Bre­ve esbo­zo bio­grá­fi­co sobre el Coman­dan­te Jaco­bo Are­nas – FARC Ejér­ci­to del Pue­blo

Agos­to 10, de 1999

Cum­pli­mos hoy el 9° Ani­ver­sa­rio de la sen­si­ble pér­di­da de nues­tro inol­vi­da­ble Coman­dan­te JACOBO ARENAS, artí­fi­ce de bue­na par­te de la his­to­ria polí­ti­ca de las FARC-EP des­de los albo­res de la heroi­ca resis­ten­cia de MARQUETALIA.
Jaco­bo nació en la ciu­dad de Buca­ra­man­ga, depar­ta­men­to de San­tan­der al noro­rien­te del país, cuna de la insu­rrec­ción comu­ne­ra, un 23 de Enero de 1917, año memo­ra­ble del his­tó­ri­co triun­fo de la pri­me­ra revo­lu­ción pro­le­ta­ria mun­dial que par­tie­ra la his­to­ria de la huma­ni­dad e ini­cia­ra las expe­rien­cias de cons­truc­ción del socia­lis­mo en Euro­pa.
Jaco­bo, a la edad de 21 años (1938), se enro­ló volun­ta­ria­men­te y pagó su ser­vi­cio mili­tar en el bata­llón Guar­dia Pre­si­den­cial en Bogo­tá. Allí fue esta­fe­ta del Minis­te­rio de Gue­rra.
Par­ti­ci­pó en las revuel­tas y plo­ma­ce­ras en las calles de Buca­ra­man­ga y Barran­ca­ber­me­ja, a raíz de la insu­rrec­ción popu­lar des­en­ca­de­na­da tras el ase­si­na­to del líder popu­lar Jor­ge Elié­cer Gai­tán el 9 de abril de 1948. Por aque­lla épo­ca Jaco­bo ocu­pó el car­go de pre­si­den­te de la Fede­ra­ción de Juven­tu­des Libe­ra­les de San­tan­der.
En la déca­da del 50 ingre­só al Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia, influen­cia­do por un señor extra­or­di­na­ria­men­te caris­má­ti­co lla­ma­do Rafael Fie­llo, quien pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en un gran millo­na­rio reac­cio­na­rio que emi­gró para Vene­zue­la.
Por esta mis­ma épo­ca, Jaco­bo fué diri­gen­te de la Fede­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de San­tan­der y fun­cio­na­rio sin­di­cal, ini­cial­men­te del Sin­di­ca­to de Bra­ce­ros y lan­che­ros del Río Mag­da­le­na y lue­go de la Unión Sin­di­cal Obre­ra (USO) de los tra­ba­ja­do­res petro­le­ros. Fue uno de los diri­gen­tes de la huel­ga petro­le­ra que con­clu­yó con la Rever­sión de la Con­ce­sión De Mares, como paso ini­cial para la cons­ti­tu­ción más tar­de de la Empre­sa Colom­bia­na de Petró­leos (Eco­pe­trol).
Igual­men­te, por encar­go de la USO, a Jaco­bo se le enco­men­dó visi­tar en la región de La Colo­ra­da (San­tan­der) a la pri­me­ra gue­rri­lla libe­ral, que sur­gie­ra des­pués de los acon­te­ci­mien­tos del 9 de abril y de la expe­rien­cia de poder popu­lar duran­te diez días en Barran­ca­ber­me­ja, com­pues­ta por la poli­cía del puer­to y más de 400 civi­les lide­ra­dos por Rafael Ran­gel. El obje­ti­vo de la misión de Jaco­bo era el de lle­var la soli­da­ri­dad moral a dicho movi­mien­to.
En la déca­da del 50, via­ja con un gru­po de seten­ta colom­bia­nos a Cuba, a los dos meses de pro­cla­ma­do el triun­fo de la Revo­lu­ción (Mar­zo de 1959) y allí tie­ne opor­tu­ni­dad de inter­cam­biar opi­nio­nes con el Coman­dan­te Fidel Cas­tro. Ante la inquie­tud de Fidel de que los comu­nis­tas colom­bia­nos, en 30 años de fun­da­do el par­ti­do, no había­mos toma­do aún el poder, Jaco­bo le res­pon­dió que el ejér­ci­to de Batis­ta no tenía la expe­rien­cia de com­ba­te como si lo tenía el colom­biano.
Pos­te­rior­men­te, con oca­sión del exi­to­so pri­mer via­je tri­pu­la­do al espa­cio, haza­ña rea­li­za­da por el cos­mo­nau­ta ruso Yury Gaga­rín, Jaco­bo via­jo a Mos­cú don­de se entre­vis­ta con dife­ren­tes fun­cio­na­rios del Par­ti­do y del Esta­do de la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS).
