Era­se un rei­no cató­li­co…- josu Sorau­ren

Ya des­de sus ini­cios, qui­zás en el s. II des­pués de Cris­to, el cris­tia­nis­mo se crea la con­cien­cia de que su pro­yec­to, habría de tener “un des­tino (en lo…) uni­ver­sal”. Nada nue­vo si com­pa­ra­mos con otras reli­gio­nes, llá­men­se con­fu­cio­nis­mo, budis­mo, isla­mis­mo etc… El pro­se­li­tis­mo es algo con­na­tu­ral a cual­quier reli­gión.

Sin embar­go, el con­cep­to grie­go “Katho­li­kos”, uni­ver­sal, sus­tan­cial­men­te incar­di­na­do en el de “la pose­sión de la ver­da­de­ra ver­dad” y uni­ci­dad, pare­ce enrai­zar­se en el cris­tia­nis­mo con una fuer­za defi­ni­to­ria que qui­zás no se de en las demás reli­gio­nes.

En la medi­da en que estos con­cep­tos se encar­nan en la filo­so­fía de la ins­ti­tu­ción, la sepa­ra­ción pau­la­ti­na, aun­que impa­ra­ble de los prin­ci­pios fun­da­cio­na­les, con­ver­ti­rán al cato­li­cis­mo en una enti­dad irre­co­no­ci­ble com­pa­ra­da –e inclu­so radi­cal­men­te opuesta‑, con los ini­cia­les plan­tea­mien­tos evan­gé­li­cos.

La adop­ción de apos­tó­li­ca y roma­na – en opo­si­ción a otros gru­pos, sec­tas o igle­sias sur­gi­das sobre todo a par­tir del lute­ra­nis­mo- com­ple­tó la fiso­no­mía de una ins­ti­tu­ción, que de algu­na for­ma ha mar­ca­do la impron­ta de estos dos últi­mos mile­nios en la his­to­ria de la huma­ni­dad. Sobre todo en occi­den­te.

Hoy pode­mos decir, que en defi­ni­ti­va, por enci­ma de con­si­de­ra­cio­nes mís­ti­cas, teo­ló­gi­cas o si se quie­re reli­gio­sas, la igle­sia cató­li­ca ha sido por enci­ma de todo una enor­me máqui­na de poder polí­ti­co, eco­nó­mi­co y ¿espi­ri­tual…?

En otras pala­bras, y entre otras muchas mal­da­des, una máqui­na de poder coer­ci­ti­vo sobre esta­dos, pue­blos y con­cien­cias…, dise­ña­do­ra del bien y del mal…, repre­so­ra de liber­ta­des…, opo­si­to­ra habi­tual de cual­quier avan­ce téc­ni­co o moral que supon­ga un mayor oxí­geno para las con­cien­cias etc…

Una ins­ti­tu­ción, que des­de sus ini­cios optó por la coyun­da con el poder civil y las oli­gar­quías. Con­de­nó –y expur­gó- inmi­se­ri­cor­de­men­te, cual­quier ten­ta­ti­va de sus miem­bros por res­tau­rar y vivir los prin­ci­pios evan­gé­li­cos, pro­mo­vió por intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos cru­za­das terro­rí­fi­cas gue­rras de reli­gio­nes…

Pues bien, esta igle­sia cató­li­ca sen­tó sus sacras posa­de­ras en la cató­li­ca Espa­ña, dan­do a luz a uno de los engen­dros más dañi­nos de los últi­mos siglos: el nacio­nal­ca­to­li­cis­mo…

En su nom­bre se come­tie­ron los crí­me­nes más atro­ces de la edad moder­na: con­quis­tas san­gran­tes como la de Nava­rra, geno­ci­dios como el de la “colo­ni­za­ción” ame­ri­ca­na, bru­ta­li­da­des y humi­lla­cio­nes pro­du­ci­das por orga­nis­mos expe­li­dos des­de sus entra­ñas, como la “San­ta Inqui­si­ción”, agre­sio­nes con­tra la razón des­de una de sus caver­nas lla­ma­da “Indi­ce”…

En nues­tra tier­na infan­cia, o tem­po­ra, o mores…!, lle­gá­ba­mos a sen­tir­nos el ombli­go del orbe, por el pri­vi­le­gio de per­te­ne­cer a la cató­li­ca Espa­ña, ¡tan tri­den­ti­na ella!, mar­ti­llo de here­jes, depo­si­ta­ria de los valo­re eter­nos…

Hoy día, más que repu­dio y ver­güen­za, repug­nan­cia es lo que nos pro­du­ce, el hecho de haber sido ama­man­ta­dos con la mis­ma leche que bebie­ron los Bor­gias y con­gé­ne­res, pede­ras­tas, simo­nía­cos y toda esa tri­bu de esper­pen­tos inmo­ra­les…

Has­ta el pun­to, aña­di­ría, que acep­tar cons­cien­te­men­te el magis­te­rio de Roma, tan­to como inmo­ral pue­de resul­tar “peca­mi­no­so”.

Es por todo esto, dejan­do apar­te con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas y de jus­ti­cia, abso­lu­ta­men­te váli­das por lo que sim­ple­men­te y como una voz más, con­deno, recha­zo, deplo­ro… la pre­sen­cia de Ratzin­ger en el cora­zón de la piel de Toro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *