Los peli­gros de la mili­ta­ri­za­ción en Amé­ri­ca Lati­na

escri­to por Ana Esther Cece­ña
amrica_latina_militarizacion.jpg

La mili­ta­ri­za­ción de Lati­noa­me­ri­ca es una herra­mien­ta fun­da­men­tal del poder impe­rial para man­te­ner sus ten­tácu­los en el con­ti­nen­te

Resu­men Latinoamericano/​La Jiri­bi­lla -Las lógi­cas del poder, que se trans­for­man apa­ren­cial­men­te de acuer­do con las situa­cio­nes y cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas, adop­tan for­mas impe­ria­les, como las que se expre­san con los pro­ce­sos de mili­ta­ri­za­ción, pero tam­bién for­mas “con­sen­sua­les” para impo­ner sus reglas del jue­go. Los “acuer­dos” apro­ba­dos en la OMC (Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio), las reglas legi­ti­ma­das del FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), las dis­po­si­cio­nes per­ver­sas de los tra­ta­dos de libre comer­cio e inclu­so las reglas de las demo­cra­cias for­ma­les que pade­ce­mos son algu­nas de las más des­ta­ca­das for­mas de esta­ble­ci­mien­to con­sen­sual de las rela­cio­nes de domi­na­ción. El impe­ria­lis­mo es una de las for­mas que asu­me la domi­na­ción, pero no es la úni­ca. Con la des­apa­ri­ción del impe­ria­lis­mo no se resuel­ve la domi­na­ción, que abar­ca dimen­sio­nes tan com­ple­jas como las de las rela­cio­nes de géne­ro, de cul­tu­ra, de len­gua y muchas otras que sig­ni­fi­can las prác­ti­cas rela­cio­na­les en los micro y macro­ni­ve­les.

Como estu­dio­sos de los fenó­me­nos eco­nó­mi­cos y socio­po­lí­ti­cos con­tem­po­rá­neos, como pen­sa­do­res crí­ti­cos y acto­res polí­ti­cos, esta­mos obli­ga­dos a ser muy pre­ci­sos y des­en­tra­ñar la sus­tan­cia ocul­ta de éstos sin sim­pli­fi­ca­cio­nes abu­si­vas que en vez de con­tri­buir a una bue­na com­pren­sión y al dise­ño de estra­te­gias de lucha inte­li­gen­tes, nos lle­ven a enfren­ta­mien­tos de con­jun­to, inca­pa­ces de pene­trar por las poro­si­da­des del poder.

En la lucha de los pue­blos ame­ri­ca­nos, el pro­ble­ma no se ter­mi­na­ría abo­lien­do las rela­cio­nes de explo­ta­ción, aun­que segu­ra­men­te es un pun­to fun­da­men­tal, sino que tene­mos que enfren­tar simul­tá­nea­men­te pro­ble­mas de cla­se, de dis­cri­mi­na­ción racial, de géne­ro y muchos otros que tie­nen que ver con la difí­cil con­for­ma­ción de una socia­li­dad impues­ta, con­tra­dic­to­ria y resis­ti­da. La colo­ni­za­ción no solo se reali­zó en la esfe­ra del tra­ba­jo o de la pro­duc­ción, sino que sobre todo se enfo­có a los cam­bios de men­ta­li­dad, a la extir­pa­ción cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de los pue­blos meso­ame­ri­ca­nos, cari­be­ños y andi­nos, a la con­quis­ta de las men­tes.

La esen­cia de las rela­cio­nes socia­les, de las rela­cio­nes entre suje­tos que no están esta­ble­ci­dos o con­for­ma­dos de una vez y para siem­pre, no ema­nan “natu­ral­men­te” de las estruc­tu­ras. Los suje­tos se cons­tru­yen a sí mis­mos en el pro­ce­so social, en la lucha, en la resis­ten­cia, y a tra­vés de esa lucha se van modi­fi­can­do tam­bién las for­mas y moda­li­da­des de la domi­na­ción.

No sería posi­ble expli­car de otro modo la tóni­ca mili­ta­ris­ta que inva­de las esce­nas de la “liber­tad de mer­ca­do” impul­sa­das por el neo­li­be­ra­lis­mo como meca­nis­mo pri­vi­le­gia­do de reor­de­na­mien­to social. No hay más libre mer­ca­do, si es que lo hubo. Las nor­ma­ti­vas que se van esta­ble­cien­do uni­ver­sal­men­te por la vía de los tra­ta­dos eco­nó­mi­cos y de las nego­cia­cio­nes en orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, como la OMC, no pro­pi­cian la liber­tad sino la impo­si­ción; pero ade­más se acom­pa­ñan, cada vez más, de medi­das de con­trol mili­tar y mili­ta­ri­za­do ahí don­de el recha­zo de la pobla­ción se mani­fies­ta de for­ma orga­ni­za­da y/​o masi­va.

La moda­li­dad mili­ta­ri­za­da del capi­ta­lis­mo de nues­tros días jue­ga con meca­nis­mos de invo­lu­cra­mien­to gene­ra­li­za­do y abor­da “cien­tí­fi­ca­men­te” la dimen­sión sim­bó­li­ca y de crea­ción de sen­ti­dos que per­mi­te cons­truir un ima­gi­na­rio social sus­ten­ta­do en la exis­ten­cia de un enemi­go siem­pre ace­chan­te y legi­ti­mar la visión gue­rre­ra de las rela­cio­nes socia­les y las polí­ti­cas que la acom­pa­ñan (Cece­ña, 2004). Esto supo­ne que la mili­ta­ri­za­ción de las rela­cio­nes socia­les es un fenó­meno com­ple­jo que no se res­trin­ge a las situa­cio­nes de gue­rra abier­ta, sino que inclu­ye accio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia muy diver­sas, que com­pren­den el mane­jo de ima­gi­na­rios, todos los tra­ba­jos de inte­li­gen­cia, el con­trol de fron­te­ras, la crea­ción de ban­cos de infor­ma­ción de datos per­so­na­les, la intro­duc­ción de nue­vas fun­cio­nes y esti­los en las poli­cías ocu­pa­das de la segu­ri­dad inter­na, e inclu­so la modi­fi­ca­ción del esta­tu­to de la segu­ri­dad en el con­jun­to de res­pon­sa­bi­li­da­des y dere­chos de los Esta­dos.

Carac­te­ri­zar el momen­to actual sobre la base de la mili­ta­ri­za­ción de las visio­nes y estra­te­gias hege­mó­ni­cas no des­car­ta la iden­ti­fi­ca­ción de la gue­rra, de la sus­tan­cia de la gue­rra, como un ele­men­to inma­nen­te, con­sus­tan­cial, de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas. Pero si bien la gue­rra es solo otra for­ma de enten­der la com­pe­ten­cia, his­tó­ri­ca­men­te se van modi­fi­can­do los énfa­sis o los terre­nos en los cua­les se des­atan las estra­te­gias de cla­se, en este caso de la cla­se domi­nan­te, y en que se con­fi­gu­ran las dife­ren­tes moda­li­da­des o momen­tos en las rela­cio­nes de domi­na­ción. Hace algu­nos años nadie habla­ba del mili­ta­ris­mo como ele­men­to domi­nan­te y, sin embar­go, está­ba­mos en este mis­mo sis­te­ma. Se habla­ba del neo­li­be­ra­lis­mo, del mer­ca­do, de que el eje orde­na­dor de la socie­dad eran las rela­cio­nes de mer­ca­do y que era a tra­vés de estas rela­cio­nes de mer­ca­do como se dis­ci­pli­na­ba y como se con­ce­bía a la socie­dad en su con­jun­to.

Hoy eso nos resul­ta insu­fi­cien­te para enten­der­la, pero tam­bién le resul­ta insu­fi­cien­te al poder para reor­ga­ni­zar­la y con­tro­lar­la; entre otras cosas por­que es una socie­dad que se mue­ve tan­to, que se insu­bor­di­na tan­to, que no per­mi­tió que el mer­ca­do la dis­ci­pli­na­ra, obli­gan­do a los pode­ro­sos a usar otro tipo de herra­mien­tas. No quie­re decir que el mer­ca­do des­apa­rez­ca como dis­ci­pli­na­dor, quie­re decir que la dimen­sión mili­tar se sobre­po­ne al mer­ca­do des­pla­zán­do­lo de su carác­ter de eje orde­na­dor, que la visión del mun­do adop­ta un con­te­ni­do par­ti­cu­lar­men­te mili­ta­ri­za­do, y que es a par­tir de la visión mili­tar que la tota­li­dad no solo se reor­de­na sino que cobra un nue­vo sen­ti­do.

La hege­mo­nía con­sis­te en uni­ver­sa­li­zar una visión del mun­do, pero la uni­ver­sa­li­za­ción se hace de muchas mane­ras. A tra­vés de imá­ge­nes, a tra­vés de impo­si­cio­nes, de dis­cur­sos, de prác­ti­cas.

Con res­pec­to a la mili­ta­ri­za­ción de los últi­mos tiem­pos, la bata­lla más impor­tan­te la están ganan­do los pode­ro­sos en el terreno cul­tu­ral, a tra­vés de una serie de meca­nis­mos entre los cua­les des­ta­can los medios de comu­ni­ca­ción. Están ganan­do la bata­lla en la medi­da en que logran con­ven­cer de que el mun­do es un lugar de com­pe­ten­cia, de dispu­ta, en el que tene­mos que batir­nos unos con otros para ocu­par nues­tro espa­cio, por lo demás, siem­pre incier­to. Tene­mos que com­pe­tir entre noso­tros por un empleo, por los pla­nes de des­em­pleo, por la segu­ri­dad social. Batir­nos a muer­te para que nos inclu­yan en el rei­no de los explo­ta­dos y pre­ca­ri­za­dos, como si esa fue­ra nues­tra uto­pía de mun­do para el futu­ro.

Esa bata­lla cul­tu­ral es una bata­lla por la cons­truc­ción de sen­ti­do, no es de colo­ca­ción de bases mili­ta­res. La mili­ta­ri­za­ción se está metien­do en las cabe­zas y no sola­men­te en las bases mili­ta­res. Se está metien­do en las leyes, anti­te­rro­ris­tas o sim­ple­men­te de con­trol de movi­mien­tos como son los regí­me­nes de tole­ran­cia cero que nos con­vier­ten a todos en sos­pe­cho­sos.

Per­ci­bo que en tér­mi­nos de los para­dig­mas de mili­ta­ri­za­ción para Amé­ri­ca hay una cons­truc­ción de capas envol­ven­tes en las cua­les se van abar­can­do dife­ren­tes dimen­sio­nes de esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes de some­ti­mien­to. Entre esas capas envol­ven­tes se encuen­tran, como círcu­los con­cén­tri­cos, los cam­bios de nor­ma­ti­va, el esta­ble­ci­mien­to de nor­mas con­ti­nen­ta­les para la segu­ri­dad inter­na, el cui­da­do de las fron­te­ras, los ejer­ci­cios mili­ta­res en tie­rra, los ejer­ci­cios en los ríos y cana­les de inter­na­ción en los terri­to­rios, el esta­ble­ci­mien­to de una red con­ti­nen­tal de bases mili­ta­res y los ejer­ci­cios nava­les que per­mi­ten cir­cun­dar todo el con­ti­nen­te, esta­ble­cien­do una últi­ma fron­te­ra, más allá de las juris­dic­cio­nes nacio­na­les.

Des­de Irak has­ta la Pata­go­nia, los pode­ro­sos han pues­to hoy espe­cial cui­da­do en cons­truir una lega­li­dad que jus­ti­fi­que sus accio­nes de intro­mi­sión. Ante una legi­ti­mi­dad fuer­te­men­te cues­tio­na­da se gene­ra­li­zan las leyes anti­te­rro­ris­tas que tien­den a crear, por un lado, una com­pli­ci­dad entre todos los Esta­dos y por esa vía van impo­nien­do polí­ti­cas y juri­di­ci­da­des supra­na­cio­na­les y, por el otro, una para­dó­ji­ca situa­ción simi­lar a la de un esta­do de excep­ción per­ma­nen­te en el que todos los ciu­da­da­nos serán rigu­ro­sa­men­te vigi­la­dos por­que todos son sos­pe­cho­sos, aun­que toda­vía no se sepa ni siquie­ra de qué.

Gene­ral­men­te de pre­ten­der­se suje­tos. El dere­cho se colo­ca al ser­vi­cio de la impu­ni­dad aun­que se rei­vin­di­que demo­crá­ti­co y los cuer­pos de segu­ri­dad empie­zan a cons­truir el pan­óp­ti­co que vigi­la des­de todos los ángu­los: con cáma­ras de video en los ban­cos, en los semá­fo­ros, en las calles tran­si­ta­das; que per­mi­te la inter­cep­ta­ción tele­fó­ni­ca en casos que así lo ame­ri­ten; que per­mi­te la tor­tu­ra cuan­do se tra­ta de dete­ni­dos cata­lo­ga­dos como terro­ris­tas sin nin­gún jui­cio pre­vio, y que admi­te la deten­ción de cual­quier ciu­da­dano sin orden de aprehen­sión pre­via, sim­ple­men­te para inves­ti­gar. Es decir, se tra­ta de impo­ner la cul­tu­ra del mie­do en una pobla­ción que no podrá saber pre­via­men­te a la deten­ción si era sos­pe­cho­sa de algo, como medio para para­li­zar y disua­dir de con­duc­tas terro­ris­tas o insur­gen­tes. Los delin­cuen­tes comu­nes tie­nen cons­trui­da toda otra red de rela­cio­nes que solo casual­men­te son tra­ta­dos de acuer­do a estas mis­mas nor­mas.

Como par­te del pan­óp­ti­co y nue­va­men­te como otra de las para­do­jas de los dis­cur­sos del poder, al lado de la pre­go­na­da liber­tad de trán­si­to para las mer­can­cías, las inver­sio­nes y los cuer­pos de segu­ri­dad, se ha ido res­trin­gien­do cada vez más el libre trán­si­to de per­so­nas. Los mejo­res y más trá­gi­cos ejem­plos son las fron­te­ras impues­tas al pue­blo pales­tino en su pro­pia tie­rra y los muros de con­ten­ción a migran­tes deses­pe­ra­dos en la fron­te­ra entre Méxi­co y EE.UU. y en el sur de Espa­ña, no obs­tan­te, las fron­te­ras no siem­pre se cie­rran de mane­ra tan visi­ble y evi­den­te. Mucho más sutil pero qui­zá más peli­gro­so por la ampli­tud y alcan­ces que pue­de lle­gar a tener es el con­trol de inte­li­gen­cia que hoy uti­li­za los ade­lan­tos de la tec­no­lo­gía para apro­ve­char el trán­si­to a tra­vés de las fron­te­ras como meca­nis­mo de segui­mien­to per­so­na­li­za­do. El pan­óp­ti­co se mate­ria­li­za en las nue­vas foto­gra­fías que inclu­yen los pasa­por­tes, con reco­no­ci­mien­to de iris o con otro tipo de iden­ti­fi­ca­ción bio­ge­né­ti­ca que inme­dia­ta­men­te incor­po­ran los movi­mien­tos de la per­so­na a un ban­co de datos cen­tra­li­za­do en EE.UU. y que está a dis­po­si­ción de los ser­vi­cios migra­to­rios de la región (en el caso nues­tro del con­ti­nen­te ame­ri­cano) como en otro momen­to y con menos recur­sos tec­no­ló­gi­cos ya se hizo con el Plan Cón­dor. La efi­ca­cia maca­bra con la que el Cón­dor des­ar­ti­cu­ló los movi­mien­tos socia­les en los años de las dic­ta­du­ras mili­ta­res en Amé­ri­ca del Sur tie­ne hoy posi­bi­li­da­des mul­ti­pli­ca­das al poder usar tec­no­lo­gías que son a la vez mucho más pre­ci­sas y mucho más abar­ca­do­ras; sin embar­go, tie­ne en con­tra, evi­den­te­men­te, el apren­di­za­je de los pue­blos y su capa­ci­dad de lucha y resis­ten­cia.

Este con­trol de fron­te­ras y la impo­si­ción de leyes con impli­can­cias supra­na­cio­na­les, com­bi­na­do con la dilu­ción de los lími­tes inter­na­cio­na­les, con­vier­ten en una ilu­sión las sobe­ra­nías nacio­na­les. La pre­ten­sión de pri­va­ti­zar las adua­nas de Méxi­co, los tra­ta­dos trans­fron­te­ri­zos para la ges­tión de recur­sos natu­ra­les que caen bajo la juris­dic­ción de más de un Esta­do y que están per­mi­tien­do eva­dir leyes nacio­na­les, por ejem­plo, son meca­nis­mos de con­cul­ca­ción de sobe­ra­nía. En el acuí­fe­ro gua­ra­ní, por citar un caso muy deli­ca­do y rele­van­te, la nego­cia­ción se hace entre los cua­tro paí­ses impli­ca­dos y con la inter­ven­ción de EE.UU. (en el esque­ma del cua­tro más uno) median­te el apo­yo exper­to del Ban­co Mun­dial. Lo mis­mo ocu­rre con sel­vas, oleo­duc­tos u otros recur­sos que pasan a ser tra­ta­dos ya sea como nove­do­sos y por tan­to no con­tem­pla­dos en las legis­la­cio­nes nacio­na­les, ya sea como pro­ble­mas de “segu­ri­dad nacio­nal”. Y en este con­ti­nen­te se sabe que segu­ri­dad nacio­nal es segu­ri­dad de EE.UU. en el terri­to­rio que no es de EE.UU., o no solo en terri­to­rio que es de EE.UU. Las fron­te­ras, que has­ta aho­ra eran cus­to­dia­das por las fuer­zas garan­tes de la segu­ri­dad inter­na en la vie­ja acep­ción, hoy se han con­ver­ti­do en zonas de segu­ri­dad estra­té­gi­ca cus­to­dia­das cada vez más por los cuer­pos de segu­ri­dad del gen­dar­me mun­dial.

En diver­sos casos los ríos o lagos son los que mar­can las fron­te­ras. Pues bien, estos son jus­ta­men­te los espa­cios pri­vi­le­gia­dos de loca­li­za­ción de los ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos (con EE.UU., se entien­de) actual­men­te. Los ríos son un canal de pene­tra­ción muy dis­tin­to al que se esta­ba uti­li­zan­do cuan­do se hacían los ejer­ci­cios direc­ta­men­te en tie­rra y per­mi­ten ade­más no solo la uti­li­za­ción de fuer­zas anfi­bias, sino la defi­ni­ción de acti­vi­da­des tan­to en agua, como en tie­rra, matan­do dos pája­ros de un tiro. En esta situa­ción se encuen­tra la zona del río Para­ná, y en algún momen­to estu­vo la del río Usu­ma­cin­ta, entre Méxi­co y Gua­te­ma­la. Curio­sa­men­te, cuan­do se tra­ta de ejer­ci­cios ribe­re­ños, es más fácil eva­dir la apro­ba­ción de los Con­gre­sos de los paí­ses limí­tro­fes por­que el río apa­re­ce como terri­to­rio rela­ti­va­men­te neu­tro. Es como si se estu­vie­ra ante una legis­la­ción ausen­te o vacía ya que se refie­re a un terri­to­rio flui­do y no fijo.

Una de las capas envol­ven­tes más impor­tan­tes por su capa­ci­dad de influir en los modos de uso de los terri­to­rios y en los modos de con­trol de los suje­tos crí­ti­cos con­sis­te en la colo­ca­ción de bases mili­ta­res de EE.UU. en pun­tos selec­cio­na­dos del con­ti­nen­te con dos pro­pó­si­tos explí­ci­tos y evi­den­tes: garan­ti­zar el acce­so a los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos y con­te­ner, disua­dir y/​o eli­mi­nar la resis­ten­cia ante las polí­ti­cas hege­mó­ni­cas y la insur­gen­cia abier­ta. Actual­men­te, EE.UU. cuen­ta con un sis­te­ma de bases que ha logra­do esta­ble­cer dos áreas de con­trol:

1. El círcu­lo for­ma­do por las islas del Cari­be, el Gol­fo de Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, que cubre los yaci­mien­tos petro­le­ros más impor­tan­tes de Amé­ri­ca Lati­na y que se for­ma ya no sola­men­te con las bases de Guan­tá­na­mo, Rei­na Bea­triz, Hato Rey, Lam­pi­ra, Roo­se­velt, Pal­me­ro­la-Soto Cano y Coma­la­pa, como fue has­ta 2009, sino que aho­ra incor­po­ra las nue­vas posi­cio­nes con­ve­ni­das con Colom­bia (7), Pana­má (11) y Hon­du­ras (2), ade­más de las bases iti­ne­ran­tes, mucho más fle­xi­bles, ubi­ca­das en los 43 buques de gue­rra que Cos­ta Rica ha per­mi­ti­do actuar en sus aguas terri­to­ria­les des­de julio de 2010.

2. El círcu­lo que rodea la cuen­ca ama­zó­ni­ca bajan­do des­de Pana­má, en el que el canal, las rique­zas de la región y la posi­ción de entra­da a Amé­ri­ca del Sur han sido esen­cia­les, y que se for­ma con las bases colom­bia­nas ya vie­jas (Laran­dia, Tres Esqui­nas, Caño Limón, Maran­dúa y Rioha­cha), con las posi­cio­nes que com­par­ten en Perú (Iqui­tos, Pucall­pa, Yuri­ma­guas y Chi­cla­yo), y con todas las nue­vas de Colom­bia y Pana­má.

Algo que podría con­ce­bir­se como la últi­ma fron­te­ra o la capa envol­ven­te más exter­na, está con­for­ma­da por los ejer­ci­cios mili­ta­res en los océa­nos Pací­fi­co y Atlán­ti­co y en el mar Cari­be: en todo lo que cir­cun­da a Amé­ri­ca Lati­na. Has­ta aho­ra la per­cep­ción que se tenía era la de ejer­ci­cios cir­cuns­tan­cia­les y espo­rá­di­cos y en par­te por esa razón no se les ha con­ce­di­do dema­sia­da impor­tan­cia. Mucho menos se les ha con­si­de­ra­do par­te de la estra­te­gia con­ti­nen­tal de con­trol. Sin embar­go, se tra­ta de ejer­ci­cios sis­te­má­ti­cos, que per­mi­ten rea­li­zar un patru­lla­je cons­tan­te alre­de­dor de Amé­ri­ca Lati­na y man­te­ner ahí una pre­sen­cia más o menos per­ma­nen­te. Son ejer­ci­cios que tie­nen un carác­ter secuen­cial, evo­lu­ti­vo, y que mar­can en ver­dad un cir­cui­to de fron­te­ra que, por ser exter­na a las aguas terri­to­ria­les de los paí­ses corres­pon­dien­tes, que­da a car­go, nue­va­men­te, del gen­dar­me mun­dial a tra­vés de su IV flo­ta.

Aho­ra bien, estas capas envol­ven­tes, que ata­ñen a Amé­ri­ca Lati­na en su con­jun­to, van a estar foca­li­za­das en tres áreas dis­tin­tas en las que pare­cen aten­der a tres estra­te­gias dife­ren­cia­das. Esas tres subre­gio­nes se carac­te­ri­zan tam­bién por tres para­dig­mas dis­tin­tos de domi­na­ción y sus dife­ren­cias geo­po­lí­ti­cas son muy cla­ras. En los tres casos, por dife­ren­tes razo­nes, se tra­ta de pun­tos estra­té­gi­cos tan­to por los recur­sos que alber­gan, como por su posi­ción geo­grá­fi­ca espe­cí­fi­ca.

La pri­me­ra región es la cons­ti­tui­da por Colom­bia y su área cir­cun­dan­te. Yo des­ta­ca­ría dos ele­men­tos en este caso, rela­cio­na­dos con la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te y de ocu­pa­ción mili­tar: 1. el expe­ri­men­to de la pola­ri­za­ción, acom­pa­ña­do de una sis­te­má­ti­ca rup­tu­ra de teji­do comu­ni­ta­rio, para valo­rar has­ta dón­de es posi­ble domi­nar, con­tro­lar e inclu­so hege­mo­ni­zar a tra­vés de un esque­ma de pola­ri­za­ción exa­cer­ba­da con solo dos opcio­nes anta­gó­ni­cas, y 2. has­ta dón­de es posi­ble, a par­tir de asen­ta­mien­tos o de cons­truc­cio­nes socia­les como la colom­bia­na, el con­trol de la que EE.UU. con­si­de­ra la mayor ame­na­za hoy en el con­ti­nen­te, que es Vene­zue­la, eva­luan­do el carác­ter de las ten­sio­nes fron­te­ri­zas que se desa­rro­llan y la capa­ci­dad de con­trol de la insur­gen­cia vene­zo­la­na des­de Colom­bia.

La segun­da subre­gión es la del Cari­be y la cuen­ca del Gol­fo de Méxi­co, exten­di­da has­ta Vene­zue­la. La estra­te­gia regio­nal en esta zona avan­za por dos líneas: la ocu­pa­ción direc­ta por un lado, y la crea­ción de acuer­dos que pro­pi­cian la extra­te­rri­to­ria­li­dad de EE.UU., asu­mi­da por el Coman­do Con­jun­to median­te el esta­ble­ci­mien­to de la juris­dic­ción del Coman­do Nor­te del ejér­ci­to abar­can­do el área Canadá-EE.UU.-México com­ple­ta, por el otro.

El encla­ve para­dig­má­ti­co de ocu­pa­ción direc­ta en este momen­to se loca­li­za en Hai­tí, aun­que, evi­den­te­men­te, con fuer­tes

impli­ca­cio­nes para Cuba. Hai­tí es un caso muy impor­tan­te por­que es don­de se está ensa­yan­do otra mane­ra de esta­ble­cer la hege­mo­nía a tra­vés de la com­pli­ci­dad casi obli­ga­to­ria de todos los ejér­ci­tos del con­ti­nen­te, sin olvi­dar la de Fran­cia, que ase­gu­ra tener ahí un con­flic­to de intere­ses. La ocu­pa­ción de Hai­tí, así sea por los lla­ma­dos cuer­pos de paz, es una ocu­pa­ción mili­tar impues­ta. Todos sabe­mos que la figu­ra de cuer­pos de paz fue crea­da como par­te de los meca­nis­mos de pene­tra­ción con­tra­in­sur­gen­te de la USAID en los momen­tos inme­dia­tos pos­te­rio­res a la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Aun­que aho­ra esta figu­ra esté san­cio­na­da por la ONU, la con­for­ma­ción lati­no­ame­ri­ca­na de los ocu­pan­tes de Hai­tí está invo­lu­cran­do una estra­te­gia que has­ta aho­ra no había teni­do éxi­to, y es que los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na toda­vía no aca­ban de acep­tar en las Con­fe­ren­cias Hemis­fé­ri­cas la cons­truc­ción de la fuer­za mili­tar hemis­fé­ri­ca, como fuer­za mul­ti­na­cio­nal, por­que saben el ries­go que tie­ne en tér­mi­nos de pér­di­da de sobe­ra­nía y, sin embar­go, en los hechos ha sido pues­ta en fun­cio­na­mien­to a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en Hai­tí; son sol­da­dos lati­no­ame­ri­ca­nos los que están a car­go del dis­ci­pli­na­mien­to y la repre­sión al pue­blo hai­tiano, de la des­truc­ción de sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas en razón de su supues­ta inca­pa­ci­dad para auto­go­ber­nar­se.

Des­pués del terre­mo­to de 2010 la ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí cam­bió de carác­ter, pues fue direc­ta­men­te el Coman­do Sur el que se esta­ble­ció en este terri­to­rio, subor­di­nó a la misión inter­na­cio­nal de la ONU y tomó el con­trol de las comu­ni­ca­cio­nes y del fun­cio­na­mien­to interno del país, esta­ble­cien­do un encla­ve mili­tar de pri­mer nivel en el cen­tro del Cari­be.

La línea de la extra­te­rri­to­ria­li­dad que ha impul­sa­do EE.UU. avan­za en el otro cos­ta­do del Gol­fo de Méxi­co bajo el man­to de un acuer­do, una “alian­za”, que cons­tru­ye como fron­te­ras exter­nas las que cir­cun­dan el blo­que tri­na­cio­nal de Amé­ri­ca del Nor­te. Fron­te­ra exter­na com­par­ti­da que debe ser defen­di­da en cola­bo­ra­ción por los cuer­pos de segu­ri­dad y fuer­zas arma­das de los tres paí­ses cuyos terri­to­rios con­for­man el área de segu­ri­dad inter­na. La Alian­za para la Segu­ri­dad y Pros­pe­ri­dad de Amé­ri­ca del Nor­te (ASPAN), median­te un acuer­do eje­cu­ti­vo no some­ti­do a las ins­tan­cias de repre­sen­ta­ción ni mucho menos a la socie­dad en su con­jun­to, ha entre­ga­do la sobe­ra­nía, de mane­ra volun­ta­ria, a las fuer­zas del orden de EE.UU. y abrió la puer­ta para implan­tar el Plan Méxi­co (Ini­cia­ti­va Méri­da), que com­bi­na y en cier­to sen­ti­do supera al Plan Colom­bia.

De este modo, el Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) se amplía hacia la inte­gra­ción ener­gé­ti­ca que resol­ve­rá la cri­sis de EE.UU. en este ren­glón y hacia la inte­gra­ción de polí­ti­cas y accio­nes de segu­ri­dad bajo los cri­te­rios dic­ta­dos por el Coman­do Con­jun­to de EE.UU. que inclu­yen, entre otras cosas, la misión de garan­ti­zar el acce­so irres­tric­to a los recur­sos con­si­de­ra­dos indis­pen­sa­bles para la segu­ri­dad nacio­nal (de EE.UU., cla­ro). Es decir, las rique­zas de Méxi­co que­dan legí­ti­ma­men­te enca­de­na­das a los intere­ses estra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses, ade­más de la exten­sión de las medi­das adop­ta­das des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en la Ley patrió­ti­ca, refe­ren­tes al com­ba­te a la sub­ver­sión, terro­ris­mo y disi­den­cia. La con­cul­ca­ción de dere­chos ciu­da­da­nos a que se ha some­ti­do al pue­blo esta­dou­ni­den­se se extien­de al tra­ta­mien­to de los pue­blos cana­dien­se y mexi­cano.

Des­de una pers­pec­ti­va geo­po­lí­ti­ca, poner a las fuer­zas de segu­ri­dad esta­dou­ni­den­ses como cus­to­dia de las fron­te­ras mexi­ca­nas no afec­ta sola­men­te a los mexi­ca­nos, sino a toda la región cari­be­ña y cen­tro­ame­ri­ca­na.

Con la ASPAN, la Ini­cia­ti­va Méri­da y la ocu­pa­ción de Hai­tí; con las bases mili­ta­res y los patru­lla­jes y ejer­ci­cios cons­tan­tes en esta región se garan­ti­za el cui­da­do de las cuen­cas petro­lí­fe­ras del Gol­fo de Méxi­co y Vene­zue­la; se con­tro­lan los pasos más impor­tan­tes de los migran­tes y las dro­gas; se man­tie­nen bajo vigi­lan­cia los pro­ce­sos cubano, vene­zo­lano y en gene­ral del blo­que del ALBA; y se sien­ta el pre­ce­den­te de los nue­vos tra­ta­dos de inte­gra­ción que se inten­ta impo­ner en el con­ti­nen­te y que han per­mi­ti­do recien­te­men­te la crea­ción de la Ini­cia­ti­va de Segu­ri­dad del Cari­be.

El otro eje del para­dig­ma, el otro ensa­yo de estra­te­gia, es el caso de Para­guay. Cora­zón de una subre­gión que si bien ha sido esce­na­rio de acción de dic­ta­du­ras mili­ta­res que se sig­ni­fi­ca­ron por su crea­ti­vi­dad per­ver­sa en todo tipo de tor­tu­ras y por ser máqui­nas impla­ca­bles de des­apa­ri­ción y muer­te, has­ta aho­ra solo tenía la base de Maris­cal Esti­ga­rri­bia, con una pis­ta de ate­rri­za­je para trán­si­to pesa­do en el cen­tro de la zona hidro­car­bu­rí­fe­ra (el Cha­co). Los ejer­ci­cios con­jun­tos en Para­guay han sido sis­te­má­ti­cos y hoy se com­ple­men­tan con la ins­ta­la­ción de una Base de Ope­ra­cio­nes en la zona nor­te, con­ce­di­da a EE.UU.

El cono sur con­cen­tra una enor­me por­ción del agua dul­ce del pla­ne­ta en sus abun­dan­tes ríos y lagos, en los acuí­fe­ros sub­te­rrá­neos y en los gla­cia­res del sur, ade­más de mine­ra­les y otros recur­sos valio­sos como petró­leo y gas, par­ti­cu­lar­men­te en Argen­ti­na y Boli­via. Es en este sen­ti­do de una impor­tan­cia indu­da­ble.

El sobre­di­men­sio­na­mien­to de la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en la región ama­zó­ni­ca-cari­be­ña ocu­rri­do en los últi­mos cin­co años prin­ci­pal­men­te, hace pen­sar que los pró­xi­mos movi­mien­tos se harán hacia el sur, inten­tan­do lle­nar los vacíos o esca­sos posi­cio­na­mien­tos en el cono sur.

Para­guay ha sido has­ta aho­ra uno de los prin­ci­pa­les puer­tos de entra­da y es don­de tie­nen ya sen­ta­das algu­nas posi­cio­nes impor­tan­tes. Perú es el otro pun­to con el que se logran ten­der algu­nos entra­ma­dos que en con­jun­to per­mi­ten un con­trol bas­tan­te acep­ta­ble de la región.

Las nue­vas elec­cio­nes en Perú podrían sig­ni­fi­car un cam­bio en las posi­bi­li­da­des de EE.UU. en esta región, pero es pre­vi­si­ble que la estra­te­gia tra­za­da pre­via­men­te siga su cur­so y vaya per­mi­tien­do una nue­va situa­ción de domi­nio y arti­cu­la­ción con­ti­nen­tal a tra­vés de la Alian­za del Pací­fi­co, del nue­vo esti­lo del pro­ta­go­nis­mo colom­biano con el pre­si­den­te San­tos y de la com­pli­ci­dad de las oli­gar­quías loca­les con los pro­yec­tos de Washing­ton.

Para noso­tros, pen­sa­do­res crí­ti­cos y lucha­do­res socia­les, esta coyun­tu­ra abre nue­vos retos y desa­fíos más pro­fun­dos.

Nota:

1- Así como la intro­duc­ción del «tay­lo­ris­mo» y «for­dis­mo» supu­so un estu­dio cui­da­do­so de los pro­ce­sos de tra­ba­jo y su trans­for­ma­ción “cien­tí­fi­ca” con base en su des­agre­ga­ción en tiem­pos y movi­mien­tos, a la vez que el ambien­te y orga­ni­za­ción del tra­ba­jo era obje­to de la apli­ca­ción de diná­mi­cas de esti­mu­la­ción y corres­pon­sa­bi­li­dad, recien­te­men­te los estu­dios sobre sis­te­mas com­ple­jos expe­ri­men­tan con estí­mu­los al com­por­ta­mien­to de colec­ti­vos diver­sos, y los medios de comu­ni­ca­ción bus­can las mejo­res alter­na­ti­vas para la crea­ción de sen­ti­dos, no solo en tér­mi­nos de con­te­ni­dos, sino de imá­ge­nes y mane­jo de tiem­pos y secuen­cias. Todo esto vin­cu­la­do a los cam­pos de con­trol y con­tra­in­sur­gen­cia direc­ta­men­te gene­ra­dos por el Coman­do Con­jun­to de EE.UU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *