Fidel en sus 85- Ati­lio Borón

Fidel, lúci­do como siem­pre y más sabio que nun­ca. El paso de los años acom­pa­ña­do por una nota­ble capa­ci­dad para refle­xio­nar sobre las vici­si­tu­des de su vida y el mun­do lo han enri­que­ci­do extra­or­di­na­ria­men­te.
Su mira­da, que siem­pre tuvo el pri­vi­le­gio de inter­nar­se en el hori­zon­te his­tó­ri­co-uni­ver­sal se ha tor­na­do más agu­da: Fidel ve don­de los demás no ven, y lo que ve son las esen­cias y no las apa­rien­cias. Tie­ne razón Gar­cía Már­quez cuan­do dijo de él que es “inca­paz de con­ce­bir cual­quier idea que no sea des­co­mu­nal.”
Reti­ra­do de todos sus car­gos al fren­te de la revo­lu­ción cuba­na sigue sien­do, sin la menor duda, “el Coman­dan­te”. No sólo del glo­rio­so “Movi­mien­to 26 de Julio” o de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias cuba­nas sino de un ejér­ci­to mun­dial de muje­res y hom­bres que luchan por su vida, por su dig­ni­dad, y por la super­vi­ven­cia del géne­ro humano, hoy ame­na­za­da por un arse­nal nuclear de incal­cu­la­bles pro­por­cio­nes una peque­ñí­si­ma par­te del cual sobra­ría para arra­sar con toda for­ma de vida en el pla­ne­ta Tie­rra. Sobre­vi­ven­cia tam­bién com­pro­me­ti­da por la furia pre­da­to­ria de un sis­te­ma, el capi­ta­lis­ta, que todo lo que toca con­vier­te en mer­can­cía, en un sim­ple obje­to cuya exclu­yen­te fina­li­dad es pro­du­cir un lucro.
A favor de esa visión de águi­la, que en su momen­to Lenin reco­no­cie­ra en Rosa Luxem­bur­go, pudo denun­ciar, casi en sole­dad, la cri­sis eco­ló­gi­ca que hoy nos abru­ma así como los peli­gros de la demen­cial carre­ra arma­men­tís­ti­ca des­en­ca­de­na­da por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Algu­nos segu­ra­men­te recor­da­rán su inter­ven­ción en la Pri­me­ra Cum­bre de la Tie­rra, en Río de Janei­ro, en 1992, cuan­do el Coman­dan­te aler­tó sobre el ries­go eco­ló­gi­co en que ya se halla­ba el pla­ne­ta. Mien­tras el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Bush se nega­ba a fir­mar los pro­to­co­los de Río, Fidel denun­cia­ba que “Una impor­tan­te espe­cie bio­ló­gi­ca está en ries­go de des­apa­re­cer por la rápi­da y pro­gre­si­va liqui­da­ción de sus con­di­cio­nes natu­ra­les de vida: el hom­bre.”
Y pro­se­guía su aná­li­sis dicien­do que el desen­fre­na­do con­su­mis­mo y el irra­cio­nal derro­che que pro­pi­cia la eco­no­mía capi­ta­lis­ta son los res­pon­sa­bles fun­da­men­ta­les de esta situa­ción: “Con sólo el 20 por cien­to de la pobla­ción mun­dial … (los capi­ta­lis­mos metro­po­li­ta­nos) con­su­men las dos ter­ce­ras par­tes de la ener­gía que se pro­du­ce en el mun­do. Han enve­ne­na­do el aire, han debi­li­ta­do y per­fo­ra­do la capa de ozono, han satu­ra­do la atmós­fe­ra de gases que alte­ran las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas con efec­tos catas­tró­fi­cos que ya empe­za­mos a pade­cer. Los bos­ques des­apa­re­cen, los desier­tos se extien­den, miles de millo­nes de tone­la­das de tie­rra fér­til van a parar cada año al mar. Nume­ro­sas espe­cies se extin­guen. La pre­sión pobla­cio­nal y la pobre­za con­du­cen a esfuer­zos deses­pe­ra­dos para sobre­vi­vir aun a cos­ta de la Natu­ra­le­za. No es posi­ble cul­par de esto a los paí­ses del Ter­cer Mun­do, colo­nias ayer, nacio­nes explo­ta­das y saquea­das hoy, por un orden eco­nó­mi­co mun­dial injus­to.” Por supues­to, sus pala­bras fue­ron desoí­das por la casi tota­li­dad de los jefes de esta­do allí con­vo­ca­dos -¿quién recuer­da aho­ra sus nom­bres?- que siguie­ron bai­lan­do desa­pren­si­va­men­te en la cubier­ta del Tita­nic.
Sabio como pocos, Fidel se pre­gun­ta­ba, en ese mis­mo dis­cur­so: “Cuan­do las supues­tas ame­na­zas del Comu­nis­mo han des­apa­re­ci­do y no que­dan ya pre­tex­tos para gue­rras frías, carre­ras arma­men­tis­tas y gas­tos mili­ta­res, ¿qué es lo que impi­de dedi­car de inme­dia­to esos recur­sos a pro­mo­ver el desa­rro­llo del Ter­cer Mun­do y com­ba­tir la ame­na­za de des­truc­ción eco­ló­gi­ca del Pla­ne­ta?” Va de suyo que cono­cía per­fec­ta­men­te bien la res­pues­ta, tal como la expu­sie­ra en miles de oca­sio­nes: el impe­di­men­to radi­ca en la esen­cia mis­ma del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma, y en el impe­ria­lis­mo como su for­ma actual.
Lúci­do y vale­ro­so com­ba­tien­te de este fla­ge­lo, en la prác­ti­ca pero tam­bién en el plano de las ideas, Fidel ha denun­cia­do sus horro­res ya des­de antes del asal­to al Mon­ca­da y su extra­or­di­na­rio ale­ga­to en defen­sa pro­pia. Tes­ti­go y la vez excep­cio­nal pro­ta­go­nis­ta de la len­ta pero inexo­ra­ble deca­den­cia del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, sus ini­cia­ti­vas prác­ti­cas así como sus didác­ti­cas refle­xio­nes ofre­cen a los pue­blos un riquí­si­mo arse­nal de ideas e infor­ma­cio­nes, reco­gi­das con la minu­cio­si­dad pro­pia de un Dar­win, sabe­dor de que para cam­biar la com­ple­ja reali­dad de nues­tro tiem­po de nada valen esque­mas pre­con­ce­bi­dos o rotun­das sim­pli­fi­ca­cio­nes.
Reti­ra­do de sus car­gos ofi­cia­les, el infa­ti­ga­ble sol­da­do con­ti­núa luchan­do sin cuar­tel en la cru­cial “bata­lla de ideas”, un fren­te que, lamen­ta­ble­men­te, la izquier­da des­cui­dó duran­te mucho tiem­po pero que aho­ra cuen­ta con nume­ro­sos com­ba­tien­tes. Y des­de allí ilu­mi­na el espe­ran­za­do camino que con­du­ce hacia la eman­ci­pa­ción huma­na y social. Como dice la can­ción popu­lar mexi­ca­na, Fidel, “feliz en tu día, y que vivas muchos más.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *