Mani­fies­to uni­ta­rio en el 35º ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Javier Ver­de­jo

Hoy 13 de agos­to, cuan­do se cum­plen 35 años del ase­si­na­to del joven alme­rien­se Fran­cis­co Javier Ver­de­jo Lucas, las orga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes: Nación Anda­lu­za, Juven­tud Inde­pen­den­tis­ta Revo­lu­cio­na­ria Anda­lu­za (JIRA), Alme­rien­ses por la Memo­ria y Aso­cia­ción por la memo­ria his­tó­ri­ca del Par­ti­do del Tra­ba­jo- Joven Guar­dia Roja, que­re­mos con este humil­de home­na­je, recor­dar­lo y rei­vin­di­car su figu­ra. Hace 35 años inten­tó escri­bir en un muro del calle­jón de San Miguel, hoy des­apa­re­ci­do, jus­to al lado de don­de hoy nos encon­tra­mos, las pala­bras Pan, Tra­ba­jo y Liber­tad, sien­do aba­ti­do por las balas de la guar­dia civil.

Javier era un joven alme­rien­se de 19 años, estu­dian­te de Bio­ló­gi­cas en Gra­na­da, dele­ga­do de cur­so y miem­bro fun­da­dor de la Aso­cia­ción Demo­crá­ti­ca de la Juven­tud de Gra­na­da. En el ámbi­to polí­ti­co, per­te­ne­cía a la orga­ni­za­ción juve­nil Joven Guar­dia Roja, liga­da al Par­ti­do del Tra­ba­jo, una orga­ni­za­ción comu­nis­ta que lle­gó a tener peso e influen­cia entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra duran­te la déca­da de los 70.

Esa noche se for­ma­ron dos pique­tes para rea­li­zar pin­ta­das con el lema: “Pan, Tra­ba­jo y Liber­tad”. Al gru­po en el que iba Javier con tres com­pa­ñe­ros más, le tocó pin­tar cer­ca de la pla­ya y fue con­cre­ta­men­te aquí en el des­apa­re­ci­do Bal­nea­rio de San Miguel, don­de sobre una pared, Javier se dis­pu­so a escri­bir el lema. Sólo pudo escri­bir la pala­bra Pan y la T de Tra­ba­jo ya que unas lin­ter­nas a sus espal­das, le advir­tie­ron de la pre­sen­cia de la guar­dia civil. Javier tra­tó de huír camino de la pla­ya, mien­tras que sus tres com­pa­ñe­ros lo hacían en sen­ti­do con­tra­rio. Javier fue aba­ti­do por un dis­pa­ro mor­tal cayen­do en la are­na de la pla­ya.

El dis­pa­ro fue efec­tua­do de fren­te por un guar­dia civil que le cerró la huí­da a una dis­tan­cia de seis metros. Le entró por la gar­gan­ta y salió por el hue­so occi­pi­tal. La ver­sión de la Direc­ción Gene­ral de la Guar­dia Civil sobre lo ocu­rri­do fue gro­tes­ca y para reír­se si no fue­ra por la gra­ve­dad de los hechos. Decía tex­tual­men­te así: “Sobre las 24 horas del día 13, una pare­ja de la guar­dia civil sor­pren­dió a cua­tro indi­vi­duos que al obser­var su pre­sen­cia salie­ron corrien­do. Ante esta acti­tud sos­pe­cho­sa, la pare­ja les per­si­guió y dio repe­ti­das veces la voz de alto. Duran­te la per­se­cu­ción uno de los guar­dias tro­pe­zó y el arma, un Z‑62, se le dis­pa­ró cau­san­do la muer­te de uno de los que huían que resul­tó ser el joven de 19 años, Javier Ver­de­jo Lucas. Pos­te­rior­men­te se com­pro­bó la exis­ten­cia de unas pin­ta­das en el pun­to en que se ini­ció la huí­da y en poder del falle­ci­do spray de idén­ti­cas carac­te­rís­ti­cas de los letre­ros”. Increí­ble ver­sión que fue corro­bo­ra­da por el Gobierno Espa­ñol.

Ade­más hubo indi­cios de lo ocu­rri­do esa noche que no esta­ban muy cla­ros como fue la apa­ri­ción de res­tos de san­gre en el sue­lo, pared y techo de una case­ta de baño. Se toma­ron mues­tras de san­gre y se man­da­ron a ana­li­zar. Sin embar­go nun­ca se supo el resul­ta­do del aná­li­sis y las dili­gen­cias ter­mi­na­ron archi­ván­do­se por fal­ta de prue­bas.

Del guar­dia civil que dis­pa­ró, poco más se supo, por supues­to que no se hicie­ron públi­cas ni sus ini­cia­les, nadie fue juz­ga­do ni con­de­na­do por lo ocu­rri­do. Un dato a tener en cuen­ta y que nos debe de hacer refle­xio­nar sobre el enga­ño y timo que ha sido la mal lla­ma­da tran­si­ción demo­crá­ti­ca, es que en esos momen­tos, el Gober­na­dor Civil de Alme­ría era Rober­to Gar­cía Cal­vo, encu­bri­dor de lo ocu­rri­do aque­lla noche, y que con el tiem­po y por arte de magia, recon­ver­ti­do en demó­cra­ta, lle­gó a ser has­ta hace poco años, juez del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Y el Minis­tro del Inte­rior era nada más y nada menos que el íncli­to Mar­tín Villa. Exper­to en repri­mir mani­fes­ta­cio­nes obre­ras y estu­dian­ti­les con espe­cial dure­za e impli­ca­do, sino pro­mo­tor de casos oscu­ros como el aten­ta­do con­tra la Sca­la de Bar­ce­lo­na para des­pres­ti­giar e impe­dir el impor­tan­te avan­ce que mani­fes­ta­ba la CNT o el inten­to de ase­si­na­to de Anto­nio Cubi­llo, líder inde­pen­den­tis­ta cana­rio. Tam­bién era minis­tro de rela­cio­nes sin­di­ca­les cuan­do los suce­sos de Vito­ria don­de fue­ron ase­si­na­dos cin­co obre­ros. Des­pués de dejar los car­gos polí­ti­cos ha sido pre­mia­do par­ti­ci­pan­do y diri­gien­do múl­ti­ples empre­sas, entre ellas Ende­sa y en la actua­li­dad es pre­si­den­te millo­na­rio de Soge­ca­ble. Sólo hace unos días, unos com­pa­ñe­ros de Gra­na­da, ante una visi­ta de este per­so­na­je a la ciu­dad, fue­ron mul­ta­dos por el Sub­de­le­ga­do del Gobierno del PSOE, por recor­dar­le al “ele­men­to” su “bri­llan­te his­to­rial”.

Reco­no­ci­mien­to, com­pen­sa­cio­nes y has­ta se per­mi­ten dar lec­cio­nes de demo­cra­cia los que cola­bo­ra­ron y fue­ron par­ti­ci­pes del fran­quis­mo y por el con­tra­rio se igno­ra y se silen­cia a los que de ver­dad die­ron su vida por la demo­cra­cia, la jus­ti­cia y la liber­tad. Por eso este acto de home­na­je a Javier no pue­de ir sepa­ra­do de un recha­zo con­tun­den­te y cla­ro de todas las com­po­nen­das que tra­jo la tran­si­ción y de las ver­gon­zan­te clau­di­ca­ción de bue­na par­te de la izquier­da espa­ño­lis­ta.

Inme­dia­ta­men­te cono­ci­da la muer­te de Javier, la res­pues­ta popu­lar en Alme­ría no se hizo espe­rar. El fune­ral se cele­bró el día 14 en la igle­sia de San Pedro, y tan­to el tem­plo como los alre­de­do­res esta­ban aba­rro­ta­dos de alme­rien­ses que que­rían pro­tes­tar por lo ocu­rri­do y soli­da­ri­zar­se con Javier. Al ter­mi­nar el fune­ral la masa de gen­te impi­dió que el fére­tro fue­se intro­du­ci­do en el coche y fue lle­va­do a hom­bros por las prin­ci­pa­les calles de Alme­ría entre lágri­mas de dolor, puños en alto y rabia con­te­ni­da. El día 15, en el Paseo de Alme­ría, a las 21:00h y a pesar de no estar auto­ri­za­da, se cele­bró una mani­fes­ta­ción enca­be­za­da con una pan­car­ta con los colo­res de la ban­de­ra anda­lu­za, en la que mas de dos mil per­so­nas gri­ta­ron con­sig­nas del tipo “Javier her­mano, noso­tros no olvi­da­mos” o “el pue­blo uni­do jamás será ven­ci­do”. La mani­fes­ta­ción fue disuel­ta por la poli­cía que prac­ti­có diez deten­cio­nes. Así mis­mo el 18 de agos­to se con­vo­có una jor­na­da de lucha con­sis­ten­te en paros gene­ra­li­za­dos, boi­cot a mer­ca­dos y auto­bu­ses y con­cen­tra­cio­nes que tam­bién aca­ba­ron con varias deten­cio­nes. Los actos de pro­tes­ta tam­bién se exten­die­ron al res­to de Anda­lu­cía así como a múl­ti­ples luga­res del esta­do espa­ñol. Al año siguien­te se reali­zó en el actual Esta­dio de la Juven­tud un home­na­je al que acu­die­ron más de cua­tro mil per­so­nas.

Pero aquí se aca­bó. Des­de enton­ces la figu­ra de Javier ha sufri­do el más ver­gon­zo­so de los silen­cios y las mar­gi­na­cio­nes tan­to de los movi­mien­tos socia­les alme­rien­ses y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas como de las ins­ti­tu­cio­nes.

Y como no esta­mos dis­pues­tos a ello, des­de hace dos años, este es el ter­ce­ro, no que­re­mos dejar de recor­dar a Javier. Tene­mos que reco­no­cer y agra­de­cer la gene­ro­si­dad y el com­pro­mi­so de aque­llas per­so­nas que han lucha­do y que luchan por cam­biar este sis­te­ma injus­to y que han sido víc­ti­mas de él. Por des­gra­cia el silen­cio que ha pesa­do sobre Javier no es pri­va­ti­vo de este caso. Es una con­sig­na que fue pac­ta­da entre las fuer­zas fran­quis­tas y las orga­ni­za­cio­nes mayo­ri­ta­rias de la enton­ces lla­ma­da “opo­si­ción demo­crá­ti­ca”. Por ello dece­nas de ase­si­na­dos y ase­si­na­das duran­te esos años 70 y 80 por par­te de las fuer­zas de orden públi­co y por las ban­das fas­cis­tas, han per­ma­ne­ci­do y per­ma­ne­cen en el silen­cio y el olvi­do intere­sa­do.
Y en Alme­ría no fue solo Javier el úni­co caí­do. No pode­mos dejar de olvi­dar a Juan Mañas, Luis Mon­te­ro y Luis Cobo, sal­va­je­men­te ase­si­na­dos y tor­tu­ra­dos en el lla­ma­do Caso Alme­ría. O a María Asen­sio, muer­ta en Huér­cal Ove­ra cuan­do par­ti­ci­pa­ba en una mani­fes­ta­ción pidien­do agua.

Todos estos ase­si­na­tos for­man par­te de nues­tra his­to­ria más recien­te y sin embar­go pare­cie­ra que o no han ocu­rri­do o que fue hace muchí­si­mos años. Debe­mos de tra­tar de cam­biar esa sen­sa­ción, debe­mos de lle­var estos recuer­dos a la calle, debe­mos hacer un ejer­ci­cio dia­rio de memo­ria y de peda­go­gía y sobre todo con la juven­tud. Esa tran­si­ción modé­li­ca no exis­tió. La reali­dad fue muy dis­tin­ta. Los fran­quis­tas que osten­ta­ban el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co y los sec­to­res más diná­mi­cos del capi­tal pro­pi­cia­ron un cam­bio de facha­da para que bajo un dis­fraz demo­crá­ti­co, se ase­gu­ra­ra el man­te­ni­mien­to de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta así como la invio­la­ble uni­dad de la patria. Una par­te impor­tan­te de la opo­si­ción de izquier­das renun­ció a una ver­da­de­ra rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y se embar­có en un tris­te pro­ce­so de pac­tos ver­gon­zan­tes y oscu­ros cam­ba­la­ches, rea­li­za­dos a espal­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de una par­te de sus pro­pias bases, para a cam­bio poder entrar en el repar­to del pas­tel que se esta­ba coci­nan­do. Apo­ya­ron pac­tos socia­les y per­mi­tie­ron refor­mas labo­ra­les que nos han lle­va­do has­ta hoy en día a unas con­di­cio­nes labo­ra­les cada vez más a la baja. Aca­ta­ron entu­sias­tas el régi­men monár­qui­co y se olvi­da­ron del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos que con­for­man el esta­do espa­ñol. Y lógi­ca­men­te exis­tía un acuer­do táci­to de que nadie pedi­ría expli­ca­cio­nes por lo ocu­rri­do duran­te el fran­quis­mo y la tran­si­ción.

Y en los últi­mos días se han pro­du­ci­do datos que con­fir­man todo lo que esta­mos denun­cian­do. El pasa­do 13 de julio en el Con­gre­so de los Dipu­tados, se aprue­ba una ley “inte­gral” sobre víc­ti­mas del terro­ris­mo, que exclu­ye expre­sa­men­te a las cau­sa­das por el terro­ris­mo de esta­do, la vio­len­cia poli­cial y las orga­ni­za­cio­nes de extre­ma dere­cha. El 18 de julio, el señor Bono, hijo de falan­gis­ta y Pre­si­den­te del Con­gre­so Espa­ñol, se nie­ga a con­de­nar el alza­mien­to fas­cis­ta de 1936, a sus res­pon­sa­bles y las con­se­cuen­cias geno­ci­das del mis­mo. Y sólo un día des­pués, la cla­se polí­ti­ca vuel­ve a dar la espal­da a las cien­tos de miles de víc­ti­mas, al no apro­bar una pro­pues­ta del BNG que pre­ten­día modi­fi­car la ley de amnis­tía de 1977 (en la prác­ti­ca una ley de pun­to final).

Por últi­mo que­re­mos ter­mi­nar este acto expre­san­do bien cla­ro que la memo­ria de los y las lucha­do­ras anti­fas­cis­tas ase­si­na­das, no pue­den caer en el olvi­do, ya que lucha­ban de ver­dad y por ello murie­ron, por defen­der una autén­ti­ca liber­tad y como en el caso de Javier, por creer en una socie­dad sin opre­so­res ni opri­mi­dos y por ello que­re­mos ren­dir­le el home­na­je que se mere­ce. Y aun­que este sea un modes­to acto, sin duda que el mejor home­na­je que se le pue­de hacer es el de res­ca­tar su memo­ria y hacer que las mis­mas ban­de­ras de lucha que levan­ta­ron Javier y otras víc­ti­mas, vuel­van a ondear en nues­tras manos. Sólo de este modo, el sacri­fi­cio de quie­nes rega­ron con san­gre el camino de la liber­tad, no habrá sido esté­ril.

¡JAVIER, HERMANO, NOSOTROS NO OLVIDAMOS

Alme­rien­ses por la memo­ria, JRA, Nación Anda­lu­za

Des­de Boltxe Kolek­ti­boa, un abra­zo soli­da­rio a su fami­lia, a su memo­ria y a la Izquier­da Nacio­nal y de Cla­se de Anda­lu­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *