¿Arde el mun­do? – Luis Brit­to gar­cía

1

Un fan­tas­ma reco­rre el mun­do: la indig­na­ción. Anun­cia una enor­me olea­da revo­lu­cio­na­ria que podría libe­rar por igual paí­ses hege­mó­ni­cos y peri­fé­ri­cos. Los pri­me­ros están en ban­ca­rro­ta por la cri­sis, enfras­ca­dos en incos­tea­bles aven­tu­ras arma­men­tis­tas, enfren­ta­dos al ago­ta­mien­to de los recur­sos que dila­pi­dan. Los segun­dos pade­cen la esca­sez de ali­men­tos, la devas­ta­ción de la natu­ra­le­za, la explo­ta­ción neo­co­lo­nial.

2

Pero la acu­mu­la­ción de con­di­cio­nes obje­ti­vas sólo se con­vier­te en revo­lu­ción cuan­do la suma de cam­bios cuan­ti­ta­ti­vos dis­pa­ra la trans­for­ma­ción cua­li­ta­ti­va ¿Cómo se dio ese sal­to his­tó­ri­ca­men­te? En la Revo­lu­ción Ingle­sa de 1645 y la Fran­ce­sa de 1789 y la Bol­che­vi­que de 1917, a la ban­ca­rro­ta del Esta­do pre­ci­pi­ta­da por aven­tu­ras gue­rre­ris­tas siguie­ron suble­va­cio­nes popu­la­res deto­na­das por la extre­ma penu­ria. Obser­ve­mos hoy a los pode­res hege­mó­ni­cos y sus alia­dos. Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia, Japón, Espa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Ita­lia, Islan­dia colap­san bajo el peso de deu­das públi­cas cer­ca­nas o supe­rio­res al 100% de su PIB anual. Tales car­gas no aca­rrean la deba­cle ins­tan­tá­nea por­que, a dife­ren­cia de las del Ter­cer Mun­do, pagan cómo­dos intere­ses como los de Esta­dos Uni­dos, del 1,5% anual. Pero sus gobier­nos han opta­do por man­te­ner la amnis­tía tri­bu­ta­ria para ricos y ban­que­ros esta­fa­do­res, des­car­gar el peso del défi­cit y de los res­ca­tes finan­cie­ros sobre las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res y a veces arrui­nar­se en incos­tea­bles agre­sio­nes impe­ria­les.

3

Tales polí­ti­cas, idén­ti­cas a las que deto­na­ron las revo­lu­cio­nes his­tó­ri­cas, des­en­ca­de­nan fatal­men­te la resis­ten­cia social. El pue­blo de Islan­dia se negó de plano a pagar la deu­da de los ban­que­ros, hecho prác­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­rio. Gre­cia, Fran­cia, Espa­ña, Ita­lia e Ingla­te­rra están con­mo­cio­na­das por pro­tes­tas masi­vas. En Israel entre julio y agos­to mul­ti­tu­des de 300.000 ciu­da­da­nos pro­tes­tan con­tra el cos­to de la vida y obli­gan a Netan­yahu a dete­ner un alza de los pre­cios del petró­leo y a incre­men­tar la impor­ta­ción de ali­men­tos (BBC­Mun­do: 27 – 8‑2011). El pri­mer minis­tro inglés Came­ron des­ca­li­fi­ca a los mani­fes­tan­tes de Lon­dres til­dán­do­los de saquea­do­res. Pero la Revo­lu­ción Fran­ce­sa tomó carác­ter de tal con las jac­que­ries, saqueos cam­pe­si­nos que obli­ga­ron a la noble­za a renun­ciar a sus pri­vi­le­gios y pre­lu­dia­ron los alza­mien­tos pari­si­nos. Tam­bién el bipar­ti­dis­mo des­ca­li­fi­có como pilla­jes las suble­va­cio­nes popu­la­res de Méri­da en 1987 y el Cara­ca­zo en 1989, que a la pos­tre tor­cie­ron el rum­bo del país. Imma­nuel Wallers­tein decla­ra para ALAI el 15 – 8‑2011:“Yo veo gue­rras civi­les en múl­ti­ples paí­ses del Nor­te, sobre todo en Esta­dos Uni­dos don­de la situa­ción es mucho peor que en Euro­pa occi­den­tal, aun­que allá tam­bién hay posi­bi­li­da­des de gue­rra por­que hay un lími­te has­ta el cual la gen­te ordi­na­ria acep­ta la degra­da­ción de sus posi­bi­li­da­des”.

4

¿Se equi­li­bra esta rebe­lión en los cen­tros hege­mó­ni­cos con la sumi­sión colo­nial del Ter­cer Mun­do? La mayo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be han ele­gi­do gobier­nos de izquier­da o cen­tro izquier­da. En Méxi­co cre­cen la vio­len­cia y la mili­ta­ri­za­ción: el 8 – 8‑2011 The New York Times reite­ra que agen­tes del Pen­tá­gono, la CIA, la DEA y otras agen­cias ope­ran no sólo des­de el cen­tro de inte­li­gen­cia ubi­ca­do en Refor­ma 225 sino des­de una base mili­tar en tie­rra mexi­ca­na. En Hon­du­ras aumen­ta la pro­tes­ta con­tra el régi­men sur­gi­do del gol­pe de Esta­do con­tra Zela­ya. En el mil veces inva­di­do Hai­tí los ciu­da­da­nos insur­gen con­tra tro­pas de la Minus­tah que arro­jan heces a los ríos. En Chi­le el gobierno neo­li­be­ral enfren­ta la rebe­lión de medio millón de mani­fes­tan­tes con­tra la pri­va­ti­za­ción total de la edu­ca­ción. Y el mun­do islá­mi­co es un her­vi­de­ro. Pero de la indig­na­ción a la Revo­lu­ción, hay mucho tre­cho. La tarea es acor­tar­lo.

PD: Adiós a Freddy Bal­zán, gran com­pa­trio­ta, comu­ni­ca­dor y revo­lu­cio­na­rio.

http://​luis​brit​to​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *