan­ti­zar ple­nas liber­ta­des demo­crá­ti­cas para el pueblo.Para con­cre­tar esto, el pue­blo libio no sólo no pue­de depo­si­tar la más míni­ma con­fian­za en el CNT, órgano que no fue elec­to por nadie, sino que debe enfren­tar­lo abier­ta­men­te.

El CNT es una ins­tan­cia bur­gue­sa que bus­ca y bus­ca­rá recom­po­ner el régi­men polí­ti­co y las FF.AA. al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo, a cos­ta de man­te­ner el saqueo de los recur­sos ener­gé­ti­cos y la mise­ria popu­lar. Ni gobierno del CNT ni la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en los asun­tos inter­nos de Libia; esta­mos por la manu­ten­ción de los Comi­tés Popu­la­res arma­dos y que el poder polí­ti­co pase direc­ta y com­ple­ta­men­te a sus manos.En este sen­ti­do, no se pue­de des­car­tar que el impe­ria­lis­mo inten­te ocu­par el país con sus pro­pias tro­pas para ejer­cer un con­trol direc­to de la situa­ción. Esto es pro­ba­ble pues, para esta­bi­li­zar el país pre­ci­sa de fuer­zas arma­das bur­gue­sas y pro-impe­ria­lis­tas, las cua­les fue­ron des­trui­das por las masas. Lo que exis­te aho­ra son mili­cias popu­la­res arma­das y el impe­ria­lis­mo pre­ci­sa liqui­dar eso cuan­to antes. Esta­mos total­men­te en con­tra de un posi­ble envío de tro­pas por par­te del impe­ria­lis­mo, sean estas con­ven­cio­na­les o “huma­ni­ta­rias” bajo ropa­je de la o­nU u OTAN en Libia, pues esta­rá al ser­vi­cio de derro­tar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, des­ar­man­do al pue­blo y recons­tru­yen­do el régi­men, para con­ti­nuar saquean­do las rique­zas del país. Una ocu­pa­ción impe­ria­lis­ta será tan dic­ta­to­rial como el gobierno de Gada­fi.

Por eso, des­de la LIT-CI deci­mos: ¡Nin­gún sol­da­do impe­ria­lis­ta en Libia! ¡Fue­ra manos de la OTAN, la o­nU o el impe­ria­lis­mo de Libia y toda la región árabe!Para noso­tros, es el pue­blo, arma­do como está, el que debe gober­nar en Libia y pro­fun­di­zar la revo­lu­ción en su país y en todo el mun­do ára­be. Sólo un gobierno de los comi­tés popu­la­res libios podrá con­vo­car y garan­ti­zar elec­cio­nes libres para una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te real­men­te libre, demo­crá­ti­ca y sobe­ra­na. Sólo un gobierno obre­ro y popu­lar, apo­ya­do en los comi­tés de base arma­dos, podrá con­fis­car todas las pro­pie­da­des y las for­tu­nas de Gada­fi y sus sinies­tros acó­li­tos, colo­cán­do­las bajo con­trol y al ser­vi­cio y del pue­blo; cas­ti­gar inmi­se­ri­cor­de­men­te a Gada­fi y demás miem­bros de su dic­ta­du­ra por todos los robos y crí­me­nes come­ti­dos con­tra el pue­blo; anu­lar todos los con­tra­tos petro­le­ros y otros pac­tos con el impe­ria­lis­mo hechos por Gada­fi; nacio­na­li­zar el petró­leo y la eco­no­mía del país bajo con­trol obre­ro y popu­lar, colo­cán­do­las al ser­vi­cio de aten­der las enor­mes nece­si­da­des de las masas tra­ba­ja­do­ras y eje­cu­tar de for­ma urgen­te un plan eco­nó­mi­co de emer­gen­cia para satis­fa­cer las caren­cias acu­cian­tes del pue­blo. Insis­ti­mos, sólo un gobierno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra arma­da pue­de garan­ti­zar este pro­gra­ma.

De un gobierno del CNT no pode­mos espe­rar siquie­ra la con­cre­ción de las aspi­ra­cio­nes demo­crá­ti­cas del pue­blo vic­to­rio­so, por estar con­for­ma­do de ex minis­tros de Gada­fi y por­que ya anun­cian abier­ta­men­te sus com­pro­mi­sos con el imperialismo.Esta debe ser, en nues­tra opi­nión, la siguien­te bata­lla de la revo­lu­ción libia: colo­car el poder en manos del pue­blo a tra­vés de sus orga­ni­za­cio­nes e impul­sar con todo la revo­lu­ción ára­be de con­jun­to, en direc­ción a la Fede­ra­ción de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Árabes.¡Viva la revo­lu­ción del pue­blo libio!¡Viva la revo­lu­ción árabe!¡Por un gobierno obre­ro y del pue­blo en armas que garan­ti­ce una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te libre y soberana!¡Disolución total de las fuer­zas arma­das de Gadafi!¡Juicio y cas­ti­go a los crí­me­nes de Gada­fi y su dic­ta­du­ra con­tra el pueblo!¡Ninguna con­fian­za en el CNT!¡Fuera manos del impe­ria­lis­mo y la OTAN de Libia y la región!

Secre­ta­ria­do Inter­na­cio­nal de la LIT-CI24 de agos­to de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *