Bil­du en Cata­lun­ya – Toni Stru­bell i Trueta

El últi­mo fin de sema­na de julio se dio una de esas mag­ní­fi­cas oca­sio­nes para pro­fun­di­zar en las rela­cio­nes entre el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta vas­co y el cata- lán. Con seis actos públi­cos rea­li­za­dos, los repre­sen­tan­tes de Bil­du ‑Mariano Ala­va y Lore­na López de Laca­lle- pudie­ron expli­car a los medios y a unas mil per­so­nas ‑en una con­vo­ca­to­ria abier­ta de Soli­da­ri­tat a los demás gru­pos- el pro­ce­so vivi­do por Bil­du en los últi­mos tiem­pos. Qui­zás aho­ra toque el turno de corres­pon­der y expli­car a los lec­to­res vas­cos el momen­to por el que pasa el inde­pen­den­tis­mo cata­lán, y más con­cre­ta­men­te, cuál es la estra­te­gia que está lle­van­do a cabo Soli­da­ri­tat Cata­la­na per la Inde­pen­dèn­cia (SI) para que éste se uni­fi­que en torno a un pro­gra­ma cohe­ren­te, sóli­do e inteligente.

En Cata­lun­ya el inde­pen­den­tis­mo está tris­te­men­te divi­di­do des­de casi siem­pre, sien­do CiU y el unio­nis­mo espa­ñol los gran­des bene­fi­cia­rios de esta depri­men­te estu­pi­dez. Con esto no des­cu­bri­mos nada nue­vo. Exis­ten dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas que debe­rían con­fluir en torno a las gran­des citas del futu­ro, la más impor­tan­te de las cua­les es, sin duda, la con­tien­da elec­to­ral del 2014. Ese año mar­ca­rá el ter­cer cen­te­na­rio de la pér­di­da de las liber­ta­des nacio­na­les cata­la­nas tras la deba­cle del 11 de sep­tiem­bre. Para el 2014, o mucho antes espe­re­mos, el inde­pen­den­tis­mo cata­lán ten­drá que haber hecho un mon­tón de debe­res, el pri­me­ro de los cua­les es el de rege­ne­rar el inde­pen­den­tis­mo como opción polí­ti­ca. No vamos a bus­car aquí cul­pas ni excu­sas sobre las razo­nes que pro­vo­ca­ron esa dege­ne­ra­ción. Todos tene­mos nues­tra par­te de culpa.

Lo cier­to es que el inde­pen­den­tis­mo polí­ti­co no ha esta­do a la altu­ra de las ilu­sio­nan­tes expec­ta­ti­vas crea­das por ini­cia­ti­vas como las Con­sul­tes sobre la Inde­pen­dèn­cia (2009−2011) o la mis­ma olea­da de pro­tes­ta del 10J, en que un millón de cata­la­nes se mani­fes­ta­ron por las calles de Bar­ce­lo­na al gri­to casi uná­ni­me de «inde­pen­dèn­cia» tras el fallo del TC (28.6.2010) que puso fin al espe­jis­mo auto­nó­mi­co en Catalunya.

La lamen­ta­ble situa­ción eco­nó­mi­ca de Cata­lun­ya es otro de los fac­to­res que deben lle­var a una pron­ta uni­fi­ca­ción de ese inde­pen­den­tis­mo. Y qui­zás ayu­de a ello en un país don­de los recor­tes han sido de autén­ti­co escán­da­lo. Ya no se debe espe­rar más si hay que sal­var los pues­tos de tra­ba­jo y las indus­trias que que­dan en pie tras una cri­sis que se ha ceba­do en una Cata­lun­ya des­pro­vis­ta de capa­ci­dad de deci­sión e inver­sio­nes. El inde­pen­den­tis­mo uni­do y fuer­te debe­rá poner fin a la san­gría de 20 mil millo­nes de euros anua­les que mar­chan a la teso­re­ría espa­ño­la sin retorno en inver­sio­nes. ¡Vein­te mil millo­nes de euros al año! Es evi­den­te que CiU no está en con­di­cio­nes de impe­dir este saqueo habién­do­se com­pro­me­ti­do ya a un pac­to de maqui­lla­je fis­cal como meta. Nos lo ven­de­rán, sin duda, como algo «his­tó­ri­co», como ya hicie­ron en otras oca­sio­nes en que sus pac­tos no logra­ron poner fin al espo­lio fis­cal ni ase­gu­rar una finan­cia­ción ade­cua­da para el país. Y a la vis­ta está la enor­me deu­da que va acu­mu­lan­do. Con el anti-inde­pen­den­tis­ta Duran Llei­da desig­na­do para seguir lide­ran­do a CiU en el fren­te madri­le­ño, es evi­den­te que el abra­zo con el PP más anti­ca­ta­lán de la his­to­ria está servido.

Para que el inde­pen­den­tis­mo cua­je elec­to­ral­men­te en un amplio e impa­ra­ble movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal y social, deben pro­du­cir­se diver­sos fenó­me­nos. Por un lado, tie­ne que aca­bar de des­mo­ro­nar­se cual­quier atis­bo de con­fian­za cata­la­na en un futu­ro prós­pe­ro den­tro del Esta­do espa­ñol. Por que es a todas luces impo­si­ble. En el pro­pio cam­po inde­pen­den­tis­ta, debe supe­rar­se una lar­ga y esté­ril eta­pa mar­ca­da por los per­so­na­lis­mos, el sín­dro­me del «sal­va­pa­trias» y la cul­tu­ra del come­de­ro político.

Los par­ti­dos polí­ti­cos no pue­den ser agen­cias de colo­ca­ción y mucho menos si pre­ten­den con­se­guir algo tan com­pli­ca­do como la libe­ra­ción de un pue­blo y la gen­te que lo pue­bla. En este sen­ti­do, es vital la recu­pe­ra­ción de ERC del pro­fun­do agu­je­ro en que está metido.

El inde­pen­den­tis­mo cata­lán aho­ra recla­ma­do debe basar­se en la uni­dad de pro­gra­ma y en una estra­te­gia que ten­ga cla­ro que gober­nar con los que nie­gan la reali­dad nacio­nal de Cata­lun­ya, y su dere­cho a deci­dir ‑por muy pro­gre­sis­tas que se las pin­ten- es un error imper­do­na­ble. Es en esta línea que deben uni­fi­car­se estra­té­gi­ca­men­te los dife­ren­tes gru­pos polí­ti­cos inde­pen­den­tis­tas, des­de Soli­da­ri­tat Cata­la­na per la Inde­pen­dèn­cia, CUP y Reagru­pa­ment, por un lado, has­ta ERC y esa par­te del elec­to­ra­do de CiU e ICV que toda­vía vota auto­no­mis­mo, pero que pare­ce aspi­rar al sobe­ra­nis­mo. Cuan­do esto pase, el unio­nis­mo espa­ñol empe­za­rá a notar que no es sólo con Bil­du con quien tie­ne que­bra­de­ros de cabe­za para crear su uto­pía uni­ta­ria espa­ño­la. Y si algún día ade­más com­pren­de lo que es la demo­cra­cia ver­da­de­ra, debe­rá acep­tar que poda­mos ser tar­días nacio­nes libres de Euro­pa. De eso se trata.

. * Toni Stru­bell i True­ta Dipu­tado en el Par­la­ment Cata­là por Soli­da­ri­tat Cata­la­na per la Inde­pen­dèn­cia (SI)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.