Fút­bol: Vio­len­cia gra­tis para los niños – JM Alvarez

Los alter­ca­dos en el par­ti­do de vuel­ta de la Super­co­pa de Espa­ña han dado la vuel­ta al mun­do para ver­güen­za de la ena­je­na­da socie­dad espa­ño­la, es por eso que le dedi­co este bre­ve comentario.
 Las crí­ti­cas sobre las sal­va­ja­das que el equi­po del régi­men espa­ño­lis­ta (Real Madrid) regó por el cés­ped no se han que­da­do sólo fue­ra del país: un ex juga­dor que per­te­ne­ció a ese club como Fer­nan­do Morien­tes, afir­mó: “Como madri­dis­ta, me da ver­güen­za que Casi­llas diga que Cesc se ha tira­do, me da asco que no se que­den a reco­ger la copa”.
 Me gus­ta el fút­bol, pero lo abo­rrez­co des­de que se ins­tau­ró en él, no sólo un nego­cio mafio­so, sino tam­bién una apo­lo­gía de la vio­len­cia lle­va­da a la prác­ti­ca de mane­ra sis­te­má­ti­ca. No entien­do cómo se per­mi­te a los más peque­ños entrar a los esta­dios, o ver por tele­vi­sión encuen­tros de máxi­ma rivalidad.
 Si Iker Casi­llas (espé­ci­men bípe­do que reco­no­ce no haber leí­do un libro en su vida y repre­sen­tan­te genuino de ese “depor­te” en Espa­ña), es un ejem­plo a seguir por los niños, apa­ga y vámonos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.