Libia: luces y som­bras de un fin – La jor­na­da

La infor­ma­ción dis­po­ni­ble al cie­rre de la edi­ción hacía pen­sar que los res­tos del régi­men de Muam­mar Kada­fi sucum­bi­rían en cues­tión de horas a la ofen­si­va rebel­de que, apo­ya­da por las fuer­zas aplas­tan­tes de la OTAN, cer­có Trí­po­li y se apo­de­ró de por­cio­nes vita­les de la capi­tal.

De ser así, el mun­do asis­te al colap­so de uno de los últi­mos gobier­nos sur­gi­dos del ciclo de revo­lu­cio­nes nacio­na­lis­tas, anti­co­lo­nia­lis­tas y lai­cas que a media­dos del siglo pasa­do y bajo la influen­cia de Gamal Abdel Nas­ser redi­bu­jó el mapa polí­ti­co de Medio Orien­te y del mun­do ára­be. Tras el colap­so de los regí­me­nes sur­gi­dos de los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal en Túnez y Arge­lia, lue­go de la inva­sión y ocu­pa­ción esta­du­ni­den­se que des­tru­yó al gobierno del Baaz en Iraq, y una vez des­tro­na­do el últi­mo here­de­ro del nas­se­ris­mo en Egip­to, sólo per­ma­ne­cían los gobier­nos de Kada­fi, en Libia, y de Bashar Assad, en Siria.

Con gran­des dife­ren­cias y espe­ci­fi­ci­da­des, esos pro­ce­sos de reno­va­ción ocu­rri­dos tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial en el Magreb y en el Gol­fo Pér­si­co desem­bo­ca­ron en satra­pías corrup­tas y anti­de­mo­crá­ti­cas, como la de Sad­dam Hus­sein, la de la dinas­tía Assad, la de Sadat-Muba­rak y la enca­be­za­da por el pro­pio Gada­fi. En algu­nos casos, como el egip­cio y el tune­cino, ocu­rrió una rápi­da reali­nea­ción con Occi­den­te y con la eco­no­mía de mer­ca­do. En otros, como el arge­lino, el sirio, el ira­quí y el libio, el desa­rro­llo de regí­me­nes semi­mo­nár­qui­cos con­vi­vió con orien­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de bien­es­tar social y con pos­tu­ras diver­gen­tes de las poten­cias occi­den­ta­les.

La des­ar­ti­cu­la­ción de gobier­nos de esa cla­se podría pare­cer desea­ble y salu­da­ble, des­de una pers­pec­ti­va demo­crá­ti­ca, a con­di­ción de que sea resul­ta­do de una deci­sión sobe­ra­na de la socie­dad en cues­tión, como ocu­rrió tras las revuel­tas popu­la­res en Túnez y Egip­to, pero no cuan­do los dic­ta­do­res caen como resul­ta­do de una inva­sión, en el caso de Iraq, de una abier­ta inje­ren­cia mili­tar, como pare­ce estar a pun­to de ocu­rrir en Libia, o de un inter­ven­cio­nis­mo des­em­bo­za­do y cíni­co como el que asfi­xia aho­ra a Siria, pró­xi­mo obje­ti­vo de los intere­ses occi­den­ta­les.

El dis­cur­so con el que Esta­dos Uni­dos y la OTAN han jus­ti­fi­ca­do sus incur­sio­nes mili­ta­res en Iraq y Libia, pla­ga­do de refe­ren­cias a valo­res demo­crá­ti­cos y a los dere­chos huma­nos, pone en evi­den­cia la doble moral de Occi­den­te, que con una mano com­ba­te a vie­jos dic­ta­do­res ára­bes y con la otra sola­pa las atro­ci­da­des del régi­men israe­lí, per­pe­tra­dor sis­te­má­ti­co de crí­me­nes de gue­rra en los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos y cer­ca­dos, o la per­ma­nen­cia de las monar­quías tirá­ni­cas e impre­sen­ta­bles que deten­tan el poder en Ara­bia Sau­di­ta, Bah­rein, Qatar, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Kuwait, Marrue­cos y Jor­da­nia. En todos los casos, las polí­ti­cas regio­na­les de Occi­den­te deja tras­lu­cir intere­ses geo­po­lí­ti­cos y ener­gé­ti­cos que modu­lan a con­ve­nien­cia los prin­ci­pios de liber­tad, demo­cra­cia y dere­chos huma­nos.

No pue­de sos­la­yar­se el hecho de que de los gobier­nos ára­bes más com­pro­me­ti­dos con la cau­sa de los pales­ti­nos sólo que­de el sirio, y que los demás hayan sido borra­dos del mapa en el cur­so de la pasa­da déca­da. El accio­nar libe­ra­dor de Washing­ton y de Bru­se­las en la región tie­ne, pues, un incon­fun­di­ble tufo de rega­lo para los gober­nan­tes de Tel Aviv.

Sin embar­go, pue­de tra­tar­se de un rega­lo con­tra­pro­du­cen­te si se con­si­de­ra que tras el colap­so de gobier­nos secu­la­res, como el del Fren­te de Libe­ra­ción Nacio­nal (FLN) en Arge­lia y, más tar­de, tras la vio­len­ta inva­sión que des­tru­yó el régi­men de Sad­dam Hus­sein en Iraq, los fun­da­men­ta­lis­mos islá­mi­cos, viru­len­ta­men­te anti­sio­nis­tas y en algu­nos casos has­ta judeo­fó­bi­cos, han gana­do pre­sen­cia e influen­cia en tales paí­ses.

Final­men­te, una de las incóg­ni­tas de la hora actual resi­de en la capa­ci­dad o inca­pa­ci­dad de los gru­pos rebel­des que ingre­san a Trí­po­li para con­for­mar una auto­ri­dad nacio­nal esta­ble, capaz de pre­ser­var la uni­dad terri­to­rial y los intere­ses sobe­ra­nos de Libia y de cons­truir un sis­te­ma polí­ti­co via­ble en rem­pla­zo de la vie­ja dic­ta­du­ra tri­bal de Kada­fi. Hay razo­nes para dudar­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *