Un olvi­do inten­cio­na­do se cier­ne sobre Irak – Txen­te Rekon­do

Des­de hace algu­nos meses la actua­li­dad infor­ma­ti­va en torno a Iraq ha ido decre­cien­do rápi­da­men­te. El anun­cio de Oba­ma de redu­cir las tro­pas mili­ta­res (aun­que para ello cam­bio pre­via­men­te el nom­bre de las mis­mas) y el pos­te­rior com­pro­mi­so de aban­do­nar el 31 de diciem­bre el sue­lo ira­quí han con­tri­bui­do a ello. Como tam­bién lo ha hecho la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na en torno al eje Afg-Pak y las recien­tes revuel­tas en los paí­ses ára­bes.

Hoy tene­mos un Iraq fru­to de la ocu­pa­ción, cuyas con­se­cuen­cias han sido nefas­tas para la mayo­ría de la pobla­ción, que tie­ne que con­vi­vir con aten­ta­dos, bom­bas, muer­tes, ten­sio­nes sectarias…A la vis­ta de los datos en torno al están­dar de vida (acce­so a la elec­tri­ci­dad o el agua, tra­ba­jo, edu­ca­ción, vio­len­cia, refu­gia­dos, des­pla­za­dos) pode­mos cons­ta­tar que las pala­bras de un alto mili­tar nor­te­ame­ri­cano en tiem­pos del embar­go se han cum­pli­do, cuan­do ame­na­zó con “enviar a Iraq a la Edad Media”. Curio­sa­men­te el úni­co sec­tor que no pare­ce haber­se resen­ti­do es el del petró­leo, con­tro­la­do por las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas y sus alia­dos.

Ade­más, un infor­me recien­te emi­ti­do por mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses seña­la que la situa­ción se ha dete­rio­ra­do en los últi­mos meses, y a día de hoy “Iraq es más peli­gro­sos que hace un año”. Evi­den­te­men­te son muchos los fac­to­res que apun­tan hacia un “verano incier­to” en aquel país.

La actual foto­gra­fía ira­quí nos mues­tra una evi­den­te evo­lu­ción en los gru­pos cali­fi­ca­dos como suni­tas, don­de encon­tra­mos orga­ni­za­cio­nes de la resis­ten­cia a la ocu­pa­ción y que esta­rían for­ma­dos por anti­guos mili­ta­res del ejér­ci­to de Sad­dam, miem­bros del par­ti­do Ba´ath, jefes tri­ba­les, clé­ri­gos, figu­ras regio­na­les y tam­bién miem­bros de la red al Qae­da. Esta red ha sufri­do un cam­bio impor­tan­te, superan­do la des­coor­di­na­ción que exis­tía hace algu­nos años, y sobre todo mos­tran­do un carác­ter más dis­ci­pli­na­do. Toda­vía con­vi­ven en ese ámbi­to orga­ni­za­cio­nes de la resis­ten­cia y gru­pos sec­ta­rios que con­ti­núan ata­can­do a la comu­ni­dad chií­ta, aten­ta­do con­tra mez­qui­tas o mer­ca­dos de la mis­ma.

En el lado chií­ta tam­bién se apre­cia el papel cada vez más impor­tan­te que jue­ga la figu­ra de Muq­ta­da al-Sadr y sus Bri­ga­das del Día Pro­me­ti­do. Este diri­gen­te chií­ta lle­va tiem­po man­te­nien­do una espe­cie de doble jue­go, evi­tan­do no reven­tar las nego­cia­cio­nes del pri­mer minis­tro al-Mali­ki con los nor­te­ame­ri­ca­nos, pero ame­na­zan­do al mis­mo tiem­po con reti­rar su apo­yo al mis­mo. Es curio­so ver cómo los comu­ni­ca­dos en ára­be, diri­gi­dos a sus bases socia­les, son más beli­ge­ran­tes que los men­sa­jes que lue­go inter­cam­bia con otros diri­gen­tes ira­quíes. Estos días el pro­pio al-Sadr ha anun­cia­do su inten­ción de pre­sio­nar a los nor­te­ame­ri­ca­nos, aumen­tan­do los ata­ques con­tra las fuer­zas de la ocu­pa­ción y dejan­do caer la posi­bi­li­dad de reac­ti­vas el Ejér­ci­to del Mah­di, al tiem­po que no des­car­ta las pro­tes­tas y movi­li­za­cio­nes popu­la­res, siguien­do la este­la de lo que ha suce­di­do en los paí­ses ára­bes.

Jun­to a todo ello, se pue­de per­ci­bir que los dife­ren­tes blo­ques-alian­zas polí­ti­cos se han asen­ta­do, y de esa for­ma tan­to al-Ira­qiy­ya como la lis­ta del Esta­do de Dere­cho han logra­do sumar nue­vos miem­bros y aca­pa­rar bue­na par­te del nue­vo esce­na­rio polí­ti­co ira­quí. Don­de el peso de nue­vas alian­zas o pac­tos entre fuer­zas secu­la­res y algu­nas for­ma­cio­nes kur­das pue­de inten­tar dise­ñar un nue­vo esce­na­rio ins­ti­tu­cio­nal.

Otro fac­tor impor­tan­te gira en torno a la fecha del 31 de diciem­bre de 2011. En esa fecha teó­ri­ca­men­te, las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses debe­rían aban­do­nar Iraq, sin embar­go en las últi­mas sema­nas se están suce­dien­do movi­mien­tos y nego­cia­cio­nes para pro­lon­gar esa pre­sen­cia de mane­ra maqui­lla­da. Algu­nos par­ti­dos ira­quíes bus­can alar­gar esa pre­sen­cia en el tiem­po, uti­li­zan­do para ello un aba­ni­co de excu­sas, por su par­te Oba­ma quie­re cum­plir la pro­me­sa de aban­do­nar Iraq, sobre todo con la mira­da pues­ta en las pre­si­den­cia­les del 2012 en EEUU.

Algu­nos ana­lis­tas seña­lan la posi­bi­li­dad de que exis­ta un plan B, que per­mi­ti­ría dis­fra­zar esa pre­sen­cia, a tra­vés de per­so­nal de inte­li­gen­cia y un redu­ci­do núme­ro de sol­da­dos para “entre­nar mili­tar y téc­ni­ca­men­te” a las tro­pas ira­quíes. Sin embar­go que­dan impor­tan­tes incóg­ni­tas para creer que EEUU cum­pla final­men­te lo acor­da­do. Ahí está la enor­me emba­ja­da en Bag­dad, la mayor del mun­do, con cien­tos de ase­so­res y buró­cra­tas, o las bases per­ma­nen­tes cons­trui­das para con­tro­lar el petró­leo y la región.

Al-Mali­ki sigue nego­cian­do con EEUU y las for­ma­cio­nes ira­quíes para lograr un con­sen­so, y el recien­te anun­cio en ese sen­ti­do está lleno de intere­sa­das ambi­güe­da­des. Uno de los esco­llos más allá de la incons­ti­tu­cio­na­li­dad o no de esa “pró­rro­ga” radi­ca en el carác­ter de “inmu­ni­dad” que Washing­ton quie­re dotar a sus tro­pas en el país, algo que recha­za la pobla­ción ira­quí, que aún con­ser­va en su memo­ria las actua­cio­nes de los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos y de los “mer­ce­na­rios pri­va­dos”, cuyos abu­sos siguen sin ser cas­ti­ga­dos.

Por todo ello es pron­to para saber la deci­sión final de Oba­ma, pero no debe­ría de extra­ñar que a la vis­ta de los recien­tes infor­mes (uti­li­za­dos como argu­men­tos o excu­sas) EEUU aca­be pro­lon­gan­do su ocu­pa­ción en Iraq.

Tam­bién la actua­ción de otros acto­res extran­je­ros con­di­cio­na el pano­ra­ma ira­quí. El pul­so que man­tie­nen EEUU y Ara­bia Sau­dí con Irán en el con­jun­to de la región, se agu­di­za en el caso de Iraq. Las cons­tan­tes acu­sa­cio­nes del supues­to apo­yo de Tehe­rán a las mili­cias, nun­ca van acom­pa­ña­das de prue­bas o evi­den­cias, y sí sir­ve en cam­bio para crear una espe­cia de Ira­no­fo­bia en la zona. La mano de Ara­bia Sau­dí se apre­cia tam­bién a la hora de ana­li­zar algu­nos aten­ta­dos con­tra la comu­ni­dad chií­ta, y el apo­yo que deter­mi­na­dos gru­pos jiha­dis­tas vie­nen reci­bien­do de la corrup­ta monar­quía del Gol­fo, fru­to de ello ade­más es el cam­bio ope­ra­do en esos gru­pos, que han prio­ri­za­do un dis­cur­so y sus ata­ques con­tra los chií­tas, y dejan­do en un segun­do tér­mino su opo­si­ción a EEUU.

Los petro­dó­la­res de la monar­quía sau­dí tam­bién sir­ven para bus­car la des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na en Irán, con los apo­yos de Riyadh a kur­dos, balu­ches o ára­bes de Khu­zes­tán, o las pre­sio­nes a los pas­to­nes para fre­nar la influen­cia ira­ní en el nor­te y oes­te de Afgan­si­tán.

Por su par­te, Irán no se que­da quie­to, y no duda en ame­na­zar con uti­li­zar su influen­cia en Iraq o Afga­nis­tán para devol­ver el gol­pe a Esta­dos Uni­dos. Es curio­so cómo estos dos archi­ene­mi­gos man­tie­nen en oca­sio­nes un acuer­do táci­to para evi­tar que el caos aca­be apo­de­rán­do­se (si no lo ha hecho toda­vía) de esos dos esta­dos.

Pero en Iraq tam­bién se sigue con aten­ción las pro­tes­tas en Siria, y sobre todo un cam­bio pro­fun­do en la actual situa­ción ten­dría con­se­cuen­cias direc­tas sobre la pobla­ción de refu­gia­dos ira­quíes en sue­lo sirio. Los refu­gia­dos cris­tia­nos, los miem­bros del Ba´ath, los chií­tas e inclu­so los kur­dos miran con temor un auge de las posi­cio­nes suni­tas más radi­ca­li­za­das y son muchos los que seña­lan al “expe­ri­men­to” que en el pasa­do han uti­li­za­do Washing­ton y Riyadh en Afga­nis­tán o más recien­te­men­te en Líbano.

Esta­dos Uni­dos ha publi­ca­do un docu­men­to don­de seña­la que “la situa­ción sigue dete­rio­rán­do­se con una olea­da de ata­ques y ase­si­na­tos come­ti­dos por mili­cias apo­ya­das por Irán”, al tiem­po que afir­ma que “en sue­lo ira­quí hay más de mil miem­bros de al Qae­da”, lo que mues­tra las inten­cio­nes de hacer “nece­sa­ria” su pre­sen­cia-ocu­pa­ción.

Final­men­te, otros ana­lis­tas recuer­dan que la his­to­ria ára­be nos mues­tra que “lo que acon­te­ce en Egip­to muchas veces se repi­te lue­go en Siria, y esto a su vez es copia­do en Iraq”. Por eso no hay que per­der de vis­ta la pla­za Tahir en Bag­dad des­de don­de se pue­de arti­cu­lar un movi­mien­to social que pon­ga en difi­cul­ta­des la ocu­pa­ción y sus alia­dos loca­les.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *