Liber­tad para Liliany Oban­do y los demás 7500 [email protected] polí[email protected] [email protected]

Se cum­plen 36 meses des­de cuan­do fui con­fi­na­da en una pri­sión “dete­ni­da pre­ven­ti­va­men­te” mien­tras se me some­tía a una inves­ti­ga­ción judi­cial que aún no ter­mi­na

presos colombia

“… Todo pre­so polí­ti­co debe agradecer
a sus car­ce­le­ros que le confirmen,
en los hechos y sobre su persona
la vali­dez de sus convicciones,
la razón de sus pasos.

Nun­ca un hombre
está más segu­ro de lo que hace,
que cuan­do un dolor prolongado
no logra qui­tar­le el aliento
y derrotarlo…”

(Pri­ma­ve­ra con una esqui­na rota Frag­men­to, pg. 162 Mario Benedetti).

Hoy se cum­plen 36 meses des­de cuan­do fui con­fi­na­da en una pri­sión “dete­ni­da pre­ven­ti­va­men­te” mien­tras se me some­tía a una inves­ti­ga­ción judi­cial que aún no termina.

Soy una mujer más entre los más de 7.500 [email protected] polí[email protected] [email protected] quie­nes pade­ce­mos y resis­ti­mos con dig­ni­dad la dure­za de un sis­te­ma judi­cial, peni­ten­cia­rio y car­ce­la­rio y de un Esta­do que nos nie­ga y nos des­ca­li­fi­ca til­dán­do­nos de “terro­ris­tas” y que en pri­sión bus­ca anu­lar­nos como per­so­nas y que­brar­nos como lucha­do­res socia­les y políticos.

El pre­lu­dio de esta pesa­di­lla per­so­nal tuvo lugar la madru­ga­da del 1 de mar­zo de 2008, cuan­do bajo las órde­nes del enton­ces pre­si­den­te Uri­be; del Minis­tro de Defen­sa Juan Manuel San­tos y del gene­ra­la­to de la Fuer­zas Arma­das de Colom­bia se eje­cu­ta­ba la Ope­ra­ción Fénix en terri­to­rio ecuatoriano.

LA OPERACIÓN FÉNIX – SIN VERDAD NO HAY RETORNO DE LAS CENIZAS

La Ope­ra­ción Fénix en la que par­ti­ci­pa­ron con­jun­ta­men­te fuer­zas Espe­cia­les del Ejér­ci­to, la Poli­cía y la Fuer­za Aérea Colom­bia­na, con la posi­ble coad­yu­van­cia de un ter­cer país (2), Sería des­de enton­ces moti­vo de una dura polé­mi­ca. Por una par­te, están quie­nes des­de el lado del Esta­do con­si­de­ran esta ope­ra­ción como una proeza de los “Héroes de la patria” que arro­jó como resul­ta­do la eli­mi­na­ción de un impor­tan­te ´enemi­go interno´ no impor­ta los cos­tos polí­ti­cos, diplo­má­ti­cos y jurí­di­cos para el país; al fin y al cabo, -“el fin jus­ti­fi­ca los medios”-.

Por otra par­te están quie­nes creen que la ope­ra­ción Fénix cons­ti­tu­yó un exce­so gue­rre­ris­ta que devino en la fla­gran­te vio­la­ción de una serie de prin­ci­pios de la legis­la­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal, entre ellos el de la inte­gri­dad terri­to­rial y sobe­ra­nía de otro país –Ecua­dor-; el de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos; de tra­ta­dos y con­ve­nios bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les en mate­ria de coope­ra­ción judi­cial y penal (3). En lo nacio­nal dicha acción que fue con­tra­ria a lo pre­cep­tua­do en la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca y en la legis­la­ción penal. Pero tam­bién resul­tó con­tra­ria a las reglas de la gue­rra, si, por­que has­ta la gue­rra tie­ne lími­tes y exis­te un códi­go de honor del gue­rre­ro, según el cual NO TODO SE VALE.

EL OBJETIVO MILITAR DE LA OPERACIÓN FÉNIX

En mate­ria mili­tar, con la Ope­ra­ción Fénix se bus­ca­ba dar de baja a quien era con­si­de­ra­do como un ´Obje­ti­vo de alto valor´. La inte­li­gen­cia mili­tar había ubi­ca­do en la fron­te­ra colom­bo-ecua­to­ria­na, más exac­ta­men­te en Angos­tu­ra, pro­vin­cia de Sucum­bíos- Ecua­dor un cam­pa­men­to de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-FARC, en el que se encon­tra­ría dicho obje­ti­vo: el jefe insur­gen­te e inte­gran­te del secre­ta­ria­do de las FARC, Raúl Reyes.

La Ope­ra­ción Fénix tuvo lugar enton­ces: Pri­me­ro vino una fase de ablan­da­mien­to del terreno. No impor­tó que ese obje­ti­vo estu­vie­ra por fue­ra de la fron­te­ra colom­bia­na ni que no media­ra auto­ri­za­ción del gobierno ecua­to­riano en cabe­za del pre­si­den­te Rafael Correa ni de las auto­ri­da­des judi­cia­les de ese país para rea­li­zar dicha incursión.

La Fuer­za Aérea Colom­bia­na bom­bar­deó, con todo su poder de fue­go, el cam­pa­men­to ubi­ca­do en Ecua­dor, lue­go vino el des­em­bar­co aéreo de los miem­bros de las fuer­zas Espe­cia­les de la Poli­cía y el ejér­ci­to colom­bia­nos para ins­pec­cio­nar y copar el área bom­bar­dea­da, corro­bo­rar la baja de su ´obje­ti­vo de alto valor´ e incau­tar selec­ti­va­men­te, de nue­vo, sin auto­ri­za­ción de auto­ri­dad judi­cial com­pe­ten­te de Ecua­dor ni de Colom­bia evi­den­cia mate­rial, alte­ran­do la esce­na de los hechos.

En la Ope­ra­ción Fénix murie­ron vio­len­ta­men­te el jefe gue­rri­lle­ro de las FARC, Raúl Reyes y al menos otras 24 per­so­nas entre civi­les y com­ba­tien­tes rebel­des. Entre los civi­les murie­ron 4 estu­dian­tes mexi­ca­nos (4) y un ciu­da­dano ecua­to­riano (5). Entre los sobre­vi­vien­tes cono­ci­dos se encon­tra­ron una estu­dian­te mexi­ca­na y dos gue­rri­lle­ras heri­das (6).

Dos de los cuer­pos, los de inte­rés para las fuer­zas arma­das colom­bia­nas, el de Raúl Reyes y el de quien creían era el gue­rri­lle­ro Julián Con­ra­do fue­ron sus­traí­dos ile­gal­men­te del lugar y trans­por­ta­dos a Colom­bia sin cum­plir los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para el levan­ta­mien­to de los occi­sos. Sus imá­ge­nes-el tro­feo de gue­rra- fue­ron pre­sen­ta­das de for­ma gro­tes­ca en los medios de comunicación.

Aun hoy se des­co­no­ce la cau­sa real de la muer­te del jefe de las FARC, Raúl Reyes. Su cuer­po nun­ca fue entre­ga­do a sus fami­lia­res. Hoy se encuen­tra entre los más de 50.000 des­apa­re­ci­dos en Colombia.

El otro cuer­po, resul­tó ser el del ciu­da­dano ecua­to­riano Fran­klin Gui­ller­mo Aisa­lla Moli­na y no del gue­rri­lle­ro Julián Con­ra­do, este una vez iden­ti­fi­ca­do fue repa­tria­do a Ecua­dor. Hoy cur­sa ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos una deman­da con­tra el Esta­do colom­biano inter­pues­ta por el gobierno ecua­to­riano por el homi­ci­dio ‑eje­cu­ción extra­ju­di­cial- de este ciu­da­dano ecua­to­riano (7).

LA DENOMINADA FARC-POLITICA

El otro com­po­nen­te de la Ope­ra­ción Fénix tomó for­ma en el plano polí­ti­co y jurí­di­co. En el 2008 el escán­da­lo de la PARAPOLITICA, que com­pro­me­tía a un gran núme­ro de miem­bros de la cla­se polí­ti­ca, en su mayo­ría aso­cia­dos al gobierno Uri­be, esta­ba en un pun­to de clí­max. Para ten­der una cor­ti­na de humo sobre este asun­to, el gobierno fabri­có lo que deno­mi­na­ría como FARC-POLITICA, basa­da en la supues­ta evi­den­cia mate­rial (compu­tado­res, dis­cos duros extraí­bles y usbs) ile­gal­men­te obte­ni­da por miem­bros de las fuer­zas arma­das que inter­vi­nie­ron en la incur­sión en el cam­pa­men­to de Raúl Reyes en Ecuador.

Dicha evi­den­cia mate­rial fue reco­lec­ta­da de for­ma arbi­tra­ria e ile­gal por per­so­nal mili­tar, y de poli­cía, quie­nes, con­tra­rio a lo que afir­man algu­nos fun­cio­na­rios del ante­rior y actual gobierno, no con­ta­ban con fun­cio­nes de poli­cía judi­cial. Esta fue sus­traí­da de fac­to, en terri­to­rio de otro país y sin la auto­ri­za­ción expre­sa de auto­ri­dad judi­cial del Ecua­dor, afec­tan­do la esce­na de los hechos y vio­lan­do los pro­to­co­los inter­na­cio­na­les en mate­ria de reco­lec­ción de mate­ria­les pro­ba­to­rios en terri­to­rio extran­je­ro. Fue el enton­ces mayor de la poli­cía Cami­lo Ernes­to Álva­rez Ochoa (8), como coman­dan­te del Gru­po Con­tra Obje­ti­vos de Alto Valor-coman­do de Ope­ra­cio­nes espe­cia­les-COPES- uno de quie­nes reco­lec­ta­ron la evi­den­cia mate­rial, la sus­tra­jo ile­gal­men­te y en cali­dad de pri­mer res­pon­dien­te de la “cade­na de cus­to­dia” trans­por­tó dicho mate­rial hacia terri­to­rio colombiano.

Ya en Colom­bia, en el muni­ci­pio de Puer­to Asís, Putu­ma­yo, el mis­mo 1 de mar­zo de 2008, el mayor Álva­rez hizo entre­ga del mate­rial pro­ba­to­rio al enton­ces capi­tán de la poli­cía (DIJIN) Ronald Hay­den Coy Ortiz, quien a par­tir de ese momen­to y has­ta el 3 de mar­zo, fun­gi­ría como el segun­do res­pon­dien­te de ese mate­rial infor­má­ti­co y su ´cade­na de custodia’.

El capi­tán Coy, sin ser peri­to infor­má­ti­co, del 1 al 3 de mar­zo de 2008, mani­pu­lo dicha evi­den­cia físi­ca sin cum­plir con los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para el tra­ta­mien­to de la mis­ma. Sin que per­so­nal espe­cia­li­za­do en infor­má­ti­ca hubie­re crea­do la “copia espe­jo”, nece­sa­ria para el aná­li­sis de la infor­ma­ción, acce­dió direc­ta­men­te a los archi­vos, de los cua­les pos­te­rior­men­te en decla­ra­ción jura­men­ta­da dijo que no se tra­ta­ban de correos elec­tró­ni­cos sino de archi­vos WORD (docu­men­to) (9). Adi­cio­nal­men­te abrió, leyó y copió en su compu­tador per­so­nal dichos archi­vos. Y no con­for­me con ello, entre­go copias de los mis­mos, por con­si­de­rar­los de impor­tan­cia para la “Segu­ri­dad Nacio­nal” al Minis­te­rio de Defen­sa Colom­biano, todo esto sin que media­ra orden de auto­ri­dad com­pe­ten­te alguna.

El Minis­te­rio de Defen­sa colom­biano, a su vez fil­tró a los medios algu­nos de estos docu­men­tos, esco­gi­dos selec­ti­va­men­te, vio­lan­do así la reser­va suma­rial de la supues­ta prue­ba rei­na que usa­rían en la deno­mi­na­da FARC-POLITICA.

Solo has­ta el 3 de mar­zo de 2008, el capi­tán Coy hizo entre­ga de la “evi­den­cia”, en la ciu­dad de Bogo­tá, al mayor Freddy Bau­tis­ta Gar­cía, de la poli­cía Nacio­nal, enton­ces al fren­te del Gru­po de Deli­tos Infor­má­ti­cos de la DIJIN. Fue el mayor Bau­tis­ta quien des­pués de pro­ce­sar con su equi­po de peri­tos dicha evi­den­cia físi­ca y crear por pri­me­ra vez la “copia espe­jo” de la mis­ma, sugi­rió que la INTERPOL (10) cer­ti­fi­ca­ra dicho pro­ce­di­mien­to para vali­dar esa prueba.

EL INICIO DE UNA PESADILLA QUE NO TERMINA

Toda­vía con el furor de la Ope­ra­ción Fénix que se rebe­la­ba en sus ros­tros ilu­mi­na­dos, en el mes de mayo de 2008, el enton­ces fis­cal Gene­ral de la Nación Mario Igua­rán, jun­to al Minis­tro de Defen­sa, Juan Manuel San­tos, apa­re­cie­ron ante los medios de comu­ni­ca­ción para anun­ciar públi­ca­men­te la aper­tu­ra de una inves­ti­ga­ción judi­cial con­tra [email protected] [email protected] [email protected][email protected] den­tro de la lla­ma­da FARC-POLITICA, pro­ce­so cons­trui­do sobre la base de la infor­ma­ción supues­ta­men­te obte­ni­da de los ele­men­tos infor­má­ti­cos de Raúl Reyes en la Ope­ra­ción Fénix.

Para mi sor­pre­sa, escu­che en boca del fis­cal Igua­rán mi nom­bre, que apa­re­cía jun­to al de con­no­ta­das per­so­na­li­da­des de la vida polí­ti­ca, aca­dé­mi­ca y perio­dís­ti­ca; entre ellos se men­cio­na­ba a [email protected] [email protected] del Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo, Glo­ria Inés Ramí­rez y Wil­son Bor­ja; a la enton­ces sena­do­ra del Par­ti­do Libe­ral Pie­dad Cór­do­ba; al ex minis­tro Álva­ro Ley­va Durán; a los perio­dis­tas Car­los Lozano Gui­llen, William Parra y Láza­ro Vive­ros; al aca­dé­mi­co esta­dou­ni­den­se James Jones y al par­la­men­ta­rio vene­zo­lano Amíl­car Figue­roa. Con el tiem­po esta lis­ta se iría amplian­do con nue­vos nom­bres. El fac­tor común entre quie­nes fui­mos inclui­dos en esta línea es el com­pro­mi­so asu­mi­do des­de los dife­ren­tes espa­cios de tra­ba­jo de cada [email protected], algú[email protected] de [email protected] des­de la opo­si­ción polí­ti­ca, con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, la bús­que­da de esce­na­rios de paz y de acuer­do humanitarios.

Des­pués de esa alo­cu­ción vinie­ron momen­tos de zozo­bra para mí y mi fami­lia. Mi vida que has­ta enton­ces trans­cu­rría entre mi tra­ba­jo pro­fe­sio­nal como soció­lo­ga; mi com­pro­mi­so con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, de las muje­res y labo­ra­les; mi mili­tan­cia en la izquier­da como opción polí­ti­ca (11); mi acti­vi­dad aca­dé­mi­ca en la maes­tría en Estu­dios Polí­ti­cos en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Colom­bia (esta­ba pre­pa­ran­do mi tesis de gra­do), y la crian­za de mis [email protected](4 y 15 años) como madre cabe­za de fami­lia, cam­bió radi­cal­men­te, aun­que no en lo fundamental.

Ante el inmi­nen­te pro­ce­so judi­cial me dis­pu­se a bus­car ayu­da legal para asu­mir mi defensa.

El 8 de agos­to de 2008, mien­tras leía noti­cias en inter­net hubo una que ocu­pó toda mi aten­ción, se tra­ta­ba de la orden de cap­tu­ra en mi con­tra. Horas más tar­de era alla­na­da mi resi­den­cia y yo era con­du­ci­da a los cala­bo­zos de la DIJIN y de ahí a la reclu­sión de Muje­res de Bogo­tá, en don­de per­ma­nez­co aún, 36 meses des­pués, en cali­dad de SINDICADA a la espe­ra de que se haga jus­ti­cia en mi caso y en un cla­ro abu­so de la deten­ción preventiva.

En el ope­ra­ti­vo de alla­na­mien­to par­ti­ci­pa­ron fuer­zas poli­cia­les (DIJIN) fuer­te­men­te arma­dos, quie­nes logra­ron inti­mi­dar a mi ancia­na madre y a mis peque­ños hijos. En el lugar se incau­ta­ron docu­men­tos de tenen­cia legal, inclu­so algu­nos de mi madre e [email protected], que figu­ran entre las prue­bas en mi contra.

Al fren­te del ope­ra­ti­vo de alla­na­mien­to y “cap­tu­ra” se encon­tra­ba el capi­tán de la DIJIN, Ronald Hay­den Coy Ortiz, el mis­mo que par­ti­ci­pó en la Ope­ra­ción Fénix. Este me decía con sor­na entre muchas otras cosas que –me haría famo­sa, nacio­nal e internacionalmente‑, mien­tras otro de los poli­cías fil­ma­ba todo a mí alre­de­dor, inclu­so a mi fami­lia y a mí en todos los pla­nos. Hubo un ins­tan­te que me cau­só curio­si­dad, cuan­do el cama­ró­gra­fa­go de la poli­cía fue des­pa­cha­do con tono de urgen­cia del lugar. A los pocos minu­tos aún sin que el alla­na­mien­to hubie­ra ter­mi­na­do, eran trans­mi­ti­das las imá­ge­nes del ope­ra­ti­vo en tele­vi­sión, mien­tras los poli­cías hacían una pau­sa para ver el espec­tácu­lo mediá­ti­co con el pecho hen­chi­do por el “posi­ti­vo”.

Con mi deten­ción se ini­cia­ba el pro­ce­so de la FARC-POLITÍCA. Un pro­ce­so polí­ti­co más que jurí­di­co, que hoy pare­ce lan­gui­de­cer dada la arbi­tra­rie­dad e ile­ga­li­dad sobre la que fue construido.

El 11 de agos­to de 2008, estan­do aún ais­la­da en los cala­bo­zos de la DIJIN, fui con­du­ci­da al Bun­ker de la Fis­ca­lía para ren­dir inda­ga­to­ria ante la fis­cal 19 anti-terro­ris­mo, Nancy Espe­ran­za Par­do Boni­lla. Has­ta enton­ces me ente­ra­ría de las razo­nes por las que me encon­tra­ba vin­cu­la­da al pro­ce­so de las FARC-POLITICA y de los car­gos que se me imputaban.

Antes de regre­sar al Bun­ker de la Fis­ca­lía [email protected] perio­dis­tas tra­ta­ron de obte­ner de mí algu­na decla­ra­ción. Que­dó gra­ba­da en mi memo­ria la pri­mer pre­gun­ta que me hacia una perio­dis­ta “¿Es cier­to que usted era la aman­te de Raúl Reyes?” la miré y le res­pon­dí “Eso no es ver­dad y con este tipo de calum­nias mal inten­cio­na­das vul­ne­ran mi dig­ni­dad como mujer y como ser humano”. En reali­dad no sé que me ofen­día más, si el ser some­ti­da públi­ca­men­te a una fal­se­dad que deja­ba una mar­ca peren­ne sobre mi hon­ra, o el saber qué esta­ba sien­do usa­da como car­ne de cañón por quie­nes des­de la “inte­li­gen­cia mili­tar“ sólo que­rían des­di­bu­jar la ima­gen del jefe insur­gen­te. Ya en la inda­ga­to­ria la Fis­cal me impu­tó los car­gos de Rebe­lión y Admi­nis­tra­ción de Recur­sos con fines Terro­ris­tas, car­gos sopor­ta­dos en la supues­ta infor­ma­ción obte­ni­da en los dis­po­si­ti­vos infor­má­ti­cos del aba­ti­do jefe de las FARC, Raúl Reyes. Car­gos que no acep­té some­tién­do­me cons­cien­te­men­te a un pro­ce­so de jui­cio para demos­trar mi inocencia.

La Fis­cal deci­dió enton­ces dic­tar medi­da de ase­gu­ra­mien­to en mi con­tra en esta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio. Fue la pri­me­ra vez que se me negó el bene­fi­cio de la deten­ción domi­ci­lia­ria a pesar de haber demos­tra­do ple­na­men­te mi con­di­ción de madre cabe­za de fami­lia. Lue­go se me nega­ría dicho bene­fi­cio en 9 oca­sio­nes más por con­si­de­rár­se­me un “peli­gro para la socie­dad” cosa que no ocu­rre con [email protected] delin­cuen­tes de cue­llo blan­co a quié­nes se les otor­ga sin nin­gu­na tra­ba este beneficio.

El 14 de agos­to de 2008 fui enton­ces remi­ti­da a la reclu­sión de muje­res de Bogo­tá – “Buen Pas­tor” al pabe­llón 6, que es el pabe­llón en el que se encuen­tran, por cali­fi­ca­ción de inter­nas la mayor par­te de las muje­res pre­sas polí­ti­cas de la reclu­sión. Me con­ver­tí enton­ces en la pri­me­ra colom­bia­na y la úni­ca mujer pri­va­da de su liber­tad por la deno­mi­na­da FARC-POLÌTICA.

DE OTRAS ILEGALIDADES PROCESALES

Des­de el mis­mo momen­to en que fui vin­cu­la­da con prue­bas ile­ga­les – al pro­ce­so judi­cial de la FARC-POÌTICA se me some­tió a una expo­si­ción mediá­ti­ca en don­de se me atri­bu­ye­ron des­de tener “lazos afec­ti­vos” con el aba­ti­do jefe de las FARC, Raúl Reyes, has­ta de una serie de res­pon­sa­bi­li­da­des que nun­ca he teni­do. Dicha situa­ción no sólo afec­tó mi hon­ra y mi buen nom­bre sino que ade­más ha des­en­ca­de­na­do un sin­nú­me­ro de tra­tos degra­dan­tes, ofen­sas e inclu­so ame­na­zas de muer­te en mi con­tra con los con­se­cuen­tes pro­ble­mas de segu­ri­dad para mí y mi familia.

En la reclu­sión [email protected] [email protected] polí[email protected] debe­mos car­gar con el estig­ma del “deli­to“ que se nos endil­ga: REBELIÓN y se nos hace un “per­fil“ de alta peli­gro­si­dad, pues segui­mos sien­do [email protected] el “enemi­go interno“, sólo que tras las rejas. Estas cir­cuns­tan­cias más mi con­ti­nua­do com­pro­mi­so con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, aho­ra de mis compañ[email protected] en pri­sión me ha vali­do el seña­la­mien­to y la con­ti­nua­da per­se­cu­ción de par­te del INPEC (12). Como resul­ta­do de dicho seña­la­mien­to el pasa­do pri­me­ro de junio de 2011 fui tras­la­da­da den­tro de la mis­ma reclu­sión del pabe­llón 6 al pabe­llón 7, don­de me encuen­tro ais­la­da del res­to de mis com­pa­ñe­ras pri­sio­ne­ras polí­ti­cas y some­ti­da a mayo­res medi­das de seguridad.

Ade­más de haber sido vin­cu­la­da a un pro­ce­so judi­cial con fun­da­men­to en prue­bas ile­ga­les, con la con­se­cuen­te deten­ción arbi­tra­ria, el pro­ce­so en mi con­tra ha esta­do fla­gra­do de irre­gu­la­ri­da­des des­de la eta­pa de ins­truc­ción has­ta ahora:

-fui impu­tada ade­más del “deli­to” de rebe­lión, que es un deli­to polí­ti­co y de la com­pe­ten­cia de la jus­ti­cia ordi­na­ria, con el deli­to de admi­nis­tra­ción de recur­sos con fines terro­ris­tas, que es un deli­to no polí­ti­co y del resor­te de la jus­ti­cia especializada.

Ha sido una estra­te­gia de [email protected] fis­ca­les impu­tar a [email protected] opo­si­to­res polí[email protected] deli­tos aso­cia­dos al terro­ris­mo, con­jun­ta­men­te al “deli­to” de rebe­lión, esto con el fin de agra­var la situa­ción jurí­di­ca con lar­gas con­de­nas , aumen­tar los tiem­pos reque­ri­dos para el desa­rro­llo de los pro­ce­sos y entra­bar el acce­sos a bene­fi­cios jurí­di­cos para impu­tados y condenados.

Por cuen­ta de esta estra­te­gia me ha sido nega­da repe­ti­da­men­te la deten­ción domi­ci­lia­ria, se me some­tió a deten­ción pre­ven­ti­va que es –una medi­da extraordinaria‑y se ha pro­lon­ga­do en el tiem­po el desa­rro­llo del proceso.

-des­pués de que la fis­cal 19 pro­fi­rió la reso­lu­ción de acu­sa­ción en mi con­tra y que­dó en fir­me, el 08 de abril de 2009 se ini­ció lo audien­cia públi­ca y la audien­cia pre­pa­ra­to­ria antes del jui­cio bajo la com­pe­ten­cia del Juz­ga­do Noveno Penal del Cir­cui­to Espe­cia­li­za­do de Bogo­tá. Duran­te la audien­cia pre­pa­ra­to­ria soli­ci­ta­mos con mi defen­sa el acce­so a la tota­li­dad de la “prue­ba rei­na”, es decir, de los archi­vos obte­ni­dos en la Ope­ra­ción Fénix, pero esta peti­ción nos fue nega­da. Tan­to Juez como fis­cal solo nos per­mi­tie­ron cono­cer resú­me­nes de los archi­vos que se con­si­de­ra­ban esta­ban direc­ta­men­te rela­cio­na­das con­mi­go. De esta for­ma se rom­pió la uni­dad pro­ce­sal de [email protected] lo [email protected] al pro­ce­so de la FARC-POLITICA, para quie­nes “la prue­ba rei­na” son pre­ci­sa­men­te esos archi­vos obte­ni­dos en la Ope­ra­ción Fénix.

Así, se nos impi­dió a [email protected] [email protected] de dicho pro­ce­so la posi­bi­li­dad de asu­mir colec­ti­va­men­te la defen­sa. A cada uno de [email protected] se nos indi­vi­dua­li­zo la inves­ti­ga­ción y se nos per­mi­tió cono­cer solo frac­cio­nes de la “prue­ba rei­na”. De esta for­ma se afec­tó seria­men­te la sal­va­guar­dia al debi­do pro­ce­so y a un jui­cio justo.

-por estar some­ti­da a la jus­ti­cia espe­cia­li­za­da, los tiem­pos del pro­ce­so en la fase de audien­cia públi­ca han sido lar­gos y con inte­rrup­cio­nes, a tal pun­to y cum­pli­do 24 meses des­de el ini­cio de la audien­cia públi­ca y 32 meses de mi “deten­ción pre­ven­ti­va”, no se ha ter­mi­na­do esta eta­pa tenien­do dere­cho a mi liber­tad por ven­ci­mien­to de términos.

El 11 de abril de 2011 soli­ci­ta­mos dicha liber­tad, pero el 13 de abril la Juez Nove­na Penal del Cir­cui­to Espe­cia­li­za­do la negó excu­sán­do­se en que la audien­cia públi­ca no se ha podi­do ter­mi­nar por “cau­sas jus­tas y razo­na­bles”, debi­do a que la defen­sa había soli­ci­ta­do la prác­ti­ca de prue­bas en el exte­rior y que por lo tan­to se me esta­ría garan­ti­zan­do el debi­do proceso.

Ante tal absur­do jurí­di­co, a tra­vés de la defen­sa inter­pu­si­mos recur­sos de ape­la­ción y Habeas Cor­pus (13) para pedir la liber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mi­nos, pero tan­to el Tri­bu­nal Supe­rior de Bogo­tá, que tuvo cono­ci­mien­to de la ape­la­ción, como el juez de Habeas Cor­pus se nega­ron tam­bién a otor­gar­me la liber­tad inmediata.

-en mayo 18 de 2011, la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Sala Penal, pro­fi­rió auto inhi­bi­to­rio (14) en el caso del ex con­gre­sis­ta vin­cu­la­do al pro­ce­so de la lla­ma­da FARC-POLITICA. Con este auto la Cor­te sen­ten­ció que las evi­den­cias físi­cas obte­ni­das en la Ope­ra­ción Fénix y que han sido usa­das como prue­ba en el caso del ex con­gre­sis­ta Wil­son Bor­ja es decir la FARC-POLITICA son ile­ga­les y que en dere­cho no pue­den ser usa­das ni en el caso de Bor­ja ni en nin­gún otro pro­ce­so pues no tie­nen nin­gu­na vali­dez jurídica.

El 1 de agos­to de 2011, la Sala Penal de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, de for­ma uná­ni­me rati­fi­có la sen­ten­cia pro­fe­ri­da el 18 de mayo de 2011 en la que se decla­ra ile­gal la evi­den­cia mate­rial obte­ni­da en la Ope­ra­ción Fénix y la impo­si­bi­li­dad de que esta sea usa­da en cual­quier pro­ce­so judi­cial como prueba.

Basa­dos en ese fallo recu­pe­ró la liber­tad el pro­fe­sor Miguel Ángel Bel­trán en junio 3 de 2011. El pro­fe­sor Bel­trán tam­bién había sido vin­cu­la­do por el pro­ce­so de la FARC-POLITICA y per­ma­ne­ció 2 años pri­va­do injus­ta­men­te de la liber­tad. Tam­bién se fre­nó la extra­di­ción hacia Colom­bia del diri­gen­te comu­nis­ta Manuel Ola­te y se pudo escla­re­cer su situa­ción jurí­di­ca en su país.

-por su par­te, mi defen­sor basa­do en el fallo de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia soli­ci­tó en el mes de julio de 2011 el Con­trol de Lega­li­dad ante la jue­za 9 Penal del Cir­cui­to Espe­cia­li­za­do, Danae Hines­tro­za Ren­gi­fo y la soli­ci­tud de mi liber­tad por haber sido dete­ni­da arbi­tra­ria­men­te con fun­da­men­to en prue­bas ile­ga­les. La jue­za de cono­ci­mien­to una vez más recha­zo la soli­ci­tud de la defensa.

-el 01 de agos­to de 2011 recu­rri­mos a la acción de Habeas Cor­pus al con­si­de­rar que no solo fui pri­va­da de mi liber­tad arbi­tra­ria e ile­gal­men­te sino por­que exis­te una pro­lon­ga­ción ile­gal de dicha deten­ción. Sopor­ta­mos nues­tra soli­ci­tud en la pro­vi­den­cia de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Sala Penal, de mayo 18 de 2011 y su rati­fi­ca­ción del 1 de agos­to de 2011 en la que se decla­ra nula por care­cer de vali­dez jurí­di­ca la “prue­ba” obte­ni­da ile­gal­men­te en la Ope­ra­ción Fénix que ha sido usa­da en mi contra.

Inex­pli­ca­ble­men­te el juez de Habeas Cor­pus, el juez 30 Labo­ral del Cir­cui­to de Bogo­tá, Alfon­so Mario Arau­jo Mon­roi quien nie­ga por “impro­ce­den­te” nues­tra peti­ción fun­da­do en espu­rios argu­men­tos jurídicos.

Es evi­den­te que duran­te estos 36 meses mi “deten­ción pre­ven­ti­va” en esta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio ha vul­ne­ra­do innu­me­ra­bles dere­chos: a la pre­sun­ción de ino­cen­cia, al debi­do pro­ce­so, a la legí­ti­ma defen­sa, a las garan­tías pro­ce­sa­les, y a mi liber­tad cau­sán­do­me daños irre­pa­ra­bles en lo mate­rial y en lo moral. Por tal moti­vo a tra­vés de mi defen­sa hemos soli­ci­ta­do Medi­das Cau­te­la­res de pro­tec­ción a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Humanos.

Lo cier­to es que a tres años de la cues­tio­na­da Ope­ra­ción Fénix, el mons­truo de la FARC-POLITICA lan­gui­de­ce. Por for­tu­na ya muchas de las per­so­nas injus­ta­men­te vin­cu­la­das a este pro­ce­so han sido inhi­bi­das o absuel­tas. Aun con­ti­nua­mos pri­va­dos de nues­tra liber­tad Joa­quín Bece­rra y yo.

Entre tan­to mis días siguen trans­cu­rrien­do en una cel­da de alta segu­ri­dad ais­la­da del res­to de mis com­pa­ñe­ras pri­sio­ne­ras polí­ti­cas pero con la dig­ni­dad, la moral y la fren­te en alto.

Segui­re­mos luchan­do por la liber­tad de [email protected] [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected]

Algún día será posi­ble y podré de nue­vo en liber­tad con­ti­nuar tra­ba­jan­do por una patria ver­da­de­ra, demo­crá­ti­ca, con inclu­sión polí­ti­ca, con jus­ti­cia social y paz.

Estos 36 meses de injus­to encar­ce­la­mien­to han sido menos tor­tuo­sos gra­cias a la inva­lua­ble soli­da­ri­dad y a las expre­sio­nes de cari­ño de muchos y muchas com­pa­ñe­ros y de muchas otras per­so­nas, que aun sin cono­cer­los se han sen­si­bi­li­za­do con mi caso y el de los más de 7500 [email protected] polí[email protected] [email protected]

A [email protected] [email protected], a las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, de dere­chos huma­nos, acti­vis­tas por la paz y la jus­ti­cia social, a los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos, a los par­ti­dos polí­ti­cos de opo­si­ción a los abo­ga­dos demó­cra­tas, y a [email protected] par­la­men­ta­rios que han con­flui­do des­de dis­tin­tas lati­tu­des del glo­bo, en la cam­pa­ña por la liber­tad de [email protected][email protected] polí[email protected] [email protected], mi gra­ti­tud y afecto.

Quie­ro agra­de­cer espe­cial­men­te a [email protected] com­pa­ñe­ros de la Red Inter­na­cio­nal de Soli­da­ri­dad Con los [email protected] [email protected] [email protected](INSPP, sigla en ingles); de la Cam­pa­ña de Soli­da­ri­dad por los [email protected] Polí[email protected] en Cana­dá, de Jus­ti­cia por Colom­bia en el Rei­no Uni­do; de los círcu­los de Soli­da­ri­dad por Colom­bia y de Paz y Jus­ti­cia por Colom­bia en Aus­tra­lia; de la Alian­za por La Jus­ti­cia Glo­bal en Esta­dos Uni­dos; de la Cam­pa­ña de Soli­da­ri­dad por [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected] “Crean­do Puen­tes Soli­da­rios”, en Cuba; de la Agen­cia Boli­va­ria­na de Asun­tos Huma­ni­ta­rios Patria es Soli­da­ri­dad, en Vene­zue­la; de la Cam­pa­ña por la Liber­tad de los [email protected] polí[email protected] [email protected] en Fran­cia, de la cam­pa­ña por la Liber­tad de los [email protected] polí[email protected] “Tras­pa­sa los Muros”, de la Fun­da­ción Lazos de Dig­ni­dad, de la Bri­ga­da Jurí­di­ca Eduar­do Uma­ña Men­do­za, del Comi­té Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Colombia.

A las y los abo­ga­dos que han con­tri­bui­do con mi defen­sa Eduar­do Mat­yas Camar­go, Gus­ta­vo Gallar­do, San­tia­go Ortiz y July Henriquez.

A mi ami­go y com­pa­ñe­ro Raúl Aran­go, siem­pre soli­da­rio con las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del Buen Pas­tor, a Niki, don­de quie­ra que este.

A mi com­pa­ñe­ro y ami­go Nés­tor Mon­ti­lla que siem­pre me acom­pa­ñó mien­tras estu­vo vivo y aun me acompaña.

A mi peque­ña pero incon­di­cio­nal y amo­ro­sa familia.

A todas y todos muchas gra­cias y un abra­zo fraterno.

LILIANY OBANDO. PRISIONERA POLITICA, SOBREVIVIENTE DEL GENOCIDIO CONTRA LA UNIÓN PATRIOTICA. RECLUSIÓN DE MUJERES DE BOGOTA BUEN PASTOR. AGOSTO 8 DE 2011.


Notas

1. Pri­sio­ne­ra polí­ti­ca sobre­vi­vien­te del geno­ci­dio con­tra la unión patrió­ti­ca. Soció­lo­ga, defen­so­ra de dere­chos huma­nos, de las muje­res y laboral.

2. “El gobierno de Ecua­dor… sos­tie­ne que de acuer­do a los res­tos de las bom­bas encon­tra­das en el cam­pa­men­to estas requie­ren para ser lan­za­das una tec­no­lo­gía avan­za­da que según ellos no dis­po­nen la Fuer­za Aérea de Colom­bia”. Infor­me de la comi­sión de la OEA que visi­tó Ecua­dor y Colom­bia. Vigé­si­ma quin­ta reu­nión de con­sul­ta de minis­tros de rela­cio­nes exte­rio­res, 17 de mar­zo de 2008, Washing­ton pg. 7

3. Colom­bia es Esta­do par­te de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos OEA, como tal apro­bó la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na sobre asis­ten­cia mutua en mate­ria penal, sus­cri­ta en Nas­sau, Baha­mas el 23 de mayo de 1992 y el pro­to­co­lo facul­ta­ti­vo rela­ti­vo a la con­ven­ción inter­ame­ri­ca­na sobre asis­ten­cia mutua en mate­ria penal adop­ta­do en Mana­gua, Nica­ra­gua el 11 de junio de 1998. La Ley 636 de 2001. Colom­bia tam­bién apro­bó el con­ve­nio de coope­ra­ción judi­cial y de asis­ten­cia mutua en mate­ria penal entre la repú­bli­ca de Colom­bia y la repú­bli­ca de Ecua­dor, sus­cri­to en San­ta Fe de Bogo­tá, D.C, el 18 de diciem­bre de 1996. Ley 519 de 1999.

4. Veró­ni­ca Nata­lia Váz­quez Ramí­rez, Fer­nan­do Fran­co Del­ga­do, Soren Uli­ses Avi­lés, Juan Gon­za­les del Cas­ti­llo, estu­dian­tes de la uni­ver­si­dad autó­no­ma de Méxi­co UNAM.

5. Fran­klin Gui­ller­mo Aisa­lla Molina.

6. Martha Pérez y Dia­na Gon­za­les, gue­rri­lle­ras de las FARC y Lucia Morett Álva­rez, encon­tra­das por mili­ta­res ecuatorianos.

7. El Esta­do ecua­to­riano acu­só al Esta­do colom­biano por el homi­ci­dio “Eje­cu­ción extra­ju­di­cial” de Fran­klin Aisa­lla ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos. Según el esta­do ecua­to­riano Aisa­lla fue ase­si­na­do a gol­pes de fusil que le des­tro­za­ron el cráneo.

8. Hoy cur­sa una inves­ti­ga­ción en Ecua­dor con­tra altos man­dos de las Fuer­zas Arma­das colom­bia­nas quie­nes par­ti­ci­pa­ron en la Ope­ra­ción Fénix, entre ellos el enton­ces mayor de la poli­cía Cami­lo Ernes­to Alva­res Ochoa, coman­dan­te del Gru­po de Obje­ti­vos de Alto Valor el Coman­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les –COPES- 9. El enton­ces capi­tán de la DIJIN- Poli­cía Nacio­nal, Ronald Hay­den Coy Ortiz quien fue cus­to­dio de las evi­den­cias físi­cas obte­ni­das en la Ope­ra­ción Fénix decla­ró bajo jura­men­to que dichos archi­vos no eran correos elec­tró­ni­cos sino docu­men­tos Word.

10. De acuer­do al infor­me de la INTERPOL sobre la vali­dez de los pro­ce­di­mien­tos usa­dos en el tra­ta­mien­to de los dis­po­si­ti­vos obte­ni­dos en la Ope­ra­ción Fénix del 1 al 3 de mar­zo de 2008 se mani­pu­la­ron unos 48.000 archi­vos sin el lleno de los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para tal fin.

11. Un Esta­do que como el colom­biano se auto­pro­cla­ma demo­crá­ti­co y de Esta­do Social de Dere­cho debe garan­ti­zar la inclu­sión y par­ti­ci­pa­ción de la opo­si­ción política.

12. Ins­ti­tu­to Peni­ten­cia­rio y carcelario.

13. Dere­cho fun­da­men­tal y acción cons­ti­tu­cio­nal, artícu­lo 30 de la Cons­ti­tu­ción Nacional.

14. De acuer­do al artícu­lo 327 del códi­go de pro­ce­di­mien­to penal ley 600 de 2000 “… se tor­na impe­ra­ti­vo emi­tir deci­sión inhi­bi­to­ria, cuan­do el com­por­ta­mien­to no ha exis­ti­do, es atí­pi­co, está acre­di­ta­da un cau­sal exi­men­te de res­pon­sa­bi­li­dad, o no es via­ble legal­men­te la acción penal”… pagi­na 3. Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Sala de Casa­ción Penal, Bogo­tá, D.C. mayo 18 de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.