Decla­ra­ción en Defen­sa de la Ley Orgá­ni­ca por el Dere­cho de las Muje­res a una Vida Libre de Vio­len­cia – La Ara­ña Feminista

La Red de Colec­ti­vos «La Ara­ña Femi­nis­ta», el Fren­te Bicen­te­na­rio de Muje­res 200, La Corrien­te Bolí­var y Zamo­ra, indi­vi­dua­li­da­des y orga­ni­za­cio­nes regio­na­les de muje­res y femi­nis­tas, todas socia­lis­tas y revo­lu­cio­na­rias nos vemos obli­ga­das a diri­gir­nos a la opi­nión públi­ca des­pués de cier­tos comen­ta­rios y titu­la­res de pren­sa en los cua­les se insi­núa que la gra­ve cri­sis car­ce­la­ria que actual­men­te sufre el país es pro­duc­to de una de las con­quis­tas rei­vin­di­ca­ti­vas del movi­mien­to de muje­res vene­zo­la­nas, como lo es la entra­da en vigen­cia el 2007 de la Ley Orgá­ni­ca Sobre el Dere­cho de las Muje­res a una Vida Libre de Violencia.

A este res­pec­to con­si­de­ra­mos dejar en cla­ro que la ley que tipi­fi­ca 19 for­mas de vio­len­cia con­tra la mujer entre las que están deli­tos con­tra la mis­ma huma­ni­dad y algu­nos pro­duc­to de la delin­cuen­cia orga­ni­za­da. Algu­nos de los deli­tos son la tra­ta de muje­res y niñas para la escla­vi­tud domés­ti­ca o sexual, la este­ri­li­za­ción for­za­da, el aco­so sexual en sitios de tra­ba­jo o edu­ca­ti­vos, la vio­la­ción, la pros­ti­tu­ción for­za­da y has­ta el terri­ble fla­ge­lo de la vio­len­cia domés­ti­ca. Deli­tos cuyas penas van des­de la sim­ple mul­ta has­ta la mere­ci­da pri­va­ción de la liber­tad. Sólo sie­te de estos deli­tos reci­ben penas mayo­res de 5 años. Sabe­mos por nues­tra mili­tan­cia en las calles que si bien ha aumen­ta­do el núme­ro de denun­cias son qui­zá dema­sia­do pocos los casos que lle­gan a los tri­bu­na­les y por tan­to pocas las sen­ten­cias. La mayo­ría se que­dan en medi­das cau­te­la­res de pro­tec­ción. Una de las prin­ci­pa­les que­jas de las muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia es que denun­cian, pero lue­go no se hace jus­ti­cia, pasa el tiem­po y sus casos son olvi­da­dos, y por ende la situa­ción de vio­len­cia con­ti­núa o se acentúa.

Se usa el núme­ro de denun­cias como un indi­ca­ti­vo de horror y lue­go se aso­cia a la posi­bi­li­dad de que algu­nas muje­res estén usan­do a la ley para ven­gar­se. Que­dan­do deve­la­da la men­ta­li­dad patriar­cal que se le adju­di­ca a la mujer el “mal” cuan­do osa reve­lar­se así sea, en la defen­sa de su pro­pia vida. Les tene­mos noti­cias: la expe­rien­cia de vida de mili­tan­tes nos dice que esa cifra no es sino un páli­do refle­jo de lo que cien­tos de muje­res viven hoy en sus hoga­res, sitios de tra­ba­jo, y entor­nos socia­les. Los y las invi­ta­mos a hacer memo­ria, se darán cuen­ta que casi todos y todas las que oyen y leen esta nota cono­cen de un caso de vio­len­cia domés­ti­ca, el de una ami­ga, el de un fami­liar, el de una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, esa es la dimen­sión del problema.

Como un sólo blo­que, de muje­res com­pro­me­ti­das con la cons­truc­ción del socia­lis­mo femi­nis­ta defen­de­mos nues­tra ley, ins­tru­men­to por la vida que se ha con­ver­ti­do en ejem­plo de legis­la­ción, des­de la revo­lu­ción boli­va­ria­na con­tra la opre­sión y la vio­len­cia. Y con­vo­ca­mos a un deba­te nacio­nal entre las ins­ti­tu­cio­nes y el pue­blo que for­ta­lez­ca una socie­dad libre de vio­len­cia con­tra las mujeres.

Por el Socia­lis­mo Feminista

Vivi­re­mos y venceremos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.