¿Arde el mun­do? – Luis Brit­to garcía

1

Un fan­tas­ma reco­rre el mun­do: la indig­na­ción. Anun­cia una enor­me olea­da revo­lu­cio­na­ria que podría libe­rar por igual paí­ses hege­mó­ni­cos y peri­fé­ri­cos. Los pri­me­ros están en ban­ca­rro­ta por la cri­sis, enfras­ca­dos en incos­tea­bles aven­tu­ras arma­men­tis­tas, enfren­ta­dos al ago­ta­mien­to de los recur­sos que dila­pi­dan. Los segun­dos pade­cen la esca­sez de ali­men­tos, la devas­ta­ción de la natu­ra­le­za, la explo­ta­ción neocolonial.

2

Pero la acu­mu­la­ción de con­di­cio­nes obje­ti­vas sólo se con­vier­te en revo­lu­ción cuan­do la suma de cam­bios cuan­ti­ta­ti­vos dis­pa­ra la trans­for­ma­ción cua­li­ta­ti­va ¿Cómo se dio ese sal­to his­tó­ri­ca­men­te? En la Revo­lu­ción Ingle­sa de 1645 y la Fran­ce­sa de 1789 y la Bol­che­vi­que de 1917, a la ban­ca­rro­ta del Esta­do pre­ci­pi­ta­da por aven­tu­ras gue­rre­ris­tas siguie­ron suble­va­cio­nes popu­la­res deto­na­das por la extre­ma penu­ria. Obser­ve­mos hoy a los pode­res hege­mó­ni­cos y sus alia­dos. Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia, Japón, Espa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Ita­lia, Islan­dia colap­san bajo el peso de deu­das públi­cas cer­ca­nas o supe­rio­res al 100% de su PIB anual. Tales car­gas no aca­rrean la deba­cle ins­tan­tá­nea por­que, a dife­ren­cia de las del Ter­cer Mun­do, pagan cómo­dos intere­ses como los de Esta­dos Uni­dos, del 1,5% anual. Pero sus gobier­nos han opta­do por man­te­ner la amnis­tía tri­bu­ta­ria para ricos y ban­que­ros esta­fa­do­res, des­car­gar el peso del défi­cit y de los res­ca­tes finan­cie­ros sobre las con­di­cio­nes de vida de los tra­ba­ja­do­res y a veces arrui­nar­se en incos­tea­bles agre­sio­nes imperiales.

3

Tales polí­ti­cas, idén­ti­cas a las que deto­na­ron las revo­lu­cio­nes his­tó­ri­cas, des­en­ca­de­nan fatal­men­te la resis­ten­cia social. El pue­blo de Islan­dia se negó de plano a pagar la deu­da de los ban­que­ros, hecho prác­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­rio. Gre­cia, Fran­cia, Espa­ña, Ita­lia e Ingla­te­rra están con­mo­cio­na­das por pro­tes­tas masi­vas. En Israel entre julio y agos­to mul­ti­tu­des de 300.000 ciu­da­da­nos pro­tes­tan con­tra el cos­to de la vida y obli­gan a Netan­yahu a dete­ner un alza de los pre­cios del petró­leo y a incre­men­tar la impor­ta­ción de ali­men­tos (BBC­Mun­do: 27 – 8‑2011). El pri­mer minis­tro inglés Came­ron des­ca­li­fi­ca a los mani­fes­tan­tes de Lon­dres til­dán­do­los de saquea­do­res. Pero la Revo­lu­ción Fran­ce­sa tomó carác­ter de tal con las jac­que­ries, saqueos cam­pe­si­nos que obli­ga­ron a la noble­za a renun­ciar a sus pri­vi­le­gios y pre­lu­dia­ron los alza­mien­tos pari­si­nos. Tam­bién el bipar­ti­dis­mo des­ca­li­fi­có como pilla­jes las suble­va­cio­nes popu­la­res de Méri­da en 1987 y el Cara­ca­zo en 1989, que a la pos­tre tor­cie­ron el rum­bo del país. Imma­nuel Wallers­tein decla­ra para ALAI el 15 – 8‑2011:“Yo veo gue­rras civi­les en múl­ti­ples paí­ses del Nor­te, sobre todo en Esta­dos Uni­dos don­de la situa­ción es mucho peor que en Euro­pa occi­den­tal, aun­que allá tam­bién hay posi­bi­li­da­des de gue­rra por­que hay un lími­te has­ta el cual la gen­te ordi­na­ria acep­ta la degra­da­ción de sus posibilidades”.

4

¿Se equi­li­bra esta rebe­lión en los cen­tros hege­mó­ni­cos con la sumi­sión colo­nial del Ter­cer Mun­do? La mayo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be han ele­gi­do gobier­nos de izquier­da o cen­tro izquier­da. En Méxi­co cre­cen la vio­len­cia y la mili­ta­ri­za­ción: el 8 – 8‑2011 The New York Times reite­ra que agen­tes del Pen­tá­gono, la CIA, la DEA y otras agen­cias ope­ran no sólo des­de el cen­tro de inte­li­gen­cia ubi­ca­do en Refor­ma 225 sino des­de una base mili­tar en tie­rra mexi­ca­na. En Hon­du­ras aumen­ta la pro­tes­ta con­tra el régi­men sur­gi­do del gol­pe de Esta­do con­tra Zela­ya. En el mil veces inva­di­do Hai­tí los ciu­da­da­nos insur­gen con­tra tro­pas de la Minus­tah que arro­jan heces a los ríos. En Chi­le el gobierno neo­li­be­ral enfren­ta la rebe­lión de medio millón de mani­fes­tan­tes con­tra la pri­va­ti­za­ción total de la edu­ca­ción. Y el mun­do islá­mi­co es un her­vi­de­ro. Pero de la indig­na­ción a la Revo­lu­ción, hay mucho tre­cho. La tarea es acortarlo.

PD: Adiós a Freddy Bal­zán, gran com­pa­trio­ta, comu­ni­ca­dor y revolucionario.

http://​luis​brit​to​.word​press​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.