Com­ba­tir la ofen­si­va del «pas­tor ale­man», una obli­ga­ción civi­ca- Patxi Zamo­ra

El Sr. Ratzin­ger, alias “Bene­dic­to XVI”, fue reci­bi­do en Madrid como jefe del Esta­do Vati­cano y tam­bién como líder todo­po­de­ro­so de la igle­sia cató­li­ca. Dos en uno que, como el tres en uno de sus divi­ni­da­des, tie­nen algo de cien­cia-fic­ción y repre­sen­tan una toma­du­ra de pelo para una socie­dad del siglo XXI. ¿Qué reac­ción hubie­ra pro­vo­ca­do que otro jefe de esta­do, de via­je ofi­cial, apro­ve­cha­ra para cues­tio­nar leyes fun­da­men­ta­les de nues­tra socie­dad refren­da­das en los par­la­men­tos? Divor­cio, abor­to, matri­mo­nio entre homo­se­xua­les, muer­te dig­na y edu­ca­ción lai­ca son ata­ca­dos, ante miles de ove­jas del reba­ño cató­li­co por el “Vica­rio de Cris­to” y sus obis­pos, ultras sin dis­fraz como Rou­co y Cañi­za­res o los des­ti­na­dos en Eus­kal Herria: Muni­lla, Ice­ta y el ex obis­po cas­tren­se, Pérez. Nin­guno de ellos duda en con­de­nar a quie­nes no com­par­ten sus creen­cias, “pues care­cen de valo­res” y “de una vida ple­na” por “no que­rer a Jesús”.

El com­por­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas –y del poder finan­cie­ro- ha sido ver­gon­zo­so, pos­tra­dos ante el ilu­mi­na­do ale­mán y com­par­tien­do, como en el caso del rey, un dis­cur­so lleno de refe­ren­cias a la pri­ma­cía de la ley divi­na sobre la huma­na, dic­ta­da infa­li­ble­men­te por él mis­mo. ¿Alguien se ima­gi­na a Juan Car­los espe­tán­do­le al Papa un “por qué no te callas”? Repre­sen­tan­do a ciu­da­da­nos de un esta­do no con­fe­sio­nal, Feli­pe Bor­bón y Leti­cia Ortiz par­ti­ci­pa­ron en una “vigi­lia” cató­li­ca. ¿Acu­di­rían a los rezos miran­do a la Meca si visi­ta­ra Madrid algún mulá aya­to­la? ¿Se ves­ti­rían de naran­ja y can­ta­rían Hare­Krish­na con los adep­tos a esta fe en la Puer­ta del Sol? Por no hablar de la hipo­cre­sía de los que han apo­ya­do la visi­ta y se encon­tra­rían fue­ra de la igle­sia cató­li­ca por estar, por ejem­plo, divor­cia­dos: la pro­pia Leti­cia Ortiz y líde­res polí­ti­cos como Ana Mato (PP) o J. Bono (PSOE).

Des­de un pun­to de vis­ta civi­li­za­do, la ter­mi­no­lo­gía vati­ca­na pone los pelos de pun­ta: reba­ño, pas­to­res, temor de Dios, legio­na­rios de Cris­to, espa­da del Altí­si­mo (así cali­fi­ca­ba la igle­sia a Fran­co), inma­cu­la­da con­cep­ción, peni­ten­cia­ria de la cate­dral, fue­go eterno, cru­ci­fi­xión, lla­mas del infierno, peca­do, abso­lu­ción, san­gre de Cris­to, reli­quias del “pre­pu­cio de Jesús” docu­men­ta­das por todo el mundo…Fetichismo gore basa­do en la mani­pu­la­ción de la his­to­ria y en el inten­to de con­tro­lar des­de la eco­no­mía a la sexua­li­dad de toda la ciu­da­da­nía, no solo la de sus adep­tos. Y es ahí don­de se encuen­tra la prin­ci­pal crí­ti­ca a la visi­ta del Papa. Nadie obli­ga a casar­se a los cató­li­cos homo­se­xua­les, sean curas, mon­jas o segla­res, tam­po­co a abor­tar ni a man­te­ner rela­cio­nes sexua­les pre­ma­tri­mo­nia­les. El pro­ble­ma estri­ba en que la igle­sia vati­ca­na sí pre­ten­de impo­ner a toda la socie­dad su dis­ci­pli­na por­que así lo orde­nan “los repre­sen­tan­tes de Dios en la tie­rra”. En Fili­pi­nas, el últi­mo esta­do cua­si­teo­crá­ti­co, ha con­se­gui­do diri­gir el país “des­de los prin­ci­pios cris­tia­nos” prohi­bien­do divor­ciar­se, abor­tar, reci­bir edu­ca­ción sexual en las escue­las y afian­zar “la pla­ni­fi­ca­ción fami­liar del señor” o sea, el méto­do Ogino. En un año la tasa de por­ta­do­res de SIDA ha aumen­ta­do un 38%, la mise­ria cre­ce tan­to como la pobla­ción y solo las éli­tes tie­nen acce­so a la píl­do­ra y los pre­ser­va­ti­vos en clí­ni­cas pri­va­das.

He de reco­no­cer mi des­con­cier­to al ver, toda­vía, a tan­ta gen­te defen­dien­do a esta sec­ta que man­tie­ne dog­mas como la vir­gi­ni­dad de María, la resu­rrec­ción, el cie­lo o el infierno y con­clu­ye que todos los males que sufre la huma­ni­dad son con­se­cuen­cia del ale­ja­mien­to del “vigía”, su “reden­tor”. Ratzin­ger fue el ins­pi­ra­dor de la “Domi­nus Iesus”, fir­ma­da por JP II, sobre la igle­sia cató­li­ca como úni­ca reli­gión ver­da­de­ra. La San­ta Sede uti­li­za la exco­mu­nión como herra­mien­ta de cas­ti­go, pero no debe con­si­de­rar peca­dos sus his­tó­ri­cas fecho­rías. Dudo que exis­ta una ins­ti­tu­ción con mayo­res crí­me­nes a su espal­da. Des­de las cru­za­das en las que se bus­ca­ba el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co matan­do por doquier (“cre­yén­do­se dio­ses que deci­den sobre las vidas huma­nas”, como afir­ma aho­ra B16 refi­rién­do­se al abor­to y a la euta­na­sia), a la San­ta Inqui­si­ción, los mayo­res tor­tu­ra­do­res de la his­to­ria, para con­se­guir la “vuel­ta a la fe” de los con­ver­sos e “inadap­ta­dos socia­les”. La filia nazi, fas­cis­ta y fran­quis­ta del papa lla­ma­do Pío per­mi­tió en el esta­do espa­ñol una matan­za por moti­vos polí­ti­cos y reli­gio­sos que jamás se ha dado con­tra los cató­li­cos en nin­gún lugar del mun­do. Sin embar­go, para otro de los jerar­cas ecle­siás­ti­cos, Cañi­za­res, “el matri­mo­nio homo­se­xual es la cosa más terri­ble que ha ocu­rri­do en 20 siglos”.

La igle­sia vati­ca­na es auto­ri­ta­ria, abso­lu­tis­ta, machis­ta y se fun­da­men­ta en la hie­rar­quía (poder sagra­do) gra­cias a la que se ha impues­to a tra­vés de los siglos. Deno­mi­na “el dul­ce Cris­to en la tie­rra” tan­to al actual B16 como a sus ante­ce­so­res, algu­nos papas hijos de papa o el reco­no­ci­do cri­mi­nal B9 (Bene­dic­to IX). Joseph Ratzin­ger, en cali­dad de pre­si­den­te de la Con­gre­ga­ción para la Doc­tri­na de la Fe (anti­gua Inqui­si­ción), no cas­ti­gó públi­ca­men­te a nin­gún pede­ras­ta, pero sí a más de 100 teó­lo­gos. Pre­co­ni­zan la obe­dien­cia cie­ga, la exal­ta­ción del líder y, cuan­do se les cues­tio­na, argu­men­tan: “¡ana­te­ma, son comu­nis­tas, terro­ris­tas!”. San Agus­tín, que des­pués de haber teni­do más vicios que el gato de un caba­ret se con­vir­tió en filó­so­fo del cato­li­cis­mo más ran­cio, sen­ten­cia­ba: “el poder tem­po­ral debe some­ter­se al eterno, el esta­do a la igle­sia y la razón a la fe”. Rou­co le secun­da aho­ra, ante la sumi­sión del poder polí­ti­co espa­ñol: “¿hay mayor for­ma de arro­gan­cia que la que pre­ten­de des­de el poder regu­lar el dere­cho a la vida, el tra­ba­jo, el matri­mo­nio, la socie­dad, la patria, como si dios no exis­tie­se?”. El Tea Party cató­li­co es muy peli­gro­so por­que con­fun­de su liber­tad reli­gio­sa con las bases de con­vi­ven­cia comu­nes a toda la ciu­da­da­nía, cre­yen­te o no. Car­los Dívar, la máxi­ma auto­ri­dad del Poder Judi­cial en el esta­do espa­ñol, ha lle­ga­do a decla­rar haber com­pren­di­do que “sólo en Él está la úni­ca ver­dad”, afir­ma­ción que debe­ría inha­bi­li­tar­le. Esta jerar­quía cató­li­ca diri­ge una ins­ti­tu­ción dañi­na para cual­quier socie­dad que se recla­me demo­crá­ti­ca y mere­ce ser com­ba­ti­da con la razón y la movi­li­za­ción, des­de el res­pe­to a las demás creen­cias que la San­ta Sede de hoy des­pre­cia en la prác­ti­ca dia­ria con la intran­si­gen­cia de su “úni­ca fe ver­da­de­ra”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *