Fidel 85, mucho para festejar

http://historiamundo.com/wp-content/uploads/2010/10/fidel-castro-ruz-retrato.jpg
Hay un Fidel ‑menos conocido‑, que des­de muy joven se puso en mar­cha para, en los claus­tros uni­ver­si­ta­rios, comen­zar un inten­so camino de agi­ta­ción que lo lle­vó pocos años des­pués a mili­tar acti­va­men­te – hacien­do honor a un inter­na­cio­na­lis­mo al que lue­go abra­za­ría con pasión- con­tra el dic­ta­dor domi­ni­cano Leó­ni­das Trujillo. 

Hay otro Fidel que se dio cuen­ta ense­gui­da que todas las teo­rías del mun­do no son sufi­cien­tes si no se ejer­ce una prác­ti­ca audaz e inte­li­gen­te con­tra el auto­ri­ta­ris­mo, y jun­to con un puña­do de valien­tes asal­tó el Mon­ca­da, abrien­do así un sen­de­ro que no se deten­dría más has­ta la toma del poder, una meta impres­cin­di­ble si se quie­re hacer una Revo­lu­ción con mayúsculas.

Pero qué decir de ese Fidel, que con Raúl, el Ché y otros tan­tos patrio­tas des­em­bar­có del Gran­ma, y cuan­do todo pare­cía venir­se aba­jo, entre cadá­ve­res de sus mejo­res her­ma­nos y las balas del enemi­go, con­tó los fusi­les y se repi­tió varias veces, como para que lo oye­ran los esbi­rros de la dic­ta­du­ra batis­tia­na, que con esa dece­na de hom­bres que que­da­ban en pie, gana­rían la batalla.

Del Fidel de Sie­rra Maes­tra habría mucho para con­tar. Él mis­mo lo ha hecho recien­te­men­te, con su esti­lo locuaz y suma­men­te des­crip­ti­vo, en dos libros de lec­tu­ra impres­cin­di­ble para enten­der de qué se tra­tó esa epo­pe­ya :«La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca» y «La vic­to­ria estra­té­gi­ca». Allí, en aque­llas mon­ta­ñas vic­to­rio­sas, apa­re­ció con toda cla­ri­dad el Fidel com­ba­tien­te, el estra­te­ga mili­tar capaz de con­ver­tir en triun­fo aplas­tan­te lo que minu­tos antes iba camino a con­ver­tir­se en derro­ta, el Fidel com­pa­ñe­ro de sus com­pa­ñe­ros, seve­ro cuan­do se tra­ta­ba de hacer que se cum­plan sus órde­nes, sabe­dor de que cual­quier duda en un com­ba­te tan des­igual como el que libra­ban, podía hacer capo­tar el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio. Pero tam­bién supi­mos en esos pocos años de bata­lla direc­ta con­tra la sol­da­des­ca de Batis­ta, de ese Fidel que res­pe­ta­ba la vida de sus enemi­gos una vez que eran cap­tu­ra­dos en com­ba­te, mar­can­do de esa for­ma un terri­to­rio de huma­ni­dad, que en varias oca­sio­nes pro­vo­có deser­cio­nes masi­vas entre los uni­for­ma­dos del régi­men, y gene­ró las bases para que pocos miles de rebel­des ven­cie­ran a un ejér­ci­to regu­lar y bien equi­pa­do de cien mil sol­da­dos, que con­ta­ban con tan­ques, avio­nes bom­bar­de­ros, y la ayu­da inter­na­cio­nal de los impe­rios yan­qui e inglés.

Des­pués, cuan­do los bar­bu­dos feliz­men­te mar­cha­ron vic­to­rio­sos hacia La Haba­na, en aque­llos días memo­ra­bles del 59, comen­zó a desa­rro­llar­se la vida de un Fidel que ter­mi­nó asom­bran­do al mun­do. Revo­lu­cio­na­rio has­ta la médu­la, libe­ró a su pue­blo de la opre­sión y de la cul­tu­ra grin­ga que lo asfi­xia­ba, expro­pió y nacio­na­li­zó todo lo que antes era de cua­tro mag­na­tes subor­di­na­dos a la mafia nor­te­ame­ri­ca­na, y ejer­ció el inter­na­cio­na­lis­mo con la mis­ma poten­cia que antes había desa­rro­lla­do para derro­tar al tirano. Codo a codo con el Che, no dudó de empren­der una pro­lon­ga­da mar­cha para con­quis­tar la por aho­ra pen­dien­te segun­da Inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na. Ven­ció al Apartheid suda­fri­cano, ayu­dó a libe­rar Ango­la, abra­zó a Sal­va­dor Allen­de y apre­tó los puños de rabia, como pocos, cuan­do se ente­ró que su her­mano Gue­va­ra caía en com­ba­te en Ñancahuazu. 

Cuán­tos rebel­des del con­ti­nen­te se sien­te enor­me­men­te agra­de­ci­dos por lo que hizo Cuba por ellos, cuán­tos lucha­do­res por el socia­lis­mo no hubie­ran podi­do ges­tar múl­ti­ples haza­ñas en sus paí­ses sin la deci­sión soli­da­ria y com­pro­me­ti­da de Fidel y sus com­pa­ñe­ros. La lis­ta es exten­sa y a tra­vés de ella, Cuba y su Revo­lu­ción fue­ron escri­bien­do pági­nas de dig­ni­dad impo­si­bles de olvidar.

En esos años y en los veni­de­ros, Fidel debió mul­ti­pli­car­se, para que la Isla no se hun­die­ra tras la caí­da del blo­que socia­lis­ta, para inter­ve­nir con cla­ri­vi­den­cia en temas de deu­da exter­na, anun­cian­do antes que nin­guno, que la mis­ma era impa­ga­ble por ile­gí­ti­ma. Tam­bién pro­pu­so solu­cio­nes para cui­dar y defen­der el medio ambien­te, o enca­rar gigan­tes­cas ini­cia­ti­vas en temas de edu­ca­ción y salud para su pue­blo, que lue­go fue­ron y son deri­va­das de mane­ra soli­da­ria hacia el res­to del mundo. 

Sin embar­go, la madre de toda las bata­llas fue la que libró Fidel, abra­za­do con su pue­blo, con­tra el cri­mi­nal blo­queo impe­ria­lis­ta. Medio siglo de obli­ga­das caren­cias, que fue­ron derro­ta­das a pun­ta de digno cora­je y la con­vic­ción de que a las revo­lu­cio­nes ver­da­de­ras se le opo­nen miles de esco­llos. Para que seme­jan­te agre­sión no pue­da salir airo­sa, Fidel lo repi­tió siem­pre, la medi­ci­na es tener con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y con­vic­ción de que se libra una bata­lla jus­ta, for­jar una inmen­sa uni­dad de los de aba­jo, y sacri­fi­car­se has­ta las lágrimas.

«Des­pués de Dios, Fidel», dijo emo­cio­na­do un agra­de­ci­do ciu­da­dano de Hai­tí, al defen­der las misio­nes médi­cas y alfa­be­ti­za­do­ras que el gobierno cubano derra­mó por todo el mun­do, lle­gan­do allí don­de nadie se atre­vía. Eso es lo que en estos días todos los que agra­de­ce­mos su nece­sa­ria vigen­cia tene­mos la obli­ga­ción de recor­dar cuan­do nom­bra­mos a Fidel. Nun­ca, pero nun­ca, nos falló. Lo deci­mos des­de la cons­ta­ta­ción de saber en que cla­se de mun­do vivi­mos, don­de la felo­nía, la corrup­te­la, el trans­fu­guis­mo y la clau­di­ca­ción se han con­ver­ti­do en mone­da corrien­te. Fren­te a esas lacras, Fidel, Cuba, su pue­blo, la vie­ja guar­dia y las jóve­nes gene­ra­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, siem­pre han mos­tra­do que se pue­de. Que con volun­tad polí­ti­ca y con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria no hay enemi­go invencible. 

Aho­ra, que el Coman­dan­te, ese mis­mo al que su pue­blo lla­ma cari­ño­sa­men­te «el caba­llo», sigue galo­pan­do con tan­tas ansias de futu­ro, aho­ra que ese enemi­go al que le sopor­tó la mira­da, a pesar de tener­lo a sólo 90 millas, comien­za a derrum­bar­se, tal cual anun­cia­ra el pro­pio Fidel en aquel acto memo­ra­ble jun­to con Hugo Chá­vez en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, aho­ra que com­bi­na sabias refle­xio­nes con ges­tos imbo­rra­bles de ter­nu­ra hacia quien con­si­de­ra su hijo polí­ti­co vene­zo­lano ‑como tal, tam­bién hace­dor de revo­lu­cio­nes- y le ani­ma para bata­llar con­tra su sor­pre­si­va dolen­cia, aho­ra, cuan­do sus pala­bras en defen­sa de la vida con­tra la muer­te que sigue derro­chan­do el Impe­rio allí don­de se asien­ta, aho­ra, pre­ci­sa­men­te, es tiem­po de home­na­jear a Fidel. De decir­le, sin rubo­res de nin­gún tipo, que lo que­re­mos por todo lo hecho, y por todo lo que segu­ra­men­te segui­rá hacien­do. No es cur­si­le­ría, ni obse­cuen­cia decir esto, no somos ni una cosa ni la otra y sabe­mos de ambas por vivir en paí­ses don­de se prac­ti­can con des­me­su­ra, sólo se tra­ta de hacer jus­ti­cia con alguien al que des­de que nos apa­re­ció la con­cien­cia, siem­pre tuvi­mos de nues­tro lado. 

Por muchos años más, Fidel. Para que nues­tros enemi­gos sigan rabian­do, y los de aba­jo y a la izquier­da (como diría el Sub­co­man­dan­te Mar­cos) fes­te­jen con ganas tu noble y vital existencia.
Car­los Aznares

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Fidel y el cha­le­co moral

Fidel es un sím­bo­lo inter­na­cio­nal de resis­ten­cias, luchas y vic­to­rias. Es un ven­ce­dor. Por lo mis­mo el impe­rio no lo admi­te ni le per­do­na su rebel­día, y siem­pre qui­so tener­lo fue­ra del esce­na­rio polí­ti­co.

Abner Barre­ra R. /​AUNA-Cos­ta Rica

El pró­xi­mo 13 de agos­to Fidel cum­pli­rá 85 años. Para sor­pre­sa de muchos ‑y eno­jo de sus enemigos‑, en dis­tin­tas par­tes del mun­do los revo­lu­cio­na­rios y ami­gos de Cuba cele­bra­rán el nata­li­cio del legen­da­rio gue­rri­lle­ro cubano y gran esta­dis­ta del siglo XX y par­te del XXI.

Duran­te varias déca­das, los enemi­gos de Fidel han vati­ci­na­do con­tra él todo tipo de muer­tes, inclu­yen­do fecha y hora (entre ellos pulu­lan los Mon­ta­ner, los Var­gas Llo­sa, los Oppenhei­mer, los Matos y un sin­nú­me­ro de mafio­sos y tras­no­cha­dos más). El mis­mo Coman­dan­te ha dicho en varias oca­sio­nes: “el día que de ver­dad me mue­ra, nadie va a creer”. Los publi­cis­tas del impe­rio que dis­fru­tan a sus anchas de las pági­nas de los dia­rios reac­cio­na­rios, se han pasa­do la vida calum­nian­do a Cuba y a sus diri­gen­tes; algu­nos han hecho carre­ra polí­ti­ca a cos­tas del agra­vio, otros se han lle­na­do los bol­si­llos de dóla­res y, tam­bién están los que han reci­bi­do recom­pen­sas por sus publi­ca­cio­nes en con­tra de Cuba. Toda­vía hoy, cada Refle­xión escri­ta de Fidel o sus apa­ri­cio­nes públi­cas, ponen a tem­blar a sus enemi­gos y remue­ve el actual sis­te­ma, defen­di­do por los capi­ta­lis­tas depre­da­do­res del ser humano y la naturaleza.

El Coman­dan­te lle­ga a sus 85 años derri­ban­do enemi­gos, pero arro­pa­do del pue­blo cubano y de los pue­blos que resis­ten y luchan por su libe­ra­ción. En 1996 en una entre­vis­ta para la Cade­na Tele­mun­do, la perio­dis­ta mia­men­se María Elvi­ra Sala­zar le pre­gun­tó: “¿Cuál usted con­si­de­ra que es su peor enemi­go?”. Fidel le res­pon­dió: “¡Mi peor enemi­go! Yo creo que no ten­go enemi­gos peo­res, por­que creo que todos los enemi­gos se pue­den ven­cer”. Y así ha sido, por eso los pue­blos pobres del mun­do se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con él.

Fidel es un sím­bo­lo inter­na­cio­nal de resis­ten­cias, luchas y vic­to­rias. Es un ven­ce­dor. Por lo mis­mo el impe­rio no lo admi­te ni le per­do­na su rebel­día, y siem­pre qui­so tener­lo fue­ra del esce­na­rio polí­ti­co; en ese afán, no ha cesa­do de estar detrás de los innu­me­ra­bles inten­tos de aca­bar con su vida. La nor­te­ame­ri­ca­na Este­la Bra­vo evi­den­cia en su docu­men­tal Fidel la his­to­ria no con­ta­da que, a la pre­gun­ta: “Cuán­tos aten­ta­dos han habi­do con­tra usted”, Fidel res­pon­de: “Lo sabré cuan­do lle­gue al cie­lo”. Una for­ma de decir, que han sido muchos y que su segu­ri­dad per­so­nal sólo ha podi­do seña­lar los que lle­ga­ron a detectar.

Die­go Arman­do Mara­do­na en su pro­gra­ma La Noche del 10, el 2005 entre­vis­tó a Fidel en La Haba­na. Ante la con­sul­ta: “¿Cómo ima­gi­na el futu­ro de Cuba, cuan­do usted no esté en el esce­na­rio?”. El Coman­dan­te le dijo: “La ima­gino como una gran poten­cia moral. Con un gran nivel de dig­ni­dad, que está dan­do algu­nos ejem­plos de lo que pue­de hacer­se. La ima­gino tam­bién como un país que demues­tra lo que sig­ni­fi­ca el capi­tal humano, las ven­ta­jas de la edu­ca­ción, lo que pue­de hacer­se con el hom­bre, lo que pue­de hacer un país peque­ño aún blo­quea­do. Somos invul­ne­ra­bles y no exa­ge­ro. ¿Cómo? No lo voy a decir, ellos lo saben. Por mucho que a veces sub­es­ti­man a los demás”.

¿Habrá hoy algún gobierno, pre­si­den­te o ex pre­si­den­te capaz de expre­sar­se de esta mane­ra? ¿Qué líder polí­ti­co pue­de afir­mar que su pue­blo posee poten­cia moral, dig­ni­dad, edu­ca­ción e invul­ne­ra­bi­li­dad fren­te al enemi­go? Esta reali­dad expre­sa mucho sobre la férrea uni­dad exis­ten­te entre el pue­blo cubano y sus gobernantes.

En 1979, cuan­do el pre­si­den­te cubano tenía que via­jar a Nue­va York, un perio­dis­ta le lan­za la pre­gun­ta: “¿Siem­pre está pro­te­gi­do con su tra­je?”. Fidel reac­cio­na: “¿Cuál tra­je?”. El perio­dis­ta pun­tua­li­za: “Todo el mun­do dice que usted tie­ne un cha­le­co a prue­ba de balas”. El Coman­dan­te –des­abo­to­nán­do­se la cami­sa ver­de oli­va y mos­tran­do su pecho sin nin­gún cha­le­co- le res­pon­de son­rien­do: “Voy a des­em­bar­car así en Nue­va York. Ten­go un cha­le­co moral; es fuer­te, ese me ha pro­te­gi­do siempre”.

¡Qué increí­ble! Sus enemi­gos se han pasa­do la vida tra­tan­do de eli­mi­nar­lo, y el gallar­do revo­lu­cio­na­rio dice que la cora­za que por­ta es moral.

Las ideas revo­lu­cio­na­rias y los prin­ci­pios de jus­ti­cia, ver­dad e igual­dad son el blin­da­je de Fidel. Ahí está él, con sus 85 años, bien acuer­pa­do por Cuba socia­lis­ta y por los pue­blos revo­lu­cio­na­rios del mun­do. No hay tec­no­lo­gía moder­na que sea capaz de sus­ti­tuir ese chaleco.

Ilus­tra­ción: «Fidel», de Oswal­do Guayasamín.
Fidel
Por Juan Gelman
Del poe­ma­rio “Gotán” (1962).

dirán exac­ta­men­te de fidel
gran con­duc­tor el que incen­dió la his­to­ria etcétera
pero el pue­blo lo lla­ma el caba­llo y es cierto
fidel mon­tó sobre fidel un día
se lan­zó de cabe­za con­tra el dolor con­tra la muerte
pero más toda­vía con­tra el pol­vo del alma
la His­to­ria par­la­rá de sus hechos gloriosos
pre­fie­ro recor­dar­lo en el rin­cón del día
en que miró su tie­rra y dijo soy la tierra
en que miró su pue­blo y dijo soy el pueblo
y abo­lió sus dolo­res sus som­bras sus olvidos
y solo con­tra el mun­do levan­tó en una estaca
su pro­pio cora­zón el úni­co que tuvo
lo des­ple­gó en el aire como una gran bandera
como un fue­go encen­di­do con­tra la noche oscura
como un gol­pe de amor en la cara del miedo
como un hom­bre que entra tem­blan­do en el amor
alzó su cora­zón lo agi­ta­ba en el aire
lo daba de comer de beber de encender
fidel es un país
yo lo vi con olea­jes de ros­tros en su rostro
la His­to­ria arre­gla­rá sus cuen­tas allá ella
pero lo vi cuan­do subía gen­te por sus hubiéramos
bue­nas noches His­to­ria agran­da tus portones
entra­mos con fidel con el caballo

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Fidel Cas­tro Ruz

20100706131626-copy-of-20100628125300-fidel-castro-220.jpg


Nació el 13 de agos­to de 1926. A los 27 años de edad orga­ni­zó y enca­be­zó el asal­to al cuar­tel Mon­ca­da, que dio ini­cio en Cuba a una nue­va y defi­ni­ti­va eta­pa de libe­ra­ción. Con­de­na­do a pri­sión, des­de ésta creó el movi­mien­to 26 de Julio, evi­tan­do que la lucha deca­ye­ra. Orga­ni­zó, des­de Méxi­co la expe­di­ción del yate Gran­ma y como jefe de 82 expe­di­cio­na­rios des­em­bar­có en Cuba el 2 de diciem­bre de 1956. Se con­vir­tió enton­ces en: Fun­da­dor del Ejér­ci­to Rebel­de y de la nue­va Cuba revo­lu­cio­na­ria. Coman­dan­te en Jefe de la lucha gue­rri­lle­ra y máxi­mo diri­gen­te del Movi­mien­to 26 de Julio. Fun­da­dor del pri­mer Esta­do socia­lis­ta en el hemis­fe­rio occi­den­tal y del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba. Ven­ce­dor jun­to a su pue­blo de las tro­pas mer­ce­na­rias que esti­mu­la­das, pre­pa­ra­das y paga­das por el impe­ria­lis­mo yan­qui des­em­bar­ca­ron en Cuba por Pla­ya Girón, en abril de 1961.Esta­dis­ta inclau­di­ca­ble en la Cri­sis de Octu­bre ante la ame­na­za ató­mi­ca a Cuba por par­te de los Esta­dos Uni­dos, en 1962. Guía per­ma­nen­te del pue­blo cubano en la lucha con­tra las ban­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, las agre­sio­nes de todo tipo de los gobier­nos esta­dou­ni­den­ses, el blo­queo esta­ble­ci­do con­tra Cuba duran­te más de cua­ren­ta y cin­co años. Triun­fa­dor en la bús­que­da de alter­na­ti­vas para sobre­vi­vir y desa­rro­llar­nos duran­te el Perío­do Espe­cial impues­to a nues­tro pue­blo. Lucha­dor inter­na­cio­na­lis­ta incan­sa­ble. Voce­ro per­se­ve­ran­te de los paí­ses pobres del mun­do. Coman­dan­te en Jefe deci­di­do a enfren­tar jun­to a su pue­blo, des­de la pri­me­ra línea, la agre­sión que inten­te rea­li­zar el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Com­ba­tien­te inclau­di­ca­ble por demos­trar que un mun­do mejor es posi­ble. Crea­dor y guía de la Bata­lla de Ideas. Líderincues­tio­na­ble por siem­pre de la Revo­lu­ción cubana.

_​_​_​_​_​_​

Opi­nio­nes sobre Fidel Cas­tro Ruz, toma­das del libro ABSUELTO POR LA HISTORIA, de Luis Báez. Edi­to­rial Cien­cias Socia­les, La Haba­na, 2002.

De Abde­la­zis Bou­te­fli­ka, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Arge­li­na Demo­crá­ti­ca y Popular:

El mun­do ente­ro lo cono­ció en 1959 como Fidel Cas­tro, pero en el 2001 sigue sien­do el mis­mo hom­bre, con el mis­mo rigor, la mis­ma inte­gri­dad, la mis­ma moral, el mis­mo enfo­que, la mis­ma pre­sen­cia, los mis­mos idea­les, tan­to para su pue­blo, como para la humanidad.

Hemos teni­do el inmen­so pri­vi­le­gio de tener como ami­go al com­pa­ñe­ro Fidel que nun­ca nos ha falla­do. Fidel via­ja al futu­ro, regre­sa y lo explica.

De Agos­tino Casa­ro­lli, car­de­nal ita­liano, ex secre­ta­rio de Esta­do del Vaticano:

Ten­go un recuer­do con un poco de nos­tal­gia, por­que he encon­tra­do no sólo al país sino a un hom­bre de inte­li­gen­cia supe­rior, de gran cul­tu­ra y con ideas. Natu­ral­men­te no coin­ci­di­mos en todas las ideas, pero en fin la con­ver­sa­ción fue muy intere­san­te y tam­bién, bajo cier­tos aspec­tos, agra­da­ble. Hablar con un adver­sa­rio inte­li­gen­te, es mucho mejor que hablar con un ami­go no inte­li­gen­te. De mane­ra que el recuer­do, es un buen recuerdo.

De Ali­cia Alon­so, bai­la­ri­na cubana:

Él no es local. Él es par­te de la his­to­ria. No sólo de nues­tra his­to­ria, sino de la his­to­ria de la humanidad.

Pien­so que es tan gran­de que se con­vier­te en una par­te­ci­ta, en una cosa sen­ci­lla. Si sin­tie­ra lo gran­de que es, lo mata­ría el peso.

De Arca­dio Cal­vo, baba­lao cubano:

Soy cubano cien por cien, de esta tie­rra no me mue­ve nadie y ade­más, mis san­tos pro­te­gen a Fidel.

De Arman­do Llo­ren­te, espa­ñol, sacer­do­te jesui­ta y pro­fe­sor en el Cole­gio de Belén don­de estu­dió Fidel. Esta eva­lua­ción es de 1945:

Fidel Cas­tro cur­sa­rá la carre­ra de Dere­cho y no duda­mos que lle­na­rá con pági­nas bri­llan­tes el libro de su vida. Fidel tie­ne made­ra y no fal­ta­rá el artista.

De Celia Sandy, escri­to­ra ingle­sa, nie­ta de Wins­ton Chur­chill, ex pri­mer minis­tro de Gran Bretaña:

Con­ver­sar con Fidel Cas­tro es como ir al cielo.

De Con­chi­ta Fer­nán­dez, cuba­na, secretaria:

Fidel es un hom­bre lleno de bon­dad y ternura.

De David Roc­ke­fe­ller, ban­que­ro norteamericano:

Fidel Cas­tro está muy bien infor­ma­do. Habla con gran entu­sias­mo de las cosas que hizo y que son posi­ti­vas. Es un ser muy caris­má­ti­co y lleno de optimismo.

De Die­go Arman­do Marod­na, fut­bo­lis­ta argentino:

Fidel Cas­tro es una per­so­na­li­dad impo­si­ble de olvidar.

De Ernes­to Car­de­nal, sacer­do­te y poe­ta nicaragüense:

Pero lo que más me impre­sio­nó fue su genio. Sue­le haber genio para una sola cosa, pero Fidel es genio en muchas.

Hom­bres como él sur­gen pocas veces en la vida.

Del coman­dan­te Ernes­to Che Guevara:

Hay varias carac­te­rís­ti­cas en su vida y en su carác­ter que lo hace sobre­sa­lir amplia­men­te por sobre todos sus com­pa­ñe­ros y segui­do­res; Fidel es un hom­bre de tan enor­me per­so­na­li­dad que, en cual­quier movi­mien­to don­de par­ti­ci­pe, debe lle­var la con­duc­ción y así lo ha hecho en el cur­so de su carre­ra des­de la vida estu­dian­til has­ta el pre­mie­ra­to de nues­tra patria y de los pue­blos opri­mi­dos de América.

Tie­ne la carac­te­rís­ti­ca de gran con­duc­tor, que suma­das a sus dotes per­so­na­les de auda­cia, fuer­za y valor, y a su extra­or­di­na­rio afán de aus­cul­tar siem­pre la volun­tad del pue­blo lo han lle­va­do al lugar de honor y de sacri­fi­cio que hoy ocupa.

De Frey Bet­to, teo­lo­go brasileño:

Fidel Cas­tro es un hom­bre pri­vi­le­gia­do por su for­ma­ción cris­tia­na, su opción mar­xis­ta y la asi­mi­la­ción de la pré­di­ca mar­tia­na. Es una per­so­na tími­da, que casi pide per­mi­so para ser quien es… A pesar de toda su genia­li­dad, de toda la his­to­ria que encar­na, con­si­gue hacer­nos sen­tir su hermano.

De Geor­ge McGo­vern, polí­ti­co nor­te­ame­ri­cano, ex sena­dor por el Par­ti­do Demócrata:

Una vez que cono­cí al Pre­si­den­te Cas­tro, mi opi­nión sobre su capa­ci­dad, real­men­te se alzó mucho.

De Harry S. Tru­man, ex pre­si­den­te de los Esta­dos Unidos:

Creo que Fidel Cas­tro es un buen mucha­cho que pare­ce desear el bien para el pue­blo cubano, sien­do así debe­mos sim­pa­ti­zar con él y ayu­dar­les a hacer lo que sea correc­to para su pueblo.

De John F. Ken­nedy, inte­lec­tual, polí­ti­co, ex pre­si­den­te de los Esta­dos Unidos:

Fidel Cas­tro for­ma par­te del lega­do de Bolí­var. Debía­mos haber dado al fogo­so y joven rebel­de una más calu­ro­sa bien­ve­ni­da en su hora de triunfo.

De Juan XXIII, en medio de la Cri­sis de Octu­bre en 1962:

Emba­ja­dor, diga de mi par­te a mi hiji­to (Fidel) que resis­ta, que el San­to Padre ora por él y por Cuba.

Juan Domin­go Perón, mili­tar, polí­ti­co, ex pre­si­den­te de Argentina:

Cuan­do los paí­ses no se entre­gan, o no lo pue­den pene­trar, dan un gol­pe de Esta­do o ponen un gobierno obediente.

La gran vir­tud que yo veo en la Revo­lu­ción Cuba­na y en la acción de Fidel, es pre­ci­sa­men­te eso; les puso allí un dique que no han podi­do pasar.

De Julián May­field, nove­lis­ta norteamericano:

Abrahan Lin­coln y Fidel Cas­tro inevi­ta­ble­men­te hubie­ran sido gran­des ami­gos. Yo dudo que Lin­coln ten­ga algo de común con el gene­ral Eisenho­wer. Lin­coln se sen­ti­ría a gus­to en las calles de La Haba­na, pero sería un extran­je­ro en Washington.

De Julio Cor­tá­zar, escri­tor argentino:

Fidel es el escul­tor de la Revo­lu­ción cubana.

Kevin Cost­ner, actor norteamericano:

Ver mi últi­ma pelí­cu­la, Tre­ce días, al lado de Fidel Cas­tro es una expe­rien­cia para toda la vida.

De Kirby Jones, perio­dis­ta y empre­sa­rio norteamericano:

Fidel Cas­tro es uno de los hom­bres más encan­ta­do­res y jovia­les que cua­les­quie­ra de noso­tros hubie­ra cono­ci­do antes.

De Lucius Wal­ker, reve­ren­do norteamericano:

No hay dudas de que Fidel Cas­tro sigue sien­do el pri­mer esta­dis­ta del planeta.

De Mario Bene­det­ti, escri­tor y poe­ta uruguayo;

Fidel Cas­tro es hoy por hoy la más impor­tan­te figu­ra polí­ti­ca del Con­ti­nen­te ame­ri­cano y una de las más des­ta­ca­das de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. La figu­ra de Fidel sigue sien­do aleccionante.

De Mary Heming­way, escri­to­ra norteamericana:

He rea­li­za­do uno de mis mayo­res anhe­los: cono­cer per­so­nal­men­te a Fidel Cas­tro. Un hom­bre sen­ci­lla­men­te estupendo.

De Miguel Bar­net, escri­tor cubano:

Fidel es una espe­ran­za, una idea, una escuela.

De Oli­ver Sto­ne, direc­tor de cine norteamericano

Fidel Cas­tro es la per­so­na­li­dad más fas­ci­nan­te que he conocido.

De Oscar Nie­me­yer, arqui­tec­to brasileño:

Por las tar­des reci­bo a los ami­gos para con­ver­sar y a veces habla­mos de filo­so­fía. Pero cuan­do ellos se refie­ren a Pla­tón, yo estoy pen­san­do en Fidel Castro.

De Oswal­do Gua­ta­sa­mín, pin­tor, escul­tor, mura­lis­ta ecuatoriano:

Jamás nadie me dio la impre­sión de una cosa ínte­gra, de un per­so­na­je total, en todos sus aspec­tos, en cada una de sus fra­ses, como Fidel.

De Pablo Neru­da, poe­ta chileno:

El que no esté con Cuba, con su revo­lu­ción, con Fidel astro, está del otro lado, del lado de la igno­mi­nia y de la traición.

De Rafael Alber­ti, poe­ta español:

Las ideas como las que Fidel Cas­tro defien­de no enve­je­cen nunca.

De Ram­sey Clark, ex fis­cal gene­ral de los Esta­dos Unidos:

Fidel ha mos­tra­do que es posi­ble que un país en medio de la lucha sin recur­sos edu­que, pro­por­cio­ne vivien­da, salud, tra­ba­jo y todo lo que requie­re la huma­ni­dad. Y miren el res­to del mun­do. Nece­si­ta­mos ese modelo.

De Richard Copland, pre­si­den­te de la Socie­dad Esta­dou­ni­den­se de Agen­tes de Viaje:

Fidel Cas­tro es el hom­bre más cor­tés y agra­da­ble que he cono­ci­do en mi vida.

De Richard Nixon, ex pre­si­den­te de los Esta­dos Unidos:

Debe­mos estar segu­ros de un hecho: Fidel Cas­tro posee esas cua­li­da­des inde­fi­ni­bles que le per­mi­ten ser un líder de hombres.

De Roger Ire­son, secre­ta­rio gene­ral de la Jun­ta de Edu­ca­ción Supe­rior y Minis­te­rios de la Igle­sia Meto­dis­ta Uni­da de los Esta­dos Unidos:

Fidel Cas­tro es un líder de dimen­sión mun­dial, apa­sio­na­do y con una gran visión del mun­do y con un com­pro­mi­so en la lucha por la igual­dad y la espe­ran­za de un futu­ro mejor.

De Syd­ney Pollack, cineas­ta norteamericano:

Fidel Cas­tro ya no es un per­so­na­je, sino que es más gran­de que la vida mis­ma. Es un líder mun­dial extre­ma­da­men­te inteligente.

De Volo­dia Tei­tel­boim, inte­lec­tual y polí­ti­co chileno:

Lo digo en todas par­tes, si los Esta­dos Uni­dos tuvie­ran un Pre­si­den­te el 10 por cien­to de Fidel, sería un gran país democrático.

De Wright Mills, escri­tor norteamericano:

Fidel Cas­tro no fomen­ta el cul­to al indi­vi­duo, sino a los hechos de la Revolución.

De un cubano que huyó en 1980 hacia los Esta­dos Uni­dos, expre­sa­do en una Cor­te Judi­cial de Mia­mi con los cin­co héroes cuba­nos injus­ta­men­te encar­ce­la­dos en ese país:

Man­tén­gan­se fir­mes, coño, no trai­cio­nen a la Patria. No le fallen al Coman­dan­te, y no se preo­cu­pen, que él no los va a dejar solos.

_​_​_​_​_​_​


EL FIDEL CASTRO QUE YO CONOZCO

Por Gabriel Gar­cía Márquez.

Su devo­ción por la palabra.

• Su poder de seducción.

• Va a bus­car los pro­ble­mas don­de estén.

• Los ímpe­tus de la ins­pi­ra­ción son pro­pios de su estilo.

• Los libros refle­jan muy bien la ampli­tud de sus gustos.

• Dejó de fumar para tener la auto­ri­dad moral para com­ba­tir el tabaquismo.

• Le gus­ta pre­pa­rar las rece­tas de coci­na con una espe­cie de fer­vor científico.

• Se man­tie­ne en exce­len­tes con­di­cio­nes físi­cas con varias horas de gim­na­sia dia­ria y de nata­ción frecuente.

• Pacien­cia invencible.

• Dis­ci­pli­na férrea.

• La fuer­za de la ima­gi­na­ción lo arras­tra a los imprevistos.

• Tan impor­tan­te como apren­der a tra­ba­jar es apren­der a des­can­sar. Fati­ga­do de con­ver­sar, des­can­sa conversando.

• Escri­be bien y le gus­ta hacerlo.

• El mayor estí­mu­lo de su vida es la emo­ción al riesgo.

• La tri­bu­na de impro­vi­sa­dor pare­ce ser su medio eco­ló­gi­co per­fec­to. Empie­za siem­pre con voz casi inau­di­ble, con un rum­bo incier­to, pero apro­ve­cha cual­quier des­te­llo para ir ganan­do terreno, pal­mo a pal­mo, has­ta que da una espe­cie de gran zar­pa­zo y se apo­de­ra de la audien­cia. Es la ins­pi­ra­ción: el esta­do de gra­cia irre­sis­ti­ble y des­lum­bran­te, que sólo nie­gan quie­nes no han teni­do la glo­ria de vivirlo.

• Es el anti­dog­má­ti­co por excelencia.

• José Mar­tí es su autor de cabe­ce­ra y ha teni­do el talen­to de incor­po­rar su idea­rio al torren­te san­guí­neo de una revo­lu­ción marxista.

• La esen­cia de su pro­pio pen­sa­mien­to podría estar en la cer­ti­dum­bre de que hacer tra­ba­jo de masas es fun­da­men­tal­men­te ocu­par­se de los indi­vi­duos. Esto podría expli­car su con­fian­za abso­lu­ta en el con­tac­to directo.

• Tie­ne un idio­ma para cada oca­sión y un modo dis­tin­to de per­sua­sión según los dis­tin­tos inter­lo­cu­to­res. Sabe situar­se en el nivel de cada uno y dis­po­ne de una infor­ma­ción vas­ta y varia­da que le per­mi­te mover­se con faci­li­dad en cual­quier medio.

• Una cosa se sabe con segu­ri­dad: esté don­de esté, como esté y con quien esté, Fidel Cas­tro está allí para ganar.

• Su acti­tud ante la derro­ta, aun en los actos míni­mos de la vida coti­dia­na, pare­ce obe­de­cer a una lógi­ca pri­va­da: ni siquie­ra la admi­te, y no tie­ne un minu­to de sosie­go mien­tras no logra inver­tir los tér­mi­nos y con­ver­tir­la en victoria.

• Nadie pue­de ser más obse­si­vo que él cuan­do se ha pro­pues­to lle­gar a fon­do a cual­quier cosa.

• No hay un pro­yec­to colo­sal o mili­mé­tri­co, en el que no se empe­ñe con una pasión encar­ni­za­da. Y en espe­cial si tie­ne que enfren­tar­se a la adver­si­dad. Nun­ca como enton­ces pare­ce de mejor talan­te, de mejor humor. Alguien que cree cono­cer­lo bien le dijo: Las cosas deben andar muy mal, por­que usted está rozagante.

• Las reite­ra­cio­nes son uno de sus modos de tra­ba­jar. Ej.: El tema de la deu­da exter­na de Amé­ri­ca Lati­na, había apa­re­ci­do por pri­me­ra vez en sus con­ver­sa­cio­nes des­de hacía unos dos años, y había ido evo­lu­cio­nan­do, rami­fi­cán­do­se, pro­fun­di­zán­do­se. Lo pri­me­ro que dijo, como una sim­ple con­clu­sión arit­mé­ti­ca , era que la deu­da era impa­ga­ble. Des­pués apa­re­cie­ron los hallaz­gos esca­lo­na­dos: las reper­cu­sio­nes de la deu­da en la eco­no­mía de los paí­ses, su impac­to polí­ti­co y social, su influen­cia deci­si­va en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, su impor­tan­cia pro­vi­den­cial para una polí­ti­ca uni­ta­ria de Amé­ri­ca Lati­na… has­ta lograr una visión tota­li­za­do­ra, la que expu­so en una reu­nión inter­na­cio­nal con­vo­ca­da al efec­to y que el tiem­po se ha encar­ga­do de demostrar.

• Su más rara vir­tud de polí­ti­co es esa facul­tad de vis­lum­brar la evo­lu­ción de un hecho has­ta sus con­se­cuen­cias remotas…pero esa facul­tad no la ejer­ce por ilu­mi­na­ción, sino como resul­ta­do de un racio­ci­nio arduo y tenaz.

• Su auxi­liar supre­mo es la memo­ria y la usa has­ta el abu­so para sus­ten­tar dis­cur­sos o char­las pri­va­das con racio­ci­nios abru­ma­do­res y ope­ra­cio­nes arit­mé­ti­cas de una rapi­dez increí­ble. Requie­re el auxi­lio de una infor­ma­ción ince­san­te, bien mas­ti­ca­da y digerida.

• Su tarea de acu­mu­la­ción infor­ma­ti­va prin­ci­pia des­de que des­pier­ta. Desa­yu­na con no menos de 200 pági­nas de noti­cias del mun­do ente­ro. Duran­te el día le hacen lle­gar infor­ma­cio­nes urgen­tes don­de esté, cal­cu­la que cada día tie­ne que leer unos 50 docu­men­tos, a eso hay que agre­gar los infor­mes de los ser­vi­cios ofi­cia­les y de sus visi­tan­tes y todo cuan­to pue­da inte­re­sar a su curio­si­dad infinita.

• Las res­pues­tas tie­nen que ser exac­tas, pues es capaz de des­cu­brir la míni­ma con­tra­dic­ción de una fra­se casual.

• Otra fuen­te de vital infor­ma­ción son los libros. Es un lec­tor voraz. Nadie se expli­ca cómo le alcan­za el tiem­po ni de qué méto­do se sir­ve para leer tan­to y con tan­ta rapi­dez, aun­que él insis­te en que no tie­ne nin­guno en espe­cial. Muchas veces se ha lle­va­do un libro en la madru­ga­da y a la maña­na siguien­te lo comen­ta. Lee el inglés pero no lo habla. Pre­fie­re leer en cas­te­llano y a cual­quier hora está dis­pues­to a leer un papel con letra que le cai­ga en las manos.

• Es lec­tor habi­tual de temas eco­nó­mi­cos e his­tó­ri­cos. Es un buen lec­tor de lite­ra­tu­ra y la sigue con atención.

• Tie­ne la cos­tum­bre de los inte­rro­ga­to­rios rápi­dos. Pre­gun­tas suce­si­vas que él hace en ráfa­gas ins­tan­tá­neas has­ta des­cu­brir el por qué del por qué del por qué final.

• Cuan­do un visi­tan­te de Amé­ri­ca Lati­na le dio un dato apre­su­ra­do sobre el con­su­mo de arroz de sus com­pa­trio­tas, él hizo sus cálcu­los men­ta­les y dijo: Qué raro, que cada uno se come cua­tro libras de arroz al día.

• Su tác­ti­ca maes­tra es pre­gun­tar sobre cosas que sabe, para con­fir­mar sus datos. Y en algu­nos casos para medir el cali­bre de su inter­lo­cu­tor, y tra­tar­lo en con­se­cuen­cia. No pier­de oca­sión de informarse.

• Duran­te la gue­rra de Ango­la des­cri­bió una bata­lla con tal minu­cio­si­dad en una recep­ción ofi­cial , que cos­tó tra­ba­jo con­ven­cer a un diplo­má­ti­co euro­peo de que Fidel Cas­tro no había par­ti­ci­pa­do en ella. El rela­to que hizo de la cap­tu­ra y ase­si­na­to del Che, el que hizo del asal­to de la Mone­da y de la muer­te de Sal­va­dor Allen­de o el que hizo de los estra­gos del ciclón Flo­ra, eran gran­des repor­ta­jes hablados.

• Su visión de Amé­ri­ca Lati­na en el por­ve­nir, es la mis­ma de Bolí­var y Mar­tí, una comu­ni­dad inte­gral y autó­no­ma, capaz de mover el des­tino del mundo.

• El país del cual sabe más des­pués de Cuba, es Esta­dos Uni­dos. Cono­ce a fon­do la índo­le de su gen­te, sus estruc­tu­ras de poder, las segun­das inten­cio­nes de sus gobier­nos, y esto le ha ayu­da­do a sor­tear la tor­men­ta ince­san­te del bloqueo.

• En una entre­vis­ta de varias horas, se detie­ne en cada tema, se aven­tu­ra por sus veri­cue­tos menos pen­sa­dos sin des­cui­dar jamás la pre­ci­sión, cons­cien­te de que una sola pala­bra mal usa­da, pue­de cau­sar estra­gos irre­pa­ra­bles. Jamás ha rehu­sa­do con­tes­tar nin­gu­na pre­gun­ta, por pro­vo­ca­do­ra que sea, ni ha per­di­do nun­ca la paciencia .

• Sobre los que le esca­mo­tean la ver­dad por no cau­sar­le más preo­cu­pa­cio­nes de las que tie­ne: Él lo sabe. A un fun­cio­na­rio que lo hizo le dijo: Me ocul­tan ver­da­des por no inquie­tar­me, pero cuan­do por fin las des­cu­bra me mori­ré por la impre­sión de enfren­tar­me a tan­tas ver­da­des que han deja­do de decir­me. Las más gra­ves, sin embar­go, son las ver­da­des que se le ocul­tan para encu­brir defi­cien­cias, pues al lado de los enor­mes logros que sus­ten­tan la Revo­lu­ción ‑los logros polí­ti­cos, cien­tí­fi­cos, depor­ti­vos, cul­tu­ra­les- hay una incom­pe­ten­cia buro­crá­ti­ca colo­sal que afec­ta a casi todos los órde­nes de la vida dia­ria, y en espe­cial a la feli­ci­dad doméstica.

• Cuan­do habla con la gen­te de la calle, la con­ver­sa­ción reco­bra la expre­si­vi­dad y la fran­que­za cru­da de los afec­tos reales. Lo lla­man: Fidel. Lo rodean sin ries­gos, lo tutean, le dis­cu­ten, lo con­tra­di­cen, le recla­man, con un canal de tras­mi­sión inme­dia­ta por don­de cir­cu­la la ver­dad a bor­bo­to­nes. Es enton­ces que se des­cu­bre al ser humano insó­li­to, que el res­plan­dor de su pro­pia ima­gen no deja ver. Este es el Fidel Cas­tro que creo cono­cer: Un hom­bre de cos­tum­bres aus­te­ras e ilu­sio­nes insa­cia­bles, con una edu­ca­ción for­mal a la anti­gua, de pala­bras cau­te­lo­sas y moda­les tenues e inca­paz de con­ce­bir nin­gu­na idea que no sea des­co­mu­nal. Sue­ña con que sus cien­tí­fi­cos encuen­tren la medi­ci­na final con­tra el cán­cer y ha crea­do una polí­ti­ca exte­rior de poten­cia mun­dial, en una isla 84 veces más peque­ña que su enemi­go principal.

• Tie­ne la con­vic­ción de que el logro mayor del ser humano es la bue­na for­ma­ción de su con­cien­cia y que los estí­mu­los mora­les, más que los mate­ria­les, son capa­ces de cam­biar el mun­do y empu­jar la historia.

• Lo he oído en sus esca­sas horas de año­ran­za a la vida, evo­car las cosas que hubie­ra podi­do hacer de otro modo para ganar­le más tiem­po a la vida.

Al ver­lo muy abru­ma­do por el peso de tan­tos des­ti­nos aje­nos, le pre­gun­té qué era lo que más qui­sie­ra hacer en este mun­do, y me con­tes­tó de inme­dia­to: parar­me en una esquina.

 

¿Cuán­tos Fide­les hay en este Fidel que en estos días cum­ple 85 años de muy vivi­da exis­ten­cia? Segu­ra­men­te que muchos. Tan­tos que no alcan­za la memo­ria para evocarlo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.