En el mes de abril de 1964 es auto­ri­za­do por el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do para que jun­to con HERNANDO GONZÁLEZ ACOSTA se vin­cu­la­ran al Movi­mien­to Gue­rri­lle­ro que des­de ese enton­ces lide­ra MANUEL MARULANDA VELEZ. Es así como el día 11 de abril. Jaco­bo y Her­nan­do, este últi­mo envia­do como valio­so apor­te de la JUVENTUD COMUNISTA, par­ten de Girar­dot hacia Mar­que­ta­lia y el 17 de abril, lle­gan don­de está Maru­lan­da con un peque­ño gru­po de cam­pe­si­nos dis­pues­tos a reini­ciar la lucha arma­da con­ge­la­da hacía unos pocos años, éste los reci­be y allí mis­mo se ini­cia una amis­tad fuer­te que flo­re­ce fogueán­do­se en la lucha por un ideal común. Se fun­den en abra­zo fra­terno y Maru­lan­da expre­sa: «con la com­pa­ñía de uste­des no debe ser tan dura la gue­rra”.
Muy pron­to Ini­cia el cama­ra­da JACOBO en MARQUETALIA su incan­sa­ble labor de denun­cia de la agre­sión del ejér­ci­to colom­biano como una cru­za­da anti­co­mu­nis­ta patro­ci­na­da por el gobierno de los EE.UU. en el mar­co del tris­te­men­te céle­bre plan LASO (Latin Ame­ri­can Secury­te Ope­ra­tion); igual­men­te el tra­ba­jo ideo­ló­gi­co y pro­pa­gan­dís­ti­co interno y hacia la pobla­ción, diri­gién­do­se con la voz de la denun­cia a todo el mun­do. Su herra­mien­ta de tra­ba­jo, una máqui­na de escri­bir algo dete­rio­ra­da por los tras­teos en el mon­te y un vie­jo mimeó­gra­fo de mano al que cari­ño­sa­men­te lla­ma­ban «la rota­ti­va del movi­mien­to», con el cual hicie­ron de Mar­que­ta­lía una ver­da­de­ra explo­sión de pala­bras escri­tas.
El 20 de Julio de 1964, en el fra­gor de la lucha arma­da de resis­ten­cia en Mar­que­ta­lia, par­ti­ci­pa en la redac­ción y jun­to a MANUEL MARULANDA, RIGOBERTO LOSADA, ISAURO YOSA, ISAÍAS PARDO, JAIME GUARACAS y otros pro­cla­man el PROGRAMA AGRARIO DE LOS GUERRILLEROS. El Coman­dan­te Are­nas había escri­to en dicho docu­men­to la visión que de la agre­sión tuvo la Asam­blea gene­ral de Gue­rri­lle­ros y que se con­ver­ti­ría en prin­ci­pal ban­de­ra de lucha del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Es allí don­de pre­sen­ta los argu­men­tos que expli­ca­rían sucin­ta y cla­ra­men­te el por qué de la lucha arma­da, el cual es enca­be­za­do con esta fra­se que aun retum­ba en la con­cien­cia faria­na: 
“Noso­tros somos ner­vio de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que vie­ne des­de 1948; con­tra noso­tros, cam­pe­si­nos del sur del Toli­ma, Hui­la, Cau­ca y Valle sobre el nudo de la cor­di­lle­ra cen­tral, des­de 1948 se ha lan­za­do la fuer­za del gran lati­fun­dio, del gran comer­cio, de los gamo­na­les de la polí­ti­ca ofi­cial y de los comer­cian­tes dela vio­len­cia.… Noso­tros somos revo­lu­cio­na­rios que lucha­mos por un cam­bio de régi­men. Que­ría­mos y luchá­ba­mos por ese cam­bio usan­do la vía menos dolo­ro­sa para nues­tro pue­blo: la vía pací­fi­ca, la vía de la lucha demo­crá­ti­ca de masas. Pero esa vía nos fue cerra­da vio­len­ta­men­te con la gue­rra, y como somos revo­lu­cio­na­rios que de una u otra mane­ra juga­re­mos el papel his­tó­ri­co que nos corres­pon­de, obli­ga­dos por las cir­cuns­tan­cias, nos toco bus­car la otra vía: la vía revo­lu­cio­na­ria arma­da para la lucha por el poder”
En medio del calor de la gue­rra de resis­ten­cia cam­pe­si­na libra­da por 42 heroi­cos y valien­tes gue­rre­ros, saca tiem­po para dejar cons­tan­cia his­tó­ri­ca de esta epo­pe­ya y escri­be el libro DIARIO DE LA RESISTENCIA DE MARQUETALIA .
En diciem­bre de 1965, a su paso por Bogo­tá con des­tino a la región del Duda don­de debía rea­li­zar­se la 2° Con­fe­ren­cia, cons­ti­tu­ti­va de las FARC, asis­te como dele­ga­do del movi­mien­to gue­rri­lle­ro y miem­bro del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do al X con­gre­so del PCC y pre­sen­ta un infor­me deta­lla­do de los acon­te­ci­mien­tos de Mar­que­ta­lia y de las pers­pec­ti­vas de esta expe­rien­cia de lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria para la toma del poder. Es en este Con­gre­so Comu­nis­ta don­de se for­mu­la por vez pri­me­ra la línea tác­ti­ca de com­bi­na­ción de las dis­tin­tas for­mas de acción de masas y el papel fun­da­men­tal de la vía arma­da en la lucha por un nue­vo poder en Colom­bia, de la que el Coman­dan­te Are­nas no se apar­ta­rá jamás y des­de la cual hará la lucha ideo­ló­gi­ca con­tra las ten­den­cias que tra­ta­ron de soca­var la real voca­ción de poder de todo par­ti­do real­men­te comu­nis­ta.
Esta tenaz labor de Jaco­bo se exten­de­rá en el tiem­po y en el espa­cio, no solo en la pelea ideo­ló­gi­ca con­tra la línea social­de­mó­cra­ta apol­tro­na­da de mucho tiem­po atrás en un sec­tor del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano, sino con­tra las ten­den­cias euro­co­mu­nis­tas y peres­troi­kas que en mucho influ­ye­ron para la fatal des­mo­vi­li­za­ción de las gue­rri­llas de El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, en Cen­troa­mé­ri­ca y del M‑19, el EPL y un sec­tor del ELN en nues­tra patria.
Reco­no­ci­mien­to espe­cial mere­cen sus apor­tes para el for­ta­le­ci­mien­to de este peque­ño ejér­ci­to que pari­do alti­vo, digno y vic­to­rio­so de la entra­ña mar­que­ta­lia­na, él visio­na des­do­bla­do y mul­ti­pli­ca­do en toda la patria. Jun­to a su ami­go y com­pa­ñe­ro inse­pa­ra­ble ‑y leal como el que más con el estra­te­ga y siem­pre gue­rre­ro Marulanda‑, for­ja grano a grano, una sóli­da estra­te­gia mili­tar que le dará al pue­blo tra­ba­ja­dor colom­biano la herra­mien­ta para el triun­fo de las masas que en cam­pos y ciu­da­des sufren la explo­ta­ción y opre­sión del más tene­bro­so régi­men oli­gár­qui­co proim­pe­ria­lis­ta de nues­tra Amé­ri­ca. Este plan­tea­mien­to estra­té­gi­co, apro­ba­do en la Sép­ti­ma Con­fe­ren­cia, tiem­po más tar­de él her­mo­sa­men­te lo bau­ti­za­rá “Cam­pa­ña Boli­va­ria­na por la Nue­va Colom­bia”.
De su men­te lúci­da que inter­pre­tó y pro­du­jo ideas salie­ron de mane­ra pro­li­ja los docu­men­tos que mol­dea­ron lo que hoy somos polí­ti­ca y mili­tar­men­te: el Esta­tu­to, el Régi­men Dis­ci­pli­na­rio y las Nor­mas de Coman­do, el Don de Man­do Fariano, el Nue­vo Modo de Ope­rar, el Esta­tu­to de las Mili­cias Boli­va­ria­nas… y cen­te­na­res de docu­men­tos, infor­mes, comu­ni­ca­dos, cró­ni­cas, ensa­yos, poe­mas, char­las y diver­sos escri­tos tra­ba­ja­dos con esa insu­pe­ra­ble com­pa­ñe­ra que fue su máqui­na de escri­bir.
Su des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so polí­ti­co ini­cia­do en el gobierno de Betan­cur que­dó regis­tra­da no solo en la cons­cien­cia popu­lar y revo­lu­cio­na­ria sino tam­bién en las obras que son hoy mate­rial de estu­dio y con­sul­ta per­ma­nen­te tales como “Corres­pon­den­cia Secre­ta Del Pro­ce­so De Paz”, “Cese El Fue­go”, “Paz, Ami­gos y Enemi­gos”, “Vici­si­tu­des del Pro­ce­so de Paz”, así como en los infor­mes a los Ple­nos del EMC don­de se con­den­sa esa enor­me pro­duc­ción teó­ri­ca que enri­que­cen el cono­ci­mien­to y la prác­ti­ca polí­ti­co-mili­tar para la cau­sa de la revo­lu­ción colom­bia­na. y lo hacen mere­ce­dor a un lugar des­ta­ca­do en la his­to­ria jun­to a los gran­des revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos en este siglo que fina­li­za.
El 10 de agos­to de 1990, estan­do reu­ni­do con sus demás com­pa­ñe­ros del Secre­ta­ria­do Nacio­nal del EMC, cae ful­mi­nan­te­men­te víc­ti­ma de un infar­to el ges­tor del encuen­tro del movi­mien­to gue­rri­lle­ro con el Liber­ta­dor y su fusión con el pue­blo en un gran Movi­mien­to Boli­va­riano clan­des­tino, dise­ña­do para las con­di­cio­nes de la gue­rra en Colom­bia, que tras­cien­da nues­tras fron­te­ras y haga reali­dad el sue­ño de SIMON BOLIVAR de Jus­ti­cia Social, Sobe­ra­nía Popu­lar y de Uni­dad Lati­no­ame­ri­ca­na.
¡ Coman­dan­te Jaco­bo Are­nas, esta­mos cum­plien­do !
¡Con­tra el Impe­ria­lis­mo, por la Patria !
¡ Con­tra la Oli­gar­quía, por el Pue­blo !
¡ Somos FARC Ejer­ci­to Del Pue­blo !

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *