Ya está bien de visi­tas fas­tuo­sas del Papa – Paco Torre Sobrón

Por qué tan­ta visi­ta? ¿Será por­que el Esta­do espa­ñol sigue sien­do la mise­ra­ble reser­va espi­ri­tual de Euro­pa y un terri­to­rio muy con­ta­mi­na­do por las altas jerar­quías, dada su sin­to­nía con la polí­ti­ca más corrup­ta del capi­ta­lis­mo ultra­li­be­ral y de los par­ti­dos que le defien­den?

Per­mí­tan­me una bre­ve refle­xión sobre el Nue­vo Tes­ta­men­to y la his­to­ria de la Igle­sia cató­li­ca.

Cuan­do los pue­blos son embau­ca­dos por reli­gio­nes pode­ro­sas, pier­den el espí­ri­tu fra­ter­nal y el tren de los avan­ces huma­nos y socia­les, sien­do víc­ti­mas de par­ti­dos corrup­tos, por no per­der «clien­te­la» elec­to­ral, y de regí­me­nes fas­cis­tas que apo­yan eco­nó­mi­ca­men­te a la igle­sia, para que man­ten­ga la hege­mo­nía cul­tu­ral y les «saquen las cas­ta­ñas del fue­go asis­ten­cial­men­te», en vez de exi­gir­le su auto­fi­nan­cia­ción. Por ello esta visi­ta se enmar­ca en la ofen­si­va del ultra­ca­to­li­cis­mo triun­fa­lis­ta, apo­ya­do por auto­ri­da­des, gru­pos mer­can­ti­les y mediá­ti­cos, mar­gi­nan­do a los sec­to­res cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos con el men­sa­je pri­mi­ti­vo de amor fra­ter­nal y las ver­da­des obje­ti­va­bles de jus­ti­cia y liber­tad. Sin estas pre­mi­sas la liber­tad es pura fala­cia.

A este res­pec­to, la cul­tu­ra juve­nil del Papa, quien estu­vo rela­cio­na­do con orga­ni­za­cio­nes nazis, pudo influir en sus con­cep­tos cris­tia­nos, dada su acti­tud auto­ri­ta­ria de repre­sión vati­ca­nis­ta defen­dien­do la doc­tri­na de la fe, pri­van­do escan­da­lo­sa­men­te de liber­tad al teó­lo­go Leo­nar­do Boff.

Sobre la visi­ta, Juan José Tama­yo, pre­si­den­te de la aso­cia­ción Teó­lo­gos y teó­lo­gas Juan XXIII, orga­ni­za­do­ra del XXXI Con­gre­so de Teo­lo­gía Crí­ti­ca, encar­na­da en los pro­ble­mas socia­les y apo­ya­da por 52 colec­ti­vos y revis­tas esta­ta­les, decía en la UIMP: «La visi­ta es publi­ci­ta­ria, por lo que esta­mos en con­tra…». Todo triun­fa­lis­mo reli­gio­so pue­de oca­sio­nar faná­ti­cas creen­cias que induz­can a masa­cres como en Norue­ga y otros muchos sitios.

Con­si­de­ran­do estas ense­ñan­zas doc­tri­na­rias, ¿qué se podrá espe­rar de la juven­tud mun­dial que siga esta espi­ri­tua­li­dad «fas­cis­ta» ‑lla­ma­da cristiana‑, cuan­do no pasa de vul­gar y espec­ta­cu­lar cato­li­cis­mo, por su renun­cia a los genui­nos valo­res cris­tia­nos?

¿Para qué vino? Como fer­vien­te cató­li­co recon­ver­ti­do al espí­ri­tu cris­tiano pri­mi­ti­vo, cuyo men­sa­je evan­gé­li­co con­si­de­ro una invi­ta­ción a la con­vi­ven­cia fra­ter­nal en jus­ti­cia, igual­dad dig­na, liber­tad indi­vi­dual y social, etc., pien­so que vino a poten­ciar una igle­sia dis­cri­mi­na­to­ria y cadu­ca.

Vea­mos algu­nos acon­te­ci­mien­tos que con­di­cio­na­ron su deve­nir his­tó­ri­co. En el siglo IV, por inter­fe­ren­cias polí­ti­cas roma­nas, pasó ‑pro­gre­si­va­men­te- de ser per­se­gui­da por defen­der los valo­res huma­nos y socia­les a ser repre­so­ra, rea­li­zan­do autén­ti­cas tro­pe­lías anti­cris­tia­nas, con gue­rras san­tas, la inqui­si­ción, acti­tu­des dic­ta­to­ria­les… has­ta los años 60 del siglo pasa­do, cuan­do Juan XXIII con­vo­có el Con­ci­lio Vati­cano II, del cual la Igle­sia con­si­guió uni­ver­sal­men­te con­si­de­ra­ble puri­fi­ca­ción, excep­tuan­do diver­sas situa­cio­nes, como la del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo fran­quis­ta. Pero, aun con­ser­van­do impor­tan­tes valo­res, la per­ver­sión capi­ta­lis­ta fue degra­dan­do aque­llos avan­ces ecu­mé­ni­cos, cul­mi­nan­do la corrup­ción con el mis­te­rio­so falle­ci­mien­to de Juan Pablo I en 1978, trein­ta y tres días des­pués de ser ele­gi­do. ¿Cuá­les serían los moti­vos? ¿Haber exi­gi­do trans­pa­ren­cia con­ta­ble? Des­pués de exhaus­ti­vas inda­ga­cio­nes, se sos­pe­cha de un mag­ni­ci­dio por agen­tes de cri­mi­na­les pode­res de den­tro y fue­ra del Vati­cano. ¿Será la CIA la que eli­ge aho­ra a los Papas, suplan­tan­do al Espí­ri­tu San­to?

Su suce­sor, Juan Pablo II, influ­yó en la ful­mi­na­ción del socia­lis­mo real y en la elec­ción del actual ultra­con­ser­va­dor Bene­dic­to XVI, quien se per­mi­tió la inge­ren­cia sobre la ley sobe­ra­na de inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo del Esta­do espa­ñol, into­xi­can­do aún más a quie­nes, como dice el ex direc­tor de La Cagi­ga (cen­tro pio­ne­ro de Edu­ca­ción Sexual y Repro­duc­ti­va en Can­ta­bria), José Domin­go Álva­rez ‑que com­par­to plenamente‑, «quie­nes des­co­no­cen la cien­cia y expe­rien­cia, debe­rían con­si­de­rar si su vis­ce­ral opo­si­ción a dicha ley será cau­sa­da ‑algu­nos lo hemos expe­ri­men­ta­do- por razo­nes reli­gio­sas ultra­con­ser­va­do­ras, debien­do dar al César lo suyo y a Dios tam­bién. Enton­ces, enten­de­rían el daño humano y social que pro­du­ce su acti­vi­dad de rémo­ra carro­ñe­ra, dan­do la bra­sa en los media». Dicho ex direc­tor valo­ra muy posi­ti­va esta ley. Apli­cán­do­la correc­ta­men­te, se podría evi­tar que niñas de 10 años die­ran a luz como recien­te­men­te en Cádiz. Así mis­mo, no habría que lamen­tar los gra­ví­si­mos trau­mas para las madres meno­res de 15 años y sus 177 niños naci­dos en 2008.

La OMS reco­mien­da un cen­tro como La Cagi­ga por cada cien mil jóve­nes entre 13 y 25 años.

Quie­nes se obse­sio­nan con­tra la suso­di­cha ley, debe­rían saber que evi­ta mul­ti­tud de abor­tos. Para tener des­cen­den­cia, por civis­mo ‑entiendo‑, debe­rían tener un «car­né» que ava­le su con­cep­to sobre la dig­ni­dad del ser humano.

Cuan­do libre y cons­cien­te­men­te se des­cu­bre que el sen­ti­men­ta­lis­mo pro­du­ci­do por doc­tri­na­ris­mos pue­de con­du­cir a carro­ñe­rías, se expe­ri­men­ta la libe­ra­ción del blo­queo de con­cien­cia pro­du­ci­do por la Igle­sia ultra­con­ser­va­do­ra y por otros fac­to­res que impi­den la libre rea­li­za­ción per­so­nal. ¿Cómo con­se­guir­lo? Median­te pro­fun­da medi­ta­ción, siguien­do hones­ta­men­te la con­duc­ta evan­gé­li­ca, como orien­ta­ción teo­ló­gi­ca crí­ti­ca social­men­te. Entre otras fuen­tes, Enri­que de Cas­tro en sus libros «Dios es ateo» y «La fe y la esta­fa», y la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción (denos­ta­da públi­ca­men­te por Juan Pablo II), com­pro­me­ti­da con la jus­ti­cia sin reser­vas, por lo que fue­ron víc­ti­mas Ella­cu­ría y sus com­pa­ñe­ros.

Con estas demos­tra­cio­nes de gran­de­za, la Igle­sia ha sido his­tó­ri­ca­men­te «fábri­ca de ateís­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *