Fút­bol: Vio­len­cia gra­tis para los niños – JM Alva­rez

Los alter­ca­dos en el par­ti­do de vuel­ta de la Super­co­pa de Espa­ña han dado la vuel­ta al mun­do para ver­güen­za de la ena­je­na­da socie­dad espa­ño­la, es por eso que le dedi­co este bre­ve comen­ta­rio.
 Las crí­ti­cas sobre las sal­va­ja­das que el equi­po del régi­men espa­ño­lis­ta (Real Madrid) regó por el cés­ped no se han que­da­do sólo fue­ra del país: un ex juga­dor que per­te­ne­ció a ese club como Fer­nan­do Morien­tes, afir­mó: “Como madri­dis­ta, me da ver­güen­za que Casi­llas diga que Cesc se ha tira­do, me da asco que no se que­den a reco­ger la copa”.
 Me gus­ta el fút­bol, pero lo abo­rrez­co des­de que se ins­tau­ró en él, no sólo un nego­cio mafio­so, sino tam­bién una apo­lo­gía de la vio­len­cia lle­va­da a la prác­ti­ca de mane­ra sis­te­má­ti­ca. No entien­do cómo se per­mi­te a los más peque­ños entrar a los esta­dios, o ver por tele­vi­sión encuen­tros de máxi­ma riva­li­dad.
 Si Iker Casi­llas (espé­ci­men bípe­do que reco­no­ce no haber leí­do un libro en su vida y repre­sen­tan­te genuino de ese “depor­te” en Espa­ña), es un ejem­plo a seguir por los niños, apa­ga y vámo­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *