Com­ba­tir la ofen­si­va del «pas­tor ale­man», una obli­ga­ción civi­ca- Patxi Zamora

El Sr. Ratzin­ger, alias “Bene­dic­to XVI”, fue reci­bi­do en Madrid como jefe del Esta­do Vati­cano y tam­bién como líder todo­po­de­ro­so de la igle­sia cató­li­ca. Dos en uno que, como el tres en uno de sus divi­ni­da­des, tie­nen algo de cien­cia-fic­ción y repre­sen­tan una toma­du­ra de pelo para una socie­dad del siglo XXI. ¿Qué reac­ción hubie­ra pro­vo­ca­do que otro jefe de esta­do, de via­je ofi­cial, apro­ve­cha­ra para cues­tio­nar leyes fun­da­men­ta­les de nues­tra socie­dad refren­da­das en los par­la­men­tos? Divor­cio, abor­to, matri­mo­nio entre homo­se­xua­les, muer­te dig­na y edu­ca­ción lai­ca son ata­ca­dos, ante miles de ove­jas del reba­ño cató­li­co por el “Vica­rio de Cris­to” y sus obis­pos, ultras sin dis­fraz como Rou­co y Cañi­za­res o los des­ti­na­dos en Eus­kal Herria: Muni­lla, Ice­ta y el ex obis­po cas­tren­se, Pérez. Nin­guno de ellos duda en con­de­nar a quie­nes no com­par­ten sus creen­cias, “pues care­cen de valo­res” y “de una vida ple­na” por “no que­rer a Jesús”.

El com­por­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas –y del poder finan­cie­ro- ha sido ver­gon­zo­so, pos­tra­dos ante el ilu­mi­na­do ale­mán y com­par­tien­do, como en el caso del rey, un dis­cur­so lleno de refe­ren­cias a la pri­ma­cía de la ley divi­na sobre la huma­na, dic­ta­da infa­li­ble­men­te por él mis­mo. ¿Alguien se ima­gi­na a Juan Car­los espe­tán­do­le al Papa un “por qué no te callas”? Repre­sen­tan­do a ciu­da­da­nos de un esta­do no con­fe­sio­nal, Feli­pe Bor­bón y Leti­cia Ortiz par­ti­ci­pa­ron en una “vigi­lia” cató­li­ca. ¿Acu­di­rían a los rezos miran­do a la Meca si visi­ta­ra Madrid algún mulá aya­to­la? ¿Se ves­ti­rían de naran­ja y can­ta­rían Hare­Krish­na con los adep­tos a esta fe en la Puer­ta del Sol? Por no hablar de la hipo­cre­sía de los que han apo­ya­do la visi­ta y se encon­tra­rían fue­ra de la igle­sia cató­li­ca por estar, por ejem­plo, divor­cia­dos: la pro­pia Leti­cia Ortiz y líde­res polí­ti­cos como Ana Mato (PP) o J. Bono (PSOE).

Des­de un pun­to de vis­ta civi­li­za­do, la ter­mi­no­lo­gía vati­ca­na pone los pelos de pun­ta: reba­ño, pas­to­res, temor de Dios, legio­na­rios de Cris­to, espa­da del Altí­si­mo (así cali­fi­ca­ba la igle­sia a Fran­co), inma­cu­la­da con­cep­ción, peni­ten­cia­ria de la cate­dral, fue­go eterno, cru­ci­fi­xión, lla­mas del infierno, peca­do, abso­lu­ción, san­gre de Cris­to, reli­quias del “pre­pu­cio de Jesús” docu­men­ta­das por todo el mundo…Fetichismo gore basa­do en la mani­pu­la­ción de la his­to­ria y en el inten­to de con­tro­lar des­de la eco­no­mía a la sexua­li­dad de toda la ciu­da­da­nía, no solo la de sus adep­tos. Y es ahí don­de se encuen­tra la prin­ci­pal crí­ti­ca a la visi­ta del Papa. Nadie obli­ga a casar­se a los cató­li­cos homo­se­xua­les, sean curas, mon­jas o segla­res, tam­po­co a abor­tar ni a man­te­ner rela­cio­nes sexua­les pre­ma­tri­mo­nia­les. El pro­ble­ma estri­ba en que la igle­sia vati­ca­na sí pre­ten­de impo­ner a toda la socie­dad su dis­ci­pli­na por­que así lo orde­nan “los repre­sen­tan­tes de Dios en la tie­rra”. En Fili­pi­nas, el últi­mo esta­do cua­si­teo­crá­ti­co, ha con­se­gui­do diri­gir el país “des­de los prin­ci­pios cris­tia­nos” prohi­bien­do divor­ciar­se, abor­tar, reci­bir edu­ca­ción sexual en las escue­las y afian­zar “la pla­ni­fi­ca­ción fami­liar del señor” o sea, el méto­do Ogino. En un año la tasa de por­ta­do­res de SIDA ha aumen­ta­do un 38%, la mise­ria cre­ce tan­to como la pobla­ción y solo las éli­tes tie­nen acce­so a la píl­do­ra y los pre­ser­va­ti­vos en clí­ni­cas privadas.

He de reco­no­cer mi des­con­cier­to al ver, toda­vía, a tan­ta gen­te defen­dien­do a esta sec­ta que man­tie­ne dog­mas como la vir­gi­ni­dad de María, la resu­rrec­ción, el cie­lo o el infierno y con­clu­ye que todos los males que sufre la huma­ni­dad son con­se­cuen­cia del ale­ja­mien­to del “vigía”, su “reden­tor”. Ratzin­ger fue el ins­pi­ra­dor de la “Domi­nus Iesus”, fir­ma­da por JP II, sobre la igle­sia cató­li­ca como úni­ca reli­gión ver­da­de­ra. La San­ta Sede uti­li­za la exco­mu­nión como herra­mien­ta de cas­ti­go, pero no debe con­si­de­rar peca­dos sus his­tó­ri­cas fecho­rías. Dudo que exis­ta una ins­ti­tu­ción con mayo­res crí­me­nes a su espal­da. Des­de las cru­za­das en las que se bus­ca­ba el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co matan­do por doquier (“cre­yén­do­se dio­ses que deci­den sobre las vidas huma­nas”, como afir­ma aho­ra B16 refi­rién­do­se al abor­to y a la euta­na­sia), a la San­ta Inqui­si­ción, los mayo­res tor­tu­ra­do­res de la his­to­ria, para con­se­guir la “vuel­ta a la fe” de los con­ver­sos e “inadap­ta­dos socia­les”. La filia nazi, fas­cis­ta y fran­quis­ta del papa lla­ma­do Pío per­mi­tió en el esta­do espa­ñol una matan­za por moti­vos polí­ti­cos y reli­gio­sos que jamás se ha dado con­tra los cató­li­cos en nin­gún lugar del mun­do. Sin embar­go, para otro de los jerar­cas ecle­siás­ti­cos, Cañi­za­res, “el matri­mo­nio homo­se­xual es la cosa más terri­ble que ha ocu­rri­do en 20 siglos”.

La igle­sia vati­ca­na es auto­ri­ta­ria, abso­lu­tis­ta, machis­ta y se fun­da­men­ta en la hie­rar­quía (poder sagra­do) gra­cias a la que se ha impues­to a tra­vés de los siglos. Deno­mi­na “el dul­ce Cris­to en la tie­rra” tan­to al actual B16 como a sus ante­ce­so­res, algu­nos papas hijos de papa o el reco­no­ci­do cri­mi­nal B9 (Bene­dic­to IX). Joseph Ratzin­ger, en cali­dad de pre­si­den­te de la Con­gre­ga­ción para la Doc­tri­na de la Fe (anti­gua Inqui­si­ción), no cas­ti­gó públi­ca­men­te a nin­gún pede­ras­ta, pero sí a más de 100 teó­lo­gos. Pre­co­ni­zan la obe­dien­cia cie­ga, la exal­ta­ción del líder y, cuan­do se les cues­tio­na, argu­men­tan: “¡ana­te­ma, son comu­nis­tas, terro­ris­tas!”. San Agus­tín, que des­pués de haber teni­do más vicios que el gato de un caba­ret se con­vir­tió en filó­so­fo del cato­li­cis­mo más ran­cio, sen­ten­cia­ba: “el poder tem­po­ral debe some­ter­se al eterno, el esta­do a la igle­sia y la razón a la fe”. Rou­co le secun­da aho­ra, ante la sumi­sión del poder polí­ti­co espa­ñol: “¿hay mayor for­ma de arro­gan­cia que la que pre­ten­de des­de el poder regu­lar el dere­cho a la vida, el tra­ba­jo, el matri­mo­nio, la socie­dad, la patria, como si dios no exis­tie­se?”. El Tea Party cató­li­co es muy peli­gro­so por­que con­fun­de su liber­tad reli­gio­sa con las bases de con­vi­ven­cia comu­nes a toda la ciu­da­da­nía, cre­yen­te o no. Car­los Dívar, la máxi­ma auto­ri­dad del Poder Judi­cial en el esta­do espa­ñol, ha lle­ga­do a decla­rar haber com­pren­di­do que “sólo en Él está la úni­ca ver­dad”, afir­ma­ción que debe­ría inha­bi­li­tar­le. Esta jerar­quía cató­li­ca diri­ge una ins­ti­tu­ción dañi­na para cual­quier socie­dad que se recla­me demo­crá­ti­ca y mere­ce ser com­ba­ti­da con la razón y la movi­li­za­ción, des­de el res­pe­to a las demás creen­cias que la San­ta Sede de hoy des­pre­cia en la prác­ti­ca dia­ria con la intran­si­gen­cia de su “úni­ca fe verdadera”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.