Dis­cur­so Misa de Bego­ña del fari­seo Azku­na – Mikel Ari­za­le­ta

Bego­ña­ko Amatxu, amatxu mai­tea. Biz­kai­ko seme-ala­ba legez geu­re zain­da­ri eta ama­ga­na gatoz, ta batez be neu, Bil­bo­ko Alka­te, biz­kai­tar eta Uri­ko seme moduan. Eskean nator, seme batek beti eska­tu­ten deu­tso­la­ko bere ama­ri eta honek bere esku­tan dagoen guz­tia egi­ten dau, eta zu, amatxu, ahal­guz­ti­du­na zara, geu­re ama eta Jesu­sen ama doatsua. 

(Amatxu de Bego­ña, amatxu mai­tea. Veni­mos como hijos de Biz­kaia don­de nues­tra patro­na y madre, yo como Alcal­de de Bil­bao, viz­caíno y ciu­da­dano de esta Villa. Ven­go a pedir­te por­que un hijo siem­pre pide a su madre y ésta le con­ce­de todo lo que está en su mano, y tú amatxu, pue­des des­de el infi­ni­to, des­de tu gene­ro­si­dad de madre nues­tra y de Jesu­cris­to). Tu poder es enor­me, tan gran­de como la infi­ni­tud del uni­ver­so, como el núme­ro incon­ta­ble de estre­llas que hay en el fir­ma­men­to, por­que tu amor es gran­dio­so y al mis­mo tiem­po gene­ro­so a pesar de la ingra­ti­tud que demos­tra­mos casi siem­pre la mayo­ría de tus hijos. Te pido que nos ayu­des a salir de la cri­sis, que ha lle­va­do a tan­ta gen­te a la des­es­pe­ran­za, a la angus­tia, al per­der­se tan­tos pues­tos de tra­ba­jo y aumen­tar la mise­ria.

Ya sé que es una cri­sis a nivel mun­dial y no todo tie­ne un com­po­nen­te eco­nó­mi­co. Hay una cri­sis de valo­res, de pér­di­da de huma­ni­dad, de mise­ri­cor­dia, de com­pren­sión, de soli­da­ri­dad y un aumen­to de la ambi­ción y la ava­ri­cia. Hay quien posee­dor de una gran for­tu­na, la ha que­ri­do mul­ti­pli­car en un bre­ve espa­cio de tiem­po. La ava­ri­cia nos ha arrui­na­do oral­men­te y hay millo­nes de per­so­nas que sufren las con­se­cuen­cias. No pode­mos crear rique­za ni empleo y las situa­cio­nes de muchas per­so­nas son cada vez más angus­tio­sas. Ayú­da­nos, amatxu mai­tea, en esta hora de difi­cul­tad, para tomar las deci­sio­nes correc­tas y, sobre todo, jus­tas. Ayú­da­nos tam­bién para que en nues­tro país se aca­be la vio­len­cia y poda­mos con­vi­vir en paz y liber­tad. Son muchos años de sufri­mien­to, muchas víc­ti­mas ino­cen­tes, muchos años de sopor­tar a ETA, y es hora que este pue­blo pue­da con­vi­vir a tra­vés de los medios demo­crá­ti­cos y el dic­ta­do de la sobe­ra­nía popu­lar. Trans­for­ma el odio en amor o, al menos, en res­pe­to hacia todas las ideas y argu­men­tos por medio de la paz y la pala­bra.

Que la mise­ri­cor­dia divi­na de tu hijo Jesu­cris­to nos alcan­ce por tu inter­ce­sión. Y por últi­mo haz­nos un pue­blo jus­to. Que en Bil­bao con­vi­va­mos en una ciu­dad para todos, hom­bres y muje­res libres y res­pon­sa­bles. Ayú­da­nos a bus­car nue­vos hori­zon­tes, a ver­lo con pers­pec­ti­va de jus­ti­cia social, y ayú­da­nos tam­bién a sos­te­ner los valo­res que siem­pre nos han ador­na­do en una socie­dad plu­ral, mul­ti­ét­ni­ca. Bego­ña­ko Ama, hemen gagoz zeu­re Bil­bo­ko eta Biz­kai­ko seme- ala­bak zeu­re aurrean belau­ni­ko, zeu­re man­tu­pean. Zeu­re man­tu zain­da­riak geu­re herria zain­du­ten segi daie­la eska daio­gun, zeu­re seme Jesu­si. (Amatxu de Bego­ña, aquí esta­mos tus hijos de Bil­bao y Biz­kaia pos­tra­dos ante ti, bajo tu man­to. Que tu man­to pro­tec­tor siga cui­dan­do de nues­tro pue­blo, inter­ce­dien­do como lo sabes hacer, ante tu hijo Jesu­cris­to). 

I. AZKUNA, Alcal­de de Bil­bao Ora­ción del alcal­de del Botxo en el15 de agos­to del 2011 a la “Amatxu de Bego­ña”, vir­gen y madre; tan vir­gen y madre como el alcal­de Azku­na.
 
Y aho­ra que ETA uni­la­te­ral­men­te ha decla­ra­do tiem­pos de paz, mien­tras pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos sufren mal­tra­to en las cár­ce­les y no se res­pe­ta los ele­men­ta­les dere­chos huma­nos a los enfer­mos gra­ves, con dolen­cias can­ce­ro­sas y ter­mi­na­les en los antros del esta­do espa­ñol, mien­tras los fami­lia­res y ami­gos deben reco­rrer sema­nal­men­te cien­tos de kiló­me­tros para visi­tar y hablar con sus hijos, sus padres, espo­sos o ami­gos… el alcal­de no tie­ne más ocu­rren­cia que rogar a su dio­sa, vir­gen y már­tir como él, que nos ayu­de a sopor­tar a ETA. ¡Tal para cual!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *