Polí­ti­cas de la ausen­cia – César Manzanos

Cuan­do ago­ni­zan polí­ti­ca­men­te, ento­nan el corri­do «morir matan­do es la ley», su eslo­gan es «en polí­ti­ca lo impor­tan­te es no bajar­se del carru­sel», tal y como dijo hace años uno de ellos que lle­gó a pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción más inú­til del esta­do (el Sena­do). Cuan­do gobier­nan lo hacen por­que la dere­cha decla­ra­da pier­de las elec­cio­nes. Jamás ganan, gobier­nan solos o en coa­li­ción como mino­rías aco­mo­da­ti­cias. En sus filas y entre sus car­gos, figu­ran sobre todo ex-mar­xis­tas y fun­cio­na­rios en exce­den­cia. Pro­mul­gan las leyes más repre­si­vas y anti­obre­ras y se lucran con las miga­jas de dine­ro públi­co que les deja lle­var­se la ban­ca y el empre­sa­ria­do. Se han ido car­gan­do en ape­nas tres déca­das la cul­tu­ra de izquier­das capi­ta­li­zán­do­la y des­pués trai­cio­nán­do­la, han com­ba­ti­do la plu­ra­li- dad ideo­ló­gi­ca aco­tán­do­la a los lími­tes de los dis­cur­sos tole­ra­bles por el poder. Solo año­ran y tra­tan en vano de recu­pe­rar su dis­cur­so cuan­do con el paso del tiem­po van per­dien­do legi­ti­mi­dad tras con­fun­dir­se sus prác­ti­cas con las polí­ti­cas que con­de­nan a sus paí­ses a la pre­ca­rie­dad labo­ral y social, a nive­les escan­da­lo­sos de des­em­pleo, al des­man­te­la­mien­to de las polí­ti­cas de pro­tec­ción social, a la deva­lua­ción pro­gre­si­va de los dere­chos fun­da­men­ta­les, a la supe­di­ta­ción al mili­ta­ris­mo genocida.

Son la Social Demo­cra­cia, léa­se, todo par­ti­do, ideo­lo­gía o polí­ti­co que se auto­de­fi­ne de izquier­das y se dedi­ca a hacer el tra­ba­jo sucio a las dere­chas. Como decían los vie­jos comu­nis­tas son los que mejor ayu­dan a ges­tio­nar el capi­ta­lis­mo. En las cues­tio­nes polí­ti­cas trans­cen­den­tes se some­ten a la Demo­cra­cia Cris­tia­na, a la dere­cha orgá­ni­ca, tan­to cuan­do gobier­nan con ella en coa­li­ción como cuan­do se plie­gan a sus dic­ta­dos si la dere­cha está en la opo­si­ción. Son en fin la bisa­gra oxi­da­da que ha tra­ta­do de hacer com­pa­ti­ble el libre mer­ca­do con los dere­chos socia­les, quie­nes nos tra­ta­ron de con­ven­cer de que con el derrum­ba­mien­to del socia­lis­mo y con el per­fec­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo todos vivi­ría­mos mejor, de que la pro­pie­dad pri­va­da es com­pa­ti­ble con la jus­ti­cia social, de que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es la úni­ca vía para poder eli­mi­nar la mise­ria en el mun­do. Des­de su fal­so lai­cis­mo crea­ron nue­vas for­mas de bene­fi­cen­cia median­te un para-esta­do de empre­sas dis­fra­za­das de ONGs para con­ti­nuar asis­tien­do con limos­nas y des­pis­tan­do con pro­me­sas a las infra­cla­ses, tra­tan­do de car­gar­se a los movi­mien­to socia­les no ali­nea­dos a ins­ti­tu­cio­nes, par­ti­dos o sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios, de eli­mi­nar a quie­nes dina­mi­zan y dan voz pro­pia a la socie­dad civil.

Ellos que per­te­ne­cen a diver­sos par­ti­dos nacio­na­lis­tas vas­cos y espa­ño­les están cons­tru­yen­do la socie­dad de la ausen­cia median­te el vacia­mien­to de la polí­ti­ca enten­di­da como herra­mien­ta de trans­for­ma­ción social. Una socie­dad con­de­na­da a creer que toda for­ma de estar en el mun­do fue­ra de su for­ma de vida ser­vil y apla­za­da es impo­si­ble. Por todo esto, cui­da­do con ellos, van de pro­gres, de enro­llaos y siem­pre que pier­den elec­to­ral­men­te, se alían con cual­quie­ra que pue­da con­se­guir hacer­les seguir en el carru­sel de la polí­ti­ca: lo impor­tan­te para ellos es no bajarse.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.