Can­tos a la muer­te y a la vida- Ohia­na Llo­ren­te

El recien­te arres­to de un médi­co labor­tano, bajo la acu­sa­ción de ace­le­rar la muer­te de cua­tro pacien­tes en fase ter­mi­nal, ha avi­va­do el deba­te de la euta­na­sia. Un deba­te incó­mo­do en una socie­dad en la que, por muy lai­ca que se auto­pro­cla­me, el señor Ratzin­ger cam­pa estos días a sus anchas a cuen­ta de los con­tri­bu­yen­tes.

¿Por qué razón se debe alar­gar una vida lle­na de dolor y sufri­mien­to? No son muchas las res­pues­tas que encuen­tra esta pre­gun­ta; más allá, cla­ro está, de las que ofer­ta nues­tra infec­ta­da moral cris­tia­na.

El carác­ter sagra­do que se otor­ga a la vida y el mie­do que sue­le aca­rrear lo des­co­no­ci­do hacen que algo tan natu­ral como la muer­te sea un tabú ante el que nadie es capaz de enca­rar­se.

Sólo las reli­gió­nes pare­cen tener una res­pues­ta para la situa­ción más lími­te de la con­di­ción huma­na. Pero esta res­pues­ta pasa por sata­ni­zar la prác­ti­ca de la euta­na­sia. Hecho que supo­ne un con­sue­lo para los cre­yen­tes, pero una impo­si­ción para quie­nes no los somos. ¿Por qué dejar en manos de alguien en el que ni si quie­ra cree­mos algo tan pro­pio como la vida?

El desa­rro­llo de la cien­cia y la tec­no­lo­gía ha pro­lon­ga­do la espe­ran­za de vida a los habi­tan­tes de esta par­te del pla­ne­ta. Pero ¿a qué pre­cio? El alar­ga­mien­to sin fin de la vida no va en sin­to­nía con las con­di­cio­nes de vida que ofre­ce­mos a estas per­so­nas. En esta socie­dad don­de se ensal­za la juven­tud eter­na no hay lugar para los ancia­nos.

He sido tes­ti­go direc­to del dete­rio­ro de la vida de mi amo­ñi. Per­ma­ne­ció cin­co lar­gos años aba­ti­da en la cama. No nos veía. Ni nos habla­ba casi. Tam­po­co nos cono­cía. Sólo sen­tía cómo la vida se le esca­pa­ba de las manos. Una vida que tam­bién era arre­ba­ta­da a sus cons­tan­tes cui­da­do­ras, sus hijas.

No pode­mos que­dar impa­si­bles ante un ser que­ri­do pos­tra­do en su cama y sedien­to de paz, tran­qui­li­dad y, sobre todo, de dig­ni­dad. Es inhu­mano. Es impres­cin­di­ble abor­dar la regu­la­ción jurí­di­ca de la euta­na­sia y la con­si­guien­te lega­li­za­ción de esta for­ma tan dig­na de morir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *