Era­se un rei­no cató­li­co…- josu Sorauren

Ya des­de sus ini­cios, qui­zás en el s. II des­pués de Cris­to, el cris­tia­nis­mo se crea la con­cien­cia de que su pro­yec­to, habría de tener “un des­tino (en lo…) uni­ver­sal”. Nada nue­vo si com­pa­ra­mos con otras reli­gio­nes, llá­men­se con­fu­cio­nis­mo, budis­mo, isla­mis­mo etc… El pro­se­li­tis­mo es algo con­na­tu­ral a cual­quier religión.

Sin embar­go, el con­cep­to grie­go “Katho­li­kos”, uni­ver­sal, sus­tan­cial­men­te incar­di­na­do en el de “la pose­sión de la ver­da­de­ra ver­dad” y uni­ci­dad, pare­ce enrai­zar­se en el cris­tia­nis­mo con una fuer­za defi­ni­to­ria que qui­zás no se de en las demás religiones.

En la medi­da en que estos con­cep­tos se encar­nan en la filo­so­fía de la ins­ti­tu­ción, la sepa­ra­ción pau­la­ti­na, aun­que impa­ra­ble de los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les, con­ver­ti­rán al cato­li­cis­mo en una enti­dad irre­co­no­ci­ble com­pa­ra­da –e inclu­so radi­cal­men­te opuesta‑, con los ini­cia­les plan­tea­mien­tos evangélicos.

La adop­ción de apos­tó­li­ca y roma­na – en opo­si­ción a otros gru­pos, sec­tas o igle­sias sur­gi­das sobre todo a par­tir del lute­ra­nis­mo- com­ple­tó la fiso­no­mía de una ins­ti­tu­ción, que de algu­na for­ma ha mar­ca­do la impron­ta de estos dos últi­mos mile­nios en la his­to­ria de la huma­ni­dad. Sobre todo en occidente.

Hoy pode­mos decir, que en defi­ni­ti­va, por enci­ma de con­si­de­ra­cio­nes mís­ti­cas, teo­ló­gi­cas o si se quie­re reli­gio­sas, la igle­sia cató­li­ca ha sido por enci­ma de todo una enor­me máqui­na de poder polí­ti­co, eco­nó­mi­co y ¿espi­ri­tual…?

En otras pala­bras, y entre otras muchas mal­da­des, una máqui­na de poder coer­ci­ti­vo sobre esta­dos, pue­blos y con­cien­cias…, dise­ña­do­ra del bien y del mal…, repre­so­ra de liber­ta­des…, opo­si­to­ra habi­tual de cual­quier avan­ce téc­ni­co o moral que supon­ga un mayor oxí­geno para las con­cien­cias etc…

Una ins­ti­tu­ción, que des­de sus ini­cios optó por la coyun­da con el poder civil y las oli­gar­quías. Con­de­nó –y expur­gó- inmi­se­ri­cor­de­men­te, cual­quier ten­ta­ti­va de sus miem­bros por res­tau­rar y vivir los prin­ci­pios evan­gé­li­cos, pro­mo­vió por intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos cru­za­das terro­rí­fi­cas gue­rras de religiones…

Pues bien, esta igle­sia cató­li­ca sen­tó sus sacras posa­de­ras en la cató­li­ca Espa­ña, dan­do a luz a uno de los engen­dros más dañi­nos de los últi­mos siglos: el nacionalcatolicismo…

En su nom­bre se come­tie­ron los crí­me­nes más atro­ces de la edad moder­na: con­quis­tas san­gran­tes como la de Nava­rra, geno­ci­dios como el de la “colo­ni­za­ción” ame­ri­ca­na, bru­ta­li­da­des y humi­lla­cio­nes pro­du­ci­das por orga­nis­mos expe­li­dos des­de sus entra­ñas, como la “San­ta Inqui­si­ción”, agre­sio­nes con­tra la razón des­de una de sus caver­nas lla­ma­da “Indi­ce”…

En nues­tra tier­na infan­cia, o tem­po­ra, o mores…!, lle­gá­ba­mos a sen­tir­nos el ombli­go del orbe, por el pri­vi­le­gio de per­te­ne­cer a la cató­li­ca Espa­ña, ¡tan tri­den­ti­na ella!, mar­ti­llo de here­jes, depo­si­ta­ria de los valo­re eternos…

Hoy día, más que repu­dio y ver­güen­za, repug­nan­cia es lo que nos pro­du­ce, el hecho de haber sido ama­man­ta­dos con la mis­ma leche que bebie­ron los Bor­gias y con­gé­ne­res, pede­ras­tas, simo­nía­cos y toda esa tri­bu de esper­pen­tos inmorales…

Has­ta el pun­to, aña­di­ría, que acep­tar cons­cien­te­men­te el magis­te­rio de Roma, tan­to como inmo­ral pue­de resul­tar “peca­mi­no­so”.

Es por todo esto, dejan­do apar­te con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas y de jus­ti­cia, abso­lu­ta­men­te váli­das por lo que sim­ple­men­te y como una voz más, con­deno, recha­zo, deplo­ro… la pre­sen­cia de Ratzin­ger en el cora­zón de la piel de Toro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.