Ya está bien de visi­tas fas­tuo­sas del Papa – Paco Torre Sobrón

Por qué tan­ta visi­ta? ¿Será por­que el Esta­do espa­ñol sigue sien­do la mise­ra­ble reser­va espi­ri­tual de Euro­pa y un terri­to­rio muy con­ta­mi­na­do por las altas jerar­quías, dada su sin­to­nía con la polí­ti­ca más corrup­ta del capi­ta­lis­mo ultra­li­be­ral y de los par­ti­dos que le defienden?

Per­mí­tan­me una bre­ve refle­xión sobre el Nue­vo Tes­ta­men­to y la his­to­ria de la Igle­sia católica.

Cuan­do los pue­blos son embau­ca­dos por reli­gio­nes pode­ro­sas, pier­den el espí­ri­tu fra­ter­nal y el tren de los avan­ces huma­nos y socia­les, sien­do víc­ti­mas de par­ti­dos corrup­tos, por no per­der «clien­te­la» elec­to­ral, y de regí­me­nes fas­cis­tas que apo­yan eco­nó­mi­ca­men­te a la igle­sia, para que man­ten­ga la hege­mo­nía cul­tu­ral y les «saquen las cas­ta­ñas del fue­go asis­ten­cial­men­te», en vez de exi­gir­le su auto­fi­nan­cia­ción. Por ello esta visi­ta se enmar­ca en la ofen­si­va del ultra­ca­to­li­cis­mo triun­fa­lis­ta, apo­ya­do por auto­ri­da­des, gru­pos mer­can­ti­les y mediá­ti­cos, mar­gi­nan­do a los sec­to­res cris­tia­nos com­pro­me­ti­dos con el men­sa­je pri­mi­ti­vo de amor fra­ter­nal y las ver­da­des obje­ti­va­bles de jus­ti­cia y liber­tad. Sin estas pre­mi­sas la liber­tad es pura falacia.

A este res­pec­to, la cul­tu­ra juve­nil del Papa, quien estu­vo rela­cio­na­do con orga­ni­za­cio­nes nazis, pudo influir en sus con­cep­tos cris­tia­nos, dada su acti­tud auto­ri­ta­ria de repre­sión vati­ca­nis­ta defen­dien­do la doc­tri­na de la fe, pri­van­do escan­da­lo­sa­men­te de liber­tad al teó­lo­go Leo­nar­do Boff.

Sobre la visi­ta, Juan José Tama­yo, pre­si­den­te de la aso­cia­ción Teó­lo­gos y teó­lo­gas Juan XXIII, orga­ni­za­do­ra del XXXI Con­gre­so de Teo­lo­gía Crí­ti­ca, encar­na­da en los pro­ble­mas socia­les y apo­ya­da por 52 colec­ti­vos y revis­tas esta­ta­les, decía en la UIMP: «La visi­ta es publi­ci­ta­ria, por lo que esta­mos en con­tra…». Todo triun­fa­lis­mo reli­gio­so pue­de oca­sio­nar faná­ti­cas creen­cias que induz­can a masa­cres como en Norue­ga y otros muchos sitios.

Con­si­de­ran­do estas ense­ñan­zas doc­tri­na­rias, ¿qué se podrá espe­rar de la juven­tud mun­dial que siga esta espi­ri­tua­li­dad «fas­cis­ta» ‑lla­ma­da cristiana‑, cuan­do no pasa de vul­gar y espec­ta­cu­lar cato­li­cis­mo, por su renun­cia a los genui­nos valo­res cristianos?

¿Para qué vino? Como fer­vien­te cató­li­co recon­ver­ti­do al espí­ri­tu cris­tiano pri­mi­ti­vo, cuyo men­sa­je evan­gé­li­co con­si­de­ro una invi­ta­ción a la con­vi­ven­cia fra­ter­nal en jus­ti­cia, igual­dad dig­na, liber­tad indi­vi­dual y social, etc., pien­so que vino a poten­ciar una igle­sia dis­cri­mi­na­to­ria y caduca.

Vea­mos algu­nos acon­te­ci­mien­tos que con­di­cio­na­ron su deve­nir his­tó­ri­co. En el siglo IV, por inter­fe­ren­cias polí­ti­cas roma­nas, pasó ‑pro­gre­si­va­men­te- de ser per­se­gui­da por defen­der los valo­res huma­nos y socia­les a ser repre­so­ra, rea­li­zan­do autén­ti­cas tro­pe­lías anti­cris­tia­nas, con gue­rras san­tas, la inqui­si­ción, acti­tu­des dic­ta­to­ria­les… has­ta los años 60 del siglo pasa­do, cuan­do Juan XXIII con­vo­có el Con­ci­lio Vati­cano II, del cual la Igle­sia con­si­guió uni­ver­sal­men­te con­si­de­ra­ble puri­fi­ca­ción, excep­tuan­do diver­sas situa­cio­nes, como la del nacio­nal­ca­to­li­cis­mo fran­quis­ta. Pero, aun con­ser­van­do impor­tan­tes valo­res, la per­ver­sión capi­ta­lis­ta fue degra­dan­do aque­llos avan­ces ecu­mé­ni­cos, cul­mi­nan­do la corrup­ción con el mis­te­rio­so falle­ci­mien­to de Juan Pablo I en 1978, trein­ta y tres días des­pués de ser ele­gi­do. ¿Cuá­les serían los moti­vos? ¿Haber exi­gi­do trans­pa­ren­cia con­ta­ble? Des­pués de exhaus­ti­vas inda­ga­cio­nes, se sos­pe­cha de un mag­ni­ci­dio por agen­tes de cri­mi­na­les pode­res de den­tro y fue­ra del Vati­cano. ¿Será la CIA la que eli­ge aho­ra a los Papas, suplan­tan­do al Espí­ri­tu Santo?

Su suce­sor, Juan Pablo II, influ­yó en la ful­mi­na­ción del socia­lis­mo real y en la elec­ción del actual ultra­con­ser­va­dor Bene­dic­to XVI, quien se per­mi­tió la inge­ren­cia sobre la ley sobe­ra­na de inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo del Esta­do espa­ñol, into­xi­can­do aún más a quie­nes, como dice el ex direc­tor de La Cagi­ga (cen­tro pio­ne­ro de Edu­ca­ción Sexual y Repro­duc­ti­va en Can­ta­bria), José Domin­go Álva­rez ‑que com­par­to plenamente‑, «quie­nes des­co­no­cen la cien­cia y expe­rien­cia, debe­rían con­si­de­rar si su vis­ce­ral opo­si­ción a dicha ley será cau­sa­da ‑algu­nos lo hemos expe­ri­men­ta­do- por razo­nes reli­gio­sas ultra­con­ser­va­do­ras, debien­do dar al César lo suyo y a Dios tam­bién. Enton­ces, enten­de­rían el daño humano y social que pro­du­ce su acti­vi­dad de rémo­ra carro­ñe­ra, dan­do la bra­sa en los media». Dicho ex direc­tor valo­ra muy posi­ti­va esta ley. Apli­cán­do­la correc­ta­men­te, se podría evi­tar que niñas de 10 años die­ran a luz como recien­te­men­te en Cádiz. Así mis­mo, no habría que lamen­tar los gra­ví­si­mos trau­mas para las madres meno­res de 15 años y sus 177 niños naci­dos en 2008.

La OMS reco­mien­da un cen­tro como La Cagi­ga por cada cien mil jóve­nes entre 13 y 25 años.

Quie­nes se obse­sio­nan con­tra la suso­di­cha ley, debe­rían saber que evi­ta mul­ti­tud de abor­tos. Para tener des­cen­den­cia, por civis­mo ‑entiendo‑, debe­rían tener un «car­né» que ava­le su con­cep­to sobre la dig­ni­dad del ser humano.

Cuan­do libre y cons­cien­te­men­te se des­cu­bre que el sen­ti­men­ta­lis­mo pro­du­ci­do por doc­tri­na­ris­mos pue­de con­du­cir a carro­ñe­rías, se expe­ri­men­ta la libe­ra­ción del blo­queo de con­cien­cia pro­du­ci­do por la Igle­sia ultra­con­ser­va­do­ra y por otros fac­to­res que impi­den la libre rea­li­za­ción per­so­nal. ¿Cómo con­se­guir­lo? Median­te pro­fun­da medi­ta­ción, siguien­do hones­ta­men­te la con­duc­ta evan­gé­li­ca, como orien­ta­ción teo­ló­gi­ca crí­ti­ca social­men­te. Entre otras fuen­tes, Enri­que de Cas­tro en sus libros «Dios es ateo» y «La fe y la esta­fa», y la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción (denos­ta­da públi­ca­men­te por Juan Pablo II), com­pro­me­ti­da con la jus­ti­cia sin reser­vas, por lo que fue­ron víc­ti­mas Ella­cu­ría y sus compañeros.

Con estas demos­tra­cio­nes de gran­de­za, la Igle­sia ha sido his­tó­ri­ca­men­te «fábri­ca de ateísmo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.