Bien­ve­ni­dos a la «demo­cra­cia» en Libia- Pepe Esco­bar

El Gran Gad­da­fi ape­nas ha aban­do­na­do el edi­fi­cio –el com­ple­jo Bab-al-Azi­zi­yah– y los bui­tres occi­den­ta­les ya ron­dan en lo alto; ha comen­za­do la reba­ti­ña por apo­de­rar­se del “gran pre­mio” – la rique­za libia de petró­leo y gas. [1]

Libia es un peón en un table­ro de aje­drez ideo­ló­gi­co, geo­po­lí­ti­co, geo-eco­nó­mi­co y geo­es­tra­té­gi­co serio en la mis­ma medi­da en que una obra de tea­tro de mora­li­dad pedes­tre es como un reality show tele­vi­si­vo; los “rebel­des” idea­lis­tas ganan con­tra el Enemi­go Públi­co Núme­ro Uno. Otro­ra el enemi­go públi­co fue Sadam Hus­sein, lue­go fue Osa­ma bin Laden, aho­ra es Mua­mar Gad­da­fi, maña­na será el pre­si­den­te Bashar al-Asad en Siria, algún día será el pre­si­den­te de Irán, Mah­mud Ahma­di­ne­yad. El enemi­go no será nun­ca la ultra-reac­cio­na­ria Casa de Saud [ni el régi­men de Israel].

Cómo ganó la gue­rra la OTAN.

A pesar de la espec­ta­cu­lar reapa­ri­ción del hijo de Gad­da­fi, Saif al-Gad­da­fi, la OTAN ha vir­tual­men­te gana­do la gue­rra civil libia (o “acti­vi­dad mili­tar ciné­ti­ca”, según la Casa Blan­ca). Las masas del “pue­blo libio” fue­ron espec­ta­do­ras en el mejor de los casos, o acto­res secun­da­rios en la for­ma de unos pocos miles de “rebel­des” con kalash­ni­kovs.

El actor prin­ci­pal fue R2P (“res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger” por sus siglas en inglés). Des­de el prin­ci­pio R2P, dota­da de per­so­nal por Fran­cia y Gran Bre­ta­ña y res­pal­da­da por EE.UU., se con­vir­tió en cam­bio de régi­men como por arte de magia. Eso lle­vó a que las estre­llas no debi­da­men­te reco­no­ci­das en esta pro­duc­ción hayan sido “ase­so­res” occi­den­ta­les y ára­bes monár­qui­cos, como cuan­do se habla de “con­tra­tis­tas” o “mer­ce­na­rios”.

La OTAN comen­zó a ganar la gue­rra al lan­zar la Ope­ra­ción Sire­na en Iftar –la rup­tu­ra del ayuno de Rama­dán– el últi­mo sába­do por la noche, tiem­po de Libia. “Sire­na” fue el nom­bre de códi­go para una inva­sión de Trí­po­li. Fue la últi­ma –y deses­pe­ra­da– estra­ta­ge­ma de la OTAN, por­que los caó­ti­cos “rebel­des” no habían lle­ga­do a nin­gu­na par­te des­pués de cin­co meses de com­ba­te con­tra las fuer­zas de Gad­da­fi.

Has­ta enton­ces, el plan A de la OTAN era tra­tar de matar a Gad­da­fi. Lo que porris­tas de R2P –de izquier­das y dere­cha– habían bau­ti­za­do de “per­ma­nen­te des­gas­te por la OTAN” ter­mi­nó por ser una ple­ga­ria por tres resul­ta­dos: Gad­da­fi muer­to, Gad­da­fi se rin­de, Gad­da­fi huye.

No sig­ni­fi­ca que nada de esto haya impe­di­do que bom­bas de la OTAN caye­ran sobre casas pri­va­das, uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les o inclu­so cer­ca del Minis­te­rio de Exte­rio­res. Todo –y todos– eran obje­ti­vos.

“Sire­na” incluía un pin­to­res­co repar­to de “rebel­des de la OTAN”, faná­ti­cos isla­mis­tas, cré­du­los perio­dis­tas empo­tra­dos, tur­bas ami­gas de la tele­vi­sión, y jóve­nes de Cire­nai­ca mani­pu­la­dos por opor­tu­nis­tas deser­to­res del régi­men de Gad­da­fi a la espe­ra de gene­ro­sos che­ques de los gigan­tes petro­le­ros Total y BP.

Con “Sire­na”, apa­re­ció la OTAN a (lite­ral­men­te) tiro lim­pio. Heli­cóp­te­ros arti­lla­dos Apa­che dis­pa­ran­do inin­te­rrum­pi­da­men­te y caza­bom­bar­de­ros ata­can­do todo. La OTAN super­vi­só el des­em­bar­co de cien­tos de sol­da­dos de Mis­ra­ta en la cos­ta este de Trí­po­li, mien­tras un bar­co de gue­rra de la OTAN dis­tri­buía arma­men­to pesa­do.

Solo el domin­go pue­de haber habi­do 1.300 civi­les muer­tos en Trí­po­li, y por lo menos 5.000 heri­dos. El Minis­te­rio de Salud anun­ció que los hos­pi­ta­les están des­bor­da­dos. Todo el que haya segui­do cre­yen­do que los impla­ca­bles bom­bar­deos de la OTAN tuvie­ron algo que ver con R2P y la Reso­lu­ción 1973 de las Nacio­nes Uni­das está vivien­do en una uni­dad de cui­da­dos inten­si­vos.

La OTAN pre­ce­dió “Sire­na” con masi­vos bom­bar­deos de Zawi­ya –la cru­cial ciu­dad refi­na­do­ra de petró­leo a 50 kiló­me­tros al oes­te de Trí­po­li. Eso cor­tó los sumi­nis­tros de petró­leo de Trí­po­li. Según la pro­pia OTAN, por lo menos la mitad de las fuer­zas arma­das de Libia fue­ron “degra­da­das” –jer­ga del Pen­tá­gono para muer­tas o gra­ve­men­te heri­das. Eso sig­ni­fi­ca dece­nas de miles de muer­tos. Eso tam­bién expli­ca la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de los 65.000 sol­da­dos a car­go de la defen­sa de Trí­po­li. Y tam­bién expli­ca en gran par­te por qué el régi­men de Gad­da­fi, en el poder duran­te 42 años, se haya derrum­ba­do en unas 24 horas.

El lla­ma­do de Sire­na de la OTAN –des­pués de 20.000 ata­ques aéreos, y más de 7.500 ata­ques con­tra obje­ti­vos en tie­rra– fue solo posi­bi­li­ta­do por una deci­sión cru­cial del gobierno de Barack Oba­ma a prin­ci­pios de julio, posi­bi­li­tan­do, como infor­mó The Washing­ton Post, “el com­par­ti­mien­to de mate­ria­les más deli­ca­dos con la OTAN, inclu­yen­do imá­ge­nes e inter­cep­cio­nes de seña­les que pue­den ser sumi­nis­tra­das a las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les bri­tá­ni­cas y fran­ce­sas en el terreno fue­ra de los pilo­tos en el aire”.

Esto sig­ni­fi­ca que, sin los cono­ci­mien­tos de poder de fue­go sin igual, saté­li­tes y dro­nes, del Pen­tá­gono, la OTAN toda­vía esta­ría invo­lu­cra­da en la Ope­ra­ción Cena­gal para Siem­pre – y el gobierno de Oba­ma no podría apro­ve­char una impor­tan­te vic­to­ria en este dra­ma “ciné­ti­co”.

¿Quié­nes son estos?

¿Quié­nes son estos que repen­ti­na­men­te esta­lla­ron de ale­gría en las pan­ta­llas de tele­vi­sión esta­dou­ni­den­ses y euro­peas? Des­pués de las son­ri­sas ante las cáma­ras y los dis­pa­ros de Kalash­ni­kovs hacia el cie­lo, hay que pre­pa­rar­se para gran­des fue­gos arti­fi­cia­les fra­tri­ci­das.

Es segu­ro que esta­lla­rán pro­ble­mas étni­cos y tri­ba­les. Muchos de los bere­be­res de las mon­ta­ñas occi­den­ta­les, quie­nes entra­ron en Trí­po­li des­de el sur este últi­mo fin de sema­na, son sala­fis­tas de la línea dura. Lo mis­mo en la nebu­lo­sa de Her­man­dad Musulmana/​salafistas de Cire­nai­ca, que han sido ins­trui­dos por los hom­bres en el terreno de la CIA. Aun­que estos fun­da­men­ta­lis­tas “uti­li­za­ron” a euro­peos y esta­dou­ni­den­ses para apro­xi­mar­se al poder, pue­den con­ver­tir­se en una horri­ble fuer­za de gue­rri­lla si son mar­gi­na­dos por los nue­vos amos de la OTAN.

Una gran “revo­lu­ción” basa­da en Ben­ga­si, pre­sen­ta­da a Occi­den­te como si fue­ra un movi­mien­to popu­lar, fue siem­pre un mito. Solo hace dos meses los “revo­lu­cio­na­rios” arma­dos eran ape­nas 1.000. La solu­ción de la OTAN fue crear un ejér­ci­to mer­ce­na­rio –inclu­yen­do todo tipo de suje­tos repug­nan­tes, des­de ex miem­bros de escua­dro­nes de la muer­te colom­bia­nos a reclu­ta­do­res de Qatar y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) quie­nes bus­ca­ron a nume­ro­sos tune­ci­nos des­ocu­pa­dos y gen­te de tri­bus des­con­ten­tas con Trí­po­li. Todos estos, apar­te del escua­drón mer­ce­na­rio de la CIA –sala­fis­tas en Ben­ga­si y Der­na– y el escua­drón de la Casa de Saud –la ban­da de la Her­man­dad Musul­ma­na.

Cues­ta no recor­dar la pan­di­lla de la dro­ga de UCK en Koso­vo – la gue­rra que la OTAN “ganó” en los Bal­ca­nes. O a los paquis­ta­níes y sau­díes, con res­pal­do de EE.UU., que arma­ron a los “com­ba­tien­tes de la liber­tad” de Afga­nis­tán en los años ochen­ta.

Y lue­go está el sos­pe­cho­so repar­to de per­so­na­jes del Con­se­jo Nacio­nal de la Tran­si­ción (TNC, por sus siglas en inglés) basa­do en Ben­ga­si.

El jefe, Mus­ta­fa Abdel-Jalil, minis­tro de jus­ti­cia de Gad­da­fi des­de 2007 has­ta su renun­cia el 26 de febre­ro, estu­dió Sha­ría y dere­cho civil en la Uni­ver­si­dad de Libia. Esto le per­mi­ti­rá habér­se­las retó­ri­ca­men­te con los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos en Ben­ga­si, al-Bai­da y Del­na – pero podría uti­li­zar sus cono­ci­mien­tos para defen­der sus intere­ses en un nue­vo arre­glo de com­par­ti­mien­to del poder.

En cuan­to a Mah­mud Jibril, pre­si­den­te del con­se­jo eje­cu­ti­vo del TNC, estu­dió en la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro y lue­go en la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh. Es la cone­xión qata­rí cla­ve – al haber esta­do invo­lu­cra­do en la admi­nis­tra­ción de acti­vos para Sheikha Mozah, la espo­sa ultra influ­yen­te del emir de Qatar.

Tam­bién está el hijo del últi­mo monar­ca de Libia, el rey Idris, depues­to por Gad­da­fi hace 42 años (sin derra­ma­mien­to de san­gre); a la Casa de Saud le encan­ta­ría una nue­va monar­quía en el Nor­te de Áfri­ca. Y el hijo de Omar Mukh­tar, el héroe de la resis­ten­cia con­tra el colo­nia­lis­mo ita­liano – un per­so­na­je más lai­co.

¿El nue­vo Iraq?

Sin embar­go, creer que la OTAN gana­ría la gue­rra y deja­ría que los “rebel­des” con­tro­len el poder es un chis­te. Reuters ya ha infor­ma­do que una “fuer­za de tran­si­ción” de unos 1.000 sol­da­dos de Qatar, los Emi­ra­tos y Jor­da­nia lle­ga­rá a Trí­po­li para actuar como poli­cías. Y el Pen­tá­gono ya está pro­pa­gan­do que los mili­ta­res de EE.UU. esta­rán en el terreno para “ayu­dar a pro­te­ger las armas”. Un toque her­mo­so que ya impli­ca quién esta­rá real­men­te a car­go: los neo­co­lo­nia­lis­tas “huma­ni­ta­rios” más sus ser­vi­les agen­tes ára­bes.

Abdel Fatah You­nis, el coman­dan­te “rebel­de” ase­si­na­do por los pro­pios rebel­des, era un agen­te de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia fran­ce­ses. Fue muer­to por la fac­ción de la Her­man­dad Musul­ma­na – pre­ci­sa­men­te cuan­do el Gran Libe­ra­dor Ára­be Sar­kozy esta­ba tra­tan­do de nego­ciar una eta­pa final del jue­go con Said al-Islam, el hijo de Gad­da­fi de la Lon­don School of Eco­no­mics que aho­ra vol­vió de entre los muer­tos.

Por lo tan­to los gran­des gana­do­res son final­men­te Lon­dres, Washing­ton, la Casa de Saud y los qata­ríes (envia­ron jets y “ase­so­res”, ya están mane­jan­do las ven­tas de petró­leo). Con una men­ción espe­cial para el com­ple­jo Pentágono/​OTAN – ya que Afri­com final­men­te esta­ble­ce­rá su pri­me­ra base en sue­lo afri­cano en el Medi­te­rrá­neo, y que la OTAN está a un paso de decla­rar que el Medi­te­rrá­neo es “un lago de la OTAN”.

¿Isla­mis­mo? ¿Tri­ba­lis­mo? Podrían ser los males meno­res de Libia en com­pa­ra­ción con una nue­va fan­ta­si­lan­dia abier­ta al neo­li­be­ra­lis­mo. Hay pocas dudas de que los nue­vos amos occi­den­ta­les no tra­ta­rán de resu­ci­tar una ver­sión más amis­to­sa de la corrup­ta, rapaz, Auto­ri­dad Pro­vi­sio­nal de la Coa­li­ción (CPA) de Iraq, con­vir­tien­do a Libia en un sue­ño neo­li­be­ral de la línea dura de una pro­pie­dad total de los recur­sos libios, una repa­tria­ción total de bene­fi­cios, cor­po­ra­cio­nes occi­den­ta­les con la mis­ma posi­ción legal que las fir­mas loca­les, ban­cos extran­je­ros que com­pran los ban­cos loca­les, y muy bajos impues­tos a la ren­ta y a las cor­po­ra­cio­nes.

Mien­tras tan­to, la pro­fun­da frac­tu­ra entre el cen­tro (Trí­po­li) y la peri­fe­ria por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos se infla­ma­rá. BP, Total, Exxon, todos los gigan­tes petro­le­ros occi­den­ta­les serán recom­pen­sa­dos con gra­ti­tud por el con­se­jo de tran­si­ción – en detri­men­to de las com­pa­ñías chi­nas, rusas o indias. Las tro­pas de la OTAN en el terreno ayu­da­rán cier­ta­men­te a man­te­ner dis­ci­pli­na­do y ali­nea­do al con­se­jo.

Los eje­cu­ti­vos petro­le­ros esti­man que tar­da­rá por lo menos un año has­ta que la pro­duc­ción de petró­leo vuel­va a los nive­les ante­rio­res a la gue­rra civil de 1,6 millo­nes de barri­les por día, pero dicen que los bene­fi­cios anua­les del petró­leo podrían pro­veer a los nue­vos gober­nan­tes en Trí­po­li con unos 50.000 millo­nes de dóla­res al año. La mayo­ría de los cálcu­los indi­can reser­vas de petró­leo de 46.400 millo­nes de barri­les, un 3% de las reser­vas mun­dia­les y con un valor de unos 3,9 billo­nes de dóla­res al actual pre­cio del petró­leo. Las reser­vas de gas cono­ci­das son de unos 5 billo­nes de pies cúbi­cos.

Por lo tan­to R2P ter­mi­na por ganar. El impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio gana. Las monar­quías ára­bes ganan. La OTAN como gen­dar­me glo­bal gana. El Pen­tá­gono gana. Pero inclu­so eso no bas­ta a los usua­les sos­pe­cho­sos impe­ria­les – que ya lla­man a des­ple­gar una “fuer­za de esta­bi­li­za­ción”. Y todo esto mien­tras los pro­gre­sis­tas per­di­dos en la tra­ma en una varie­dad de lati­tu­des siguen salu­dan­do la San­ta Alian­za del neo­co­lo­nia­lis­mo occi­den­tal, de las monar­quías ára­bes ultra reac­cio­na­rias y de sala­fis­tas de la línea dura.

No habrá ter­mi­na­do has­ta que can­te la gor­da seño­ra ára­be. En todo caso, has­ta la pró­xi­ma para­da: Damas­co.

Asia Times Onli­ne. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *