Eguz­ki se opo­ne al par­que eóli­co del Gane­ko­gor­ta

Como otras muchas aso­cia­cio­nes y par­ti­cu­la­res, EGUZKI tam­bién ha pre­sen­ta­do ale­ga­cio­nes al expe­dien­te de soli­ci­tud de auto­ri­za­ción admi­nis­tra­ti­va y decla­ra­ción de impac­to ambien­tal de la ins­ta­la­ción “Par­que Eóli­co Gane­ko­gor­ta”, en los tér­mi­nos muni­ci­pa­les de Güe­ñes, Alon­so­te­gi, Arri­go­rria­ga, Arran­ku­dia­ga, Bil­bao y Okon­do, pro­mo­vi­do por Eóli­cas de Eus­ka­di, S.A. Así hemos veni­do mani­fes­ta­do una pos­tu­ra crí­ti­ca hacia el modo en que se está implan­tan­do la ener­gía eóli­ca, abo­gan­do por una implan­ta­ción racio­nal.
La recien­te ava­lan­cha de pro­yec­tos de cen­tra­les de gene­ra­ción de ener­gía eóli­ca ha supues­to una trans­for­ma­ción cons­tan­te de la mayo­ría de las cum­bres de las sie­rras pasan­do de una cla­ra voca­ción fores­tal o gana­de­ra en otra indus­tria­li­za­da, per­dien­do valo­res y su esen­cia natu­ral.

Una polí­ti­ca ener­gé­ti­ca con dos pla­nes ener­gé­ti­cos pro­mo­vi­dos por el sec­tor públi­co, cuyos pila­res son la “segu­ri­dad del sumi­nis­tro” y la “com­pe­ti­ti­vi­dad”, se impo­ne por enci­ma del man­te­ni­mien­to de estos usos y valo­res socia­les y natu­ra­les.

Para Eguz­ki, el hecho de que se pre­ten­da ubi­car una cen­tral de este tipo en un área con un alto gra­do de con­ser­va­ción, de gran eco­ló­gi­co y sobre todo pai­sa­jís­ti­co, demues­tra por la vía de los hechos que las pro­pues­tas del Gobierno Vas­co en cuan­to a desa­rro­llo sos­te­ni­ble sólo son un sim­ple esca­pa­ra­te.
Como Eguz­ki tene­mos que decir que no acep­ta­mos este dise­ño de mega-par­ques para nues­tro terri­to­rio. Una vez más se demues­tra la hipó­cri­ta apues­ta ener­gé­ti­ca teó­ri­ca­men­te reno­va­ble de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, apos­tan­do por el aumen­to del nego­cio olvi­dan­do el fomen­to del aho­rro ener­gé­ti­co, pilar fun­da­men­tal de una polí­ti­ca ambien­tal.

En el caso de Gane­ko­gor­ta, nos opo­ne­mos a este pro­yec­to por­que no tie­ne nada de reno­va­ble ni sos­te­ni­ble para su entorno, pues no se basa en el aho­rro y la sus­ti­tu­ción de un mode­lo con­ta­mi­nan­te cimen­ta­do en el petró­leo por otro que lo sus­ti­tu­ya, ni res­pe­ta los valo­res de ese eco­sis­te­ma.

El PTP de Bil­bao metro­po­li­tano, apro­ba­do por DECRETO 1792006, de 26 de sep­tiem­bre, no inclu­ye nin­gu­na refe­ren­cia a la ins­ta­la­ción de eóli­cos en la zona del Gane­ko­gor­ta, ni se for­mu­la refe­ren­cia algu­na al PTS de eóli­cas, y ade­más dicho pai­sa­je fue inclui­do en el Catá­lo­go abier­to de pai­sa­jes sin­gu­la­res y sobre­sa­lien­tes de la CAPV. Este pro­yec­to se con­tra­di­ce con su pro­tec­ción, así como con el lau­rea­do cin­tu­rón y pul­món ver­de de la urbe del Gran Bil­bao, y de zona de paseo, espar­ci­mien­to y ejer­ci­cio sano.

Sin pre­vi­sión en el PTS, y sien­do como es un pai­sa­je sin­gu­lar, las afec­cio­nes que gene­ra no debe­rían ser de gran impac­to o rele­van­tes, pues esta­ría­mos hipo­te­can­do dicho valor natu­ral y social. Estos valo­res no son teni­dos en cuen­ta en el caso de Gane­ko­gor­ta y las afec­cio­nes evi­den­cian una exclu­si­va ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca por enci­ma de los prin­ci­pios y valo­res natu­ra­les.

El estu­dio de impac­to ambien­tal que han hecho no con­tem­pla la aper­tu­ra de gran­des pis­tas en una lade­ra vir­gen y con fuer­tes pen­dien­tes que obli­gan a gran­des talu­des y plan­tean un camino. La pro­pia obra de ins­ta­la­ción es una afec­ción cuya rever­si­bi­li­dad al esta­do ori­gi­na­rio resul­ta com­pli­ca­da y nun­ca abso­lu­ta. La cons­truc­ción del par­que va a supo­ner ade­más enor­mes movi­mien­tos de tie­rras, cimen­ta­cio­nes, crea­ción de gran­des pis­tas, kiló­me­tros de Alta Ten­sión, uti­li­za­ción de maqui­na­ria pesa­da y grúas gigan­tes­cas, pre­ci­san­do ocu­par al menos 17 hec­tá­reas de super­fi­cie de un para­je has­ta aho­ra sal­va­je y espec­ta­cu­lar.

Gane­ko­gor­ta, es una mon­ta­ña que, pese a loca­li­zar­se pró­xi­mo a Bil­bao, dada su ele­va­da alti­tud, con 998 metros de altu­ra, le ha hecho man­te­ner unos valo­res natu­ra­les sobre­sa­lien­tes, espe­cial­men­te en su zona de cum­bre, con bue­nas pobla­cio­nes de espe­cies de mon­ta­ña como el escri­bano mon­te­sino (Embe­ri­za cia), el bis­bi­ta alpino (Anthus spi­no­le­ta) o el ver­de­rón serrano (Seri­nus citri­ne­lla). Las afec­cio­nes a las aves ( Ali­mo­che, bui­tres, etc..), y en espe­cial, de espe­cies de mon­ta­ña como el escri­bano mon­te­sino (Embe­ri­za cia), el bis­bi­ta alpino (Anthus spi­no­le­ta) o el ver­de­rón serrano (Seri­nus citri­ne­lla), son muy ele­va­das.

Ade­más, el impac­to visual que pro­du­ce en esta míti­ca cima, reper­cu­te en 482.686 habi­tan­tes, o lo que es lo mis­mo una cuar­ta par­te de la pobla­ción de la CAPV.

Eguz­ki ha esta­do y esta a favor de las ener­gías reno­va­bles, pero siem­pre y cuan­do este tipo de ini­cia­ti­vas sigan unos pará­me­tros sos­te­ni­bles y sus­ten­ta­bles, cui­dan­do y pro­te­gien­do los espa­cios natu­ra­les que nos que­dan e impul­san­do el aho­rro y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Por todo lo expues­to, y a la vis­ta de este y otros pro­yec­tos ener­gé­ti­cos, Eguz­ki pro­po­ne la para­li­za­ción de éste y otros mega pro­yec­tos en tan­to en cuan­to no se reali­ce una revi­sión del actual mode­lo de con­su­mo y pro­duc­ción ener­gé­ti­co de adi­ción o suma de pro­duc­ción, se pro­duz­ca un deba­te social sobre los pro­yec­tos, sus afec­cio­nes y cos­tes eco­nó­mi­cos, socia­les y medioam­bien­ta­les median­te foros de par­ti­ci­pa­ción publi­ca, y se apues­te por la sus­ti­tu­ción de modos, en aras a una pro­duc­ción res­pe­tuo­sa y alter­na­ti­va de los actua­les sis­te­mas de pro­duc­ción ener­gé­ti­ca.
En Bil­bao, a 18 de agos­to de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *