Infor­me de Jai­ki Hadi: el 25% de [email protected] [email protected] polí[email protected] está enfer­mo, y el 6% está muy gra­ve

Ade­más de denun­ciar la polí­ti­ca car­ce­la­ria de ambos esta­dos, el infor­me deta­lla la situa­ción de diez pre­sos que sufren enfer­me­da­des gra­ves en esta­do muy avan­za­do: cán­cer, sida, tras­torno esqui­zoa­fec­ti­vo… Algu­nos estos males ya no tie­nen cura debi­do a que los diag­nós­ti­cos han sido tar­díos, y los pos­te­rio­res con­tro­les y segui­mien­tos no se rea­li­zan con la fre­cuen­cia y las con­di­cio­nes que se pre­ci­san por los impe­di­men­tos y «excu­sas absur­das» de los res­pon­sa­bles de las ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias.
Según el artícu­lo 92 del Códi­go Penal espa­ñol, las per­so­nas encar­ce­la­das con enfer­me­da­des gra­ves tie­nen dere­cho a reco­brar la liber­tad y vivir en un ambien­te ade­cua­do con el obje­ti­vo de evi­tar su empeo­ra­mien­to. «No debe­mos olvi­dar que ha sido la cár­cel la que ha pro­vo­ca­do muchos de estos casos», advier­ten des­de la cita­da aso­cia­ción. A pesar de todo, una vez tras otra se les nie­ga la liber­tad con­di­cio­nal y en otros casos se les nie­ga el acer­ca­mien­to. Jai­ki Hadi con­si­de­ra que con las penas actua­les ‑has­ta 30 y 40 años‑, se apli­ca de fac­to la pena de muer­te.
La aso­cia­ción ha enu­me­ra­do los cin­co pila­res de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que aca­rrean tales con­se­cuen­cias: régi­men car­ce­la­rio más estric­to ‑pri­mer grado‑, dis­per­sión, inter­ven­ción de todo tipo de comu­ni­ca­cio­nes ‑sean físi­cas o escritas‑, ais­la­mien­to y con­de­nas a «cade­na per­pe­tua».
Todas y todos los pre­sos polí­ti­cos vas­cos han sufri­do, y sufren, algu­na de estas medi­das y pagan sus con­se­cuen­cias. Los núme­ros así lo demues­tran. En la actua­li­dad, hay más de 700. De ellos, 112 pade­cen enfer­me­da­des físi­cas ‑20 en el Esta­do fran­cés y 92 en el Esta­do espa­ñol- y 40 reci­ben asis­ten­cia sico­ló­gi­ca ‑5 en las cár­ce­les fran­ce­sas y 35 en las espa­ño­las-.
No obs­tan­te, una sicó­lo­ga de Jai­ki Hadi aler­ta de que la lis­ta es «muy varia­ble» y que el núme­ro real de enfer­mos es mucho mayor. «Detec­tar todos los casos es muy difí­cil», aña­de, a la vez que ase­gu­ra que cada vez son más los males sico­ló­gi­cos: cua­dros depre­si­vos, para­noias, deli­rios, esqui­zo­fre­nia, ansie­dad, bro­tes sicó­ti­cos, estrés pos­trau­má­ti­co como con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *