Bil­du en Cata­lun­ya – Toni Stru­bell i True­ta

El últi­mo fin de sema­na de julio se dio una de esas mag­ní­fi­cas oca­sio­nes para pro­fun­di­zar en las rela­cio­nes entre el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta vas­co y el cata- lán. Con seis actos públi­cos rea­li­za­dos, los repre­sen­tan­tes de Bil­du ‑Mariano Ala­va y Lore­na López de Laca­lle- pudie­ron expli­car a los medios y a unas mil per­so­nas ‑en una con­vo­ca­to­ria abier­ta de Soli­da­ri­tat a los demás gru­pos- el pro­ce­so vivi­do por Bil­du en los últi­mos tiem­pos. Qui­zás aho­ra toque el turno de corres­pon­der y expli­car a los lec­to­res vas­cos el momen­to por el que pasa el inde­pen­den­tis­mo cata­lán, y más con­cre­ta­men­te, cuál es la estra­te­gia que está lle­van­do a cabo Soli­da­ri­tat Cata­la­na per la Inde­pen­dèn­cia (SI) para que éste se uni­fi­que en torno a un pro­gra­ma cohe­ren­te, sóli­do e inte­li­gen­te.

En Cata­lun­ya el inde­pen­den­tis­mo está tris­te­men­te divi­di­do des­de casi siem­pre, sien­do CiU y el unio­nis­mo espa­ñol los gran­des bene­fi­cia­rios de esta depri­men­te estu­pi­dez. Con esto no des­cu­bri­mos nada nue­vo. Exis­ten dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que debe­rían con­fluir en torno a las gran­des citas del futu­ro, la más impor­tan­te de las cua­les es, sin duda, la con­tien­da elec­to­ral del 2014. Ese año mar­ca­rá el ter­cer cen­te­na­rio de la pér­di­da de las liber­ta­des nacio­na­les cata­la­nas tras la deba­cle del 11 de sep­tiem­bre. Para el 2014, o mucho antes espe­re­mos, el inde­pen­den­tis­mo cata­lán ten­drá que haber hecho un mon­tón de debe­res, el pri­me­ro de los cua­les es el de rege­ne­rar el inde­pen­den­tis­mo como opción polí­ti­ca. No vamos a bus­car aquí cul­pas ni excu­sas sobre las razo­nes que pro­vo­ca­ron esa dege­ne­ra­ción. Todos tene­mos nues­tra par­te de cul­pa.

Lo cier­to es que el inde­pen­den­tis­mo polí­ti­co no ha esta­do a la altu­ra de las ilu­sio­nan­tes expec­ta­ti­vas crea­das por ini­cia­ti­vas como las Con­sul­tes sobre la Inde­pen­dèn­cia (2009−2011) o la mis­ma olea­da de pro­tes­ta del 10J, en que un millón de cata­la­nes se mani­fes­ta­ron por las calles de Bar­ce­lo­na al gri­to casi uná­ni­me de «inde­pen­dèn­cia» tras el fallo del TC (28.6.2010) que puso fin al espe­jis­mo auto­nó­mi­co en Cata­lun­ya.

La lamen­ta­ble situa­ción eco­nó­mi­ca de Cata­lun­ya es otro de los fac­to­res que deben lle­var a una pron­ta uni­fi­ca­ción de ese inde­pen­den­tis­mo. Y qui­zás ayu­de a ello en un país don­de los recor­tes han sido de autén­ti­co escán­da­lo. Ya no se debe espe­rar más si hay que sal­var los pues­tos de tra­ba­jo y las indus­trias que que­dan en pie tras una cri­sis que se ha ceba­do en una Cata­lun­ya des­pro­vis­ta de capa­ci­dad de deci­sión e inver­sio­nes. El inde­pen­den­tis­mo uni­do y fuer­te debe­rá poner fin a la san­gría de 20 mil millo­nes de euros anua­les que mar­chan a la teso­re­ría espa­ño­la sin retorno en inver­sio­nes. ¡Vein­te mil millo­nes de euros al año! Es evi­den­te que CiU no está en con­di­cio­nes de impe­dir este saqueo habién­do­se com­pro­me­ti­do ya a un pac­to de maqui­lla­je fis­cal como meta. Nos lo ven­de­rán, sin duda, como algo «his­tó­ri­co», como ya hicie­ron en otras oca­sio­nes en que sus pac­tos no logra­ron poner fin al espo­lio fis­cal ni ase­gu­rar una finan­cia­ción ade­cua­da para el país. Y a la vis­ta está la enor­me deu­da que va acu­mu­lan­do. Con el anti-inde­pen­den­tis­ta Duran Llei­da desig­na­do para seguir lide­ran­do a CiU en el fren­te madri­le­ño, es evi­den­te que el abra­zo con el PP más anti­ca­ta­lán de la his­to­ria está ser­vi­do.

Para que el inde­pen­den­tis­mo cua­je elec­to­ral­men­te en un amplio e impa­ra­ble movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal y social, deben pro­du­cir­se diver­sos fenó­me­nos. Por un lado, tie­ne que aca­bar de des­mo­ro­nar­se cual­quier atis­bo de con­fian­za cata­la­na en un futu­ro prós­pe­ro den­tro del Esta­do espa­ñol. Por que es a todas luces impo­si­ble. En el pro­pio cam­po inde­pen­den­tis­ta, debe supe­rar­se una lar­ga y esté­ril eta­pa mar­ca­da por los per­so­na­lis­mos, el sín­dro­me del «sal­va­pa­trias» y la cul­tu­ra del come­de­ro polí­ti­co.

Los par­ti­dos polí­ti­cos no pue­den ser agen­cias de colo­ca­ción y mucho menos si pre­ten­den con­se­guir algo tan com­pli­ca­do como la libe­ra­ción de un pue­blo y la gen­te que lo pue­bla. En este sen­ti­do, es vital la recu­pe­ra­ción de ERC del pro­fun­do agu­je­ro en que está meti­do.

El inde­pen­den­tis­mo cata­lán aho­ra recla­ma­do debe basar­se en la uni­dad de pro­gra­ma y en una estra­te­gia que ten­ga cla­ro que gober­nar con los que nie­gan la reali­dad nacio­nal de Cata­lun­ya, y su dere­cho a deci­dir ‑por muy pro­gre­sis­tas que se las pin­ten- es un error imper­do­na­ble. Es en esta línea que deben uni­fi­car­se estra­té­gi­ca­men­te los dife­ren­tes gru­pos polí­ti­cos inde­pen­den­tis­tas, des­de Soli­da­ri­tat Cata­la­na per la Inde­pen­dèn­cia, CUP y Reagru­pa­ment, por un lado, has­ta ERC y esa par­te del elec­to­ra­do de CiU e ICV que toda­vía vota auto­no­mis­mo, pero que pare­ce aspi­rar al sobe­ra­nis­mo. Cuan­do esto pase, el unio­nis­mo espa­ñol empe­za­rá a notar que no es sólo con Bil­du con quien tie­ne que­bra­de­ros de cabe­za para crear su uto­pía uni­ta­ria espa­ño­la. Y si algún día ade­más com­pren­de lo que es la demo­cra­cia ver­da­de­ra, debe­rá acep­tar que poda­mos ser tar­días nacio­nes libres de Euro­pa. De eso se tra­ta.

. * Toni Stru­bell i True­ta Dipu­tado en el Par­la­ment Cata­là por Soli­da­ri­tat Cata­la­na per la Inde­pen­dèn­cia (SI)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *