Una ver­dad rodea­da de fal­se­da­des – Tomás Urzain­qui

Si bien el hecho de la bata­lla de Orrea­ga ocu­rrió real­men­te, pron­to se inten­tó difu­mi­nar qué es lo que allí había pasa­do, quié­nes inter­vi­nie­ron y sobre todo qué con­se­cuen­cias tuvo. El hecho en sí y la exis­ten­cia de quie­nes com­ba­tie­ron están pro­ba­dos de un lado por los docu­men­tos con­ser­va­dos y, por otro, por los efec­tos que dicha bata­lla tra­jo con­si­go para las per­so­nas, que vivían en un radio de dos­cien­tos kiló­me­tros alre­de­dor de Orrea­ga: espe­cial­men­te la con­so­li­da­ción de la inde­pen­den­cia de los vas­co­nes fren­te a los fran­cos. El pri­mer docu­men­to del que se tie­ne noti­cia son los ana­les caro­lin­gios, redac­ta­dos por Éginhard bajo el rei­na­do de Luis el Pia­do­so, hijo de Car­lo­magno, don­de se reco­ge el ata­que ‑al regre­so de la expe­di­ción a His­pa­nia- que sufrió su ejér­ci­to, des­pués de haber derri­ba­do las mura­llas de Iru­ñea, duran­te el paso de los Piri­neos, a manos de los vas­co­nes.

Pie­rre Nar­baitz, al igual que los auto­res de otras muchas inves­ti­ga­cio­nes, mar­ca con cier­ta apro­xi­ma­ción el lugar de la bata­lla, «el esce­na­rio, o por lo menos como pun­to de ini­cio, la tra­di­cio­nal vía roma­na Bur­deos-Astor­ga, por enci­ma de Iba­ñe­ta, sin duda no lejos de Ben­tar­te». La mecá­ni­ca de la bata­lla se desa­rro­lla­ría con rapi­dez; así, mien­tras se pro­du­ce el agru­pa­mien­to del ejér­ci­to vas­cón en la cara sur del Txan­goa, per­mi­ten pasar a la mitad de la arma­da fran­ca, deján­do­se a con­ti­nua­ción caer des­ple­ga­dos lade­ra aba­jo por la ver­tien­te nor­te del Txan­goa sobre la cal­za­da, por don­de cir­cu­la­ba ya la reta­guar­dia fran­ca, for­ma­da por varios miles de sol­da­dos que, bati­dos con gran fuer­za sobre la estre­cha y alar­ga­da pla­ta­for­ma que for­ma la cal­za­da, corren a refu­giar­se lade­ra aba­jo fue­ra de la mis­ma, don­de son rema­ta­dos por el res­to del ejér­ci­to vas­cón que allí les espe­ra­ba embos­ca­do. Están sufi­cien­te­men­te docu­men­ta­das las tres suce­si­vas bata­llas de Orrea­ga, en 778, 812 y 824. A con­se­cuen­cia de esta últi­ma vic­to­ria nace dicho año el rei­no de los vas­co­nes o de Pam­plo­na con Eneko Aritza como pri­mer rey.

En cada épo­ca se ha uti­li­za­do la bata­lla de Orrea­ga, rela­cio­na­da con la «Leyen­da de Com­pos­te­la», para diver­sos fines polí­ti­cos. Sobre el hecho cier­to de una vic­to­ria de los vas­co­nes, se han super­pues­to rela­tos figu­ra­dos ‑a cual más fan­ta­sio­so, si cabe- que cons­ti­tu­yen cua­tro temas prin­ci­pa­les ‑San­tia­go, «La Chan­son de Roland», Cas­ti­lla seu­do­pro­ta­go­nis­ta y las calum­nias a los navarros‑, que con evi­den­te inten­cio­na­li­dad han ido negan­do la reali­dad polí­ti­ca y el dere­cho a exis­tir a la socie­dad cir­cum­pi­re­nai­ca que obje­ti­va­men­te no es fran­ce­sa ni espa­ño­la.

Pri­me­ro, San­tia­go. El arzo­bis­po de Com­pos­te­la pre­ten­día la pri­ma­cía sobre el de Tole­do, por ale­gar que San­tia­go ‑que jamás estu­vo en His­pa­nia- había sido el ini­cia­dor del san­tua­rio de Com­pos­te­la. El de Tole­do, Rodri­go Jimé­nez de Rada, dijo que dichas afir­ma­cio­nes no tie­nen «otro cré­di­to que el que se pue­de con­ce­der a los cuen­tos de las niñe­ras». Cesar Baro­nius (1538−1607) fun­da su crí­ti­ca a San­tia­go sobre el estu­dio de la «Leyen­da de Com­pos­te­la» y sobre una car­ta del Papa Ino­cen­cio I (401−417) don­de se ase­gu­ra­ba que Pedro y Pablo habían envia­do no a San­tia­go, sino a sie­te obis­pos para evan­ge­li­zar Espa­ña. En 1879 dicen que «se encuen­tra» el cuer­po de San­tia­go. Sin embar­go, el Papa León XIII no con­fir­ma úni­ca­men­te la sen­ten­cia del arzo­bis­po, la cual, según ella mis­ma, no habla más que de reli­quias «que, se dice son de San­tia­go el Mayor».

Segun­do, «La chan­son de Roland». Hay auto­res que adju­di­can dicho rela­to al Obis­po fran­cés de Iru­ñea Pedro de Andu­que (1083−1115) como pri­mer intere­sa­do en pro­mo­cio­nar Orrea­ga, con el tema del pia­do­so Roland trai­cio­na­do por Gane­lón rela­cio­nán­do­lo con la vía de pere­gri­na­je a San­tia­go. Sur­ge el mito lite­ra­rio de Car­lo­ma­go y de Rol­dán, derro­ta­do aho­ra por los musul­ma­nes. En la pri­me­ra redac­ción del tex­to toda­vía no se había inser­ta­do el retra­to con­tra­rio a los nava­rros.

Ter­ce­ro, el seu­do­pro­ta­go­nis­mo de Cas­ti­lla. El Papa Calix­to II (1119−1124) con­vo­ca una cru­za­da que le per­mi­te a su sobrino Alfon­so VII de Cas­ti­lla pro­cla­mar­se «empe­ra­dor». Para ello, según Tur­pín, Arzo­bis­po de Reims, en su rela­to lla­ma­do «Pro­to Tur­pín», Car­lo­ma­go, inci­ta­do por San­tia­go, mar­chó a con­quis­tar y libe­rar la tie­rra de musul­ma­nes. En este tiem­po algu­na cró­ni­ca expo­ne ya que las tro­pas de Car­lo­ma­go, en vez de haber sido derro­ta­das por los sarra­ce­nos ‑según la impos­tu­ra de la «Chan­son de Rol­dand»-, habrían sido derro­ta­das nada menos que por los cas­te­lla­nos que les habían impe­di­do regre­sar a su sue­lo. El rey de Cas­ti­lla, en la «Cró­ni­ca de Alfon­so VII», se decla­ra par­ti­da­rio de cum­plir el deseo de una supues­ta sobe­ra­nía espa­ño­la has­ta el río Ródano.

El cuar­to, las calum­nias a los nava­rros en el «Codex Calix­ti­nus». En el «Libro de los Mila­gros» se inclu­ye un pasa­je que cons­ti­tu­ye la urdim­bre de una igno­mi­nio­sa his­to­ria de Nafa­rroa a par­tir de una leyen­da impu­tada a Julio César. Esta ver­sión en los manus­cri­tos ante­rio­res no figu­ra. Se dice que los nava­rros son pro­duc­to de tres pobla­cio­nes dife­ren­tes: los nubia­nos, los irlan­de­ses ‑lla­ma­dos en el tex­to esco­ce­ses- y los cau­da­ti de Cor­nua­lles. Según el tex­to, estas pobla­cio­nes habrían expul­sa­do a los espa­ño­les de las regio­nes que les per­te­ne­cían. Que una tal asi­mi­la­ción de nava­rros a lepro­sos ten­ga su pla­za en el «Libro de los Mila­gros», a con­ti­nua­ción de la pri­me­ra ver­sión del «seu­do Tur­pín», tra­ta de suge­rir la pre­sen­cia bajo Car­lo­magno «del empe­ra­dor» de Espa­ña, el rey de Cas­ti­lla Alfon­so VII, para el cual los nava­rros eran sus enemi­gos, y la pre­sen­ta­ción de ellos como semi­sal­va­jes jus­ti­fi­ca la con­quis­ta de Cas­ti­lla bajo los colo­res de una apa­ren­te empre­sa civi­li­za­do­ra. Lo que resul­tó el pro­le­gó­meno de la con­quis­ta por Cas­ti­lla de la Nafa­rroa marí­ti­ma en 1.200, así como en 1.512 y en 1620 por los fran­ce­ses. En la pos­te­rior ver­sión del manus­cri­to de Ripoll el tenor gene­ral es la iden­ti­fi­ca­ción de nava­rros y gas­co­nes, com­pren­dien­do de esta for­ma a toda Vas­co­nia.

Mani­pu­lar, a tra­vés de inten­cio­na­dos rela­tos fan­ta­sio­sos, el acto vic­to­rio­so de resis­ten­cia del pue­blo vas­cón al impe­ria­lis­mo fran­co se con­vier­te en una fuen­te de rela­tos lite­ra­rios de vela­da apo­lo­gía de las con­quis­tas. Así, la jus­ti­fi­ca­ción del expan­sio­nis­mo de Fran­cia y Espa­ña devie­ne des­de este ori­gen local intra­eu­ro­peo, por el efec­to domi­nó, en un ini­cio de las empre­sas colo­nia­les de las nacio­nes euro­peas en todo el mun­do: Por­tu­gal, Espa­ña, Holan­da, Ingla­te­rra, Fran­cia… El 15 de agos­to fue una bue­na opor­tu­ni­dad para acu­dir a Orrea­ga, siguien­do la con­vo­ca­to­ria de Etxa­ba­rren­goa Elkar­tea y Orrea­ga Fun­da­zioa, a los actos de la Cole­gia­ta, para dejar tes­ti­mo­nio de defen­sa y afir­ma­ción de la uni­dad, liber­tad y del eus­ka­ra, así como de la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía de esta socie­dad, en el lugar de la vic­to­ria vas­co­na que con­so­li­dó la inde­pen­den­cia de Nafa­rroa. Pro Liber­ta­te Naba­rra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *