Trí­po­li sin con­trol y con­ver­ti­da en una car­ni­ce­ría huma­na

Agen­cias y cade­nas mediá­ti­cas inter­na­cio­na­les (que decre­ta­ron la «caí­da» pre­ma­tu­ra del pre­si­den­te libio) coin­ci­den en su apre­cia­ción. Trí­po­li, la capi­tal de Libia, vive un esta­do de anar­quía y de «gue­rra civil». Nadie con­tro­la, y las úni­cas cer­te­zas son el caos y la incer­ti­dum­bre. En este esce­na­rio, se afir­ma la posi­bi­li­dad de que los «bom­bar­deos huma­ni­ta­rios» de la OTAN (léa­se des­truc­ción de Libia y masa­cre de dece­nas de miles de civi­les en 5 meses) se con­vier­tan en una «inva­sión terres­tre huma­ni­ta­ria» para con­tro­lar el petró­leo y res­tau­rar la gober­na­bi­li­dad en el país.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

La capi­tal de Libia está inmer­sa en una ver­da­de­ra car­ni­ce­ría huma­na, con caos, anar­quía, incer­ti­dum­bre, y sin pun­tos pre­ci­sos de las posi­cio­nes enemi­gas.

Se habla de una gue­rra urba­na san­grien­ta y sin pará­me­tros, con eje­cu­cio­nes, tor­tu­ras y «cace­rías» noc­tur­nas de alia­dos civi­les, tan­to del gobierno como de los mer­ce­na­rios. Los hos­pi­ta­les están colap­sa­dos por los heri­dos y muti­la­dos que no alcan­zan a ser aten­di­dos.

Los muer­tos (como ya suce­dió en Irak) per­ma­ne­cen horas en las calles sin ser reco­gi­dos. Ya casi no hay ener­gía, no hay ser­vi­cios esen­cia­les, la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca está para­li­za­da, y se vati­ci­na una catás­tro­fe ali­men­ta­ria. Las cifras de muer­tos y heri­dos en las últi­mas 72 horas se suman por miles, algu­nas hablan de 3.000 muer­tos y otros dupli­can esa can­ti­dad.

La con­fu­sión y la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca para favo­re­cer a los inva­so­res, tocan extre­mos increí­bles. Lo que pare­cía un «paseo» para la coa­li­ción impe­rial inva­so­ra USA-OTAN que dise­ñó y coor­di­na a los gru­pos mer­ce­na­rios gol­pis­tas, se com­pli­có y se des­ma­dró.

Kada­fi, en una juga­da tác­ti­ca, se con­vir­tió en una «fan­tas­ma» que está en todos lados y no está en nin­guno. Con lo que que­da en pie de su línea de coman­do, el líder libio con­cen­tró su logís­ti­ca y sus tro­pas en los pun­tos más fuer­tes.

Con tro­pas, tan­ques y bate­rías que pare­cían emer­ger de los sóta­nos, lo que que­da del ejér­ci­to del pre­si­den­te libio bom­bar­dea­ba y ata­ca­ba este miér­co­les a los gru­pos mer­ce­na­rios en dis­tin­tos pun­tos de Trí­po­li.

La reali­dad, des­crip­ta en par­te por los corres­pon­sa­les extran­je­ros, echa por tie­rra el supues­to con­trol que se atri­bu­yen las fuer­zas sedi­cio­sas sobre la capi­tal de Libia.

Lo que antes era un enemi­go «visi­ble» (Kada­fi y su Ejér­ci­to) se ha con­ver­ti­do en un enemi­go «invi­si­ble» que ata­ca y des­apa­re­ce.

Para­le­la­men­te, un coman­do de gue­rra asi­mé­tri­ca, des­ple­ga­do entre la pobla­ción leal, rea­li­za embos­ca­das, aten­ta­dos y accio­nes de gue­rri­lla urba­na con­tra los gru­pos mer­ce­na­rios y con­tra los coman­dos y ofi­cia­les de fuer­zas espe­cia­les y de inte­li­gen­cia de EEUU, Rei­no Uni­do e Israel, que dise­ñan y coor­di­nan los ope­ra­ti­vos de toma y con­trol de Trí­po­li.

En 24 horas (lue­go de la toma del bun­ker pre­si­den­cial por los sedi­cio­sos) la situa­ción, entre los jefes mer­ce­na­rios y los líde­res de las poten­cias inva­so­ras, varió de la eufo­ria triun­fa­lis­ta a la incer­ti­dum­bre.

Ana­lis­tas euro­peos y esta­dou­ni­den­ses ya hablan de una «rato­ne­ra» para los inva­so­res. Para­le­la­men­te, la pren­sa inter­na­cio­nal (colum­na ver­te­bral de «infor­ma­ción» de la coa­li­ción inva­so­ra USA-UE) pide casi abier­ta­men­te que EEUU y la OTAN des­plie­guen sus tro­pas en Libia.

Des­de el mar­tes, comen­ta­ris­tas y ana­lis­tas de algu­nas cade­nas como la CNN piden una «inter­ven­ción inter­na­cio­nal» para evi­tar que Libia cai­ga en el caos de los «gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas» que inte­gran el coman­do «rebel­de» de la CNT.

La per­cep­ción gene­ra­li­za­da entre los man­dos impe­ria­les de EEUU y Euro­pa es que los lla­ma­dos «rebel­des» son un mosai­co casi delin­cuen­cial de gru­pos mer­ce­na­rios fun­da­men­ta­lis­tas de dis­tin­ta extrac­ción, que una vez en el poder van a luchar entre sí por el repar­to del botín de gue­rra.

Este es el pun­to cen­tral que ensom­bre­ce y tor­na imprac­ti­ca­ble la estra­te­gia de con­quis­ta de Libia sin sacri­fi­cio de sol­da­dos y sin cos­to polí­ti­co para las poten­cias de la coa­li­ción USA-OTAN.

Nin­gún ana­lis­ta del sis­te­ma le con­ce­de futu­ro a un gobierno títe­re (como en Irak o Afga­nis­tán) con­for­ma­do por gru­pos de mer­ce­na­rios for­ma­dos por la CIA, cuya úni­ca expe­rien­cia es gue­rrear por encar­go o entre sí por dine­ro y pre­ben­das.

En este esce­na­rio, se afir­ma la posi­bi­li­dad de que los «bom­bar­deos huma­ni­ta­rios» de la OTAN (léa­se des­truc­ción de Libia y masa­cre de dece­nas de miles de civi­les en 5 meses) se con­vier­tan en una «inva­sión terres­tre huma­ni­ta­ria» para con­tro­lar el petró­leo y res­tau­rar la gober­na­bi­li­dad en el país.

Y son incon­ta­bles las ver­sio­nes, sali­das prin­ci­pal­men­te de los bún­ke­res del poder esta­dou­ni­den­se y euro­peo, que dan por sen­ta­do que ya hay un plan mili­tar y un calen­da­rio de las poten­cias inva­so­ras (con EEUU a la cabe­za) para impo­ner la «paz» en Libia con bases y sol­da­dos como en Irak y Afga­nis­tán.

Mien­tras tan­to, los obje­ti­vos y meca­nis­mos eco­nó­mi­cos que ali­men­ta­ron la ope­ra­ción mili­tar de des­pe­da­za­mien­to de Libia y la masa­cre de su pobla­ción civil, ya se pusie­ron en mar­cha.

Mien­tras los líde­res y fun­cio­na­rios impe­ria­les pre­pa­ran un gobierno cola­bo­ra­cio­nis­ta de «tran­si­ción», las cor­po­ra­cio­nes, ban­cos e indus­tria de gue­rra USA-euro­peas pre­pa­ran su des­em­bar­co en Libia bajo el clá­si­co argu­men­to de «recons­truir» la infra­es­truc­tu­ra y la eco­no­mía del país des­trui­da por los bom­bar­deos de las mis­mas poten­cias que lle­gan en cali­dad de «sal­va­do­res».

EEUU y las poten­cias de la OTAN ya deci­die­ron des­con­ge­lar los acti­vos libios en el exte­rior, para que la admi­nis­tra­ción entran­te com­pre armas a las arma­men­tis­tas, las petro­le­ras recons­tru­yan la indus­tria del petró­leo y el mer­ca­do libio, y las tras­na­cio­na­les y los gru­pos finan­cie­ros par­ti­ci­pen acti­va­men­te del botín de la «recons­truc­ción» de Libia.

Y Libia, al cos­to de su des­truc­ción, masa­cre colec­ti­va y cri­sis huma­ni­ta­ria, pone nue­va­men­te en vigen­cia el prin­ci­pio limi­nar de Roths­child que guía his­tó­ri­ca­men­te a las ope­ra­cio­nes impe­ria­les de con­quis­ta: «Don­de no hay gue­rra, hay que inven­tar­la para hacer nego­cios».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *