20 años sin la URSS- Ando­ni Base­rri­go­rri

Se cum­plen en estas fechas el 20 ani­ver­sa­rio de lo que fue el prin­ci­pio del fin de la exis­ten­cia de la Unión Sovié­ti­ca. Quien esto escri­be lo recuer­da per­fec­ta­men­te, como si hubie­se ocu­rri­do antes de ayer, y es que ade­más, jus­to hace 20 años, viví esos acon­te­ci­mien­tos a los que me refie­ro en Cuba.

Eran días de incer­ti­dum­bre, [email protected] sabía­mos que esta­ban pasan­do cosas que iban a cam­biar el mun­do y has­ta nues­tras vidas y mili­tan­cias y ya sabía­mos que habían ocu­rri­do acon­te­ci­mien­tos que eran de por sí, irre­ver­si­bles.

Recuer­do per­fec­ta­men­te bajar a la calle des­de el Hotel Coli­na, en La Haba­na y como me sumé a los inume­ra­bles corri­llos de [email protected] que tra­ta­ban de ente­rar­se sobre que esta­ba pasan­do alre­de­de­dor del Gran­ma y al ver­me euro­peo, como me cosían a pre­gun­tas ya que supo­nían que por mi carác­ter de ciu­da­dano euro­pe­ro debía saber noti­cias que ellos no cono­cían. No exis­tían ni inter­net ni los móvi­les, era una épo­ca dife­ren­te la que se vivía, en la lla­ma­da “gue­rra fria”, autén­ti­ca con­ti­nua­ción de la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

En agos­to de aquel 1991, se pro­du­jo en la URSS un gol­pe de esta­do, que fue un últi­mo y deses­pe­ra­do inten­to de sal­var el esta­do sovié­ti­co, la obra de Lenin. Fra­ca­só, entre otras cosas, por­que no con­tó con nin­gún apo­yo popu­lar y es que [email protected] [email protected] sovié­ti­cos esta­ban hechi­za­dos por dos per­so­na­jes que pasa­rán a la his­to­ria por su nefas­ta actua­ción aque­llos años, el alcohó­li­co Boris Yel­tsin autén­ti­co paya­so facil­men­te mane­ja­do por el impe­ria­lis­mo que en su deli­rio etí­li­co pasó del mar­xis­mo-leni­nis­mo más orto­do­xo a la extre­ma dere­cha y el opor­tu­nis­mo social­de­mó­cra­ta de Mijail Gor­ba­chov, otro que hizo carre­ra polí­ti­ca en el PCUS, para ter­mi­nar besan­do las posa­de­ras de los USA, mien­tras nos ven­día piz­zas en anun­cios tele­vi­si­vos.

Pero no sería jus­to acha­car la caí­da de la URSS ni a una ni a dos ni siquie­ra a mil per­so­nas, la caí­da del gigan­te sovié­ti­co es con­se­cuen­cia de una dege­ne­ra­ción ideo­ló­gi­co-prác­ti­ca que se inció déca­das atrás. El PCUS, se con­vir­tió en una espe­cie de ofi­ci­na de colo­ca­ción de empleos y lugar don­de se aglu­ti­na­ban lo peor de la socie­dad sovié­ti­ca en la bús­que­da de favo­res y pre­ben­das. Ese fenó­meno se da en el mis­mo ins­tan­te que el par­ti­do comu­nis­ta sovié­ti­co rela­ja la teo­ría mar­xis­ta, con­vier­te el lenins­mo en una espe­cie de reli­gión ofi­cial, en la cual sólo pare­cen con­tar fra­ses y con­sig­nas sin refle­jo en lo prac­ti­co y con­vier­te su papel de van­guar­dia en excu­sa ópti­ma para que la cla­se buró­cra­ta pue­da ejer­cer su rol de pará­si­to en la socie­dad. No hay dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, sino dic­ta­du­ra de la buro­cra­cia del par­ti­do. No hay par­ti­ci­pa­ción de la mili­tan­cia en los deba­tes polí­ti­cos sino un decir amén a los dic­ta­dos que vie­nen de arri­ba. No hay asam­bleas ni soviets sino un cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co que no es tal y que legi­ti­ma el poder de la buro­cra­cia.

Pero se año­ra a la URSS y sino que le digan a las dece­nas de miles de muer­tos que ha oca­sio­na­do el impe­ria­lis­mo des­de que des­apa­re­ció el esta­do sovié­ti­co. Ape­nas esta­ba calien­te el cadá­ver, des­en­ca­de­na­ron la pri­me­ra gue­rra del gol­fo, cono­ce­dor el impe­rio que la nue­va Rusia nada iba a hacer para fre­nar sus ambi­cio­nes impe­ria­les, de hecho en la pri­me­ra gue­rra del gol­fo aún exis­tía la URSS y nada hizo para ejer­cer el papel que duran­te déca­das hizo de con­tra peso al fas­cis­mo nor­te­ame­ri­cano.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos des­en­ca­de­na­ron la mayor ofen­si­va mili­tar, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de la his­to­ria, a sabien­das que nadie les iba a fre­nar. Ata­ca­ron Irak, des­pués los res­tos de Yugos­la­via, Afga­nis­tan, de nue­vo Irak y aho­ra Libia, para robar sus recur­sos, sabien­do que en su camino no iban a encon­trar nin­gun obs­tácu­lo.

Orga­ni­za­ron cien­tos de intri­gas en los terrio­to­rios de la anti­gua URSS que han pro­vo­ca­do miles de muer­tos, en una orgía de san­gre que poco pare­ce impor­tar a la ONU ni a las tris­te­men­te cono­ci­das ONGs.

Con la URSS viva jamás habrían ocu­rri­do estas situa­cio­nes, por­que la URSS pro­por­cio­na­ba al pla­ne­ta un equi­li­brio nece­sa­rio para que los geno­ci­das de la OTAN no pudie­sen hacer del pla­ne­ta su cam­po de tiro.

No habría apa­re­ci­do el refor­mis­mo insor­po­ta­ble del FMLN ni de otras guerrri­llas lati­no­ame­ri­ca­nas, por­que la URSS ejer­cía un papel de refe­ren­cia revo­lu­cio­na­ria que hoy no tene­mos en el mun­do.

La caí­da de la URSS jus­ti­fi­có el dog­ma neo­li­be­ral del fin da la his­to­ria y hoy vemos que la his­to­ria esta mas viva que nun­ca. La lucha de cla­ses sigue ahí, viva y colean­do, mar­can­do los rit­mos de la his­to­ria en todos los pai­ses del mun­do, la dia­léc­ti­ca es quien solo pue­de expli­car todos los hechos que aso­lan el pla­ne­ta.

No hay un triun­fo del capi­ta­lis­mo, por­que Afri­ca es tam­bién capi­ta­lis­mo y Áfri­ca mue­re de ham­bre. ¿Aca­so eso es un triun­fo del capi­ta­lis­mo? Cada día hay más dife­ren­cias socia­les en el mun­do, los ricos más ricos y los pobres más pobres y eso es tam­bién con­se­cuen­cia de la caí­da de la URSS, asi como la fre­né­ti­ca carre­ra del mun­do hacia posi­cio­nes cada vez más abier­ta­men­te fas­cis­tas.

Quie­nes fue­ron ciu­da­da­nos de la Unión Sovie­ti­ca echan de menos a la URSS. No es de extra­ñar y es que con todas las caren­cias del mun­do en la URSS se vivía mejor que en la Rusia capi­ta­lis­ta don­de la espe­ran­za de vida ha caí­do en pica­do, y la gen­te se agol­pa en las bocas de los metros en bús­que­da de refu­gio mien­tras algu­nos cana­llas viven a lo gran­de, derro­chan­do el dine­ro y al esti­lo de los gran­des empre­sa­rios del petró­leo ára­bes. Curio­sa­men­te todos esos indi­vi­duos pro­vie­nen del PCUS y eran los que antes me refe­ría como pes­te buro­cra­ta.

Exis­tía tam­bién en la URSS una base mili­tan­te comu­nis­ta que no pudo fre­nar estos acon­te­ci­mien­tos que son quie­nes hoy se han con­ve­ri­do en la espe­ran­za del país, en que los valo­res que pue­dan tras­mi­tir hagan rena­cer las ideas de Lenin.

Y fue­ra de la anti­gua URSS tam­bien año­ra­mos lo que fue el pro­yec­to de Lenin, sin nos­tal­gias, pero sabien­do que ton­te­rías ideo­ló­gi­cas de más de [email protected] al mar­gen, la URSS mar­có del siglo XX y dio a la cla­se obre­ra mun­dial y a los sec­to­res popu­la­res una espe­ran­za en que las cosas se podrían cam­biar y que el capi­ta­lis­mo y el fas­cis­mo no son inven­ci­bles. Por eso segui­mos sien­do comu­nis­tas den­tro de nues­tra sen­si­bli­dad aber­tza­le. Que­re­mos la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria para cons­truir el socia­lis­mo, nues­tro socia­lis­mo, socia­lis­mo vas­co, pero socia­lis­mo con mayús­cu­las.

Y como dijo aquel otro…”Las ideas eman­ci­pa­do­ras del mar­xis­mo, cobran reno­va­da actua­li­dad”. Cla­ro que si, en la medi­da que el capi­ta­lis­mo se mues­tra cada dia más atroz y fas­cis­ta.

foto

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *