¿Quién sal­va­rá a Libia de sus sal­va­do­res occi­den­ta­les? No será la izquier­da – Jean Bric­mont y Dia­na Johnstone

El 17 de mar­zo, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das adop­tó la Reso­lu­ción 1973 que dio la luz ver­de a esa par­ti­cu­lar “coa­li­ción de los dis­pues­tos” para que comen­za­ra su gue­rri­ta ase­gu­rán­do­se el con­trol del espa­cio aéreo libio que fue uti­li­za­do des­pués para todo lo que le die­ra la gana a la OTAN. Los diri­gen­tes de la coa­li­ción obvia­men­te espe­ra­ban que los agra­de­ci­dos ciu­da­da­nos libios apro­ve­cha­ran esa vigo­ro­sa “pro­tec­ción” para derro­car a Mua­mar Gada­fi quien supues­ta­men­te que­ría “matar a su pro­pio pue­blo”. Sobre la base de la supo­si­ción de que Libia esta­ba cla­ra­men­te divi­di­da entre “el pue­blo” de un lado y el “mal­va­do dic­ta­dor” por el otro, se espe­ra­ba que este derro­ca­mien­to ocu­rrie­ra den­tro de días. A tra­vés del pris­ma occi­den­tal, Gada­fi era un dic­ta­dor peor que Ben Ali de Túnez o Muba­rak de Egip­to, quie­nes caye­ron sin inter­ven­ción de la OTAN, de modo que Gada­fi debie­ra haber caí­do tan­to más rápido.

Cin­co meses des­pués. Todas las supo­si­cio­nes en las que se basó la gue­rra han resul­ta­do ser más o menos fal­sas. Las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos no han encon­tra­do evi­den­cia de los “crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad” pre­sun­ta­men­te orde­na­dos por Gada­fi con­tra “su pro­pio pue­blo”. El reco­no­ci­mien­to por gobier­nos occi­den­ta­les del Con­se­jo Nacio­nal Tran­si­to­rio (TNC, por sus siglas en inglés) como “úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo libio” ha pasa­do de ser pre­ma­tu­ro a ser gro­tes­co. La OTAN ha entra­do a, y exa­cer­ba­do, una gue­rra civil que pare­ce haber lle­ga­do a un pun­to muerto.

Pero la gue­rra con­ti­núa por infun­da­da y absur­da que sea. ¿Y qué la pue­de detener?

La mejor inter­pre­ta­ción de este verano fue el exce­len­te nue­vo libro de Adam Hochs­child sobre la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, To End All Wars: A Story of Loyalty and Rebe­llion, 1914 – 1918 (Para ter­mi­nar todas las gue­rras: Una his­to­ria de leal­tad y rebe­lión, 1914 – 1918). Hay muchas lec­cio­nes para nues­tros días en esa his­to­ria, pero tal vez la más per­ti­nen­te es el hecho de que una vez que una gue­rra comien­za, es muy difí­cil terminarla.

Los hom­bres que comen­za­ron la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial tam­bién espe­ra­ban que fue­ra cor­ta. Pero inclu­so cuan­do millo­nes fue­ron hun­di­dos en la máqui­na ase­si­na, y la des­es­pe­ran­za de todo el esfuer­zo debie­ra cla­ra como el agua, siguió arras­trán­do­se duran­te cua­tro mise­ra­bles años. La gue­rra mis­ma gene­ra odio y ven­gan­za. Una vez que una Gran Poten­cia comien­za una gue­rra, “tie­ne” que ganar­la, a cual­quier pre­cio, para sí mis­ma, pero espe­cial­men­te para otros.

Has­ta aho­ra, el cos­te de la gue­rra con­tra Libia para los agre­so­res de la OTAN es solo finan­cie­ro, com­pen­sa­do por la espe­ran­za de un botín en el país “libe­ra­do” para pagar el cos­te de haber­lo bom­bar­dea­do. Solo los libios per­de­rán sus vidas y su infra­es­truc­tu­ra. ¿Qué, enton­ces, pue­de dete­ner la matanza?

En la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, exis­tió un vale­ro­so movi­mien­to con­tra la gue­rra que se enfren­tó a la his­te­ria cho­vi­nis­ta del perío­do de la gue­rra para argu­men­tar por la paz. Arries­gó ata­ques físi­cos y la cárcel.

La des­crip­ción de Hochs­child de la lucha por la paz de vale­ro­sos hom­bres y muje­res en Gran Bre­ta­ña debie­ra ser­vir de ins­pi­ra­ción – ¿pero para quie­nes? Los ries­gos de opo­ner­se a esta gue­rra son míni­mos en com­pa­ra­ción con 1914 – 1918. Pero has­ta aho­ra la opo­si­ción acti­va es ape­nas discernible.

Esto vale espe­cial­men­te en el caso de Fran­cia, el país cuyo pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy tomó la ini­cia­ti­va de ini­ciar esta guerra.

Se acu­mu­la la evi­den­cia de muer­tes de civi­les libios, inclu­yen­do niños, cau­sa­das por los bom­bar­deos de la OTAN.

Los bom­bar­deos apun­tan a la infra­es­truc­tu­ra civil, a fin de pri­var a la mayo­ría de la pobla­ción que viven en terri­to­rio leal a Gada­fi de sus nece­si­da­des bási­cas, ali­men­to y agua, supues­ta­men­te para ins­pi­rar al pue­blo para que derro­que a Gada­fi. La gue­rra para “pro­te­ger civi­les” se ha con­ver­ti­do abier­ta­men­te en una gue­rra para ate­rro­ri­zar­los y ator­men­tar­los, para que el TNC res­pal­da­do por la OTAN pue­da asu­mir el poder.

Esta gue­rri­ta en Libia está des­en­mas­ca­ran­do a la OTAN como cri­mi­nal e incompetente.

Tam­bién está des­en­mas­ca­ran­do a la izquier­da orga­ni­za­da en los paí­ses de la OTAN como total­men­te inú­til. Tal vez nun­ca haya habi­do una gue­rra a la que sea más fácil opo­ner­se. Pero la izquier­da orga­ni­za­da en Euro­pa no se le opone.

Hace tres meses, cuan­do el sen­sa­cio­na­lis­mo mediá­ti­co sobre Libia fue lan­za­do por la cade­na de tele­vi­sión qata­rí Al Jazee­ra, la izquier­da orga­ni­za­da no dudó en adop­tar una pos­tu­ra fir­me. Un par de doce­nas de orga­ni­za­cio­nes izquier­dis­tas fran­ce­sas y nor­te­afri­ca­nas fir­ma­ron un lla­ma­do por una “mar­cha de soli­da­ri­dad con el pue­blo libio” en París el 26 de mar­zo. En un des­plie­gue de con­fu­sión total, esas orga­ni­za­cio­nes lla­ma­ron simul­tá­nea­men­te al “reco­no­ci­mien­to del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción como úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo libio” por una par­te y “la pro­tec­ción de los resi­den­tes y migran­tes extran­je­ros” quie­nes, en reali­dad, tenían que ser pro­te­gi­dos con­tra los mis­mos rebel­des repre­sen­ta­dos por ese Con­se­jo. Mien­tras apo­ya­ban implí­ci­ta­men­te las ope­ra­cio­nes mili­ta­res del apo­yo del NTC, los gru­pos tam­bién lla­ma­ron a la “vigi­lan­cia” res­pec­to a “la dupli­ci­dad de los gobier­nos occi­den­ta­les y de la Liga Ára­be” y la posi­ble “esca­la­da” de esas operaciones.

Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes de ese lla­ma­do incluían a gru­pos de opo­si­ción en el exi­lio: libios, sirios, tune­ci­nos, marro­quíes y arge­li­nos así como a los ver­des fran­ce­ses, el Par­ti­do Anti­ca­pi­ta­lis­ta, el Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés, el Par­ti­do la Izquier­da, el movi­mien­to anti­rra­cis­ta MRAP, y ATTAC, un movi­mien­to popu­lar de edu­ca­ción de amplia base crí­ti­co de la glo­ba­li­za­ción finan­cie­ra. Estos gru­pos repre­sen­tan vir­tual­men­te en con­jun­to todo el espec­tro polí­ti­co orga­ni­za­do fran­cés a la izquier­da del Par­ti­do Socia­lis­ta –que por su par­te apo­yó la gue­rra sin siquie­ra lla­mar a la “vigi­lan­cia”.

A medi­da que aumen­tan las víc­ti­mas civi­les de los bom­bar­deos de la OTAN, no hay señal algu­na de la pro­me­ti­da “vigi­lan­cia res­pec­to a la esca­la­da de la gue­rra” que se des­vía de la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

Los acti­vis­tas que en mar­zo insis­tie­ron en que “tene­mos que hacer algo” para dete­ner una hipo­té­ti­ca masa­cre no hacen nada actual­men­te por dete­ner una masa­cre que no es hipo­té­ti­ca sino real y visi­ble, y rea­li­za­da por los que “hicie­ron algo”.

La fala­cia bási­ca de la gen­te izquier­dis­ta del “noso­tros debe­mos hacer algo” yace en el sig­ni­fi­ca­do de “noso­tros”. Si que­rían decir lite­ral­men­te “noso­tros”, lo úni­co que podían hacer era esta­ble­cer algu­na espe­cie de bri­ga­das inter­na­cio­na­les para com­ba­tir jun­to a los rebel­des. Pero, cla­ro está, a pesar de las afir­ma­cio­nes de que “noso­tros” debe­mos hacer­lo “todo” por apo­yar a los rebel­des, nun­ca se pen­só en serio en algún momen­to en una posi­bi­li­dad semejante.

Por lo tan­to, su “noso­tros” sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca las poten­cias occi­den­ta­les, la OTAN y sobre todo EE.UU., el úni­co con las “capa­ci­da­des sin­gu­la­res” de librar una gue­rra semejante.

La gen­te del “noso­tros debe­mos hacer algo” mez­cla usual­men­te dos tipos de deman­das: una, que pue­den espe­rar de modo rea­lis­ta que pue­da ser rea­li­za­da por esas poten­cias occi­den­ta­les –apo­yar a los rebel­des, reco­no­cer al TNC como el úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo libio– y la otra, que no pue­den espe­rar de modo rea­lis­ta que sea acep­ta­da por las Gran­des Poten­cias y que ellos mis­mos son total­men­te inca­pa­ces de lograr: la limi­ta­ción de los bom­bar­deos a obje­ti­vos mili­ta­res y a la pro­tec­ción de civi­les, y que se res­pe­te escru­pu­lo­sa­men­te el mar­co de las reso­lu­cio­nes de la ONU.

Estos dos tipos de deman­das se con­tra­di­cen. En una gue­rra civil, nin­gún lado se preo­cu­pa pri­mor­dial­men­te por las suti­le­zas de reso­lu­cio­nes de la ONU o por la pro­tec­ción de civi­les. Cada lado quie­re ganar, pun­to y apar­te, y el deseo de ven­gan­za con­du­ce a menu­do a atro­ci­da­des. Si uno “apo­ya” a los rebel­des, en la prác­ti­ca está dan­do un che­que en blan­co a su lado para hacer cual­quier cosa que juz­gue nece­sa­ria para vencer.

Pero tam­bién se entre­ga un che­que en blan­co a los alia­dos occi­den­ta­les y a la OTAN, que podrían ser menos sedien­tos de san­gre que los rebel­des pero que tie­nen a su dis­po­si­ción medios mucho más impor­tan­tes de des­truc­ción. Y son gran­des buro­cra­cias que actúan como maqui­na­rias de super­vi­ven­cia. Tie­nen que ven­cer. De otra mane­ra tie­nen un pro­ble­ma de “cre­di­bi­li­dad” (como los polí­ti­cos que apo­ya­ron la gue­rra), que podría lle­var a una pér­di­da de finan­cia­mien­to y recur­sos. Una vez que ha comen­za­do la gue­rra, sim­ple­men­te no hay nin­gu­na fuer­za en Occi­den­te, a fal­ta de un movi­mien­to resuel­to con­tra la gue­rra, que pue­da obli­gar a la OTAN a limi­tar­se a lo que per­mi­te una reso­lu­ción de la ONU. Por lo tan­to, el segun­do con­jun­to de deman­das izquier­dis­tas cae en oídos sor­dos. Sir­ven solo para pro­bar a la pro­pia izquier­da favo­ra­ble a la gue­rra que sus inten­cio­nes son puras.

Al apo­yar a los rebel­des, la izquier­da favo­ra­ble a la inter­ven­ción ha des­trui­do efec­ti­va­men­te el movi­mien­to con­tra la gue­rra. Por cier­to, no tie­ne sen­ti­do apo­yar a rebel­des en una gue­rra civil que quie­ren deses­pe­ra­da­men­te que inter­ven­cio­nes extran­je­ras les ayu­den, y al mis­mo tiem­po opo­ner­se a tales inter­ven­cio­nes. La dere­cha favo­ra­ble a la inter­ven­ción es mucho más coherente.

Lo que com­par­ten la izquier­da y la dere­cha favo­ra­bles a la inter­ven­ción es la con­vic­ción de que “noso­tros” (con lo que quie­ren decir Occi­den­te demo­crá­ti­co) tene­mos el dere­cho y la capa­ci­dad de impo­ner nues­tra volun­tad a otros paí­ses. Cier­tos movi­mien­tos fran­ce­ses cuya cua­li­dad exclu­si­va es denun­ciar el racis­mo y el colo­nia­lis­mo no recuer­dan que todas las con­quis­tas colo­nia­les fue­ron rea­li­za­das con­tra sátra­pas, prín­ci­pes indios y reyes afri­ca­nos que fue­ron denun­cia­dos como autó­cra­tas (y lo eran) o no se dan cuen­ta de que hay algo extra­ño res­pec­to a orga­ni­za­cio­nes fran­ce­sas que deci­den que son los “repre­sen­tan­tes legí­ti­mos” del pue­blo libio.

A pesar de los esfuer­zos de unos pocos indi­vi­duos ais­la­dos, no hay nin­gún movi­mien­to popu­lar en Euro­pa capaz de dete­ner o inclu­so des­ace­le­rar el ata­que de la OTAN. La úni­ca espe­ran­za pue­de ser el colap­so de los rebel­des, u opo­si­ción en EE.UU., o una deci­sión de las oli­gar­quías gober­nan­tes de redu­cir los gas­tos. Pero mien­tras tan­to, la izquier­da euro­pea ha per­di­do su opor­tu­ni­dad de vol­ver a la vida median­te la opo­si­ción a una de las gue­rras más fla­gran­te­men­te inex­cu­sa­bles de la his­to­ria. La pro­pia Euro­pa sufri­rá por esta ban­ca­rro­ta moral.


Jean Bric­mont es autor de Huma­ni­ta­rian Impe­ria­lism. Para con­tac­tos: Jean.​[email protected]​uclouvain.​be
Dia­na Johns­to­ne es auto­ra de Fools’ Cru­sa­de. Para con­tac­tos: diana.​[email protected]​yahoo.​fr
Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.