Argen­ti­na: Pro­fun­do dolor por el sui­ci­dio de una hija de des­apa­re­ci­dos que bus­ca­ba a su her­mano – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

te quie­ro por tu mira­da
que mira y siem­bra futu­ro
Vir­gi­nia Ogan­do
Gogoan Zai­tu­gu! Te recor­da­mos !
Boltxe Kolek­ti­boa
Vir­gi­nia Ogan­do, una mujer de 38 años hija de des­apa­re­ci­dos, deci­dió qui­tar­se la vida y gene­ró pro­fun­do pesar en las Abue­las de Pla­za de Mayo y diver­sos orga­nis­mos de dere­chos huma­nos. «Vicky», tal como se la cono­cía, tenía 3 años en octu­bre de 1976 cuan­do se pro­du­jo el secues­tro de su madre Ste­lla Maris Mon­te­sano de Ogan­do, emba­ra­za­da de ocho meses, y de su padre, Jor­ge Oscar Ogan­do, ambos mili­tan­tes en el PRT-ERP.
La noche del ope­ra­ti­vo en su casa en La Pla­ta, Vicky esta­ba dur­mien­do en la cuna y cuan­do la pato­ta com­pues­ta por miem­bros de las fuer­zas mili­ta­res y poli­cia­les se reti­ró, una veci­na la bus­có y la puso en con­tac­to con su abue­la, Delia Gio­va­no­la de Cali­fano, quien se encar­gó de la crian­za y fue una de las 12 fun­da­do­ras de las Abue­las de Pla­za de Mayo.
Delia pasó este año por la sala de audien­cias de los Tri­bu­na­les de Reti­ro y decla­ró como tes­ti­go ante el Tri­bu­nal Oral Fede­ral 6, en el jui­cio sobre el plan sis­te­má­ti­co de robo de bebés. El Gobierno, a tra­vés del secre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos, Eduar­do Luis Duhal­de, expre­só su «pro­fun­do dolor por la trá­gi­ca deci­sión de Vir­gi­nia Ogan­do de poner fin a su vida».
«Vir­gi­nia Ogan­do, a pesar de su volun­tad de hacer y de su com­pro­mi­so mili­tan­te, no pudo supe­rar las pro­fun­das secue­las trau­má­ti­cas de su his­to­ria per­so­nal, tenien­do en cuen­ta el horror inima­gi­na­ble a que fue­ron some­ti­dos quie­nes fue­ron dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos, y el no hallaz­go del her­mano que bus­có afa­no­sa­men­te», indi­có la Secre­ta­ría en un comu­ni­ca­do.
Y agre­gó que «ni el afec­to de su abue­la y demás fami­lia­res, com­pa­ñe­ros y ami­gos, ni la asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca, pudie­ron en su caso con­tra las hue­llas imbo­rra­bles de aquel des­cen­so a los infier­nos del terro­ris­mo de Esta­do», por lo que remar­có que «su muer­te es tam­bién un cri­men impu­table a los geno­ci­das».
Según tes­ti­mo­nios de sobre­vi­vien­tes, Jor­ge per­ma­ne­ció en el cen­tro clan­des­tino de deten­ción «Pozo de Ban­fi­eld», mien­tras que Ste­lla Maris fue vis­ta en el CCD «La Cacha» y lue­go fue lle­va­da a parir a Pozo de Ban­fi­eld, don­de dio a luz a un niño el 5 de diciem­bre de 1976 al que lla­mó Mar­tín. Des­pués del par­to fue tras­la­da­da al CCD «Pozo de Quil­mes», aun­que ambos con­ti­núan des­apa­re­ci­dos.
Jun­to a Delia, Vir­gi­nia bus­có incan­sa­ble­men­te a su her­mano Mar­tín: des­de el Ban­co de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, don­de tam­bién tra­ba­jó su padre, Vir­gi­nia orga­ni­zó cam­pa­ñas de difu­sión para encon­trar­lo. Por medio de Inter­net y de las redes socia­les mul­ti­pli­có sus esfuer­zos para pro­fun­di­zar la bús­que­da que rea­li­za Abue­las: creó una pági­na web, www​.vir​gi​niao​gan​do​bus​ca​suher​mano​.org, en la que publi­có una serie de bellas car­tas –«cual men­sa­jes echa­dos al mar en una bote­lla» – , diri­gi­das a su her­mano.
«Se ilu­sio­na­ba cada vez que tenía una pis­ta sobre su her­mano, llo­ra­ba cada vez que el resul­ta­do no era el espe­ra­do. Su tem­pra­na par­ti­da nos ha gene­ra­do una impo­ten­cia infi­ni­ta y una heri­da en el alma impo­si­ble de sanar. Nos que­da, a todos y a todas, seguir con su bús­que­da y cum­plir con su deseo de encon­trar a Mar­tín», indi­ca­ron las Abue­las en un comu­ni­ca­do.
__._,_.___

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *