Fidel en sus 85- Ati­lio Borón

Fidel, lúci­do como siem­pre y más sabio que nun­ca. El paso de los años acom­pa­ña­do por una nota­ble capa­ci­dad para refle­xio­nar sobre las vici­si­tu­des de su vida y el mun­do lo han enri­que­ci­do extraordinariamente.
Su mira­da, que siem­pre tuvo el pri­vi­le­gio de inter­nar­se en el hori­zon­te his­tó­ri­co-uni­ver­sal se ha tor­na­do más agu­da: Fidel ve don­de los demás no ven, y lo que ve son las esen­cias y no las apa­rien­cias. Tie­ne razón Gar­cía Már­quez cuan­do dijo de él que es “inca­paz de con­ce­bir cual­quier idea que no sea descomunal.”
Reti­ra­do de todos sus car­gos al fren­te de la revo­lu­ción cuba­na sigue sien­do, sin la menor duda, “el Coman­dan­te”. No sólo del glo­rio­so “Movi­mien­to 26 de Julio” o de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias cuba­nas sino de un ejér­ci­to mun­dial de muje­res y hom­bres que luchan por su vida, por su dig­ni­dad, y por la super­vi­ven­cia del géne­ro humano, hoy ame­na­za­da por un arse­nal nuclear de incal­cu­la­bles pro­por­cio­nes una peque­ñí­si­ma par­te del cual sobra­ría para arra­sar con toda for­ma de vida en el pla­ne­ta Tie­rra. Sobre­vi­ven­cia tam­bién com­pro­me­ti­da por la furia pre­da­to­ria de un sis­te­ma, el capi­ta­lis­ta, que todo lo que toca con­vier­te en mer­can­cía, en un sim­ple obje­to cuya exclu­yen­te fina­li­dad es pro­du­cir un lucro.
A favor de esa visión de águi­la, que en su momen­to Lenin reco­no­cie­ra en Rosa Luxem­bur­go, pudo denun­ciar, casi en sole­dad, la cri­sis eco­ló­gi­ca que hoy nos abru­ma así como los peli­gros de la demen­cial carre­ra arma­men­tís­ti­ca des­en­ca­de­na­da por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Algu­nos segu­ra­men­te recor­da­rán su inter­ven­ción en la Pri­me­ra Cum­bre de la Tie­rra, en Río de Janei­ro, en 1992, cuan­do el Coman­dan­te aler­tó sobre el ries­go eco­ló­gi­co en que ya se halla­ba el pla­ne­ta. Mien­tras el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Bush se nega­ba a fir­mar los pro­to­co­los de Río, Fidel denun­cia­ba que “Una impor­tan­te espe­cie bio­ló­gi­ca está en ries­go de des­apa­re­cer por la rápi­da y pro­gre­si­va liqui­da­ción de sus con­di­cio­nes natu­ra­les de vida: el hombre.”
Y pro­se­guía su aná­li­sis dicien­do que el desen­fre­na­do con­su­mis­mo y el irra­cio­nal derro­che que pro­pi­cia la eco­no­mía capi­ta­lis­ta son los res­pon­sa­bles fun­da­men­ta­les de esta situa­ción: “Con sólo el 20 por cien­to de la pobla­ción mun­dial … (los capi­ta­lis­mos metro­po­li­ta­nos) con­su­men las dos ter­ce­ras par­tes de la ener­gía que se pro­du­ce en el mun­do. Han enve­ne­na­do el aire, han debi­li­ta­do y per­fo­ra­do la capa de ozono, han satu­ra­do la atmós­fe­ra de gases que alte­ran las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas con efec­tos catas­tró­fi­cos que ya empe­za­mos a pade­cer. Los bos­ques des­apa­re­cen, los desier­tos se extien­den, miles de millo­nes de tone­la­das de tie­rra fér­til van a parar cada año al mar. Nume­ro­sas espe­cies se extin­guen. La pre­sión pobla­cio­nal y la pobre­za con­du­cen a esfuer­zos deses­pe­ra­dos para sobre­vi­vir aun a cos­ta de la Natu­ra­le­za. No es posi­ble cul­par de esto a los paí­ses del Ter­cer Mun­do, colo­nias ayer, nacio­nes explo­ta­das y saquea­das hoy, por un orden eco­nó­mi­co mun­dial injus­to.” Por supues­to, sus pala­bras fue­ron desoí­das por la casi tota­li­dad de los jefes de esta­do allí con­vo­ca­dos -¿quién recuer­da aho­ra sus nom­bres?- que siguie­ron bai­lan­do desa­pren­si­va­men­te en la cubier­ta del Titanic.
Sabio como pocos, Fidel se pre­gun­ta­ba, en ese mis­mo dis­cur­so: “Cuan­do las supues­tas ame­na­zas del Comu­nis­mo han des­apa­re­ci­do y no que­dan ya pre­tex­tos para gue­rras frías, carre­ras arma­men­tis­tas y gas­tos mili­ta­res, ¿qué es lo que impi­de dedi­car de inme­dia­to esos recur­sos a pro­mo­ver el desa­rro­llo del Ter­cer Mun­do y com­ba­tir la ame­na­za de des­truc­ción eco­ló­gi­ca del Pla­ne­ta?” Va de suyo que cono­cía per­fec­ta­men­te bien la res­pues­ta, tal como la expu­sie­ra en miles de oca­sio­nes: el impe­di­men­to radi­ca en la esen­cia mis­ma del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma, y en el impe­ria­lis­mo como su for­ma actual.
Lúci­do y vale­ro­so com­ba­tien­te de este fla­ge­lo, en la prác­ti­ca pero tam­bién en el plano de las ideas, Fidel ha denun­cia­do sus horro­res ya des­de antes del asal­to al Mon­ca­da y su extra­or­di­na­rio ale­ga­to en defen­sa pro­pia. Tes­ti­go y la vez excep­cio­nal pro­ta­go­nis­ta de la len­ta pero inexo­ra­ble deca­den­cia del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, sus ini­cia­ti­vas prác­ti­cas así como sus didác­ti­cas refle­xio­nes ofre­cen a los pue­blos un riquí­si­mo arse­nal de ideas e infor­ma­cio­nes, reco­gi­das con la minu­cio­si­dad pro­pia de un Dar­win, sabe­dor de que para cam­biar la com­ple­ja reali­dad de nues­tro tiem­po de nada valen esque­mas pre­con­ce­bi­dos o rotun­das simplificaciones.
Reti­ra­do de sus car­gos ofi­cia­les, el infa­ti­ga­ble sol­da­do con­ti­núa luchan­do sin cuar­tel en la cru­cial “bata­lla de ideas”, un fren­te que, lamen­ta­ble­men­te, la izquier­da des­cui­dó duran­te mucho tiem­po pero que aho­ra cuen­ta con nume­ro­sos com­ba­tien­tes. Y des­de allí ilu­mi­na el espe­ran­za­do camino que con­du­ce hacia la eman­ci­pa­ción huma­na y social. Como dice la can­ción popu­lar mexi­ca­na, Fidel, “feliz en tu día, y que vivas muchos más.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.