Joxe Ramon Foru­ria, pre­so polí­ti­co vas­co, ya en casa

En situa­ción de enfer­me­dad gra­ve e incu­ra­ble, al igual que las y los otros ocho pre­sos polí­ti­cos vas­cos en simi­lar situa­ción, se encuen­tra des­de hoy en situa­ción de pri­sión ate­nua­da. Esto supo­ne que será some­ti­do a duras medi­das de con­trol, lo cual difi­cul­ta­rá su el tra­ta­mien­to médi­co y las con­di­cio­nes que para su cura­ción le son necesarias.

Hace pocas sema­nas, la aso­cia­ción para la asis­ten­cia médi­co ‑psi­co­ló­gi­ca de per­so­nas pre­sas y repre­sa­lia­das polí­ti­cas de Eus­kal Herria daba cuen­ta de la situa­ción que pade­cen las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. Remar­ca­ron en este sen­ti­do, al igual que la situa­ción de Jose Ramón Foru­ria, que son espe­cial­men­te gra­ves las enfer­me­da­des que pade­cen Mila Iol­di, Ibon Ipa­rra­gi­rre y Txus Mar­tín, sién­do impres­cin­di­ble su inme­dia­ta pues­ta en liber­tad, ya que inclu­so sus vidas se encuen­tran en peli­gro mien­tras sigan en pri­sión. Ade­más advir­tie­ron sobre la situa­ción de enfer­me­dad que pade­cen Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga, Inma Berrio­za­bal, Jose Angel Bigu­ri, Iña­ki Etxe­be­rria, Jesus Mari Men­di­nue­ta y Josetxo Ariz­ku­ren, sién­do nece­sa­rio que sean tras­la­da­dos a cár­ce­les cer­ca­nas a su domi­ci­lio para poder garan­ti­zar míni­ma­men­te el tra­ta­mién­to médi­co que requie­re su situación.

Jose Ramon Foru­ria (Mar­ki­na, 1950), fué dete­ni­do el 14 de sep­tiem­bre del año 2003 y entre­ga­do a Espa­ña des­de Vene­zue­la. Esta­ba des­ti­na­do en la cár­cel de Due­ñas pero se encon­tra­ba en la pri­sión de Basau­ri. Al pron­to de entrar en pri­sión le fue diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de veji­ga y a par­tir de enton­ces ha sufri­do varias recaí­das en 2008 y 2010, en éste últi­mo caso con un diag­nós­ti­co suma­men­te grave.

Des­de el año 2004, la audien­cia nacio­nal ha nega­do dos veces su pues­ta en libertad.

Hoy Jose Ramón se encuen­tra en casa, al igual que los otros pre­sos y pre­sas polí­ti­cas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. Ésto ha sido posi­ble gra­cias al esfuer­zo y tra­ba­jo de miles de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos vas­cos que se movi­li­zan y se com­pro­men­ten con los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, así como del com­pro­mi­so cre­cien­te que un sin­fín de agen­tes lle­van mos­tran­do de cara a poner fín a la inacep­ta­ble polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que pade­cen las y los pre­sos vas­cos. Cree­mos por ello nece­sa­rio seguir el camino empren­di­do, para que inme­dia­ta­men­te sean pues­tos en liber­tad las y los pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos, sea dero­ga­da la doc­tri­na que impo­ne de fac­to la cade­na per­pe­tua y se pon­ga fín a la polí­ti­ca de dis­per­sión, ya que son ade­más situa­cio­nes cada vez más insos­te­ni­bles en Eus­kal Herria y ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, las que el Esta­do Espa­ñol y Fran­ces siguen man­te­nién­do con su polí­ti­ca peni­ten­cia­ria represiva.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.