Joxe Ramon Foru­ria, pre­so polí­ti­co vas­co, ya en casa

En situa­ción de enfer­me­dad gra­ve e incu­ra­ble, al igual que las y los otros ocho pre­sos polí­ti­cos vas­cos en simi­lar situa­ción, se encuen­tra des­de hoy en situa­ción de pri­sión ate­nua­da. Esto supo­ne que será some­ti­do a duras medi­das de con­trol, lo cual difi­cul­ta­rá su el tra­ta­mien­to médi­co y las con­di­cio­nes que para su cura­ción le son nece­sa­rias.

Hace pocas sema­nas, la aso­cia­ción para la asis­ten­cia médi­co ‑psi­co­ló­gi­ca de per­so­nas pre­sas y repre­sa­lia­das polí­ti­cas de Eus­kal Herria daba cuen­ta de la situa­ción que pade­cen las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. Remar­ca­ron en este sen­ti­do, al igual que la situa­ción de Jose Ramón Foru­ria, que son espe­cial­men­te gra­ves las enfer­me­da­des que pade­cen Mila Iol­di, Ibon Ipa­rra­gi­rre y Txus Mar­tín, sién­do impres­cin­di­ble su inme­dia­ta pues­ta en liber­tad, ya que inclu­so sus vidas se encuen­tran en peli­gro mien­tras sigan en pri­sión. Ade­más advir­tie­ron sobre la situa­ción de enfer­me­dad que pade­cen Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga, Inma Berrio­za­bal, Jose Angel Bigu­ri, Iña­ki Etxe­be­rria, Jesus Mari Men­di­nue­ta y Josetxo Ariz­ku­ren, sién­do nece­sa­rio que sean tras­la­da­dos a cár­ce­les cer­ca­nas a su domi­ci­lio para poder garan­ti­zar míni­ma­men­te el tra­ta­mién­to médi­co que requie­re su situa­ción.

Jose Ramon Foru­ria (Mar­ki­na, 1950), fué dete­ni­do el 14 de sep­tiem­bre del año 2003 y entre­ga­do a Espa­ña des­de Vene­zue­la. Esta­ba des­ti­na­do en la cár­cel de Due­ñas pero se encon­tra­ba en la pri­sión de Basau­ri. Al pron­to de entrar en pri­sión le fue diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de veji­ga y a par­tir de enton­ces ha sufri­do varias recaí­das en 2008 y 2010, en éste últi­mo caso con un diag­nós­ti­co suma­men­te gra­ve.

Des­de el año 2004, la audien­cia nacio­nal ha nega­do dos veces su pues­ta en liber­tad.

Hoy Jose Ramón se encuen­tra en casa, al igual que los otros pre­sos y pre­sas polí­ti­cas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles. Ésto ha sido posi­ble gra­cias al esfuer­zo y tra­ba­jo de miles de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos vas­cos que se movi­li­zan y se com­pro­men­ten con los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos, así como del com­pro­mi­so cre­cien­te que un sin­fín de agen­tes lle­van mos­tran­do de cara a poner fín a la inacep­ta­ble polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que pade­cen las y los pre­sos vas­cos. Cree­mos por ello nece­sa­rio seguir el camino empren­di­do, para que inme­dia­ta­men­te sean pues­tos en liber­tad las y los pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos, sea dero­ga­da la doc­tri­na que impo­ne de fac­to la cade­na per­pe­tua y se pon­ga fín a la polí­ti­ca de dis­per­sión, ya que son ade­más situa­cio­nes cada vez más insos­te­ni­bles en Eus­kal Herria y ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, las que el Esta­do Espa­ñol y Fran­ces siguen man­te­nién­do con su polí­ti­ca peni­ten­cia­ria repre­si­va.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *