Los peli­gros de la mili­ta­ri­za­ción en Amé­ri­ca Latina

escri­to por Ana Esther Ceceña
amrica_latina_militarizacion.jpg

La mili­ta­ri­za­ción de Lati­noa­me­ri­ca es una herra­mien­ta fun­da­men­tal del poder impe­rial para man­te­ner sus ten­tácu­los en el continente

Resu­men Latinoamericano/​La Jiri­bi­lla -Las lógi­cas del poder, que se trans­for­man apa­ren­cial­men­te de acuer­do con las situa­cio­nes y cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas, adop­tan for­mas impe­ria­les, como las que se expre­san con los pro­ce­sos de mili­ta­ri­za­ción, pero tam­bién for­mas “con­sen­sua­les” para impo­ner sus reglas del jue­go. Los “acuer­dos” apro­ba­dos en la OMC (Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio), las reglas legi­ti­ma­das del FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), las dis­po­si­cio­nes per­ver­sas de los tra­ta­dos de libre comer­cio e inclu­so las reglas de las demo­cra­cias for­ma­les que pade­ce­mos son algu­nas de las más des­ta­ca­das for­mas de esta­ble­ci­mien­to con­sen­sual de las rela­cio­nes de domi­na­ción. El impe­ria­lis­mo es una de las for­mas que asu­me la domi­na­ción, pero no es la úni­ca. Con la des­apa­ri­ción del impe­ria­lis­mo no se resuel­ve la domi­na­ción, que abar­ca dimen­sio­nes tan com­ple­jas como las de las rela­cio­nes de géne­ro, de cul­tu­ra, de len­gua y muchas otras que sig­ni­fi­can las prác­ti­cas rela­cio­na­les en los micro y macroniveles.

Como estu­dio­sos de los fenó­me­nos eco­nó­mi­cos y socio­po­lí­ti­cos con­tem­po­rá­neos, como pen­sa­do­res crí­ti­cos y acto­res polí­ti­cos, esta­mos obli­ga­dos a ser muy pre­ci­sos y des­en­tra­ñar la sus­tan­cia ocul­ta de éstos sin sim­pli­fi­ca­cio­nes abu­si­vas que en vez de con­tri­buir a una bue­na com­pren­sión y al dise­ño de estra­te­gias de lucha inte­li­gen­tes, nos lle­ven a enfren­ta­mien­tos de con­jun­to, inca­pa­ces de pene­trar por las poro­si­da­des del poder.

En la lucha de los pue­blos ame­ri­ca­nos, el pro­ble­ma no se ter­mi­na­ría abo­lien­do las rela­cio­nes de explo­ta­ción, aun­que segu­ra­men­te es un pun­to fun­da­men­tal, sino que tene­mos que enfren­tar simul­tá­nea­men­te pro­ble­mas de cla­se, de dis­cri­mi­na­ción racial, de géne­ro y muchos otros que tie­nen que ver con la difí­cil con­for­ma­ción de una socia­li­dad impues­ta, con­tra­dic­to­ria y resis­ti­da. La colo­ni­za­ción no solo se reali­zó en la esfe­ra del tra­ba­jo o de la pro­duc­ción, sino que sobre todo se enfo­có a los cam­bios de men­ta­li­dad, a la extir­pa­ción cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de los pue­blos meso­ame­ri­ca­nos, cari­be­ños y andi­nos, a la con­quis­ta de las mentes.

La esen­cia de las rela­cio­nes socia­les, de las rela­cio­nes entre suje­tos que no están esta­ble­ci­dos o con­for­ma­dos de una vez y para siem­pre, no ema­nan “natu­ral­men­te” de las estruc­tu­ras. Los suje­tos se cons­tru­yen a sí mis­mos en el pro­ce­so social, en la lucha, en la resis­ten­cia, y a tra­vés de esa lucha se van modi­fi­can­do tam­bién las for­mas y moda­li­da­des de la dominación.

No sería posi­ble expli­car de otro modo la tóni­ca mili­ta­ris­ta que inva­de las esce­nas de la “liber­tad de mer­ca­do” impul­sa­das por el neo­li­be­ra­lis­mo como meca­nis­mo pri­vi­le­gia­do de reor­de­na­mien­to social. No hay más libre mer­ca­do, si es que lo hubo. Las nor­ma­ti­vas que se van esta­ble­cien­do uni­ver­sal­men­te por la vía de los tra­ta­dos eco­nó­mi­cos y de las nego­cia­cio­nes en orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, como la OMC, no pro­pi­cian la liber­tad sino la impo­si­ción; pero ade­más se acom­pa­ñan, cada vez más, de medi­das de con­trol mili­tar y mili­ta­ri­za­do ahí don­de el recha­zo de la pobla­ción se mani­fies­ta de for­ma orga­ni­za­da y/​o masiva.

La moda­li­dad mili­ta­ri­za­da del capi­ta­lis­mo de nues­tros días jue­ga con meca­nis­mos de invo­lu­cra­mien­to gene­ra­li­za­do y abor­da “cien­tí­fi­ca­men­te” la dimen­sión sim­bó­li­ca y de crea­ción de sen­ti­dos que per­mi­te cons­truir un ima­gi­na­rio social sus­ten­ta­do en la exis­ten­cia de un enemi­go siem­pre ace­chan­te y legi­ti­mar la visión gue­rre­ra de las rela­cio­nes socia­les y las polí­ti­cas que la acom­pa­ñan (Cece­ña, 2004). Esto supo­ne que la mili­ta­ri­za­ción de las rela­cio­nes socia­les es un fenó­meno com­ple­jo que no se res­trin­ge a las situa­cio­nes de gue­rra abier­ta, sino que inclu­ye accio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia muy diver­sas, que com­pren­den el mane­jo de ima­gi­na­rios, todos los tra­ba­jos de inte­li­gen­cia, el con­trol de fron­te­ras, la crea­ción de ban­cos de infor­ma­ción de datos per­so­na­les, la intro­duc­ción de nue­vas fun­cio­nes y esti­los en las poli­cías ocu­pa­das de la segu­ri­dad inter­na, e inclu­so la modi­fi­ca­ción del esta­tu­to de la segu­ri­dad en el con­jun­to de res­pon­sa­bi­li­da­des y dere­chos de los Estados.

Carac­te­ri­zar el momen­to actual sobre la base de la mili­ta­ri­za­ción de las visio­nes y estra­te­gias hege­mó­ni­cas no des­car­ta la iden­ti­fi­ca­ción de la gue­rra, de la sus­tan­cia de la gue­rra, como un ele­men­to inma­nen­te, con­sus­tan­cial, de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas. Pero si bien la gue­rra es solo otra for­ma de enten­der la com­pe­ten­cia, his­tó­ri­ca­men­te se van modi­fi­can­do los énfa­sis o los terre­nos en los cua­les se des­atan las estra­te­gias de cla­se, en este caso de la cla­se domi­nan­te, y en que se con­fi­gu­ran las dife­ren­tes moda­li­da­des o momen­tos en las rela­cio­nes de domi­na­ción. Hace algu­nos años nadie habla­ba del mili­ta­ris­mo como ele­men­to domi­nan­te y, sin embar­go, está­ba­mos en este mis­mo sis­te­ma. Se habla­ba del neo­li­be­ra­lis­mo, del mer­ca­do, de que el eje orde­na­dor de la socie­dad eran las rela­cio­nes de mer­ca­do y que era a tra­vés de estas rela­cio­nes de mer­ca­do como se dis­ci­pli­na­ba y como se con­ce­bía a la socie­dad en su conjunto.

Hoy eso nos resul­ta insu­fi­cien­te para enten­der­la, pero tam­bién le resul­ta insu­fi­cien­te al poder para reor­ga­ni­zar­la y con­tro­lar­la; entre otras cosas por­que es una socie­dad que se mue­ve tan­to, que se insu­bor­di­na tan­to, que no per­mi­tió que el mer­ca­do la dis­ci­pli­na­ra, obli­gan­do a los pode­ro­sos a usar otro tipo de herra­mien­tas. No quie­re decir que el mer­ca­do des­apa­rez­ca como dis­ci­pli­na­dor, quie­re decir que la dimen­sión mili­tar se sobre­po­ne al mer­ca­do des­pla­zán­do­lo de su carác­ter de eje orde­na­dor, que la visión del mun­do adop­ta un con­te­ni­do par­ti­cu­lar­men­te mili­ta­ri­za­do, y que es a par­tir de la visión mili­tar que la tota­li­dad no solo se reor­de­na sino que cobra un nue­vo sentido.

La hege­mo­nía con­sis­te en uni­ver­sa­li­zar una visión del mun­do, pero la uni­ver­sa­li­za­ción se hace de muchas mane­ras. A tra­vés de imá­ge­nes, a tra­vés de impo­si­cio­nes, de dis­cur­sos, de prácticas.

Con res­pec­to a la mili­ta­ri­za­ción de los últi­mos tiem­pos, la bata­lla más impor­tan­te la están ganan­do los pode­ro­sos en el terreno cul­tu­ral, a tra­vés de una serie de meca­nis­mos entre los cua­les des­ta­can los medios de comu­ni­ca­ción. Están ganan­do la bata­lla en la medi­da en que logran con­ven­cer de que el mun­do es un lugar de com­pe­ten­cia, de dispu­ta, en el que tene­mos que batir­nos unos con otros para ocu­par nues­tro espa­cio, por lo demás, siem­pre incier­to. Tene­mos que com­pe­tir entre noso­tros por un empleo, por los pla­nes de des­em­pleo, por la segu­ri­dad social. Batir­nos a muer­te para que nos inclu­yan en el rei­no de los explo­ta­dos y pre­ca­ri­za­dos, como si esa fue­ra nues­tra uto­pía de mun­do para el futuro.

Esa bata­lla cul­tu­ral es una bata­lla por la cons­truc­ción de sen­ti­do, no es de colo­ca­ción de bases mili­ta­res. La mili­ta­ri­za­ción se está metien­do en las cabe­zas y no sola­men­te en las bases mili­ta­res. Se está metien­do en las leyes, anti­te­rro­ris­tas o sim­ple­men­te de con­trol de movi­mien­tos como son los regí­me­nes de tole­ran­cia cero que nos con­vier­ten a todos en sospechosos.

Per­ci­bo que en tér­mi­nos de los para­dig­mas de mili­ta­ri­za­ción para Amé­ri­ca hay una cons­truc­ción de capas envol­ven­tes en las cua­les se van abar­can­do dife­ren­tes dimen­sio­nes de esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes de some­ti­mien­to. Entre esas capas envol­ven­tes se encuen­tran, como círcu­los con­cén­tri­cos, los cam­bios de nor­ma­ti­va, el esta­ble­ci­mien­to de nor­mas con­ti­nen­ta­les para la segu­ri­dad inter­na, el cui­da­do de las fron­te­ras, los ejer­ci­cios mili­ta­res en tie­rra, los ejer­ci­cios en los ríos y cana­les de inter­na­ción en los terri­to­rios, el esta­ble­ci­mien­to de una red con­ti­nen­tal de bases mili­ta­res y los ejer­ci­cios nava­les que per­mi­ten cir­cun­dar todo el con­ti­nen­te, esta­ble­cien­do una últi­ma fron­te­ra, más allá de las juris­dic­cio­nes nacionales.

Des­de Irak has­ta la Pata­go­nia, los pode­ro­sos han pues­to hoy espe­cial cui­da­do en cons­truir una lega­li­dad que jus­ti­fi­que sus accio­nes de intro­mi­sión. Ante una legi­ti­mi­dad fuer­te­men­te cues­tio­na­da se gene­ra­li­zan las leyes anti­te­rro­ris­tas que tien­den a crear, por un lado, una com­pli­ci­dad entre todos los Esta­dos y por esa vía van impo­nien­do polí­ti­cas y juri­di­ci­da­des supra­na­cio­na­les y, por el otro, una para­dó­ji­ca situa­ción simi­lar a la de un esta­do de excep­ción per­ma­nen­te en el que todos los ciu­da­da­nos serán rigu­ro­sa­men­te vigi­la­dos por­que todos son sos­pe­cho­sos, aun­que toda­vía no se sepa ni siquie­ra de qué.

Gene­ral­men­te de pre­ten­der­se suje­tos. El dere­cho se colo­ca al ser­vi­cio de la impu­ni­dad aun­que se rei­vin­di­que demo­crá­ti­co y los cuer­pos de segu­ri­dad empie­zan a cons­truir el pan­óp­ti­co que vigi­la des­de todos los ángu­los: con cáma­ras de video en los ban­cos, en los semá­fo­ros, en las calles tran­si­ta­das; que per­mi­te la inter­cep­ta­ción tele­fó­ni­ca en casos que así lo ame­ri­ten; que per­mi­te la tor­tu­ra cuan­do se tra­ta de dete­ni­dos cata­lo­ga­dos como terro­ris­tas sin nin­gún jui­cio pre­vio, y que admi­te la deten­ción de cual­quier ciu­da­dano sin orden de aprehen­sión pre­via, sim­ple­men­te para inves­ti­gar. Es decir, se tra­ta de impo­ner la cul­tu­ra del mie­do en una pobla­ción que no podrá saber pre­via­men­te a la deten­ción si era sos­pe­cho­sa de algo, como medio para para­li­zar y disua­dir de con­duc­tas terro­ris­tas o insur­gen­tes. Los delin­cuen­tes comu­nes tie­nen cons­trui­da toda otra red de rela­cio­nes que solo casual­men­te son tra­ta­dos de acuer­do a estas mis­mas normas.

Como par­te del pan­óp­ti­co y nue­va­men­te como otra de las para­do­jas de los dis­cur­sos del poder, al lado de la pre­go­na­da liber­tad de trán­si­to para las mer­can­cías, las inver­sio­nes y los cuer­pos de segu­ri­dad, se ha ido res­trin­gien­do cada vez más el libre trán­si­to de per­so­nas. Los mejo­res y más trá­gi­cos ejem­plos son las fron­te­ras impues­tas al pue­blo pales­tino en su pro­pia tie­rra y los muros de con­ten­ción a migran­tes deses­pe­ra­dos en la fron­te­ra entre Méxi­co y EE.UU. y en el sur de Espa­ña, no obs­tan­te, las fron­te­ras no siem­pre se cie­rran de mane­ra tan visi­ble y evi­den­te. Mucho más sutil pero qui­zá más peli­gro­so por la ampli­tud y alcan­ces que pue­de lle­gar a tener es el con­trol de inte­li­gen­cia que hoy uti­li­za los ade­lan­tos de la tec­no­lo­gía para apro­ve­char el trán­si­to a tra­vés de las fron­te­ras como meca­nis­mo de segui­mien­to per­so­na­li­za­do. El pan­óp­ti­co se mate­ria­li­za en las nue­vas foto­gra­fías que inclu­yen los pasa­por­tes, con reco­no­ci­mien­to de iris o con otro tipo de iden­ti­fi­ca­ción bio­ge­né­ti­ca que inme­dia­ta­men­te incor­po­ran los movi­mien­tos de la per­so­na a un ban­co de datos cen­tra­li­za­do en EE.UU. y que está a dis­po­si­ción de los ser­vi­cios migra­to­rios de la región (en el caso nues­tro del con­ti­nen­te ame­ri­cano) como en otro momen­to y con menos recur­sos tec­no­ló­gi­cos ya se hizo con el Plan Cón­dor. La efi­ca­cia maca­bra con la que el Cón­dor des­ar­ti­cu­ló los movi­mien­tos socia­les en los años de las dic­ta­du­ras mili­ta­res en Amé­ri­ca del Sur tie­ne hoy posi­bi­li­da­des mul­ti­pli­ca­das al poder usar tec­no­lo­gías que son a la vez mucho más pre­ci­sas y mucho más abar­ca­do­ras; sin embar­go, tie­ne en con­tra, evi­den­te­men­te, el apren­di­za­je de los pue­blos y su capa­ci­dad de lucha y resistencia.

Este con­trol de fron­te­ras y la impo­si­ción de leyes con impli­can­cias supra­na­cio­na­les, com­bi­na­do con la dilu­ción de los lími­tes inter­na­cio­na­les, con­vier­ten en una ilu­sión las sobe­ra­nías nacio­na­les. La pre­ten­sión de pri­va­ti­zar las adua­nas de Méxi­co, los tra­ta­dos trans­fron­te­ri­zos para la ges­tión de recur­sos natu­ra­les que caen bajo la juris­dic­ción de más de un Esta­do y que están per­mi­tien­do eva­dir leyes nacio­na­les, por ejem­plo, son meca­nis­mos de con­cul­ca­ción de sobe­ra­nía. En el acuí­fe­ro gua­ra­ní, por citar un caso muy deli­ca­do y rele­van­te, la nego­cia­ción se hace entre los cua­tro paí­ses impli­ca­dos y con la inter­ven­ción de EE.UU. (en el esque­ma del cua­tro más uno) median­te el apo­yo exper­to del Ban­co Mun­dial. Lo mis­mo ocu­rre con sel­vas, oleo­duc­tos u otros recur­sos que pasan a ser tra­ta­dos ya sea como nove­do­sos y por tan­to no con­tem­pla­dos en las legis­la­cio­nes nacio­na­les, ya sea como pro­ble­mas de “segu­ri­dad nacio­nal”. Y en este con­ti­nen­te se sabe que segu­ri­dad nacio­nal es segu­ri­dad de EE.UU. en el terri­to­rio que no es de EE.UU., o no solo en terri­to­rio que es de EE.UU. Las fron­te­ras, que has­ta aho­ra eran cus­to­dia­das por las fuer­zas garan­tes de la segu­ri­dad inter­na en la vie­ja acep­ción, hoy se han con­ver­ti­do en zonas de segu­ri­dad estra­té­gi­ca cus­to­dia­das cada vez más por los cuer­pos de segu­ri­dad del gen­dar­me mundial.

En diver­sos casos los ríos o lagos son los que mar­can las fron­te­ras. Pues bien, estos son jus­ta­men­te los espa­cios pri­vi­le­gia­dos de loca­li­za­ción de los ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos (con EE.UU., se entien­de) actual­men­te. Los ríos son un canal de pene­tra­ción muy dis­tin­to al que se esta­ba uti­li­zan­do cuan­do se hacían los ejer­ci­cios direc­ta­men­te en tie­rra y per­mi­ten ade­más no solo la uti­li­za­ción de fuer­zas anfi­bias, sino la defi­ni­ción de acti­vi­da­des tan­to en agua, como en tie­rra, matan­do dos pája­ros de un tiro. En esta situa­ción se encuen­tra la zona del río Para­ná, y en algún momen­to estu­vo la del río Usu­ma­cin­ta, entre Méxi­co y Gua­te­ma­la. Curio­sa­men­te, cuan­do se tra­ta de ejer­ci­cios ribe­re­ños, es más fácil eva­dir la apro­ba­ción de los Con­gre­sos de los paí­ses limí­tro­fes por­que el río apa­re­ce como terri­to­rio rela­ti­va­men­te neu­tro. Es como si se estu­vie­ra ante una legis­la­ción ausen­te o vacía ya que se refie­re a un terri­to­rio flui­do y no fijo.

Una de las capas envol­ven­tes más impor­tan­tes por su capa­ci­dad de influir en los modos de uso de los terri­to­rios y en los modos de con­trol de los suje­tos crí­ti­cos con­sis­te en la colo­ca­ción de bases mili­ta­res de EE.UU. en pun­tos selec­cio­na­dos del con­ti­nen­te con dos pro­pó­si­tos explí­ci­tos y evi­den­tes: garan­ti­zar el acce­so a los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos y con­te­ner, disua­dir y/​o eli­mi­nar la resis­ten­cia ante las polí­ti­cas hege­mó­ni­cas y la insur­gen­cia abier­ta. Actual­men­te, EE.UU. cuen­ta con un sis­te­ma de bases que ha logra­do esta­ble­cer dos áreas de control:

1. El círcu­lo for­ma­do por las islas del Cari­be, el Gol­fo de Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, que cubre los yaci­mien­tos petro­le­ros más impor­tan­tes de Amé­ri­ca Lati­na y que se for­ma ya no sola­men­te con las bases de Guan­tá­na­mo, Rei­na Bea­triz, Hato Rey, Lam­pi­ra, Roo­se­velt, Pal­me­ro­la-Soto Cano y Coma­la­pa, como fue has­ta 2009, sino que aho­ra incor­po­ra las nue­vas posi­cio­nes con­ve­ni­das con Colom­bia (7), Pana­má (11) y Hon­du­ras (2), ade­más de las bases iti­ne­ran­tes, mucho más fle­xi­bles, ubi­ca­das en los 43 buques de gue­rra que Cos­ta Rica ha per­mi­ti­do actuar en sus aguas terri­to­ria­les des­de julio de 2010.

2. El círcu­lo que rodea la cuen­ca ama­zó­ni­ca bajan­do des­de Pana­má, en el que el canal, las rique­zas de la región y la posi­ción de entra­da a Amé­ri­ca del Sur han sido esen­cia­les, y que se for­ma con las bases colom­bia­nas ya vie­jas (Laran­dia, Tres Esqui­nas, Caño Limón, Maran­dúa y Rioha­cha), con las posi­cio­nes que com­par­ten en Perú (Iqui­tos, Pucall­pa, Yuri­ma­guas y Chi­cla­yo), y con todas las nue­vas de Colom­bia y Panamá.

Algo que podría con­ce­bir­se como la últi­ma fron­te­ra o la capa envol­ven­te más exter­na, está con­for­ma­da por los ejer­ci­cios mili­ta­res en los océa­nos Pací­fi­co y Atlán­ti­co y en el mar Cari­be: en todo lo que cir­cun­da a Amé­ri­ca Lati­na. Has­ta aho­ra la per­cep­ción que se tenía era la de ejer­ci­cios cir­cuns­tan­cia­les y espo­rá­di­cos y en par­te por esa razón no se les ha con­ce­di­do dema­sia­da impor­tan­cia. Mucho menos se les ha con­si­de­ra­do par­te de la estra­te­gia con­ti­nen­tal de con­trol. Sin embar­go, se tra­ta de ejer­ci­cios sis­te­má­ti­cos, que per­mi­ten rea­li­zar un patru­lla­je cons­tan­te alre­de­dor de Amé­ri­ca Lati­na y man­te­ner ahí una pre­sen­cia más o menos per­ma­nen­te. Son ejer­ci­cios que tie­nen un carác­ter secuen­cial, evo­lu­ti­vo, y que mar­can en ver­dad un cir­cui­to de fron­te­ra que, por ser exter­na a las aguas terri­to­ria­les de los paí­ses corres­pon­dien­tes, que­da a car­go, nue­va­men­te, del gen­dar­me mun­dial a tra­vés de su IV flota.

Aho­ra bien, estas capas envol­ven­tes, que ata­ñen a Amé­ri­ca Lati­na en su con­jun­to, van a estar foca­li­za­das en tres áreas dis­tin­tas en las que pare­cen aten­der a tres estra­te­gias dife­ren­cia­das. Esas tres subre­gio­nes se carac­te­ri­zan tam­bién por tres para­dig­mas dis­tin­tos de domi­na­ción y sus dife­ren­cias geo­po­lí­ti­cas son muy cla­ras. En los tres casos, por dife­ren­tes razo­nes, se tra­ta de pun­tos estra­té­gi­cos tan­to por los recur­sos que alber­gan, como por su posi­ción geo­grá­fi­ca específica.

La pri­me­ra región es la cons­ti­tui­da por Colom­bia y su área cir­cun­dan­te. Yo des­ta­ca­ría dos ele­men­tos en este caso, rela­cio­na­dos con la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te y de ocu­pa­ción mili­tar: 1. el expe­ri­men­to de la pola­ri­za­ción, acom­pa­ña­do de una sis­te­má­ti­ca rup­tu­ra de teji­do comu­ni­ta­rio, para valo­rar has­ta dón­de es posi­ble domi­nar, con­tro­lar e inclu­so hege­mo­ni­zar a tra­vés de un esque­ma de pola­ri­za­ción exa­cer­ba­da con solo dos opcio­nes anta­gó­ni­cas, y 2. has­ta dón­de es posi­ble, a par­tir de asen­ta­mien­tos o de cons­truc­cio­nes socia­les como la colom­bia­na, el con­trol de la que EE.UU. con­si­de­ra la mayor ame­na­za hoy en el con­ti­nen­te, que es Vene­zue­la, eva­luan­do el carác­ter de las ten­sio­nes fron­te­ri­zas que se desa­rro­llan y la capa­ci­dad de con­trol de la insur­gen­cia vene­zo­la­na des­de Colombia.

La segun­da subre­gión es la del Cari­be y la cuen­ca del Gol­fo de Méxi­co, exten­di­da has­ta Vene­zue­la. La estra­te­gia regio­nal en esta zona avan­za por dos líneas: la ocu­pa­ción direc­ta por un lado, y la crea­ción de acuer­dos que pro­pi­cian la extra­te­rri­to­ria­li­dad de EE.UU., asu­mi­da por el Coman­do Con­jun­to median­te el esta­ble­ci­mien­to de la juris­dic­ción del Coman­do Nor­te del ejér­ci­to abar­can­do el área Canadá-EE.UU.-México com­ple­ta, por el otro.

El encla­ve para­dig­má­ti­co de ocu­pa­ción direc­ta en este momen­to se loca­li­za en Hai­tí, aun­que, evi­den­te­men­te, con fuertes

impli­ca­cio­nes para Cuba. Hai­tí es un caso muy impor­tan­te por­que es don­de se está ensa­yan­do otra mane­ra de esta­ble­cer la hege­mo­nía a tra­vés de la com­pli­ci­dad casi obli­ga­to­ria de todos los ejér­ci­tos del con­ti­nen­te, sin olvi­dar la de Fran­cia, que ase­gu­ra tener ahí un con­flic­to de intere­ses. La ocu­pa­ción de Hai­tí, así sea por los lla­ma­dos cuer­pos de paz, es una ocu­pa­ción mili­tar impues­ta. Todos sabe­mos que la figu­ra de cuer­pos de paz fue crea­da como par­te de los meca­nis­mos de pene­tra­ción con­tra­in­sur­gen­te de la USAID en los momen­tos inme­dia­tos pos­te­rio­res a la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Aun­que aho­ra esta figu­ra esté san­cio­na­da por la ONU, la con­for­ma­ción lati­no­ame­ri­ca­na de los ocu­pan­tes de Hai­tí está invo­lu­cran­do una estra­te­gia que has­ta aho­ra no había teni­do éxi­to, y es que los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na toda­vía no aca­ban de acep­tar en las Con­fe­ren­cias Hemis­fé­ri­cas la cons­truc­ción de la fuer­za mili­tar hemis­fé­ri­ca, como fuer­za mul­ti­na­cio­nal, por­que saben el ries­go que tie­ne en tér­mi­nos de pér­di­da de sobe­ra­nía y, sin embar­go, en los hechos ha sido pues­ta en fun­cio­na­mien­to a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en Hai­tí; son sol­da­dos lati­no­ame­ri­ca­nos los que están a car­go del dis­ci­pli­na­mien­to y la repre­sión al pue­blo hai­tiano, de la des­truc­ción de sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas en razón de su supues­ta inca­pa­ci­dad para autogobernarse.

Des­pués del terre­mo­to de 2010 la ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí cam­bió de carác­ter, pues fue direc­ta­men­te el Coman­do Sur el que se esta­ble­ció en este terri­to­rio, subor­di­nó a la misión inter­na­cio­nal de la ONU y tomó el con­trol de las comu­ni­ca­cio­nes y del fun­cio­na­mien­to interno del país, esta­ble­cien­do un encla­ve mili­tar de pri­mer nivel en el cen­tro del Caribe.

La línea de la extra­te­rri­to­ria­li­dad que ha impul­sa­do EE.UU. avan­za en el otro cos­ta­do del Gol­fo de Méxi­co bajo el man­to de un acuer­do, una “alian­za”, que cons­tru­ye como fron­te­ras exter­nas las que cir­cun­dan el blo­que tri­na­cio­nal de Amé­ri­ca del Nor­te. Fron­te­ra exter­na com­par­ti­da que debe ser defen­di­da en cola­bo­ra­ción por los cuer­pos de segu­ri­dad y fuer­zas arma­das de los tres paí­ses cuyos terri­to­rios con­for­man el área de segu­ri­dad inter­na. La Alian­za para la Segu­ri­dad y Pros­pe­ri­dad de Amé­ri­ca del Nor­te (ASPAN), median­te un acuer­do eje­cu­ti­vo no some­ti­do a las ins­tan­cias de repre­sen­ta­ción ni mucho menos a la socie­dad en su con­jun­to, ha entre­ga­do la sobe­ra­nía, de mane­ra volun­ta­ria, a las fuer­zas del orden de EE.UU. y abrió la puer­ta para implan­tar el Plan Méxi­co (Ini­cia­ti­va Méri­da), que com­bi­na y en cier­to sen­ti­do supera al Plan Colombia.

De este modo, el Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) se amplía hacia la inte­gra­ción ener­gé­ti­ca que resol­ve­rá la cri­sis de EE.UU. en este ren­glón y hacia la inte­gra­ción de polí­ti­cas y accio­nes de segu­ri­dad bajo los cri­te­rios dic­ta­dos por el Coman­do Con­jun­to de EE.UU. que inclu­yen, entre otras cosas, la misión de garan­ti­zar el acce­so irres­tric­to a los recur­sos con­si­de­ra­dos indis­pen­sa­bles para la segu­ri­dad nacio­nal (de EE.UU., cla­ro). Es decir, las rique­zas de Méxi­co que­dan legí­ti­ma­men­te enca­de­na­das a los intere­ses estra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses, ade­más de la exten­sión de las medi­das adop­ta­das des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en la Ley patrió­ti­ca, refe­ren­tes al com­ba­te a la sub­ver­sión, terro­ris­mo y disi­den­cia. La con­cul­ca­ción de dere­chos ciu­da­da­nos a que se ha some­ti­do al pue­blo esta­dou­ni­den­se se extien­de al tra­ta­mien­to de los pue­blos cana­dien­se y mexicano.

Des­de una pers­pec­ti­va geo­po­lí­ti­ca, poner a las fuer­zas de segu­ri­dad esta­dou­ni­den­ses como cus­to­dia de las fron­te­ras mexi­ca­nas no afec­ta sola­men­te a los mexi­ca­nos, sino a toda la región cari­be­ña y centroamericana.

Con la ASPAN, la Ini­cia­ti­va Méri­da y la ocu­pa­ción de Hai­tí; con las bases mili­ta­res y los patru­lla­jes y ejer­ci­cios cons­tan­tes en esta región se garan­ti­za el cui­da­do de las cuen­cas petro­lí­fe­ras del Gol­fo de Méxi­co y Vene­zue­la; se con­tro­lan los pasos más impor­tan­tes de los migran­tes y las dro­gas; se man­tie­nen bajo vigi­lan­cia los pro­ce­sos cubano, vene­zo­lano y en gene­ral del blo­que del ALBA; y se sien­ta el pre­ce­den­te de los nue­vos tra­ta­dos de inte­gra­ción que se inten­ta impo­ner en el con­ti­nen­te y que han per­mi­ti­do recien­te­men­te la crea­ción de la Ini­cia­ti­va de Segu­ri­dad del Caribe.

El otro eje del para­dig­ma, el otro ensa­yo de estra­te­gia, es el caso de Para­guay. Cora­zón de una subre­gión que si bien ha sido esce­na­rio de acción de dic­ta­du­ras mili­ta­res que se sig­ni­fi­ca­ron por su crea­ti­vi­dad per­ver­sa en todo tipo de tor­tu­ras y por ser máqui­nas impla­ca­bles de des­apa­ri­ción y muer­te, has­ta aho­ra solo tenía la base de Maris­cal Esti­ga­rri­bia, con una pis­ta de ate­rri­za­je para trán­si­to pesa­do en el cen­tro de la zona hidro­car­bu­rí­fe­ra (el Cha­co). Los ejer­ci­cios con­jun­tos en Para­guay han sido sis­te­má­ti­cos y hoy se com­ple­men­tan con la ins­ta­la­ción de una Base de Ope­ra­cio­nes en la zona nor­te, con­ce­di­da a EE.UU.

El cono sur con­cen­tra una enor­me por­ción del agua dul­ce del pla­ne­ta en sus abun­dan­tes ríos y lagos, en los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos y en los gla­cia­res del sur, ade­más de mine­ra­les y otros recur­sos valio­sos como petró­leo y gas, par­ti­cu­lar­men­te en Argen­ti­na y Boli­via. Es en este sen­ti­do de una impor­tan­cia indudable.

El sobre­di­men­sio­na­mien­to de la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en la región ama­zó­ni­ca-cari­be­ña ocu­rri­do en los últi­mos cin­co años prin­ci­pal­men­te, hace pen­sar que los pró­xi­mos movi­mien­tos se harán hacia el sur, inten­tan­do lle­nar los vacíos o esca­sos posi­cio­na­mien­tos en el cono sur.

Para­guay ha sido has­ta aho­ra uno de los prin­ci­pa­les puer­tos de entra­da y es don­de tie­nen ya sen­ta­das algu­nas posi­cio­nes impor­tan­tes. Perú es el otro pun­to con el que se logran ten­der algu­nos entra­ma­dos que en con­jun­to per­mi­ten un con­trol bas­tan­te acep­ta­ble de la región.

Las nue­vas elec­cio­nes en Perú podrían sig­ni­fi­car un cam­bio en las posi­bi­li­da­des de EE.UU. en esta región, pero es pre­vi­si­ble que la estra­te­gia tra­za­da pre­via­men­te siga su cur­so y vaya per­mi­tien­do una nue­va situa­ción de domi­nio y arti­cu­la­ción con­ti­nen­tal a tra­vés de la Alian­za del Pací­fi­co, del nue­vo esti­lo del pro­ta­go­nis­mo colom­biano con el pre­si­den­te San­tos y de la com­pli­ci­dad de las oli­gar­quías loca­les con los pro­yec­tos de Washington.

Para noso­tros, pen­sa­do­res crí­ti­cos y lucha­do­res socia­les, esta coyun­tu­ra abre nue­vos retos y desa­fíos más profundos.

Nota:

1- Así como la intro­duc­ción del «tay­lo­ris­mo» y «for­dis­mo» supu­so un estu­dio cui­da­do­so de los pro­ce­sos de tra­ba­jo y su trans­for­ma­ción “cien­tí­fi­ca” con base en su des­agre­ga­ción en tiem­pos y movi­mien­tos, a la vez que el ambien­te y orga­ni­za­ción del tra­ba­jo era obje­to de la apli­ca­ción de diná­mi­cas de esti­mu­la­ción y corres­pon­sa­bi­li­dad, recien­te­men­te los estu­dios sobre sis­te­mas com­ple­jos expe­ri­men­tan con estí­mu­los al com­por­ta­mien­to de colec­ti­vos diver­sos, y los medios de comu­ni­ca­ción bus­can las mejo­res alter­na­ti­vas para la crea­ción de sen­ti­dos, no solo en tér­mi­nos de con­te­ni­dos, sino de imá­ge­nes y mane­jo de tiem­pos y secuen­cias. Todo esto vin­cu­la­do a los cam­pos de con­trol y con­tra­in­sur­gen­cia direc­ta­men­te gene­ra­dos por el Coman­do Con­jun­to de EE.UU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.