Bre­ve esbo­zo bio­grá­fi­co sobre el Coman­dan­te Jaco­bo Are­nas – FARC Ejér­ci­to del Pueblo

Agos­to 10, de 1999

Cum­pli­mos hoy el 9° Ani­ver­sa­rio de la sen­si­ble pér­di­da de nues­tro inol­vi­da­ble Coman­dan­te JACOBO ARENAS, artí­fi­ce de bue­na par­te de la his­to­ria polí­ti­ca de las FARC-EP des­de los albo­res de la heroi­ca resis­ten­cia de MARQUETALIA.
Jaco­bo nació en la ciu­dad de Buca­ra­man­ga, depar­ta­men­to de San­tan­der al noro­rien­te del país, cuna de la insu­rrec­ción comu­ne­ra, un 23 de Enero de 1917, año memo­ra­ble del his­tó­ri­co triun­fo de la pri­me­ra revo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial que par­tie­ra la his­to­ria de la huma­ni­dad e ini­cia­ra las expe­rien­cias de cons­truc­ción del socia­lis­mo en Europa.
Jaco­bo, a la edad de 21 años (1938), se enro­ló volun­ta­ria­men­te y pagó su ser­vi­cio mili­tar en el bata­llón Guar­dia Pre­si­den­cial en Bogo­tá. Allí fue esta­fe­ta del Minis­te­rio de Guerra.
Par­ti­ci­pó en las revuel­tas y plo­ma­ce­ras en las calles de Buca­ra­man­ga y Barran­ca­ber­me­ja, a raíz de la insu­rrec­ción popu­lar des­en­ca­de­na­da tras el ase­si­na­to del líder popu­lar Jor­ge Elié­cer Gai­tán el 9 de abril de 1948. Por aque­lla épo­ca Jaco­bo ocu­pó el car­go de pre­si­den­te de la Fede­ra­ción de Juven­tu­des Libe­ra­les de Santander.
En la déca­da del 50 ingre­só al Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia, influen­cia­do por un señor extra­or­di­na­ria­men­te caris­má­ti­co lla­ma­do Rafael Fie­llo, quien pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en un gran millo­na­rio reac­cio­na­rio que emi­gró para Venezuela.
Por esta mis­ma épo­ca, Jaco­bo fué diri­gen­te de la Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de San­tan­der y fun­cio­na­rio sin­di­cal, ini­cial­men­te del Sin­di­ca­to de Bra­ce­ros y lan­che­ros del Río Mag­da­le­na y lue­go de la Unión Sin­di­cal Obre­ra (USO) de los tra­ba­ja­do­res petro­le­ros. Fue uno de los diri­gen­tes de la huel­ga petro­le­ra que con­clu­yó con la Rever­sión de la Con­ce­sión De Mares, como paso ini­cial para la cons­ti­tu­ción más tar­de de la Empre­sa Colom­bia­na de Petró­leos (Eco­pe­trol).
Igual­men­te, por encar­go de la USO, a Jaco­bo se le enco­men­dó visi­tar en la región de La Colo­ra­da (San­tan­der) a la pri­me­ra gue­rri­lla libe­ral, que sur­gie­ra des­pués de los acon­te­ci­mien­tos del 9 de abril y de la expe­rien­cia de poder popu­lar duran­te diez días en Barran­ca­ber­me­ja, com­pues­ta por la poli­cía del puer­to y más de 400 civi­les lide­ra­dos por Rafael Ran­gel. El obje­ti­vo de la misión de Jaco­bo era el de lle­var la soli­da­ri­dad moral a dicho movimiento.
En la déca­da del 50, via­ja con un gru­po de seten­ta colom­bia­nos a Cuba, a los dos meses de pro­cla­ma­do el triun­fo de la Revo­lu­ción (Mar­zo de 1959) y allí tie­ne opor­tu­ni­dad de inter­cam­biar opi­nio­nes con el Coman­dan­te Fidel Cas­tro. Ante la inquie­tud de Fidel de que los comu­nis­tas colom­bia­nos, en 30 años de fun­da­do el par­ti­do, no había­mos toma­do aún el poder, Jaco­bo le res­pon­dió que el ejér­ci­to de Batis­ta no tenía la expe­rien­cia de com­ba­te como si lo tenía el colombiano.
Pos­te­rior­men­te, con oca­sión del exi­to­so pri­mer via­je tri­pu­la­do al espa­cio, haza­ña rea­li­za­da por el cos­mo­nau­ta ruso Yury Gaga­rín, Jaco­bo via­jo a Mos­cú don­de se entre­vis­ta con dife­ren­tes fun­cio­na­rios del Par­ti­do y del Esta­do de la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS).
En el mes de abril de 1964 es auto­ri­za­do por el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do para que jun­to con HERNANDO GONZÁLEZ ACOSTA se vin­cu­la­ran al Movi­mien­to Gue­rri­lle­ro que des­de ese enton­ces lide­ra MANUEL MARULANDA VELEZ. Es así como el día 11 de abril. Jaco­bo y Her­nan­do, este últi­mo envia­do como valio­so apor­te de la JUVENTUD COMUNISTA, par­ten de Girar­dot hacia Mar­que­ta­lia y el 17 de abril, lle­gan don­de está Maru­lan­da con un peque­ño gru­po de cam­pe­si­nos dis­pues­tos a reini­ciar la lucha arma­da con­ge­la­da hacía unos pocos años, éste los reci­be y allí mis­mo se ini­cia una amis­tad fuer­te que flo­re­ce fogueán­do­se en la lucha por un ideal común. Se fun­den en abra­zo fra­terno y Maru­lan­da expre­sa: «con la com­pa­ñía de uste­des no debe ser tan dura la guerra”.
Muy pron­to Ini­cia el cama­ra­da JACOBO en MARQUETALIA su incan­sa­ble labor de denun­cia de la agre­sión del ejér­ci­to colom­biano como una cru­za­da anti­co­mu­nis­ta patro­ci­na­da por el gobierno de los EE.UU. en el mar­co del tris­te­men­te céle­bre plan LASO (Latin Ame­ri­can Secury­te Ope­ra­tion); igual­men­te el tra­ba­jo ideo­ló­gi­co y pro­pa­gan­dís­ti­co interno y hacia la pobla­ción, diri­gién­do­se con la voz de la denun­cia a todo el mun­do. Su herra­mien­ta de tra­ba­jo, una máqui­na de escri­bir algo dete­rio­ra­da por los tras­teos en el mon­te y un vie­jo mimeó­gra­fo de mano al que cari­ño­sa­men­te lla­ma­ban «la rota­ti­va del movi­mien­to», con el cual hicie­ron de Mar­que­ta­lía una ver­da­de­ra explo­sión de pala­bras escritas.
El 20 de Julio de 1964, en el fra­gor de la lucha arma­da de resis­ten­cia en Mar­que­ta­lia, par­ti­ci­pa en la redac­ción y jun­to a MANUEL MARULANDA, RIGOBERTO LOSADA, ISAURO YOSA, ISAÍAS PARDO, JAIME GUARACAS y otros pro­cla­man el PROGRAMA AGRARIO DE LOS GUERRILLEROS. El Coman­dan­te Are­nas había escri­to en dicho docu­men­to la visión que de la agre­sión tuvo la Asam­blea gene­ral de Gue­rri­lle­ros y que se con­ver­ti­ría en prin­ci­pal ban­de­ra de lucha del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Es allí don­de pre­sen­ta los argu­men­tos que expli­ca­rían sucin­ta y cla­ra­men­te el por qué de la lucha arma­da, el cual es enca­be­za­do con esta fra­se que aun retum­ba en la con­cien­cia fariana: 
“Noso­tros somos ner­vio de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que vie­ne des­de 1948; con­tra noso­tros, cam­pe­si­nos del sur del Toli­ma, Hui­la, Cau­ca y Valle sobre el nudo de la cor­di­lle­ra cen­tral, des­de 1948 se ha lan­za­do la fuer­za del gran lati­fun­dio, del gran comer­cio, de los gamo­na­les de la polí­ti­ca ofi­cial y de los comer­cian­tes dela vio­len­cia.… Noso­tros somos revo­lu­cio­na­rios que lucha­mos por un cam­bio de régi­men. Que­ría­mos y luchá­ba­mos por ese cam­bio usan­do la vía menos dolo­ro­sa para nues­tro pue­blo: la vía pací­fi­ca, la vía de la lucha demo­crá­ti­ca de masas. Pero esa vía nos fue cerra­da vio­len­ta­men­te con la gue­rra, y como somos revo­lu­cio­na­rios que de una u otra mane­ra juga­re­mos el papel his­tó­ri­co que nos corres­pon­de, obli­ga­dos por las cir­cuns­tan­cias, nos toco bus­car la otra vía: la vía revo­lu­cio­na­ria arma­da para la lucha por el poder”
En medio del calor de la gue­rra de resis­ten­cia cam­pe­si­na libra­da por 42 heroi­cos y valien­tes gue­rre­ros, saca tiem­po para dejar cons­tan­cia his­tó­ri­ca de esta epo­pe­ya y escri­be el libro DIARIO DE LA RESISTENCIA DE MARQUETALIA .
En diciem­bre de 1965, a su paso por Bogo­tá con des­tino a la región del Duda don­de debía rea­li­zar­se la 2° Con­fe­ren­cia, cons­ti­tu­ti­va de las FARC, asis­te como dele­ga­do del movi­mien­to gue­rri­lle­ro y miem­bro del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do al X con­gre­so del PCC y pre­sen­ta un infor­me deta­lla­do de los acon­te­ci­mien­tos de Mar­que­ta­lia y de las pers­pec­ti­vas de esta expe­rien­cia de lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria para la toma del poder. Es en este Con­gre­so Comu­nis­ta don­de se for­mu­la por vez pri­me­ra la línea tác­ti­ca de com­bi­na­ción de las dis­tin­tas for­mas de acción de masas y el papel fun­da­men­tal de la vía arma­da en la lucha por un nue­vo poder en Colom­bia, de la que el Coman­dan­te Are­nas no se apar­ta­rá jamás y des­de la cual hará la lucha ideo­ló­gi­ca con­tra las ten­den­cias que tra­ta­ron de soca­var la real voca­ción de poder de todo par­ti­do real­men­te comunista.
Esta tenaz labor de Jaco­bo se exten­de­rá en el tiem­po y en el espa­cio, no solo en la pelea ideo­ló­gi­ca con­tra la línea social­de­mó­cra­ta apol­tro­na­da de mucho tiem­po atrás en un sec­tor del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano, sino con­tra las ten­den­cias euro­co­mu­nis­tas y peres­troi­kas que en mucho influ­ye­ron para la fatal des­mo­vi­li­za­ción de las gue­rri­llas de El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, en Cen­troa­mé­ri­ca y del M‑19, el EPL y un sec­tor del ELN en nues­tra patria.
Reco­no­ci­mien­to espe­cial mere­cen sus apor­tes para el for­ta­le­ci­mien­to de este peque­ño ejér­ci­to que pari­do alti­vo, digno y vic­to­rio­so de la entra­ña mar­que­ta­lia­na, él visio­na des­do­bla­do y mul­ti­pli­ca­do en toda la patria. Jun­to a su ami­go y com­pa­ñe­ro inse­pa­ra­ble ‑y leal como el que más con el estra­te­ga y siem­pre gue­rre­ro Marulanda‑, for­ja grano a grano, una sóli­da estra­te­gia mili­tar que le dará al pue­blo tra­ba­ja­dor colom­biano la herra­mien­ta para el triun­fo de las masas que en cam­pos y ciu­da­des sufren la explo­ta­ción y opre­sión del más tene­bro­so régi­men oli­gár­qui­co proim­pe­ria­lis­ta de nues­tra Amé­ri­ca. Este plan­tea­mien­to estra­té­gi­co, apro­ba­do en la Sép­ti­ma Con­fe­ren­cia, tiem­po más tar­de él her­mo­sa­men­te lo bau­ti­za­rá “Cam­pa­ña Boli­va­ria­na por la Nue­va Colombia”.
De su men­te lúci­da que inter­pre­tó y pro­du­jo ideas salie­ron de mane­ra pro­li­ja los docu­men­tos que mol­dea­ron lo que hoy somos polí­ti­ca y mili­tar­men­te: el Esta­tu­to, el Régi­men Dis­ci­pli­na­rio y las Nor­mas de Coman­do, el Don de Man­do Fariano, el Nue­vo Modo de Ope­rar, el Esta­tu­to de las Mili­cias Boli­va­ria­nas… y cen­te­na­res de docu­men­tos, infor­mes, comu­ni­ca­dos, cró­ni­cas, ensa­yos, poe­mas, char­las y diver­sos escri­tos tra­ba­ja­dos con esa insu­pe­ra­ble com­pa­ñe­ra que fue su máqui­na de escribir.
Su des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so polí­ti­co ini­cia­do en el gobierno de Betan­cur que­dó regis­tra­da no solo en la cons­cien­cia popu­lar y revo­lu­cio­na­ria sino tam­bién en las obras que son hoy mate­rial de estu­dio y con­sul­ta per­ma­nen­te tales como “Corres­pon­den­cia Secre­ta Del Pro­ce­so De Paz”, “Cese El Fue­go”, “Paz, Ami­gos y Enemi­gos”, “Vici­si­tu­des del Pro­ce­so de Paz”, así como en los infor­mes a los Ple­nos del EMC don­de se con­den­sa esa enor­me pro­duc­ción teó­ri­ca que enri­que­cen el cono­ci­mien­to y la prác­ti­ca polí­ti­co-mili­tar para la cau­sa de la revo­lu­ción colom­bia­na. y lo hacen mere­ce­dor a un lugar des­ta­ca­do en la his­to­ria jun­to a los gran­des revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos en este siglo que finaliza.
El 10 de agos­to de 1990, estan­do reu­ni­do con sus demás com­pa­ñe­ros del Secre­ta­ria­do Nacio­nal del EMC, cae ful­mi­nan­te­men­te víc­ti­ma de un infar­to el ges­tor del encuen­tro del movi­mien­to gue­rri­lle­ro con el Liber­ta­dor y su fusión con el pue­blo en un gran Movi­mien­to Boli­va­riano clan­des­tino, dise­ña­do para las con­di­cio­nes de la gue­rra en Colom­bia, que tras­cien­da nues­tras fron­te­ras y haga reali­dad el sue­ño de SIMON BOLIVAR de Jus­ti­cia Social, Sobe­ra­nía Popu­lar y de Uni­dad Latinoamericana.
¡ Coman­dan­te Jaco­bo Are­nas, esta­mos cumpliendo !
¡Con­tra el Impe­ria­lis­mo, por la Patria !
¡ Con­tra la Oli­gar­quía, por el Pueblo !
¡ Somos FARC Ejer­ci­to Del Pueblo !

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.