Eguz­ki se opo­ne al par­que eóli­co del Ganekogorta

Como otras muchas aso­cia­cio­nes y par­ti­cu­la­res, EGUZKI tam­bién ha pre­sen­ta­do ale­ga­cio­nes al expe­dien­te de soli­ci­tud de auto­ri­za­ción admi­nis­tra­ti­va y decla­ra­ción de impac­to ambien­tal de la ins­ta­la­ción “Par­que Eóli­co Gane­ko­gor­ta”, en los tér­mi­nos muni­ci­pa­les de Güe­ñes, Alon­so­te­gi, Arri­go­rria­ga, Arran­ku­dia­ga, Bil­bao y Okon­do, pro­mo­vi­do por Eóli­cas de Eus­ka­di, S.A. Así hemos veni­do mani­fes­ta­do una pos­tu­ra crí­ti­ca hacia el modo en que se está implan­tan­do la ener­gía eóli­ca, abo­gan­do por una implan­ta­ción racional.
La recien­te ava­lan­cha de pro­yec­tos de cen­tra­les de gene­ra­ción de ener­gía eóli­ca ha supues­to una trans­for­ma­ción cons­tan­te de la mayo­ría de las cum­bres de las sie­rras pasan­do de una cla­ra voca­ción fores­tal o gana­de­ra en otra indus­tria­li­za­da, per­dien­do valo­res y su esen­cia natural.

Una polí­ti­ca ener­gé­ti­ca con dos pla­nes ener­gé­ti­cos pro­mo­vi­dos por el sec­tor públi­co, cuyos pila­res son la “segu­ri­dad del sumi­nis­tro” y la “com­pe­ti­ti­vi­dad”, se impo­ne por enci­ma del man­te­ni­mien­to de estos usos y valo­res socia­les y naturales.

Para Eguz­ki, el hecho de que se pre­ten­da ubi­car una cen­tral de este tipo en un área con un alto gra­do de con­ser­va­ción, de gran eco­ló­gi­co y sobre todo pai­sa­jís­ti­co, demues­tra por la vía de los hechos que las pro­pues­tas del Gobierno Vas­co en cuan­to a desa­rro­llo sos­te­ni­ble sólo son un sim­ple escaparate.
Como Eguz­ki tene­mos que decir que no acep­ta­mos este dise­ño de mega-par­ques para nues­tro terri­to­rio. Una vez más se demues­tra la hipó­cri­ta apues­ta ener­gé­ti­ca teó­ri­ca­men­te reno­va­ble de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, apos­tan­do por el aumen­to del nego­cio olvi­dan­do el fomen­to del aho­rro ener­gé­ti­co, pilar fun­da­men­tal de una polí­ti­ca ambiental.

En el caso de Gane­ko­gor­ta, nos opo­ne­mos a este pro­yec­to por­que no tie­ne nada de reno­va­ble ni sos­te­ni­ble para su entorno, pues no se basa en el aho­rro y la sus­ti­tu­ción de un mode­lo con­ta­mi­nan­te cimen­ta­do en el petró­leo por otro que lo sus­ti­tu­ya, ni res­pe­ta los valo­res de ese ecosistema.

El PTP de Bil­bao metro­po­li­tano, apro­ba­do por DECRETO 1792006, de 26 de sep­tiem­bre, no inclu­ye nin­gu­na refe­ren­cia a la ins­ta­la­ción de eóli­cos en la zona del Gane­ko­gor­ta, ni se for­mu­la refe­ren­cia algu­na al PTS de eóli­cas, y ade­más dicho pai­sa­je fue inclui­do en el Catá­lo­go abier­to de pai­sa­jes sin­gu­la­res y sobre­sa­lien­tes de la CAPV. Este pro­yec­to se con­tra­di­ce con su pro­tec­ción, así como con el lau­rea­do cin­tu­rón y pul­món ver­de de la urbe del Gran Bil­bao, y de zona de paseo, espar­ci­mien­to y ejer­ci­cio sano.

Sin pre­vi­sión en el PTS, y sien­do como es un pai­sa­je sin­gu­lar, las afec­cio­nes que gene­ra no debe­rían ser de gran impac­to o rele­van­tes, pues esta­ría­mos hipo­te­can­do dicho valor natu­ral y social. Estos valo­res no son teni­dos en cuen­ta en el caso de Gane­ko­gor­ta y las afec­cio­nes evi­den­cian una exclu­si­va ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca por enci­ma de los prin­ci­pios y valo­res naturales.

El estu­dio de impac­to ambien­tal que han hecho no con­tem­pla la aper­tu­ra de gran­des pis­tas en una lade­ra vir­gen y con fuer­tes pen­dien­tes que obli­gan a gran­des talu­des y plan­tean un camino. La pro­pia obra de ins­ta­la­ción es una afec­ción cuya rever­si­bi­li­dad al esta­do ori­gi­na­rio resul­ta com­pli­ca­da y nun­ca abso­lu­ta. La cons­truc­ción del par­que va a supo­ner ade­más enor­mes movi­mien­tos de tie­rras, cimen­ta­cio­nes, crea­ción de gran­des pis­tas, kiló­me­tros de Alta Ten­sión, uti­li­za­ción de maqui­na­ria pesa­da y grúas gigan­tes­cas, pre­ci­san­do ocu­par al menos 17 hec­tá­reas de super­fi­cie de un para­je has­ta aho­ra sal­va­je y espectacular.

Gane­ko­gor­ta, es una mon­ta­ña que, pese a loca­li­zar­se pró­xi­mo a Bil­bao, dada su ele­va­da alti­tud, con 998 metros de altu­ra, le ha hecho man­te­ner unos valo­res natu­ra­les sobre­sa­lien­tes, espe­cial­men­te en su zona de cum­bre, con bue­nas pobla­cio­nes de espe­cies de mon­ta­ña como el escri­bano mon­te­sino (Embe­ri­za cia), el bis­bi­ta alpino (Anthus spi­no­le­ta) o el ver­de­rón serrano (Seri­nus citri­ne­lla). Las afec­cio­nes a las aves ( Ali­mo­che, bui­tres, etc..), y en espe­cial, de espe­cies de mon­ta­ña como el escri­bano mon­te­sino (Embe­ri­za cia), el bis­bi­ta alpino (Anthus spi­no­le­ta) o el ver­de­rón serrano (Seri­nus citri­ne­lla), son muy elevadas.

Ade­más, el impac­to visual que pro­du­ce en esta míti­ca cima, reper­cu­te en 482.686 habi­tan­tes, o lo que es lo mis­mo una cuar­ta par­te de la pobla­ción de la CAPV.

Eguz­ki ha esta­do y esta a favor de las ener­gías reno­va­bles, pero siem­pre y cuan­do este tipo de ini­cia­ti­vas sigan unos pará­me­tros sos­te­ni­bles y sus­ten­ta­bles, cui­dan­do y pro­te­gien­do los espa­cios natu­ra­les que nos que­dan e impul­san­do el aho­rro y la efi­cien­cia energética.

Por todo lo expues­to, y a la vis­ta de este y otros pro­yec­tos ener­gé­ti­cos, Eguz­ki pro­po­ne la para­li­za­ción de éste y otros mega pro­yec­tos en tan­to en cuan­to no se reali­ce una revi­sión del actual mode­lo de con­su­mo y pro­duc­ción ener­gé­ti­co de adi­ción o suma de pro­duc­ción, se pro­duz­ca un deba­te social sobre los pro­yec­tos, sus afec­cio­nes y cos­tes eco­nó­mi­cos, socia­les y medioam­bien­ta­les median­te foros de par­ti­ci­pa­ción publi­ca, y se apues­te por la sus­ti­tu­ción de modos, en aras a una pro­duc­ción res­pe­tuo­sa y alter­na­ti­va de los actua­les sis­te­mas de pro­duc­ción energética.
En Bil­bao, a 18 de agos­to de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.