¿Quién sal­va­rá a Libia de sus sal­va­do­res occi­den­ta­les? No será la izquier­da – Jean Bric­mont y Dia­na Johns­to­ne

El 17 de mar­zo, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das adop­tó la Reso­lu­ción 1973 que dio la luz ver­de a esa par­ti­cu­lar “coa­li­ción de los dis­pues­tos” para que comen­za­ra su gue­rri­ta ase­gu­rán­do­se el con­trol del espa­cio aéreo libio que fue uti­li­za­do des­pués para todo lo que le die­ra la gana a la OTAN. Los diri­gen­tes de la coa­li­ción obvia­men­te espe­ra­ban que los agra­de­ci­dos ciu­da­da­nos libios apro­ve­cha­ran esa vigo­ro­sa “pro­tec­ción” para derro­car a Mua­mar Gada­fi quien supues­ta­men­te que­ría “matar a su pro­pio pue­blo”. Sobre la base de la supo­si­ción de que Libia esta­ba cla­ra­men­te divi­di­da entre “el pue­blo” de un lado y el “mal­va­do dic­ta­dor” por el otro, se espe­ra­ba que este derro­ca­mien­to ocu­rrie­ra den­tro de días. A tra­vés del pris­ma occi­den­tal, Gada­fi era un dic­ta­dor peor que Ben Ali de Túnez o Muba­rak de Egip­to, quie­nes caye­ron sin inter­ven­ción de la OTAN, de modo que Gada­fi debie­ra haber caí­do tan­to más rápi­do.

Cin­co meses des­pués. Todas las supo­si­cio­nes en las que se basó la gue­rra han resul­ta­do ser más o menos fal­sas. Las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos no han encon­tra­do evi­den­cia de los “crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad” pre­sun­ta­men­te orde­na­dos por Gada­fi con­tra “su pro­pio pue­blo”. El reco­no­ci­mien­to por gobier­nos occi­den­ta­les del Con­se­jo Nacio­nal Tran­si­to­rio (TNC, por sus siglas en inglés) como “úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo libio” ha pasa­do de ser pre­ma­tu­ro a ser gro­tes­co. La OTAN ha entra­do a, y exa­cer­ba­do, una gue­rra civil que pare­ce haber lle­ga­do a un pun­to muer­to.

Pero la gue­rra con­ti­núa por infun­da­da y absur­da que sea. ¿Y qué la pue­de dete­ner?

La mejor inter­pre­ta­ción de este verano fue el exce­len­te nue­vo libro de Adam Hochs­child sobre la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, To End All Wars: A Story of Loyalty and Rebe­llion, 1914 – 1918 (Para ter­mi­nar todas las gue­rras: Una his­to­ria de leal­tad y rebe­lión, 1914 – 1918). Hay muchas lec­cio­nes para nues­tros días en esa his­to­ria, pero tal vez la más per­ti­nen­te es el hecho de que una vez que una gue­rra comien­za, es muy difí­cil ter­mi­nar­la.

Los hom­bres que comen­za­ron la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial tam­bién espe­ra­ban que fue­ra cor­ta. Pero inclu­so cuan­do millo­nes fue­ron hun­di­dos en la máqui­na ase­si­na, y la des­es­pe­ran­za de todo el esfuer­zo debie­ra cla­ra como el agua, siguió arras­trán­do­se duran­te cua­tro mise­ra­bles años. La gue­rra mis­ma gene­ra odio y ven­gan­za. Una vez que una Gran Poten­cia comien­za una gue­rra, “tie­ne” que ganar­la, a cual­quier pre­cio, para sí mis­ma, pero espe­cial­men­te para otros.

Has­ta aho­ra, el cos­te de la gue­rra con­tra Libia para los agre­so­res de la OTAN es solo finan­cie­ro, com­pen­sa­do por la espe­ran­za de un botín en el país “libe­ra­do” para pagar el cos­te de haber­lo bom­bar­dea­do. Solo los libios per­de­rán sus vidas y su infra­es­truc­tu­ra. ¿Qué, enton­ces, pue­de dete­ner la matan­za?

En la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, exis­tió un vale­ro­so movi­mien­to con­tra la gue­rra que se enfren­tó a la his­te­ria cho­vi­nis­ta del perío­do de la gue­rra para argu­men­tar por la paz. Arries­gó ata­ques físi­cos y la cár­cel.

La des­crip­ción de Hochs­child de la lucha por la paz de vale­ro­sos hom­bres y muje­res en Gran Bre­ta­ña debie­ra ser­vir de ins­pi­ra­ción – ¿pero para quie­nes? Los ries­gos de opo­ner­se a esta gue­rra son míni­mos en com­pa­ra­ción con 1914 – 1918. Pero has­ta aho­ra la opo­si­ción acti­va es ape­nas dis­cer­ni­ble.

Esto vale espe­cial­men­te en el caso de Fran­cia, el país cuyo pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy tomó la ini­cia­ti­va de ini­ciar esta gue­rra.

Se acu­mu­la la evi­den­cia de muer­tes de civi­les libios, inclu­yen­do niños, cau­sa­das por los bom­bar­deos de la OTAN.

Los bom­bar­deos apun­tan a la infra­es­truc­tu­ra civil, a fin de pri­var a la mayo­ría de la pobla­ción que viven en terri­to­rio leal a Gada­fi de sus nece­si­da­des bási­cas, ali­men­to y agua, supues­ta­men­te para ins­pi­rar al pue­blo para que derro­que a Gada­fi. La gue­rra para “pro­te­ger civi­les” se ha con­ver­ti­do abier­ta­men­te en una gue­rra para ate­rro­ri­zar­los y ator­men­tar­los, para que el TNC res­pal­da­do por la OTAN pue­da asu­mir el poder.

Esta gue­rri­ta en Libia está des­en­mas­ca­ran­do a la OTAN como cri­mi­nal e incom­pe­ten­te.

Tam­bién está des­en­mas­ca­ran­do a la izquier­da orga­ni­za­da en los paí­ses de la OTAN como total­men­te inú­til. Tal vez nun­ca haya habi­do una gue­rra a la que sea más fácil opo­ner­se. Pero la izquier­da orga­ni­za­da en Euro­pa no se le opo­ne.

Hace tres meses, cuan­do el sen­sa­cio­na­lis­mo mediá­ti­co sobre Libia fue lan­za­do por la cade­na de tele­vi­sión qata­rí Al Jazee­ra, la izquier­da orga­ni­za­da no dudó en adop­tar una pos­tu­ra fir­me. Un par de doce­nas de orga­ni­za­cio­nes izquier­dis­tas fran­ce­sas y nor­te­afri­ca­nas fir­ma­ron un lla­ma­do por una “mar­cha de soli­da­ri­dad con el pue­blo libio” en París el 26 de mar­zo. En un des­plie­gue de con­fu­sión total, esas orga­ni­za­cio­nes lla­ma­ron simul­tá­nea­men­te al “reco­no­ci­mien­to del Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción como úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo libio” por una par­te y “la pro­tec­ción de los resi­den­tes y migran­tes extran­je­ros” quie­nes, en reali­dad, tenían que ser pro­te­gi­dos con­tra los mis­mos rebel­des repre­sen­ta­dos por ese Con­se­jo. Mien­tras apo­ya­ban implí­ci­ta­men­te las ope­ra­cio­nes mili­ta­res del apo­yo del NTC, los gru­pos tam­bién lla­ma­ron a la “vigi­lan­cia” res­pec­to a “la dupli­ci­dad de los gobier­nos occi­den­ta­les y de la Liga Ára­be” y la posi­ble “esca­la­da” de esas ope­ra­cio­nes.

Las orga­ni­za­cio­nes fir­man­tes de ese lla­ma­do incluían a gru­pos de opo­si­ción en el exi­lio: libios, sirios, tune­ci­nos, marro­quíes y arge­li­nos así como a los ver­des fran­ce­ses, el Par­ti­do Anti­ca­pi­ta­lis­ta, el Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés, el Par­ti­do la Izquier­da, el movi­mien­to anti­rra­cis­ta MRAP, y ATTAC, un movi­mien­to popu­lar de edu­ca­ción de amplia base crí­ti­co de la glo­ba­li­za­ción finan­cie­ra. Estos gru­pos repre­sen­tan vir­tual­men­te en con­jun­to todo el espec­tro polí­ti­co orga­ni­za­do fran­cés a la izquier­da del Par­ti­do Socia­lis­ta –que por su par­te apo­yó la gue­rra sin siquie­ra lla­mar a la “vigi­lan­cia”.

A medi­da que aumen­tan las víc­ti­mas civi­les de los bom­bar­deos de la OTAN, no hay señal algu­na de la pro­me­ti­da “vigi­lan­cia res­pec­to a la esca­la­da de la gue­rra” que se des­vía de la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

Los acti­vis­tas que en mar­zo insis­tie­ron en que “tene­mos que hacer algo” para dete­ner una hipo­té­ti­ca masa­cre no hacen nada actual­men­te por dete­ner una masa­cre que no es hipo­té­ti­ca sino real y visi­ble, y rea­li­za­da por los que “hicie­ron algo”.

La fala­cia bási­ca de la gen­te izquier­dis­ta del “noso­tros debe­mos hacer algo” yace en el sig­ni­fi­ca­do de “noso­tros”. Si que­rían decir lite­ral­men­te “noso­tros”, lo úni­co que podían hacer era esta­ble­cer algu­na espe­cie de bri­ga­das inter­na­cio­na­les para com­ba­tir jun­to a los rebel­des. Pero, cla­ro está, a pesar de las afir­ma­cio­nes de que “noso­tros” debe­mos hacer­lo “todo” por apo­yar a los rebel­des, nun­ca se pen­só en serio en algún momen­to en una posi­bi­li­dad seme­jan­te.

Por lo tan­to, su “noso­tros” sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca las poten­cias occi­den­ta­les, la OTAN y sobre todo EE.UU., el úni­co con las “capa­ci­da­des sin­gu­la­res” de librar una gue­rra seme­jan­te.

La gen­te del “noso­tros debe­mos hacer algo” mez­cla usual­men­te dos tipos de deman­das: una, que pue­den espe­rar de modo rea­lis­ta que pue­da ser rea­li­za­da por esas poten­cias occi­den­ta­les –apo­yar a los rebel­des, reco­no­cer al TNC como el úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo del pue­blo libio– y la otra, que no pue­den espe­rar de modo rea­lis­ta que sea acep­ta­da por las Gran­des Poten­cias y que ellos mis­mos son total­men­te inca­pa­ces de lograr: la limi­ta­ción de los bom­bar­deos a obje­ti­vos mili­ta­res y a la pro­tec­ción de civi­les, y que se res­pe­te escru­pu­lo­sa­men­te el mar­co de las reso­lu­cio­nes de la ONU.

Estos dos tipos de deman­das se con­tra­di­cen. En una gue­rra civil, nin­gún lado se preo­cu­pa pri­mor­dial­men­te por las suti­le­zas de reso­lu­cio­nes de la ONU o por la pro­tec­ción de civi­les. Cada lado quie­re ganar, pun­to y apar­te, y el deseo de ven­gan­za con­du­ce a menu­do a atro­ci­da­des. Si uno “apo­ya” a los rebel­des, en la prác­ti­ca está dan­do un che­que en blan­co a su lado para hacer cual­quier cosa que juz­gue nece­sa­ria para ven­cer.

Pero tam­bién se entre­ga un che­que en blan­co a los alia­dos occi­den­ta­les y a la OTAN, que podrían ser menos sedien­tos de san­gre que los rebel­des pero que tie­nen a su dis­po­si­ción medios mucho más impor­tan­tes de des­truc­ción. Y son gran­des buro­cra­cias que actúan como maqui­na­rias de super­vi­ven­cia. Tie­nen que ven­cer. De otra mane­ra tie­nen un pro­ble­ma de “cre­di­bi­li­dad” (como los polí­ti­cos que apo­ya­ron la gue­rra), que podría lle­var a una pér­di­da de finan­cia­mien­to y recur­sos. Una vez que ha comen­za­do la gue­rra, sim­ple­men­te no hay nin­gu­na fuer­za en Occi­den­te, a fal­ta de un movi­mien­to resuel­to con­tra la gue­rra, que pue­da obli­gar a la OTAN a limi­tar­se a lo que per­mi­te una reso­lu­ción de la ONU. Por lo tan­to, el segun­do con­jun­to de deman­das izquier­dis­tas cae en oídos sor­dos. Sir­ven solo para pro­bar a la pro­pia izquier­da favo­ra­ble a la gue­rra que sus inten­cio­nes son puras.

Al apo­yar a los rebel­des, la izquier­da favo­ra­ble a la inter­ven­ción ha des­trui­do efec­ti­va­men­te el movi­mien­to con­tra la gue­rra. Por cier­to, no tie­ne sen­ti­do apo­yar a rebel­des en una gue­rra civil que quie­ren deses­pe­ra­da­men­te que inter­ven­cio­nes extran­je­ras les ayu­den, y al mis­mo tiem­po opo­ner­se a tales inter­ven­cio­nes. La dere­cha favo­ra­ble a la inter­ven­ción es mucho más cohe­ren­te.

Lo que com­par­ten la izquier­da y la dere­cha favo­ra­bles a la inter­ven­ción es la con­vic­ción de que “noso­tros” (con lo que quie­ren decir Occi­den­te demo­crá­ti­co) tene­mos el dere­cho y la capa­ci­dad de impo­ner nues­tra volun­tad a otros paí­ses. Cier­tos movi­mien­tos fran­ce­ses cuya cua­li­dad exclu­si­va es denun­ciar el racis­mo y el colo­nia­lis­mo no recuer­dan que todas las con­quis­tas colo­nia­les fue­ron rea­li­za­das con­tra sátra­pas, prín­ci­pes indios y reyes afri­ca­nos que fue­ron denun­cia­dos como autó­cra­tas (y lo eran) o no se dan cuen­ta de que hay algo extra­ño res­pec­to a orga­ni­za­cio­nes fran­ce­sas que deci­den que son los “repre­sen­tan­tes legí­ti­mos” del pue­blo libio.

A pesar de los esfuer­zos de unos pocos indi­vi­duos ais­la­dos, no hay nin­gún movi­mien­to popu­lar en Euro­pa capaz de dete­ner o inclu­so des­ace­le­rar el ata­que de la OTAN. La úni­ca espe­ran­za pue­de ser el colap­so de los rebel­des, u opo­si­ción en EE.UU., o una deci­sión de las oli­gar­quías gober­nan­tes de redu­cir los gas­tos. Pero mien­tras tan­to, la izquier­da euro­pea ha per­di­do su opor­tu­ni­dad de vol­ver a la vida median­te la opo­si­ción a una de las gue­rras más fla­gran­te­men­te inex­cu­sa­bles de la his­to­ria. La pro­pia Euro­pa sufri­rá por esta ban­ca­rro­ta moral.


Jean Bric­mont es autor de Huma­ni­ta­rian Impe­ria­lism. Para con­tac­tos: Jean.​[email protected]​uclouvain.​be
Dia­na Johns­to­ne es auto­ra de Fools’ Cru­sa­de. Para con­tac­tos: diana.​[email protected]​yahoo.​fr
Coun­ter­Punch. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *