Liber­tad para Liliany Oban­do y los demás 7500 [email protected] polí[email protected] [email protected]

Se cum­plen 36 meses des­de cuan­do fui con­fi­na­da en una pri­sión “dete­ni­da pre­ven­ti­va­men­te” mien­tras se me some­tía a una inves­ti­ga­ción judi­cial que aún no ter­mi­na

presos colombia

“… Todo pre­so polí­ti­co debe agra­de­cer
a sus car­ce­le­ros que le con­fir­men,
en los hechos y sobre su per­so­na
la vali­dez de sus con­vic­cio­nes,
la razón de sus pasos.

Nun­ca un hom­bre
está más segu­ro de lo que hace,
que cuan­do un dolor pro­lon­ga­do
no logra qui­tar­le el alien­to
y derro­tar­lo…”

(Pri­ma­ve­ra con una esqui­na rota Frag­men­to, pg. 162 Mario Bene­det­ti).

Hoy se cum­plen 36 meses des­de cuan­do fui con­fi­na­da en una pri­sión “dete­ni­da pre­ven­ti­va­men­te” mien­tras se me some­tía a una inves­ti­ga­ción judi­cial que aún no ter­mi­na.

Soy una mujer más entre los más de 7.500 [email protected] polí[email protected] [email protected] quie­nes pade­ce­mos y resis­ti­mos con dig­ni­dad la dure­za de un sis­te­ma judi­cial, peni­ten­cia­rio y car­ce­la­rio y de un Esta­do que nos nie­ga y nos des­ca­li­fi­ca til­dán­do­nos de “terro­ris­tas” y que en pri­sión bus­ca anu­lar­nos como per­so­nas y que­brar­nos como lucha­do­res socia­les y polí­ti­cos.

El pre­lu­dio de esta pesa­di­lla per­so­nal tuvo lugar la madru­ga­da del 1 de mar­zo de 2008, cuan­do bajo las órde­nes del enton­ces pre­si­den­te Uri­be; del Minis­tro de Defen­sa Juan Manuel San­tos y del gene­ra­la­to de la Fuer­zas Arma­das de Colom­bia se eje­cu­ta­ba la Ope­ra­ción Fénix en terri­to­rio ecua­to­riano.

LA OPERACIÓN FÉNIX – SIN VERDAD NO HAY RETORNO DE LAS CENIZAS

La Ope­ra­ción Fénix en la que par­ti­ci­pa­ron con­jun­ta­men­te fuer­zas Espe­cia­les del Ejér­ci­to, la Poli­cía y la Fuer­za Aérea Colom­bia­na, con la posi­ble coad­yu­van­cia de un ter­cer país (2), Sería des­de enton­ces moti­vo de una dura polé­mi­ca. Por una par­te, están quie­nes des­de el lado del Esta­do con­si­de­ran esta ope­ra­ción como una proeza de los “Héroes de la patria” que arro­jó como resul­ta­do la eli­mi­na­ción de un impor­tan­te ´enemi­go interno´ no impor­ta los cos­tos polí­ti­cos, diplo­má­ti­cos y jurí­di­cos para el país; al fin y al cabo, -“el fin jus­ti­fi­ca los medios”-.

Por otra par­te están quie­nes creen que la ope­ra­ción Fénix cons­ti­tu­yó un exce­so gue­rre­ris­ta que devino en la fla­gran­te vio­la­ción de una serie de prin­ci­pios de la legis­la­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal, entre ellos el de la inte­gri­dad terri­to­rial y sobe­ra­nía de otro país –Ecua­dor-; el de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos; de tra­ta­dos y con­ve­nios bila­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les en mate­ria de coope­ra­ción judi­cial y penal (3). En lo nacio­nal dicha acción que fue con­tra­ria a lo pre­cep­tua­do en la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca y en la legis­la­ción penal. Pero tam­bién resul­tó con­tra­ria a las reglas de la gue­rra, si, por­que has­ta la gue­rra tie­ne lími­tes y exis­te un códi­go de honor del gue­rre­ro, según el cual NO TODO SE VALE.

EL OBJETIVO MILITAR DE LA OPERACIÓN FÉNIX

En mate­ria mili­tar, con la Ope­ra­ción Fénix se bus­ca­ba dar de baja a quien era con­si­de­ra­do como un ´Obje­ti­vo de alto valor´. La inte­li­gen­cia mili­tar había ubi­ca­do en la fron­te­ra colom­bo-ecua­to­ria­na, más exac­ta­men­te en Angos­tu­ra, pro­vin­cia de Sucum­bíos- Ecua­dor un cam­pa­men­to de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-FARC, en el que se encon­tra­ría dicho obje­ti­vo: el jefe insur­gen­te e inte­gran­te del secre­ta­ria­do de las FARC, Raúl Reyes.

La Ope­ra­ción Fénix tuvo lugar enton­ces: Pri­me­ro vino una fase de ablan­da­mien­to del terreno. No impor­tó que ese obje­ti­vo estu­vie­ra por fue­ra de la fron­te­ra colom­bia­na ni que no media­ra auto­ri­za­ción del gobierno ecua­to­riano en cabe­za del pre­si­den­te Rafael Correa ni de las auto­ri­da­des judi­cia­les de ese país para rea­li­zar dicha incur­sión.

La Fuer­za Aérea Colom­bia­na bom­bar­deó, con todo su poder de fue­go, el cam­pa­men­to ubi­ca­do en Ecua­dor, lue­go vino el des­em­bar­co aéreo de los miem­bros de las fuer­zas Espe­cia­les de la Poli­cía y el ejér­ci­to colom­bia­nos para ins­pec­cio­nar y copar el área bom­bar­dea­da, corro­bo­rar la baja de su ´obje­ti­vo de alto valor´ e incau­tar selec­ti­va­men­te, de nue­vo, sin auto­ri­za­ción de auto­ri­dad judi­cial com­pe­ten­te de Ecua­dor ni de Colom­bia evi­den­cia mate­rial, alte­ran­do la esce­na de los hechos.

En la Ope­ra­ción Fénix murie­ron vio­len­ta­men­te el jefe gue­rri­lle­ro de las FARC, Raúl Reyes y al menos otras 24 per­so­nas entre civi­les y com­ba­tien­tes rebel­des. Entre los civi­les murie­ron 4 estu­dian­tes mexi­ca­nos (4) y un ciu­da­dano ecua­to­riano (5). Entre los sobre­vi­vien­tes cono­ci­dos se encon­tra­ron una estu­dian­te mexi­ca­na y dos gue­rri­lle­ras heri­das (6).

Dos de los cuer­pos, los de inte­rés para las fuer­zas arma­das colom­bia­nas, el de Raúl Reyes y el de quien creían era el gue­rri­lle­ro Julián Con­ra­do fue­ron sus­traí­dos ile­gal­men­te del lugar y trans­por­ta­dos a Colom­bia sin cum­plir los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para el levan­ta­mien­to de los occi­sos. Sus imá­ge­nes-el tro­feo de gue­rra- fue­ron pre­sen­ta­das de for­ma gro­tes­ca en los medios de comu­ni­ca­ción.

Aun hoy se des­co­no­ce la cau­sa real de la muer­te del jefe de las FARC, Raúl Reyes. Su cuer­po nun­ca fue entre­ga­do a sus fami­lia­res. Hoy se encuen­tra entre los más de 50.000 des­apa­re­ci­dos en Colom­bia.

El otro cuer­po, resul­tó ser el del ciu­da­dano ecua­to­riano Fran­klin Gui­ller­mo Aisa­lla Moli­na y no del gue­rri­lle­ro Julián Con­ra­do, este una vez iden­ti­fi­ca­do fue repa­tria­do a Ecua­dor. Hoy cur­sa ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos una deman­da con­tra el Esta­do colom­biano inter­pues­ta por el gobierno ecua­to­riano por el homi­ci­dio ‑eje­cu­ción extra­ju­di­cial- de este ciu­da­dano ecua­to­riano (7).

LA DENOMINADA FARC-POLITICA

El otro com­po­nen­te de la Ope­ra­ción Fénix tomó for­ma en el plano polí­ti­co y jurí­di­co. En el 2008 el escán­da­lo de la PARAPOLITICA, que com­pro­me­tía a un gran núme­ro de miem­bros de la cla­se polí­ti­ca, en su mayo­ría aso­cia­dos al gobierno Uri­be, esta­ba en un pun­to de clí­max. Para ten­der una cor­ti­na de humo sobre este asun­to, el gobierno fabri­có lo que deno­mi­na­ría como FARC-POLITICA, basa­da en la supues­ta evi­den­cia mate­rial (compu­tado­res, dis­cos duros extraí­bles y usbs) ile­gal­men­te obte­ni­da por miem­bros de las fuer­zas arma­das que inter­vi­nie­ron en la incur­sión en el cam­pa­men­to de Raúl Reyes en Ecua­dor.

Dicha evi­den­cia mate­rial fue reco­lec­ta­da de for­ma arbi­tra­ria e ile­gal por per­so­nal mili­tar, y de poli­cía, quie­nes, con­tra­rio a lo que afir­man algu­nos fun­cio­na­rios del ante­rior y actual gobierno, no con­ta­ban con fun­cio­nes de poli­cía judi­cial. Esta fue sus­traí­da de fac­to, en terri­to­rio de otro país y sin la auto­ri­za­ción expre­sa de auto­ri­dad judi­cial del Ecua­dor, afec­tan­do la esce­na de los hechos y vio­lan­do los pro­to­co­los inter­na­cio­na­les en mate­ria de reco­lec­ción de mate­ria­les pro­ba­to­rios en terri­to­rio extran­je­ro. Fue el enton­ces mayor de la poli­cía Cami­lo Ernes­to Álva­rez Ochoa (8), como coman­dan­te del Gru­po Con­tra Obje­ti­vos de Alto Valor-coman­do de Ope­ra­cio­nes espe­cia­les-COPES- uno de quie­nes reco­lec­ta­ron la evi­den­cia mate­rial, la sus­tra­jo ile­gal­men­te y en cali­dad de pri­mer res­pon­dien­te de la “cade­na de cus­to­dia” trans­por­tó dicho mate­rial hacia terri­to­rio colom­biano.

Ya en Colom­bia, en el muni­ci­pio de Puer­to Asís, Putu­ma­yo, el mis­mo 1 de mar­zo de 2008, el mayor Álva­rez hizo entre­ga del mate­rial pro­ba­to­rio al enton­ces capi­tán de la poli­cía (DIJIN) Ronald Hay­den Coy Ortiz, quien a par­tir de ese momen­to y has­ta el 3 de mar­zo, fun­gi­ría como el segun­do res­pon­dien­te de ese mate­rial infor­má­ti­co y su ´cade­na de cus­to­dia’.

El capi­tán Coy, sin ser peri­to infor­má­ti­co, del 1 al 3 de mar­zo de 2008, mani­pu­lo dicha evi­den­cia físi­ca sin cum­plir con los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para el tra­ta­mien­to de la mis­ma. Sin que per­so­nal espe­cia­li­za­do en infor­má­ti­ca hubie­re crea­do la “copia espe­jo”, nece­sa­ria para el aná­li­sis de la infor­ma­ción, acce­dió direc­ta­men­te a los archi­vos, de los cua­les pos­te­rior­men­te en decla­ra­ción jura­men­ta­da dijo que no se tra­ta­ban de correos elec­tró­ni­cos sino de archi­vos WORD (docu­men­to) (9). Adi­cio­nal­men­te abrió, leyó y copió en su compu­tador per­so­nal dichos archi­vos. Y no con­for­me con ello, entre­go copias de los mis­mos, por con­si­de­rar­los de impor­tan­cia para la “Segu­ri­dad Nacio­nal” al Minis­te­rio de Defen­sa Colom­biano, todo esto sin que media­ra orden de auto­ri­dad com­pe­ten­te algu­na.

El Minis­te­rio de Defen­sa colom­biano, a su vez fil­tró a los medios algu­nos de estos docu­men­tos, esco­gi­dos selec­ti­va­men­te, vio­lan­do así la reser­va suma­rial de la supues­ta prue­ba rei­na que usa­rían en la deno­mi­na­da FARC-POLITICA.

Solo has­ta el 3 de mar­zo de 2008, el capi­tán Coy hizo entre­ga de la “evi­den­cia”, en la ciu­dad de Bogo­tá, al mayor Freddy Bau­tis­ta Gar­cía, de la poli­cía Nacio­nal, enton­ces al fren­te del Gru­po de Deli­tos Infor­má­ti­cos de la DIJIN. Fue el mayor Bau­tis­ta quien des­pués de pro­ce­sar con su equi­po de peri­tos dicha evi­den­cia físi­ca y crear por pri­me­ra vez la “copia espe­jo” de la mis­ma, sugi­rió que la INTERPOL (10) cer­ti­fi­ca­ra dicho pro­ce­di­mien­to para vali­dar esa prue­ba.

EL INICIO DE UNA PESADILLA QUE NO TERMINA

Toda­vía con el furor de la Ope­ra­ción Fénix que se rebe­la­ba en sus ros­tros ilu­mi­na­dos, en el mes de mayo de 2008, el enton­ces fis­cal Gene­ral de la Nación Mario Igua­rán, jun­to al Minis­tro de Defen­sa, Juan Manuel San­tos, apa­re­cie­ron ante los medios de comu­ni­ca­ción para anun­ciar públi­ca­men­te la aper­tu­ra de una inves­ti­ga­ción judi­cial con­tra [email protected] [email protected] [email protected][email protected] den­tro de la lla­ma­da FARC-POLITICA, pro­ce­so cons­trui­do sobre la base de la infor­ma­ción supues­ta­men­te obte­ni­da de los ele­men­tos infor­má­ti­cos de Raúl Reyes en la Ope­ra­ción Fénix.

Para mi sor­pre­sa, escu­che en boca del fis­cal Igua­rán mi nom­bre, que apa­re­cía jun­to al de con­no­ta­das per­so­na­li­da­des de la vida polí­ti­ca, aca­dé­mi­ca y perio­dís­ti­ca; entre ellos se men­cio­na­ba a [email protected] [email protected] del Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo, Glo­ria Inés Ramí­rez y Wil­son Bor­ja; a la enton­ces sena­do­ra del Par­ti­do Libe­ral Pie­dad Cór­do­ba; al ex minis­tro Álva­ro Ley­va Durán; a los perio­dis­tas Car­los Lozano Gui­llen, William Parra y Láza­ro Vive­ros; al aca­dé­mi­co esta­dou­ni­den­se James Jones y al par­la­men­ta­rio vene­zo­lano Amíl­car Figue­roa. Con el tiem­po esta lis­ta se iría amplian­do con nue­vos nom­bres. El fac­tor común entre quie­nes fui­mos inclui­dos en esta línea es el com­pro­mi­so asu­mi­do des­de los dife­ren­tes espa­cios de tra­ba­jo de cada [email protected], algú[email protected] de [email protected] des­de la opo­si­ción polí­ti­ca, con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, la bús­que­da de esce­na­rios de paz y de acuer­do huma­ni­ta­rios.

Des­pués de esa alo­cu­ción vinie­ron momen­tos de zozo­bra para mí y mi fami­lia. Mi vida que has­ta enton­ces trans­cu­rría entre mi tra­ba­jo pro­fe­sio­nal como soció­lo­ga; mi com­pro­mi­so con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, de las muje­res y labo­ra­les; mi mili­tan­cia en la izquier­da como opción polí­ti­ca (11); mi acti­vi­dad aca­dé­mi­ca en la maes­tría en Estu­dios Polí­ti­cos en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Colom­bia (esta­ba pre­pa­ran­do mi tesis de gra­do), y la crian­za de mis [email protected](4 y 15 años) como madre cabe­za de fami­lia, cam­bió radi­cal­men­te, aun­que no en lo fun­da­men­tal.

Ante el inmi­nen­te pro­ce­so judi­cial me dis­pu­se a bus­car ayu­da legal para asu­mir mi defen­sa.

El 8 de agos­to de 2008, mien­tras leía noti­cias en inter­net hubo una que ocu­pó toda mi aten­ción, se tra­ta­ba de la orden de cap­tu­ra en mi con­tra. Horas más tar­de era alla­na­da mi resi­den­cia y yo era con­du­ci­da a los cala­bo­zos de la DIJIN y de ahí a la reclu­sión de Muje­res de Bogo­tá, en don­de per­ma­nez­co aún, 36 meses des­pués, en cali­dad de SINDICADA a la espe­ra de que se haga jus­ti­cia en mi caso y en un cla­ro abu­so de la deten­ción pre­ven­ti­va.

En el ope­ra­ti­vo de alla­na­mien­to par­ti­ci­pa­ron fuer­zas poli­cia­les (DIJIN) fuer­te­men­te arma­dos, quie­nes logra­ron inti­mi­dar a mi ancia­na madre y a mis peque­ños hijos. En el lugar se incau­ta­ron docu­men­tos de tenen­cia legal, inclu­so algu­nos de mi madre e [email protected], que figu­ran entre las prue­bas en mi con­tra.

Al fren­te del ope­ra­ti­vo de alla­na­mien­to y “cap­tu­ra” se encon­tra­ba el capi­tán de la DIJIN, Ronald Hay­den Coy Ortiz, el mis­mo que par­ti­ci­pó en la Ope­ra­ción Fénix. Este me decía con sor­na entre muchas otras cosas que –me haría famo­sa, nacio­nal e internacionalmente‑, mien­tras otro de los poli­cías fil­ma­ba todo a mí alre­de­dor, inclu­so a mi fami­lia y a mí en todos los pla­nos. Hubo un ins­tan­te que me cau­só curio­si­dad, cuan­do el cama­ró­gra­fa­go de la poli­cía fue des­pa­cha­do con tono de urgen­cia del lugar. A los pocos minu­tos aún sin que el alla­na­mien­to hubie­ra ter­mi­na­do, eran trans­mi­ti­das las imá­ge­nes del ope­ra­ti­vo en tele­vi­sión, mien­tras los poli­cías hacían una pau­sa para ver el espec­tácu­lo mediá­ti­co con el pecho hen­chi­do por el “posi­ti­vo”.

Con mi deten­ción se ini­cia­ba el pro­ce­so de la FARC-POLITÍCA. Un pro­ce­so polí­ti­co más que jurí­di­co, que hoy pare­ce lan­gui­de­cer dada la arbi­tra­rie­dad e ile­ga­li­dad sobre la que fue cons­trui­do.

El 11 de agos­to de 2008, estan­do aún ais­la­da en los cala­bo­zos de la DIJIN, fui con­du­ci­da al Bun­ker de la Fis­ca­lía para ren­dir inda­ga­to­ria ante la fis­cal 19 anti-terro­ris­mo, Nancy Espe­ran­za Par­do Boni­lla. Has­ta enton­ces me ente­ra­ría de las razo­nes por las que me encon­tra­ba vin­cu­la­da al pro­ce­so de las FARC-POLITICA y de los car­gos que se me impu­taban.

Antes de regre­sar al Bun­ker de la Fis­ca­lía [email protected] perio­dis­tas tra­ta­ron de obte­ner de mí algu­na decla­ra­ción. Que­dó gra­ba­da en mi memo­ria la pri­mer pre­gun­ta que me hacia una perio­dis­ta “¿Es cier­to que usted era la aman­te de Raúl Reyes?” la miré y le res­pon­dí “Eso no es ver­dad y con este tipo de calum­nias mal inten­cio­na­das vul­ne­ran mi dig­ni­dad como mujer y como ser humano”. En reali­dad no sé que me ofen­día más, si el ser some­ti­da públi­ca­men­te a una fal­se­dad que deja­ba una mar­ca peren­ne sobre mi hon­ra, o el saber qué esta­ba sien­do usa­da como car­ne de cañón por quie­nes des­de la “inte­li­gen­cia mili­tar“ sólo que­rían des­di­bu­jar la ima­gen del jefe insur­gen­te. Ya en la inda­ga­to­ria la Fis­cal me impu­tó los car­gos de Rebe­lión y Admi­nis­tra­ción de Recur­sos con fines Terro­ris­tas, car­gos sopor­ta­dos en la supues­ta infor­ma­ción obte­ni­da en los dis­po­si­ti­vos infor­má­ti­cos del aba­ti­do jefe de las FARC, Raúl Reyes. Car­gos que no acep­té some­tién­do­me cons­cien­te­men­te a un pro­ce­so de jui­cio para demos­trar mi ino­cen­cia.

La Fis­cal deci­dió enton­ces dic­tar medi­da de ase­gu­ra­mien­to en mi con­tra en esta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio. Fue la pri­me­ra vez que se me negó el bene­fi­cio de la deten­ción domi­ci­lia­ria a pesar de haber demos­tra­do ple­na­men­te mi con­di­ción de madre cabe­za de fami­lia. Lue­go se me nega­ría dicho bene­fi­cio en 9 oca­sio­nes más por con­si­de­rár­se­me un “peli­gro para la socie­dad” cosa que no ocu­rre con [email protected] delin­cuen­tes de cue­llo blan­co a quié­nes se les otor­ga sin nin­gu­na tra­ba este bene­fi­cio.

El 14 de agos­to de 2008 fui enton­ces remi­ti­da a la reclu­sión de muje­res de Bogo­tá – “Buen Pas­tor” al pabe­llón 6, que es el pabe­llón en el que se encuen­tran, por cali­fi­ca­ción de inter­nas la mayor par­te de las muje­res pre­sas polí­ti­cas de la reclu­sión. Me con­ver­tí enton­ces en la pri­me­ra colom­bia­na y la úni­ca mujer pri­va­da de su liber­tad por la deno­mi­na­da FARC-POLÌTICA.

DE OTRAS ILEGALIDADES PROCESALES

Des­de el mis­mo momen­to en que fui vin­cu­la­da con prue­bas ile­ga­les – al pro­ce­so judi­cial de la FARC-POÌTICA se me some­tió a una expo­si­ción mediá­ti­ca en don­de se me atri­bu­ye­ron des­de tener “lazos afec­ti­vos” con el aba­ti­do jefe de las FARC, Raúl Reyes, has­ta de una serie de res­pon­sa­bi­li­da­des que nun­ca he teni­do. Dicha situa­ción no sólo afec­tó mi hon­ra y mi buen nom­bre sino que ade­más ha des­en­ca­de­na­do un sin­nú­me­ro de tra­tos degra­dan­tes, ofen­sas e inclu­so ame­na­zas de muer­te en mi con­tra con los con­se­cuen­tes pro­ble­mas de segu­ri­dad para mí y mi fami­lia.

En la reclu­sión [email protected] [email protected] polí[email protected] debe­mos car­gar con el estig­ma del “deli­to“ que se nos endil­ga: REBELIÓN y se nos hace un “per­fil“ de alta peli­gro­si­dad, pues segui­mos sien­do [email protected] el “enemi­go interno“, sólo que tras las rejas. Estas cir­cuns­tan­cias más mi con­ti­nua­do com­pro­mi­so con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, aho­ra de mis compañ[email protected] en pri­sión me ha vali­do el seña­la­mien­to y la con­ti­nua­da per­se­cu­ción de par­te del INPEC (12). Como resul­ta­do de dicho seña­la­mien­to el pasa­do pri­me­ro de junio de 2011 fui tras­la­da­da den­tro de la mis­ma reclu­sión del pabe­llón 6 al pabe­llón 7, don­de me encuen­tro ais­la­da del res­to de mis com­pa­ñe­ras pri­sio­ne­ras polí­ti­cas y some­ti­da a mayo­res medi­das de segu­ri­dad.

Ade­más de haber sido vin­cu­la­da a un pro­ce­so judi­cial con fun­da­men­to en prue­bas ile­ga­les, con la con­se­cuen­te deten­ción arbi­tra­ria, el pro­ce­so en mi con­tra ha esta­do fla­gra­do de irre­gu­la­ri­da­des des­de la eta­pa de ins­truc­ción has­ta aho­ra:

-fui impu­tada ade­más del “deli­to” de rebe­lión, que es un deli­to polí­ti­co y de la com­pe­ten­cia de la jus­ti­cia ordi­na­ria, con el deli­to de admi­nis­tra­ción de recur­sos con fines terro­ris­tas, que es un deli­to no polí­ti­co y del resor­te de la jus­ti­cia espe­cia­li­za­da.

Ha sido una estra­te­gia de [email protected] fis­ca­les impu­tar a [email protected] opo­si­to­res polí[email protected] deli­tos aso­cia­dos al terro­ris­mo, con­jun­ta­men­te al “deli­to” de rebe­lión, esto con el fin de agra­var la situa­ción jurí­di­ca con lar­gas con­de­nas , aumen­tar los tiem­pos reque­ri­dos para el desa­rro­llo de los pro­ce­sos y entra­bar el acce­sos a bene­fi­cios jurí­di­cos para impu­tados y con­de­na­dos.

Por cuen­ta de esta estra­te­gia me ha sido nega­da repe­ti­da­men­te la deten­ción domi­ci­lia­ria, se me some­tió a deten­ción pre­ven­ti­va que es –una medi­da extraordinaria‑y se ha pro­lon­ga­do en el tiem­po el desa­rro­llo del pro­ce­so.

-des­pués de que la fis­cal 19 pro­fi­rió la reso­lu­ción de acu­sa­ción en mi con­tra y que­dó en fir­me, el 08 de abril de 2009 se ini­ció lo audien­cia públi­ca y la audien­cia pre­pa­ra­to­ria antes del jui­cio bajo la com­pe­ten­cia del Juz­ga­do Noveno Penal del Cir­cui­to Espe­cia­li­za­do de Bogo­tá. Duran­te la audien­cia pre­pa­ra­to­ria soli­ci­ta­mos con mi defen­sa el acce­so a la tota­li­dad de la “prue­ba rei­na”, es decir, de los archi­vos obte­ni­dos en la Ope­ra­ción Fénix, pero esta peti­ción nos fue nega­da. Tan­to Juez como fis­cal solo nos per­mi­tie­ron cono­cer resú­me­nes de los archi­vos que se con­si­de­ra­ban esta­ban direc­ta­men­te rela­cio­na­das con­mi­go. De esta for­ma se rom­pió la uni­dad pro­ce­sal de [email protected] lo [email protected] al pro­ce­so de la FARC-POLITICA, para quie­nes “la prue­ba rei­na” son pre­ci­sa­men­te esos archi­vos obte­ni­dos en la Ope­ra­ción Fénix.

Así, se nos impi­dió a [email protected] [email protected] de dicho pro­ce­so la posi­bi­li­dad de asu­mir colec­ti­va­men­te la defen­sa. A cada uno de [email protected] se nos indi­vi­dua­li­zo la inves­ti­ga­ción y se nos per­mi­tió cono­cer solo frac­cio­nes de la “prue­ba rei­na”. De esta for­ma se afec­tó seria­men­te la sal­va­guar­dia al debi­do pro­ce­so y a un jui­cio jus­to.

-por estar some­ti­da a la jus­ti­cia espe­cia­li­za­da, los tiem­pos del pro­ce­so en la fase de audien­cia públi­ca han sido lar­gos y con inte­rrup­cio­nes, a tal pun­to y cum­pli­do 24 meses des­de el ini­cio de la audien­cia públi­ca y 32 meses de mi “deten­ción pre­ven­ti­va”, no se ha ter­mi­na­do esta eta­pa tenien­do dere­cho a mi liber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mi­nos.

El 11 de abril de 2011 soli­ci­ta­mos dicha liber­tad, pero el 13 de abril la Juez Nove­na Penal del Cir­cui­to Espe­cia­li­za­do la negó excu­sán­do­se en que la audien­cia públi­ca no se ha podi­do ter­mi­nar por “cau­sas jus­tas y razo­na­bles”, debi­do a que la defen­sa había soli­ci­ta­do la prác­ti­ca de prue­bas en el exte­rior y que por lo tan­to se me esta­ría garan­ti­zan­do el debi­do pro­ce­so.

Ante tal absur­do jurí­di­co, a tra­vés de la defen­sa inter­pu­si­mos recur­sos de ape­la­ción y Habeas Cor­pus (13) para pedir la liber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mi­nos, pero tan­to el Tri­bu­nal Supe­rior de Bogo­tá, que tuvo cono­ci­mien­to de la ape­la­ción, como el juez de Habeas Cor­pus se nega­ron tam­bién a otor­gar­me la liber­tad inme­dia­ta.

-en mayo 18 de 2011, la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Sala Penal, pro­fi­rió auto inhi­bi­to­rio (14) en el caso del ex con­gre­sis­ta vin­cu­la­do al pro­ce­so de la lla­ma­da FARC-POLITICA. Con este auto la Cor­te sen­ten­ció que las evi­den­cias físi­cas obte­ni­das en la Ope­ra­ción Fénix y que han sido usa­das como prue­ba en el caso del ex con­gre­sis­ta Wil­son Bor­ja es decir la FARC-POLITICA son ile­ga­les y que en dere­cho no pue­den ser usa­das ni en el caso de Bor­ja ni en nin­gún otro pro­ce­so pues no tie­nen nin­gu­na vali­dez jurí­di­ca.

El 1 de agos­to de 2011, la Sala Penal de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, de for­ma uná­ni­me rati­fi­có la sen­ten­cia pro­fe­ri­da el 18 de mayo de 2011 en la que se decla­ra ile­gal la evi­den­cia mate­rial obte­ni­da en la Ope­ra­ción Fénix y la impo­si­bi­li­dad de que esta sea usa­da en cual­quier pro­ce­so judi­cial como prue­ba.

Basa­dos en ese fallo recu­pe­ró la liber­tad el pro­fe­sor Miguel Ángel Bel­trán en junio 3 de 2011. El pro­fe­sor Bel­trán tam­bién había sido vin­cu­la­do por el pro­ce­so de la FARC-POLITICA y per­ma­ne­ció 2 años pri­va­do injus­ta­men­te de la liber­tad. Tam­bién se fre­nó la extra­di­ción hacia Colom­bia del diri­gen­te comu­nis­ta Manuel Ola­te y se pudo escla­re­cer su situa­ción jurí­di­ca en su país.

-por su par­te, mi defen­sor basa­do en el fallo de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia soli­ci­tó en el mes de julio de 2011 el Con­trol de Lega­li­dad ante la jue­za 9 Penal del Cir­cui­to Espe­cia­li­za­do, Danae Hines­tro­za Ren­gi­fo y la soli­ci­tud de mi liber­tad por haber sido dete­ni­da arbi­tra­ria­men­te con fun­da­men­to en prue­bas ile­ga­les. La jue­za de cono­ci­mien­to una vez más recha­zo la soli­ci­tud de la defen­sa.

-el 01 de agos­to de 2011 recu­rri­mos a la acción de Habeas Cor­pus al con­si­de­rar que no solo fui pri­va­da de mi liber­tad arbi­tra­ria e ile­gal­men­te sino por­que exis­te una pro­lon­ga­ción ile­gal de dicha deten­ción. Sopor­ta­mos nues­tra soli­ci­tud en la pro­vi­den­cia de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Sala Penal, de mayo 18 de 2011 y su rati­fi­ca­ción del 1 de agos­to de 2011 en la que se decla­ra nula por care­cer de vali­dez jurí­di­ca la “prue­ba” obte­ni­da ile­gal­men­te en la Ope­ra­ción Fénix que ha sido usa­da en mi con­tra.

Inex­pli­ca­ble­men­te el juez de Habeas Cor­pus, el juez 30 Labo­ral del Cir­cui­to de Bogo­tá, Alfon­so Mario Arau­jo Mon­roi quien nie­ga por “impro­ce­den­te” nues­tra peti­ción fun­da­do en espu­rios argu­men­tos jurí­di­cos.

Es evi­den­te que duran­te estos 36 meses mi “deten­ción pre­ven­ti­va” en esta­ble­ci­mien­to car­ce­la­rio ha vul­ne­ra­do innu­me­ra­bles dere­chos: a la pre­sun­ción de ino­cen­cia, al debi­do pro­ce­so, a la legí­ti­ma defen­sa, a las garan­tías pro­ce­sa­les, y a mi liber­tad cau­sán­do­me daños irre­pa­ra­bles en lo mate­rial y en lo moral. Por tal moti­vo a tra­vés de mi defen­sa hemos soli­ci­ta­do Medi­das Cau­te­la­res de pro­tec­ción a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos.

Lo cier­to es que a tres años de la cues­tio­na­da Ope­ra­ción Fénix, el mons­truo de la FARC-POLITICA lan­gui­de­ce. Por for­tu­na ya muchas de las per­so­nas injus­ta­men­te vin­cu­la­das a este pro­ce­so han sido inhi­bi­das o absuel­tas. Aun con­ti­nua­mos pri­va­dos de nues­tra liber­tad Joa­quín Bece­rra y yo.

Entre tan­to mis días siguen trans­cu­rrien­do en una cel­da de alta segu­ri­dad ais­la­da del res­to de mis com­pa­ñe­ras pri­sio­ne­ras polí­ti­cas pero con la dig­ni­dad, la moral y la fren­te en alto.

Segui­re­mos luchan­do por la liber­tad de [email protected] [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected]

Algún día será posi­ble y podré de nue­vo en liber­tad con­ti­nuar tra­ba­jan­do por una patria ver­da­de­ra, demo­crá­ti­ca, con inclu­sión polí­ti­ca, con jus­ti­cia social y paz.

Estos 36 meses de injus­to encar­ce­la­mien­to han sido menos tor­tuo­sos gra­cias a la inva­lua­ble soli­da­ri­dad y a las expre­sio­nes de cari­ño de muchos y muchas com­pa­ñe­ros y de muchas otras per­so­nas, que aun sin cono­cer­los se han sen­si­bi­li­za­do con mi caso y el de los más de 7500 [email protected] polí[email protected] [email protected]

A [email protected] [email protected], a las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, de dere­chos huma­nos, acti­vis­tas por la paz y la jus­ti­cia social, a los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos, a los par­ti­dos polí­ti­cos de opo­si­ción a los abo­ga­dos demó­cra­tas, y a [email protected] par­la­men­ta­rios que han con­flui­do des­de dis­tin­tas lati­tu­des del glo­bo, en la cam­pa­ña por la liber­tad de [email protected][email protected] polí[email protected] [email protected], mi gra­ti­tud y afec­to.

Quie­ro agra­de­cer espe­cial­men­te a [email protected] com­pa­ñe­ros de la Red Inter­na­cio­nal de Soli­da­ri­dad Con los [email protected] [email protected] [email protected](INSPP, sigla en ingles); de la Cam­pa­ña de Soli­da­ri­dad por los [email protected] Polí[email protected] en Cana­dá, de Jus­ti­cia por Colom­bia en el Rei­no Uni­do; de los círcu­los de Soli­da­ri­dad por Colom­bia y de Paz y Jus­ti­cia por Colom­bia en Aus­tra­lia; de la Alian­za por La Jus­ti­cia Glo­bal en Esta­dos Uni­dos; de la Cam­pa­ña de Soli­da­ri­dad por [email protected] [email protected] polí[email protected] [email protected] “Crean­do Puen­tes Soli­da­rios”, en Cuba; de la Agen­cia Boli­va­ria­na de Asun­tos Huma­ni­ta­rios Patria es Soli­da­ri­dad, en Vene­zue­la; de la Cam­pa­ña por la Liber­tad de los [email protected] polí[email protected] [email protected] en Fran­cia, de la cam­pa­ña por la Liber­tad de los [email protected] polí[email protected] “Tras­pa­sa los Muros”, de la Fun­da­ción Lazos de Dig­ni­dad, de la Bri­ga­da Jurí­di­ca Eduar­do Uma­ña Men­do­za, del Comi­té Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Colom­bia.

A las y los abo­ga­dos que han con­tri­bui­do con mi defen­sa Eduar­do Mat­yas Camar­go, Gus­ta­vo Gallar­do, San­tia­go Ortiz y July Hen­ri­quez.

A mi ami­go y com­pa­ñe­ro Raúl Aran­go, siem­pre soli­da­rio con las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas del Buen Pas­tor, a Niki, don­de quie­ra que este.

A mi com­pa­ñe­ro y ami­go Nés­tor Mon­ti­lla que siem­pre me acom­pa­ñó mien­tras estu­vo vivo y aun me acom­pa­ña.

A mi peque­ña pero incon­di­cio­nal y amo­ro­sa fami­lia.

A todas y todos muchas gra­cias y un abra­zo fra­terno.

LILIANY OBANDO. PRISIONERA POLITICA, SOBREVIVIENTE DEL GENOCIDIO CONTRA LA UNIÓN PATRIOTICA. RECLUSIÓN DE MUJERES DE BOGOTA BUEN PASTOR. AGOSTO 8 DE 2011.


Notas

1. Pri­sio­ne­ra polí­ti­ca sobre­vi­vien­te del geno­ci­dio con­tra la unión patrió­ti­ca. Soció­lo­ga, defen­so­ra de dere­chos huma­nos, de las muje­res y labo­ral.

2. “El gobierno de Ecua­dor… sos­tie­ne que de acuer­do a los res­tos de las bom­bas encon­tra­das en el cam­pa­men­to estas requie­ren para ser lan­za­das una tec­no­lo­gía avan­za­da que según ellos no dis­po­nen la Fuer­za Aérea de Colom­bia”. Infor­me de la comi­sión de la OEA que visi­tó Ecua­dor y Colom­bia. Vigé­si­ma quin­ta reu­nión de con­sul­ta de minis­tros de rela­cio­nes exte­rio­res, 17 de mar­zo de 2008, Washing­ton pg. 7

3. Colom­bia es Esta­do par­te de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos OEA, como tal apro­bó la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na sobre asis­ten­cia mutua en mate­ria penal, sus­cri­ta en Nas­sau, Baha­mas el 23 de mayo de 1992 y el pro­to­co­lo facul­ta­ti­vo rela­ti­vo a la con­ven­ción inter­ame­ri­ca­na sobre asis­ten­cia mutua en mate­ria penal adop­ta­do en Mana­gua, Nica­ra­gua el 11 de junio de 1998. La Ley 636 de 2001. Colom­bia tam­bién apro­bó el con­ve­nio de coope­ra­ción judi­cial y de asis­ten­cia mutua en mate­ria penal entre la repú­bli­ca de Colom­bia y la repú­bli­ca de Ecua­dor, sus­cri­to en San­ta Fe de Bogo­tá, D.C, el 18 de diciem­bre de 1996. Ley 519 de 1999.

4. Veró­ni­ca Nata­lia Váz­quez Ramí­rez, Fer­nan­do Fran­co Del­ga­do, Soren Uli­ses Avi­lés, Juan Gon­za­les del Cas­ti­llo, estu­dian­tes de la uni­ver­si­dad autó­no­ma de Méxi­co UNAM.

5. Fran­klin Gui­ller­mo Aisa­lla Moli­na.

6. Martha Pérez y Dia­na Gon­za­les, gue­rri­lle­ras de las FARC y Lucia Morett Álva­rez, encon­tra­das por mili­ta­res ecua­to­ria­nos.

7. El Esta­do ecua­to­riano acu­só al Esta­do colom­biano por el homi­ci­dio “Eje­cu­ción extra­ju­di­cial” de Fran­klin Aisa­lla ante la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos. Según el esta­do ecua­to­riano Aisa­lla fue ase­si­na­do a gol­pes de fusil que le des­tro­za­ron el crá­neo.

8. Hoy cur­sa una inves­ti­ga­ción en Ecua­dor con­tra altos man­dos de las Fuer­zas Arma­das colom­bia­nas quie­nes par­ti­ci­pa­ron en la Ope­ra­ción Fénix, entre ellos el enton­ces mayor de la poli­cía Cami­lo Ernes­to Alva­res Ochoa, coman­dan­te del Gru­po de Obje­ti­vos de Alto Valor el Coman­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les –COPES- 9. El enton­ces capi­tán de la DIJIN- Poli­cía Nacio­nal, Ronald Hay­den Coy Ortiz quien fue cus­to­dio de las evi­den­cias físi­cas obte­ni­das en la Ope­ra­ción Fénix decla­ró bajo jura­men­to que dichos archi­vos no eran correos elec­tró­ni­cos sino docu­men­tos Word.

10. De acuer­do al infor­me de la INTERPOL sobre la vali­dez de los pro­ce­di­mien­tos usa­dos en el tra­ta­mien­to de los dis­po­si­ti­vos obte­ni­dos en la Ope­ra­ción Fénix del 1 al 3 de mar­zo de 2008 se mani­pu­la­ron unos 48.000 archi­vos sin el lleno de los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para tal fin.

11. Un Esta­do que como el colom­biano se auto­pro­cla­ma demo­crá­ti­co y de Esta­do Social de Dere­cho debe garan­ti­zar la inclu­sión y par­ti­ci­pa­ción de la opo­si­ción polí­ti­ca.

12. Ins­ti­tu­to Peni­ten­cia­rio y car­ce­la­rio.

13. Dere­cho fun­da­men­tal y acción cons­ti­tu­cio­nal, artícu­lo 30 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal.

14. De acuer­do al artícu­lo 327 del códi­go de pro­ce­di­mien­to penal ley 600 de 2000 “… se tor­na impe­ra­ti­vo emi­tir deci­sión inhi­bi­to­ria, cuan­do el com­por­ta­mien­to no ha exis­ti­do, es atí­pi­co, está acre­di­ta­da un cau­sal exi­men­te de res­pon­sa­bi­li­dad, o no es via­ble legal­men­te la acción penal”… pagi­na 3. Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, Sala de Casa­ción Penal, Bogo­tá, D.C. mayo 18 de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *