Bien­ve­ni­dos a la «demo­cra­cia» en Libia- Pepe Escobar

El Gran Gad­da­fi ape­nas ha aban­do­na­do el edi­fi­cio –el com­ple­jo Bab-al-Azi­zi­yah– y los bui­tres occi­den­ta­les ya ron­dan en lo alto; ha comen­za­do la reba­ti­ña por apo­de­rar­se del “gran pre­mio” – la rique­za libia de petró­leo y gas. [1]

Libia es un peón en un table­ro de aje­drez ideo­ló­gi­co, geo­po­lí­ti­co, geo-eco­nó­mi­co y geo­es­tra­té­gi­co serio en la mis­ma medi­da en que una obra de tea­tro de mora­li­dad pedes­tre es como un reality show tele­vi­si­vo; los “rebel­des” idea­lis­tas ganan con­tra el Enemi­go Públi­co Núme­ro Uno. Otro­ra el enemi­go públi­co fue Sadam Hus­sein, lue­go fue Osa­ma bin Laden, aho­ra es Mua­mar Gad­da­fi, maña­na será el pre­si­den­te Bashar al-Asad en Siria, algún día será el pre­si­den­te de Irán, Mah­mud Ahma­di­ne­yad. El enemi­go no será nun­ca la ultra-reac­cio­na­ria Casa de Saud [ni el régi­men de Israel].

Cómo ganó la gue­rra la OTAN.

A pesar de la espec­ta­cu­lar reapa­ri­ción del hijo de Gad­da­fi, Saif al-Gad­da­fi, la OTAN ha vir­tual­men­te gana­do la gue­rra civil libia (o “acti­vi­dad mili­tar ciné­ti­ca”, según la Casa Blan­ca). Las masas del “pue­blo libio” fue­ron espec­ta­do­ras en el mejor de los casos, o acto­res secun­da­rios en la for­ma de unos pocos miles de “rebel­des” con kalashnikovs.

El actor prin­ci­pal fue R2P (“res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger” por sus siglas en inglés). Des­de el prin­ci­pio R2P, dota­da de per­so­nal por Fran­cia y Gran Bre­ta­ña y res­pal­da­da por EE.UU., se con­vir­tió en cam­bio de régi­men como por arte de magia. Eso lle­vó a que las estre­llas no debi­da­men­te reco­no­ci­das en esta pro­duc­ción hayan sido “ase­so­res” occi­den­ta­les y ára­bes monár­qui­cos, como cuan­do se habla de “con­tra­tis­tas” o “mer­ce­na­rios”.

La OTAN comen­zó a ganar la gue­rra al lan­zar la Ope­ra­ción Sire­na en Iftar –la rup­tu­ra del ayuno de Rama­dán– el últi­mo sába­do por la noche, tiem­po de Libia. “Sire­na” fue el nom­bre de códi­go para una inva­sión de Trí­po­li. Fue la últi­ma –y deses­pe­ra­da– estra­ta­ge­ma de la OTAN, por­que los caó­ti­cos “rebel­des” no habían lle­ga­do a nin­gu­na par­te des­pués de cin­co meses de com­ba­te con­tra las fuer­zas de Gaddafi.

Has­ta enton­ces, el plan A de la OTAN era tra­tar de matar a Gad­da­fi. Lo que porris­tas de R2P –de izquier­das y dere­cha– habían bau­ti­za­do de “per­ma­nen­te des­gas­te por la OTAN” ter­mi­nó por ser una ple­ga­ria por tres resul­ta­dos: Gad­da­fi muer­to, Gad­da­fi se rin­de, Gad­da­fi huye.

No sig­ni­fi­ca que nada de esto haya impe­di­do que bom­bas de la OTAN caye­ran sobre casas pri­va­das, uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les o inclu­so cer­ca del Minis­te­rio de Exte­rio­res. Todo –y todos– eran objetivos.

“Sire­na” incluía un pin­to­res­co repar­to de “rebel­des de la OTAN”, faná­ti­cos isla­mis­tas, cré­du­los perio­dis­tas empo­tra­dos, tur­bas ami­gas de la tele­vi­sión, y jóve­nes de Cire­nai­ca mani­pu­la­dos por opor­tu­nis­tas deser­to­res del régi­men de Gad­da­fi a la espe­ra de gene­ro­sos che­ques de los gigan­tes petro­le­ros Total y BP.

Con “Sire­na”, apa­re­ció la OTAN a (lite­ral­men­te) tiro lim­pio. Heli­cóp­te­ros arti­lla­dos Apa­che dis­pa­ran­do inin­te­rrum­pi­da­men­te y caza­bom­bar­de­ros ata­can­do todo. La OTAN super­vi­só el des­em­bar­co de cien­tos de sol­da­dos de Mis­ra­ta en la cos­ta este de Trí­po­li, mien­tras un bar­co de gue­rra de la OTAN dis­tri­buía arma­men­to pesado.

Solo el domin­go pue­de haber habi­do 1.300 civi­les muer­tos en Trí­po­li, y por lo menos 5.000 heri­dos. El Minis­te­rio de Salud anun­ció que los hos­pi­ta­les están des­bor­da­dos. Todo el que haya segui­do cre­yen­do que los impla­ca­bles bom­bar­deos de la OTAN tuvie­ron algo que ver con R2P y la Reso­lu­ción 1973 de las Nacio­nes Uni­das está vivien­do en una uni­dad de cui­da­dos intensivos.

La OTAN pre­ce­dió “Sire­na” con masi­vos bom­bar­deos de Zawi­ya –la cru­cial ciu­dad refi­na­do­ra de petró­leo a 50 kiló­me­tros al oes­te de Trí­po­li. Eso cor­tó los sumi­nis­tros de petró­leo de Trí­po­li. Según la pro­pia OTAN, por lo menos la mitad de las fuer­zas arma­das de Libia fue­ron “degra­da­das” –jer­ga del Pen­tá­gono para muer­tas o gra­ve­men­te heri­das. Eso sig­ni­fi­ca dece­nas de miles de muer­tos. Eso tam­bién expli­ca la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de los 65.000 sol­da­dos a car­go de la defen­sa de Trí­po­li. Y tam­bién expli­ca en gran par­te por qué el régi­men de Gad­da­fi, en el poder duran­te 42 años, se haya derrum­ba­do en unas 24 horas.

El lla­ma­do de Sire­na de la OTAN –des­pués de 20.000 ata­ques aéreos, y más de 7.500 ata­ques con­tra obje­ti­vos en tie­rra– fue solo posi­bi­li­ta­do por una deci­sión cru­cial del gobierno de Barack Oba­ma a prin­ci­pios de julio, posi­bi­li­tan­do, como infor­mó The Washing­ton Post, “el com­par­ti­mien­to de mate­ria­les más deli­ca­dos con la OTAN, inclu­yen­do imá­ge­nes e inter­cep­cio­nes de seña­les que pue­den ser sumi­nis­tra­das a las fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les bri­tá­ni­cas y fran­ce­sas en el terreno fue­ra de los pilo­tos en el aire”.

Esto sig­ni­fi­ca que, sin los cono­ci­mien­tos de poder de fue­go sin igual, saté­li­tes y dro­nes, del Pen­tá­gono, la OTAN toda­vía esta­ría invo­lu­cra­da en la Ope­ra­ción Cena­gal para Siem­pre – y el gobierno de Oba­ma no podría apro­ve­char una impor­tan­te vic­to­ria en este dra­ma “ciné­ti­co”.

¿Quié­nes son estos?

¿Quié­nes son estos que repen­ti­na­men­te esta­lla­ron de ale­gría en las pan­ta­llas de tele­vi­sión esta­dou­ni­den­ses y euro­peas? Des­pués de las son­ri­sas ante las cáma­ras y los dis­pa­ros de Kalash­ni­kovs hacia el cie­lo, hay que pre­pa­rar­se para gran­des fue­gos arti­fi­cia­les fratricidas.

Es segu­ro que esta­lla­rán pro­ble­mas étni­cos y tri­ba­les. Muchos de los bere­be­res de las mon­ta­ñas occi­den­ta­les, quie­nes entra­ron en Trí­po­li des­de el sur este últi­mo fin de sema­na, son sala­fis­tas de la línea dura. Lo mis­mo en la nebu­lo­sa de Her­man­dad Musulmana/​salafistas de Cire­nai­ca, que han sido ins­trui­dos por los hom­bres en el terreno de la CIA. Aun­que estos fun­da­men­ta­lis­tas “uti­li­za­ron” a euro­peos y esta­dou­ni­den­ses para apro­xi­mar­se al poder, pue­den con­ver­tir­se en una horri­ble fuer­za de gue­rri­lla si son mar­gi­na­dos por los nue­vos amos de la OTAN.

Una gran “revo­lu­ción” basa­da en Ben­ga­si, pre­sen­ta­da a Occi­den­te como si fue­ra un movi­mien­to popu­lar, fue siem­pre un mito. Solo hace dos meses los “revo­lu­cio­na­rios” arma­dos eran ape­nas 1.000. La solu­ción de la OTAN fue crear un ejér­ci­to mer­ce­na­rio –inclu­yen­do todo tipo de suje­tos repug­nan­tes, des­de ex miem­bros de escua­dro­nes de la muer­te colom­bia­nos a reclu­ta­do­res de Qatar y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) quie­nes bus­ca­ron a nume­ro­sos tune­ci­nos des­ocu­pa­dos y gen­te de tri­bus des­con­ten­tas con Trí­po­li. Todos estos, apar­te del escua­drón mer­ce­na­rio de la CIA –sala­fis­tas en Ben­ga­si y Der­na– y el escua­drón de la Casa de Saud –la ban­da de la Her­man­dad Musulmana.

Cues­ta no recor­dar la pan­di­lla de la dro­ga de UCK en Koso­vo – la gue­rra que la OTAN “ganó” en los Bal­ca­nes. O a los paquis­ta­níes y sau­díes, con res­pal­do de EE.UU., que arma­ron a los “com­ba­tien­tes de la liber­tad” de Afga­nis­tán en los años ochenta.

Y lue­go está el sos­pe­cho­so repar­to de per­so­na­jes del Con­se­jo Nacio­nal de la Tran­si­ción (TNC, por sus siglas en inglés) basa­do en Bengasi.

El jefe, Mus­ta­fa Abdel-Jalil, minis­tro de jus­ti­cia de Gad­da­fi des­de 2007 has­ta su renun­cia el 26 de febre­ro, estu­dió Sha­ría y dere­cho civil en la Uni­ver­si­dad de Libia. Esto le per­mi­ti­rá habér­se­las retó­ri­ca­men­te con los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos en Ben­ga­si, al-Bai­da y Del­na – pero podría uti­li­zar sus cono­ci­mien­tos para defen­der sus intere­ses en un nue­vo arre­glo de com­par­ti­mien­to del poder.

En cuan­to a Mah­mud Jibril, pre­si­den­te del con­se­jo eje­cu­ti­vo del TNC, estu­dió en la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro y lue­go en la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh. Es la cone­xión qata­rí cla­ve – al haber esta­do invo­lu­cra­do en la admi­nis­tra­ción de acti­vos para Sheikha Mozah, la espo­sa ultra influ­yen­te del emir de Qatar.

Tam­bién está el hijo del últi­mo monar­ca de Libia, el rey Idris, depues­to por Gad­da­fi hace 42 años (sin derra­ma­mien­to de san­gre); a la Casa de Saud le encan­ta­ría una nue­va monar­quía en el Nor­te de Áfri­ca. Y el hijo de Omar Mukh­tar, el héroe de la resis­ten­cia con­tra el colo­nia­lis­mo ita­liano – un per­so­na­je más laico.

¿El nue­vo Iraq?

Sin embar­go, creer que la OTAN gana­ría la gue­rra y deja­ría que los “rebel­des” con­tro­len el poder es un chis­te. Reuters ya ha infor­ma­do que una “fuer­za de tran­si­ción” de unos 1.000 sol­da­dos de Qatar, los Emi­ra­tos y Jor­da­nia lle­ga­rá a Trí­po­li para actuar como poli­cías. Y el Pen­tá­gono ya está pro­pa­gan­do que los mili­ta­res de EE.UU. esta­rán en el terreno para “ayu­dar a pro­te­ger las armas”. Un toque her­mo­so que ya impli­ca quién esta­rá real­men­te a car­go: los neo­co­lo­nia­lis­tas “huma­ni­ta­rios” más sus ser­vi­les agen­tes árabes.

Abdel Fatah You­nis, el coman­dan­te “rebel­de” ase­si­na­do por los pro­pios rebel­des, era un agen­te de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia fran­ce­ses. Fue muer­to por la fac­ción de la Her­man­dad Musul­ma­na – pre­ci­sa­men­te cuan­do el Gran Libe­ra­dor Ára­be Sar­kozy esta­ba tra­tan­do de nego­ciar una eta­pa final del jue­go con Said al-Islam, el hijo de Gad­da­fi de la Lon­don School of Eco­no­mics que aho­ra vol­vió de entre los muertos.

Por lo tan­to los gran­des gana­do­res son final­men­te Lon­dres, Washing­ton, la Casa de Saud y los qata­ríes (envia­ron jets y “ase­so­res”, ya están mane­jan­do las ven­tas de petró­leo). Con una men­ción espe­cial para el com­ple­jo Pentágono/​OTAN – ya que Afri­com final­men­te esta­ble­ce­rá su pri­me­ra base en sue­lo afri­cano en el Medi­te­rrá­neo, y que la OTAN está a un paso de decla­rar que el Medi­te­rrá­neo es “un lago de la OTAN”.

¿Isla­mis­mo? ¿Tri­ba­lis­mo? Podrían ser los males meno­res de Libia en com­pa­ra­ción con una nue­va fan­ta­si­lan­dia abier­ta al neo­li­be­ra­lis­mo. Hay pocas dudas de que los nue­vos amos occi­den­ta­les no tra­ta­rán de resu­ci­tar una ver­sión más amis­to­sa de la corrup­ta, rapaz, Auto­ri­dad Pro­vi­sio­nal de la Coa­li­ción (CPA) de Iraq, con­vir­tien­do a Libia en un sue­ño neo­li­be­ral de la línea dura de una pro­pie­dad total de los recur­sos libios, una repa­tria­ción total de bene­fi­cios, cor­po­ra­cio­nes occi­den­ta­les con la mis­ma posi­ción legal que las fir­mas loca­les, ban­cos extran­je­ros que com­pran los ban­cos loca­les, y muy bajos impues­tos a la ren­ta y a las corporaciones.

Mien­tras tan­to, la pro­fun­da frac­tu­ra entre el cen­tro (Trí­po­li) y la peri­fe­ria por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos se infla­ma­rá. BP, Total, Exxon, todos los gigan­tes petro­le­ros occi­den­ta­les serán recom­pen­sa­dos con gra­ti­tud por el con­se­jo de tran­si­ción – en detri­men­to de las com­pa­ñías chi­nas, rusas o indias. Las tro­pas de la OTAN en el terreno ayu­da­rán cier­ta­men­te a man­te­ner dis­ci­pli­na­do y ali­nea­do al consejo.

Los eje­cu­ti­vos petro­le­ros esti­man que tar­da­rá por lo menos un año has­ta que la pro­duc­ción de petró­leo vuel­va a los nive­les ante­rio­res a la gue­rra civil de 1,6 millo­nes de barri­les por día, pero dicen que los bene­fi­cios anua­les del petró­leo podrían pro­veer a los nue­vos gober­nan­tes en Trí­po­li con unos 50.000 millo­nes de dóla­res al año. La mayo­ría de los cálcu­los indi­can reser­vas de petró­leo de 46.400 millo­nes de barri­les, un 3% de las reser­vas mun­dia­les y con un valor de unos 3,9 billo­nes de dóla­res al actual pre­cio del petró­leo. Las reser­vas de gas cono­ci­das son de unos 5 billo­nes de pies cúbicos.

Por lo tan­to R2P ter­mi­na por ganar. El impe­ria­lis­mo huma­ni­ta­rio gana. Las monar­quías ára­bes ganan. La OTAN como gen­dar­me glo­bal gana. El Pen­tá­gono gana. Pero inclu­so eso no bas­ta a los usua­les sos­pe­cho­sos impe­ria­les – que ya lla­man a des­ple­gar una “fuer­za de esta­bi­li­za­ción”. Y todo esto mien­tras los pro­gre­sis­tas per­di­dos en la tra­ma en una varie­dad de lati­tu­des siguen salu­dan­do la San­ta Alian­za del neo­co­lo­nia­lis­mo occi­den­tal, de las monar­quías ára­bes ultra reac­cio­na­rias y de sala­fis­tas de la línea dura.

No habrá ter­mi­na­do has­ta que can­te la gor­da seño­ra ára­be. En todo caso, has­ta la pró­xi­ma para­da: Damasco.

Asia Times Onli­ne. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.