Decla­ra­ción en Defen­sa de la Ley Orgá­ni­ca por el Dere­cho de las Muje­res a una Vida Libre de Vio­len­cia – La Ara­ña Femi­nis­ta

La Red de Colec­ti­vos «La Ara­ña Femi­nis­ta», el Fren­te Bicen­te­na­rio de Muje­res 200, La Corrien­te Bolí­var y Zamo­ra, indi­vi­dua­li­da­des y orga­ni­za­cio­nes regio­na­les de muje­res y femi­nis­tas, todas socia­lis­tas y revo­lu­cio­na­rias nos vemos obli­ga­das a diri­gir­nos a la opi­nión públi­ca des­pués de cier­tos comen­ta­rios y titu­la­res de pren­sa en los cua­les se insi­núa que la gra­ve cri­sis car­ce­la­ria que actual­men­te sufre el país es pro­duc­to de una de las con­quis­tas rei­vin­di­ca­ti­vas del movi­mien­to de muje­res vene­zo­la­nas, como lo es la entra­da en vigen­cia el 2007 de la Ley Orgá­ni­ca Sobre el Dere­cho de las Muje­res a una Vida Libre de Vio­len­cia.

A este res­pec­to con­si­de­ra­mos dejar en cla­ro que la ley que tipi­fi­ca 19 for­mas de vio­len­cia con­tra la mujer entre las que están deli­tos con­tra la mis­ma huma­ni­dad y algu­nos pro­duc­to de la delin­cuen­cia orga­ni­za­da. Algu­nos de los deli­tos son la tra­ta de muje­res y niñas para la escla­vi­tud domés­ti­ca o sexual, la este­ri­li­za­ción for­za­da, el aco­so sexual en sitios de tra­ba­jo o edu­ca­ti­vos, la vio­la­ción, la pros­ti­tu­ción for­za­da y has­ta el terri­ble fla­ge­lo de la vio­len­cia domés­ti­ca. Deli­tos cuyas penas van des­de la sim­ple mul­ta has­ta la mere­ci­da pri­va­ción de la liber­tad. Sólo sie­te de estos deli­tos reci­ben penas mayo­res de 5 años. Sabe­mos por nues­tra mili­tan­cia en las calles que si bien ha aumen­ta­do el núme­ro de denun­cias son qui­zá dema­sia­do pocos los casos que lle­gan a los tri­bu­na­les y por tan­to pocas las sen­ten­cias. La mayo­ría se que­dan en medi­das cau­te­la­res de pro­tec­ción. Una de las prin­ci­pa­les que­jas de las muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia es que denun­cian, pero lue­go no se hace jus­ti­cia, pasa el tiem­po y sus casos son olvi­da­dos, y por ende la situa­ción de vio­len­cia con­ti­núa o se acen­túa.

Se usa el núme­ro de denun­cias como un indi­ca­ti­vo de horror y lue­go se aso­cia a la posi­bi­li­dad de que algu­nas muje­res estén usan­do a la ley para ven­gar­se. Que­dan­do deve­la­da la men­ta­li­dad patriar­cal que se le adju­di­ca a la mujer el “mal” cuan­do osa reve­lar­se así sea, en la defen­sa de su pro­pia vida. Les tene­mos noti­cias: la expe­rien­cia de vida de mili­tan­tes nos dice que esa cifra no es sino un páli­do refle­jo de lo que cien­tos de muje­res viven hoy en sus hoga­res, sitios de tra­ba­jo, y entor­nos socia­les. Los y las invi­ta­mos a hacer memo­ria, se darán cuen­ta que casi todos y todas las que oyen y leen esta nota cono­cen de un caso de vio­len­cia domés­ti­ca, el de una ami­ga, el de un fami­liar, el de una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, esa es la dimen­sión del pro­ble­ma.

Como un sólo blo­que, de muje­res com­pro­me­ti­das con la cons­truc­ción del socia­lis­mo femi­nis­ta defen­de­mos nues­tra ley, ins­tru­men­to por la vida que se ha con­ver­ti­do en ejem­plo de legis­la­ción, des­de la revo­lu­ción boli­va­ria­na con­tra la opre­sión y la vio­len­cia. Y con­vo­ca­mos a un deba­te nacio­nal entre las ins­ti­tu­cio­nes y el pue­blo que for­ta­lez­ca una socie­dad libre de vio­len­cia con­tra las muje­res.

Por el Socia­lis­mo Femi­nis­ta

Vivi­re­mos y ven­ce­re­mos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *